lunes, 22 de junio de 2009

¿SEGURIDAD CIUDADANA?

Si hasta el alcalde está preocupado, la cosa no es para broma. Acaban de marcharse, de nuestras oficinas, estudiantes de la Universidad Privada del Norte, están realizando una serie de entrevistas para ver que solución damos a esta problemática que afecta seriamente al turismo y por supuesto a los habitantes de la ciudad. La problemática ha ido in creccendo, ahora nadie está seguro ni en su casa, ni en la calle, menos en las carreteras.

Los asaltantes, ladrones, choros o delincuentes, son de todo tipo, color, y estilo, a pie o motorizados. Los hay de terno y corbata, siguen a su presunta “presa”, hasta que dan el golpe; están los desconocidos y las famosas bandas, los primeros no aparecen en los diarios, los segundos tienen más publicidad, porque son atrapados, o hay muertos de por medio, por lo tanto, son “noticia”.

Ante tal situación, como siempre surgen interrogantes ¿es cuestión de incrementar la dotación de efectivos policiales, es decir de números, o, es además una de falta de acción conjunta, coordinada de la policía con el poder judicial?. ¿No tendrá que ver con esto la gran corrupción que está enquistada, más que el virus AH1N1, en nuestra ciudad, región y país? ¿Tiene que ver con esta situación, el gran despliegue económico producido fundamentalmente por la agroindustria, en nuestra zona, y con esto el gran número de inmigrantes que ha venido en búsqueda de trabajo?; o, es quizás, como muchos aseguran, que nuestra región se ha convertido en el camino recorrido por la droga en su marcha hacia el exterior.

Son muchas las interrogantes, pero algo hay que hacer, entre otras cosas un plan estratégico de inteligencia y acción, que la policía sabe muy bien hacer, por otro lado la penalización ejemplar frente a hechos delictivos. Las normas existen, simplemente hay que aplicarlas. El ciudadano común y corriente, tiene igualmente que estar alerta y denunciar, que no nos domine el miedo, debemos denunciar aunque ésta no dé resultado como la mayoría de las veces. Comprendemos que es frustrante ir a hacer una denuncia y que la policía te involucre en las pesquisas, o, que simplemente no haga nada. Pero debemos insistir, y por favor, una recomendación, no debemos buscar nuestros objetos perdidos en “tacora “, con esto contribuimos a que el mal persista. Contribuyamos a que nuestra ciudad, vuelva a ser la ciudad que nos dé la calidad de vida que necesitamos. Contribuyamos a que los visitantes, se sientan cómodos en ella.

Marcela García Guerrero
Directora

1 comentarios:

Roberto dijo...

Realmente es crítica la situación, todas las semanas se de gente cercana que es asaltada. Les digo hay que denunciar!!. Los bancos no se enteran de la cantidad de personas que son asaltadas después de retirar importantes sumas de dinero. Son mas de lo que ellos imaginan... Debe haber un control mas estricto de la gente que está sentada placidamente en el interior de los mismos, pues tan solo estan marcando a su próxima víctima.