sábado, 15 de noviembre de 2008

“El periodismo va por una orilla distinta al poder”


Guido Sánchez Santur
sasagui35@gmail.com

La práctica del periodismo es un sacerdocio. Esta es una frase que la dicen en las escuelas de Comunicación y la repetimos de memoria los periodistas en nuestro diario trajinar; sin embargo, después de conversar con César Baeza Hidalgo, no me queda duda que existen verdaderos ‘frailes’ de esta profesión. No lo digo pro su gruesa contextura, sino porque a través de sus venas corre la pasión de este oficio que la trasunta en sus palabras y en cada uno de sus actos.
“Si quieres enriquecerte ejerciendo el periodismo, es mejor que cambies de carrera lo más pronto. ¡Estás equivocado¡”, sentencia Baeza Hidalgo, al comentar que se trata de una profesión que da muchas satisfacciones, pero que exige un compromiso social en aras del bien común.
Baeza Hidalgo es chileno de nacimiento, pero muy joven se alejó de su tierra, siguiendo los caminos de los países latinoamericanos. Aunque este distanciamiento no le hace olvidar la frustración que lo marcó durante la dictadura del general Augusto Pinochet.
• PODER Y PERIODISMO
Tras esa experiencia, le preocupa la nueva orientación del periodismo, principalmente porque los conglomerados económicos o multinacionales están interesados en adquirir medios de comunicación en América Latina, y esto implica que en algunos momentos se imponga la lógica empresarial al criterio periodístico, dejando de pensar en el público lector al momento de organizar la información. Asimismo, se está uniformando el modo de mirar la realidad.
Frente a ello, apuesta por los medios locales en tanto su valor agregado consiste en mirar más de cerca su realidad. “En este contexto es muy importante la autonomía del periodista y la independencia al momento de escribir, apegándose a las normas básicas del periodismo: diversificación de fuentes y su contrastación, comprobando lo que le dicen sin olvidar la función de veeduría ciudadana como una permanente mirada crítica al poder”.
Recuerda que el periodismo siempre va por una orilla distinta a los poderes político y económico, ya que estos siempre buscan callar a los medios. Por un lado los políticos evitarán que se publiquen las promesas electorales incumplidas o las acciones turbias, mientras los grandes anunciantes presionan sutilmente para que no se denuncien hechos que los comprometen, como los casos de contaminación ambiental.
“Es muy importante que la gerencia de un medio de comunicación sea independiente de la dirección periodística, puesto que informar con la verdad es la tarea fundamental de los periodistas, y ésta se compone no de uno sino de varios puntos de vista, dando la posibilidad al lector para que llegue a una conclusión”, advierte.
Con su acento de voz chileno, se emociona más a medida que se adentra en el quehacer periodístico. Agita las manos para enfatizar sus frases porque considera que cada vez peligrosamente gana terreno la comodidad, el periodismo de escritorio y del teléfono, sin salir a la calle a escuchar a la gente y buscar nuevas historias. Así se pierde la perspectiva de la agenda propia, aunque reconoce que quedan pocos periódicos que sí lo hacen.
“El problema es que la lógica empresarial tiende a reducir el número de periodistas en las salas de redacción y los pocos que quedan se ven obligados a escribir más noticias en menos tiempo y con carencia de recursos logísticos; es decir que se pretende una mayor producción con una menor inversión, cuando eso debería ser al revés. Esto atenta contra la calidad periodística en perjuicio de los ciudadanos”, reflexiona.
No comparte la idea de que ahora la gente lee menos, aunque sugiere que regularmente los periódicos inserten fotorreportajes, especialmente con fotografía documental.
Expresa su desconcierto porque a los egresados de las Escuelas de Comunicación les falta práctica en tiempo real y mayor rigurosidad en el manejo de las fuentes. “Cabe pensar en un periodismo profesional desde la universidad, y ello es posible acercando el diálogo entre las universidades y los medios de comunicación”.

0 comentarios: