viernes, 17 de julio de 2009

Boom de quejas

Por: León Trahtemberg

Mientras el viernes pasado escuchaba por RPP a Mauricio Mulder decir -alucinando- que éste era el mejor gobierno de la historia del Perú (?), recibía múltiples emails de lectores que reaccionaban a mi columna de ese día titulada “Reniec agrede a usuarios”. Innumerables quejas y relatos de desagradables anécdotas respecto a las interminables colas y el abuso de las instituciones públicas incompetentes contra los usuarios que pierden muchas horas cada vez que requieren hacer algún trámite.
El contraste era muy aleccionador. Un gobierno que se autoproclama exitoso al que le interesa un comino el malestar que sienten los maltratados usuarios de los servicios públicos que tienen que hacer estúpidos y engorrosos trámites en temas de Serpost, jubilación, salud, brevetes, judiciales, DNI y tantos más.
Cuando en relación a la sierra y selva se dice que la gente aspira a tener gobiernos “anti-sistema” porque están resentidos por la falta de presencia del estado para resolver sus requerimientos por las vías institucionales, se olvida que también en las zonas urbanas se cultiva similar resentimiento, no tanto por la falta de presencia del estado sino por su presencia inoperante, incompetente, abusiva y maltratadora.
El gobierno podrá soplarle la pluma a los gobiernos regionales y municipales o a los otros poderes del estado. Sin embargo, la falta de vocación de liderazgo nacional pro-eficiencia, la falta de auditoría y control que sí le corresponden al gobierno central, junto con los quehaceres directos de las entidades que sí dependen directamente del ejecutivo, anulan cualquier excusa. Por lo demás, si en las postas médicas o escuelas faltan médicos, enfermeras, maestros, infraestructura de servicios, es el MEF y no el gobierno regional el responsable de la falta de recursos para dotar de los servicios suficientes que requiere la población.
Señores presidente y ministros ¿quieren pasar a la historia como el mejor gobierno del Perú? Exijan a los funcionarios de todos los sectores e instituciones públicas -bajo pena de sanción- que ningún trámite demore a los usuarios más de 15 minutos. Si no saben cómo hacerlo, pongan a otros más competentes y respetuosos de su rol como servidores públicos.

0 comentarios: