martes, 9 de septiembre de 2008

EL PARO DE TRANSPORTES SE SINTIÓ

Como nunca la ciudad parecía desierta, salvo un pequeño grupo de manifestantes frente a la Municipalidad Provincial de Trujillo, no hubo más, con toda tranquilidad se podía recorrer la ciudad; recordamos los famosos “días sin autos”, que la gestión municipal anterior llevó a cabo por tres años consecutivos y luego como muchas otras buenas iniciativas pasó al olvido.

Tenemos conocimiento que en los distritos colindantes y en las zonas de acceso a la ciudad, los transportistas firmes en su demanda impidieron el paso a vehículos que intentaban ingresar. Los colegios cerrados, al igual que las universidades, y muchos trabajadores se quedaron sin acudir a sus centros laborales. Desde nuestro punto de vista, el Paro fue un éxito par sus organizadores.

El Perú está creciendo económicamente, eso no cabe duda, pero la gran mayoría de la población no siente o, no les llega este crecimiento; es cierto también que el petróleo a nivel internacional está por las nubes, esto influye en el incremento de los combustibles, pero, si la población de un país reconocido por su gran boom económico no tiene el beneficio de éste, es decir no repercute en su calidad de vida, ni en sus ingresos, no va a aceptar un alza en los pasajes, esto es lo que temen los transportistas. Y no es que el gremio tenga la simpatía general, muy por el contrario, el maltrato que sufren a diario los usuarios de micros y combis, genera un rechazo total hacia ellos, al igual que el servicio que prestan los taxistas, es de Horror.

El descontento es general, es hora que las autoridades tomen las medidas correctivas necesarias tanto en el ámbito social, como en exigir a las empresas que dan servicios, en este caso la de transportes: documentación en regla, choferes debidamente acreditados, limpieza en sus unidades, etc., etc. las ordenanzas están; es momento de que se cumplan.
También es momento de que la ciudadanía exija un buen servicio a las empresas, el paro de transportes ha inmovilizado la ciudad. Los usuarios tienen todo el derecho en exigir al gremio, un servicio de calidad.

Marcela García Guerrero
directora

0 comentarios: