martes, 7 de abril de 2009

SE HIZO JUSTICIA

En un impecable proceso, que devuelve la confianza en la justicia peruana, el ingeniero Alberto Fujimori Fujimori, ex presidente constitucional del Perú (1900 a 2000), fue sentenciado a 25 años de prisión efectiva por los delitos contra los derechos humanos, perpetrados durante su gobierno.
“Los argumentos y razones en la que se sustenta la condena son toda una lección pedagógica y cívica que afirma el comportamiento democrático y civilizado, de respeto a la ciudadanía y a los Derechos Humanos, contrarios al autoritarismo, la intolerancia, el crimen y la corrupción perpetrados en formas abusivas de ejercer el poder del Estado”, manifestó el ex congresista César Barrera Bazán.
Este hecho marca un precedente no solo en el Perú, también en Latinoamérica y el mundo, es la primera vez que un ex presidente es llevado al banquillo de los acusados y sentenciado. “es un duro golpe a la impunidad y la corrupción y una clara advertencia a las tentaciones autoritarias y abusivas como formas de hacer política, a la falta de escrúpulos en el ejercicio de poder”, indicó Barreda.
Se cierra así un importante capítulo de nuestra historia republicana, las victimas han sido revindicadas, y se ha devuelto la esperanza, no solo a los familiares, también a un pueblo, hambriento de justicia, de equidad y de transparencia en las instituciones del estado.

Trujillo di?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Al parecer muchos han olvidado cómo recibió el Ing Fujimori este país y los retos que enfrentó para recuperarlo y sentar las bases de la estabilidad, estado de derecho y crecimiento que hoy nos caracteriza. Probablemente si se hubiera mantenido el status quo (no hacer nada como tantos)el Ing Fujimori estaría disfrutando de honores. Los errores políticos tienen costo político y no de otra naturaleza, de lo contrario nuestras cárceles estarían llenas de "políticos sin créditos".
Eco. Angela G. Peantes

¿Maestros, profesores... o qué? dijo...

Si pues, los errores políticos tienen costo político y los errores económicos, costo económico ¿no? ¿Y los errores de lesa humanidad? ¿qué costo deberían tener? Me ancanta vuestra lógica de que hay que matar y hacer todo tipo de porquerías en nombre del desarrollo. A la par del terrorismo senderista o emerretista, el terrorismo de estado se nutre del mismo caldo de cultivo: el afán de poder ilimitado. Y ese caldo de cultivo, muchas veces, está hecho también de los que no creen en la vida sino en la muerte. A veces eso también puede llamarse economía de mercado.