miércoles, 21 de enero de 2009

Ciudadano del país de los imbéciles


Por: Gerardo Cailloma Navarrete
Decano de la Facultad de Humanidades de la Universidad Privada del Norte
elrincondeschultz.blogspot.com

Escribo esto con mucha decepción y rabia de mi sociedad. He sido muy escéptico con ella y he despotricado muchas veces de los errores que cometemos y que dejamos pasar. Te queda sólo la sensación de impotencia de lo que ves u oyes, sobre todo de lo que aprendes a leer u oír entre líneas de lo que te ofrece tanto la media de nuestro país, así como nuestro nefasto gobierno. Pero lo más insólito ha sido el tema de los audios que desenmascararon parte de un fraude inmenso contra nuestra sociedad, contra nosotros. Hace un par de días la noticia ha dado un vuelco increíble y los acusados, los que habíamos identificados como parte del cáncer de nuestra sociedad, ahora están saliendo totalmente librados por las circunstancias creadas por leyes que parten de ciertos criterios basados en la jurisprudencia, pero que suelen alejarse del sentido común. Leía en la última revista QUEHACER del mes de diciembre, la aguda entrevista que se le realizó a Fernando Ampuero, uno de los principales investigadores periodísticos que fueron parte del destape de este escándalo. Hace dos meses que salió al aire dicha felonía contra la ciudadanía y por todos los medios se han ido creando interesantes y contundentes cortinas de humo para que este incidente se vaya diluyendo, como todo lo que es planeado por el presente gobierno, en su maquiavélica estrategia de adormecimiento de la comunidad.
La caída del gabinete del entonces premier Del Castillo fue una magistral movida para:

1) Acallar a la opinión pública bastante alterada por la pésima gestión de alguno de los ministros y otras cabezas visibles del gobierno,

2) Deshacerse de una manera efectiva y colectiva de dichos ministros impopulares, ergo Alva Castro y Garrido Lecca (si nos damos cuenta, ni uno de ellos renunció por motu propio),

3) Neutralizar a sus posibles rivales dentro y fuera de su partido (tornó impopular a Del Castillo y nombró como Jefe de Gabinete a Yehude Simon) y

4) Crear una fuerte distracción mediática social que le permitiera a AGP crear una agenda de urgencia ad portas de la APEC que se venía deslucida con la profunda crisis económica en ciernes. AGP se dedicó a vociferar por los cuatro vientos que dicha crisis no nos iba a "hacer mella". Las circunstancias le dieron tiempo para ir preparando un plan de contingencia, que recién lo hemos conocido parte en diciembre y parte los primeros días de este año.

Estos cuatro efectos han dado sus resultados, a lo que debemos agregar que los medios de comunicación han jugado un rol preponderante. Ampuero y O´Brien fueron literalmente defenestrados de El Comercio, así como lo fue otro personaje incómodo para el gobierno: Álvarez Rodrich de Perú 21. En cierta manera, los personajes anteriormente mencionados iban destapando y denunciando verdades ocultas por nuestro democrático gobierno en contra de la sociedad; es decir, nosotros. Me comentaba un amigo que las pruebas para denunciar abiertamente un acto corrupto que involucraba abierta y descaradamente a Hernán Garrido Lecca fueron a última hora desestimadas en El Comercio, ya que volvería a nuestro país una situación de ingobernabilidad (extraordinariamente e insólitamente aplauden cuando diarios de la misma línea y empresa de otros países, como en Bolivia o Ecuador, denuncian hechos que son idénticos a los que hacen nuestros amigos del partido gobernante y que podrían también denominarse como agentes de ingobernabilidad). Esta justificación es por lo demás risible y me apena que los pocos diarios de circulación nacional que tuvieron una posición valiente y arriesgada frente a Fujimori, ahora son meros fantoches de la siniestra maquinaria de gobierno. La posición de muchos medios de comunicación se va tornando lenta pero paulatinamente en una suerte de montesinización de los mismos (si cabe el término). Montesinos dio cátedra a nuestro inefable gobernante en cómo manejar de manera sutil o burda un medio de comunicación.

Volviendo al tema de los audios, los 3 personajes involucrados, uno a uno ha ido saliendo libre de toda culpa; los arrestos domiciliarios son situaciones tan ridículas en nuestro país, puesto que carecemos de una policía eficiente y honrada para cumplir a cabalidad frente a estos peces gordos. De paso, ¿alguien sabe qué le está pasando a los otros personajes como Arias Schreiber o el patán de Químper, quien según Ampuero es el más enlodado de los 3?

La justicia jugó otro papel interesante: con el fin de ayudar con su imagen (muy venida a menos gracias a las erradas decisiones tomadas con diversos personajes oscuros del poder político, económico y mediático) de repente ejecuta en un peculiar contexto una acción contra una ciudadana. La captura y encarcelamiento de la Urraca Magaly caen redondos, perfectos en este accionar siniestro del acallamiento social: ella ocupa ahora la primera plana. Los audios, ¿quién los recuerda? Ya no necesitamos ver llorar a Lucianita para conmovernos y tocar a nuestros sentimientos a la hora de juzgar a su delincuente padre (con quien tenía muchos contactos y facilitaba lobbies, manejaba cuentas, en fin). Ahora ya tenemos para bastante rato con la star mediática que fue inmolada para la comunidad sensible que somos nosotros. La "crueldad" de esta operación duró hasta después de navidad. Todos los peruanos concentrábamos nuestras "energías positivas" para liberar a la heroína de la clase C, D y E (muchas A y B también, así lo nieguen); así pues, lo de Cannan y las fechorías .. ¿Qué? ¿Qué es eso?. Tu amor es un periódico de ayer.. Nunca las sabias palabras de nuestro amigo Héctor Lavoe encajan en esta situación.

Para cerrar este siniestro círculo la semana que culmina nos ha dado una noticia bomba: ya sabemos quiénes chuponearon la intimidad de estos pobres ciudadanos que fueron mancillados en su gestión en pro de nuestro bienestar social; de ellos, los dos marinos en actividad serán los sacrificados, los chivos expiatorios; ellos deben pagar la culpa, la ira de toda esta terrible maquinaria que se ha tenido que mover (para bien de nuestro dilecto presidente) con el fin de lograr restablecer la calma en nuestra sociedad, en el país de los imbéciles. Ahora podemos dormir en paz; thank you, Mr. President, we all love you.

0 comentarios: