miércoles, 17 de junio de 2009

LA CALMA DESPUES DE LA TORMENTA

Estos días han sido sumamente difíciles para los peruanos, nos recordaron décadas de violencia que pensamos no más vivirlas. Sin embargo, hay lecciones aprendidas y una de ellas, quizás la más importante es, la firmeza de las comunidades nativas defendiendo lo que para ellos es parte de su vida: Su espacio físico. Espacio que a nivel global es importante, pero no entendido por la otra parte de este Perú, en el que su formación lo lleva a ver a su hábitat, como productivo, negociable, y no, como parte de su existencia. Los nativos, nos han dado una lección, olvidada por el hombre citadino: que somos uno con nuestro entorno.

La semana pasada leí un artículo del general Francisco Morales Bermúdez, (Diario El comercio) en el que insistía en la necesidad de que la población civil tenga una participación más activa a través de sus organizaciones en los diversos espacios de gobernabilidad que existen en el país. Es una postura que compartimos, y en la que estamos empeñados en ir construyendo a través de este medio y de espacios ciudadanos como: Tertulias en Los Tallanes. La activa participación ciudadana lleva a una comunicación fluida, a un reconocimiento mutuo; al respeto de nuestras diferencias y por ende a una concertación que beneficie a las grandes mayorías.

El Premier Simons, se ha jugado el cargo, es cierto, públicamente ha reconocido la carencia de diálogo, y yo diría más, el desconocimiento y la falta de interés por la opinión y el sentir de ese otro Perú con una cosmovisión diferente a la nuestra, pero con derechos como los de todos los ciudadanos. Es hora de mirar hacia dentro, es hora de ver modelos de desarrollo en los que el primer objetivo sea el ser humano, con todo lo que ello implica.

Es hora de construir un país inclusivo en el que nuestra diversidad se convierta en nuestra mayor riqueza y esto lo conseguiremos con la activa participación de los ciudadanos a través de organizaciones sólidas, constructivas, con voluntad de cambio, sólo así tendremos una democracia para el desarrollo.

Marcela García
Directora

0 comentarios: