martes, 24 de febrero de 2009

Nos Escriben.-Sitio arqueológico San José de moro en total abandono



Al parecer los personajes grabados en el famoso “Tema de la Presentación” de la iconografía mochica, no han tenido la misma suerte, ni tampoco los mausoleos donde fueron sepultados. En dicha escena aparecen representados el personaje A, que según los arqueólogos sería el señor de Sipán, el Personaje B, que sería la Sacerdotisa de San José de Moro, el personaje C, aun no identificado y el Personaje D que sería la Señora de Cao.

El Señor de Sipán, mundialmente conocido, reinó en el pasado y hoy, casi dos mil años después continua su reinando; de forma distinta claro, pero ejerciendo un dominio territorial en lo que a turismo se refiere. Gracias a su hallazgo Lambayeque ha experimentado un repunte enorme en la captación de flujo turístico nacional e internacional. El museo Tumbas Reales, que lo alberga, se ha convertido en el ícono de la oferta turística de la Región Lambayeque desde su inauguración en el año 2002.

La señora de Cao, personaje D del tema de la presentación, corre una suerte similar, desde su hallazgo en el año 2006, el complejo arqueológico El Brujo ha ido mejorando su infraestructura y este año, supuestamente a fines de marzo, será inaugurado el museo de sitio para poder conocerla y admirarla. Sin duda los trabajos dirigidos por el arqueólogo Régulo Franco van dando resultados y estoy seguro que pronto también servirá para afianzar la oferta turística de la Libertad, cuyos íconos lo constituyen Chan Chan y Huaca de la Luna.

Sin embargo; la suerte de la Sacerdotisa de San José de Moro, personaje B del Tema de la Presentación, no ha sido la misma que la de sus congéneres. Fui requerido por un ciudadano belga y su esposa para conducirlos en su visita a Chiclayo haciendo paradas en cada pueblo de la ruta. Se sorprendieron con Chiclín y su historia, admiraron el Complejo El Brujo, Paiján, la casa museo Raimondi en San Pedro de Lloc y se deleitaron con Pacasmayo. Todo estaba bien hasta que llegamos al sitio arqueológico de San José de Moro donde conocerían los últimos aposentos de la Sacerdotisa que en épocas Moche seguramente desempeñó un papel mágico religioso principal en los rituales característicos de esta cultura.

Grande fue nuestra sorpresa al encontrar el sitio prácticamente abandonado, el lugar donde se encontró la tumba de la sacerdotisa sin cubierta, llenándose de basura, los soportes de los paneles oxidados, la información de los paneles prácticamente no se lee por la decoloración producida por el sol, el taller de cerámica y las paredes de las excavaciones invadidas por avispas y ninguna persona que pueda explicarnos el estado de abandono de este importante sitio arqueológico.

Como Guía Profesional de Turismo sentí vergüenza ajena por el estado de este lugar: Es difícil entender que mientras muchos proyectos en otras ciudades y regiones, con menor importancia que la de la Sacerdotisa de Moro se presenten mucho mejor para atraer mayor cantidad de turistas y mejorar la economía de la población; en la provincia de Chepén, región La Libertad, las autoridades no hagan absolutamente nada para por lo menos proteger el sitio de su inevitable desaparición.

San José de Moro, pueblo ubicado en la provincia de Chepén, alberga una población relativamente joven, producto de invasiones ocurridas en el año 2001 que incluso depredaron el bosque de algarrobos del mismo nombre, contando para ello con la pasividad y “complicidad” de las autoridades locales, regionales y nacionales que no hicieron nada por detenerla. Sabemos de la importancia de los bosques de algarrobo para las sociedades prehispánicas e incluso colonial, pero ni la Municipalidad de Chepén, ni el INC, ni el INRENA opusieron mayor resistencia y una veintena de pobladores se asentaron en las extremidades del bosque para luego ir adentrándose y hoy en día casi han desaparecido este valioso recurso.

San José de Moro ha crecido en población, pero no ha desarrollado. El hallazgo de la Sacerdotisa hubiese significado una magnífica oportunidad para que los pobladores desarrollen actividades económicas en torno al turismo, pero nada de ello viene sucedido. Aún es tiempo de enmendar la situación. El ícono mayor que puede identificar a Chepén es justamente San José de Moro asociado a Cerro Chepén y las instalaciones de antiguas haciendas.

El sitio arqueológico de San José de Moro luce desolado, abandonado a su suerte. La Sacerdotisa hubiese querido seguir enterrada para no padecer esta negligencia. ¿Que dirá a todo esto el INC de La Libertad?, ¿Que dirá don Luis Jaime Castillo de la PUCP, descubridor de la tumba?, ¿qué dirán los arqueólogos del Perú, los licenciados en turismo, los guías de turismo y en general todos quienes vivimos del turismo?, ¿qué dirá la Ministra de Comercio Exterior y Turismo que pomposamente viene anunciando la promoción del Circuito Turístico Norte?. Si supiera del estado en que se encuentra este lugar, seguro se cae a la tumba de la Sacerdotisa.

Señores, San José de Moro necesita urgente atención, no podemos permanecer pasivos ante esta alarmante situación. La Ruta de los señores Mochica está a punto de perder a uno de sus integrantes. No podemos permitirlo. La Sacerdotisa de San José de Moro merece respeto y al igual que el Señor de Sipán o la Señora de Cao debe dársele el lugar que le corresponde.


Benito Jáuregui Rosas
Guía Oficial de Turismo

benito_jauregui@hotmail.com

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Me da verguenza ajena, INCompetentes, ojalá la mnistra lea esta nota y haga algo al respecto, porque las autoridades que tenemos no harán nada aunqeu lo lean.