viernes, 26 de junio de 2009

CPM: revisar para avanzar

Por: León Trahtemberg
http://www.trahtemberg.com/

En los colegios privados, el aspecto medular que determina la permanencia de un profesor en sus funciones, es la evaluación del director y los coordinadores sobre su desempeño docente en el aula. Eso incluye su capacidad de vincularse educativamente con sus alumnos, su carisma, empatía, capacidad de comunicarse y motivar a los alumnos hacia el aprendizaje y de administrar la clase y su disciplina de manera constructiva y creativa. También incluye una importante consideración respecto a cuánto aprenden sus alumnos en sus clases, lo que se verifica con pruebas de entrada y salida, verificaciones de lo aprendido durante el año, mediciones externas, etc.
En los colegios públicos, ninguno de estos factores determinará si un profesor aprobará su evaluación de desempeño en la evaluación de ingreso a la Carrera Pública Magisterial. En ella el desempeño se califica con escasos 10 puntos sobre un máximo de 100; pero además, de esos 10 puntos 4 se asignan a la asistencia, 2 a respetar y ser respetado por alumnos y profesores, 1 al uso de materiales educativos, 1 a la contribución al buen clima institucional, 1 a la participación en actividades extracurriculares, y 1 al dominio (?) de los temas y contenidos de su clase. Es decir, se considera que desempeñarse bien como docente equivale a ser un cumplido relacionista público. ¿Algún ítem de la evaluación considera el vínculo educativo o el aprendizaje de los alumnos? Ninguno.
En columnas anteriores he señalado las virtudes de la CPM y la importancia de ponerla en vigencia, junto con algunos reparos y pedidos de corrección del esquema de financiamiento –que parece inviable-, el tipo de evaluaciones de ingreso y desempeño, y el rol marginal de los directores y CONEI en la evaluación.Los hechos muestran que la desconfianza de los profesores es enorme. De los 280,000 profesores para cubrir 20,000 plazas financiadas, apenas se presentaron 9,500 a la primera fase y de ellos aprobarán muchos menos.
Parecería necesario reformular la norma de ingreso a la CPM, rescatando lo esencial, corrigiendo sus deficiencias, para luego darle un nuevo impulso en un ambiente de mayor aceptación magisterial.

0 comentarios: