miércoles, 8 de julio de 2009

MAS DE LO MISMO

¿Qué está pasando en nuestro país? Da la sensación de que no hay actores políticos ni sociales, dan vuelta en los cargos los mismos, los recontraconocidos, con muchos años acuestas, con muchísima experiencia, con muchos errores y poca calidad en sus gestiones, pero eso si, con mucha “sabiduría” para los intríngulis políticos. Estos, en un rol de asesores, como el gran consejo de ancianos en los países de oriente, haciendo un MEA CULPA primero, cumplirían con un buen papel, por ejemplo: capacitar a los jóvenes, ir formando cuadros que tanto se necesitan, particularmente, los partidos políticos. Asesorar a parlamentarios y ministros; dar conferencias magistrales en las Universidades, institutos y por último fortalecer a sus respectivas agrupaciones políticas.

El partido de la Estrella, tiene como ejemplo a su creador Víctor Raúl Haya de la Torre, quien semanalmente se reunía con los jóvenes, dialogaba, transmitía su experiencia y sabiduría, es decir, estaba junto a ellos, educaba, instruía. Muchos han sido sus discípulos pero tal parece, que no eran de los más aplicados, caso contrario seguirían el ejemplo de tan digno Jefe, de tan digno Líder. Ahora no los hay.

La historia corre en su contra, ella los juzgará. Su fundador, a través de la constituyente del 79, marco un derrotero a nuestro país, sus seguidores en este su segundo gobierno, hasta el momento no la ven. Mejor dicho ven sólo el “despliegue económico”, se han olvidado que sin un desarrollo sostenido, en el que se involucre a la población, no se avanza. Sin un proyecto educativo integral, tampoco se avanza. La gran bonanza económica es para unos pocos y, ya el pueblo le está pasando la factura. No, no es ingerencia extranjera, lo moqueguazos, baguazos, revueltas en casi todo el país, son una señal, que no la quieren ver, y con estos conflictos, no hay estabilidad ni garantía para las inversiones.

Otro tema muy sensible es la corrupción, el gobierno solo habla, no toma medidas drásticas al respecto. Lo último, en el caso emblemático de “LOS FAENONES”, acaban de liberar al personaje más controvertido. No solo se le ha liberado, la investigación de los petroaudios está prácticamente paralizada, a más de ocho meses, del escándalo. ¿Qué se nos quiere decir con esto?. El mensaje que recibe la ciudadanía es muy claro: en este escándalo si están involucradas altas personalidades del gobierno y otras más. No hay otra lectura, ¡lástima!. Porque así no sea cierto, pongámonos en el caso de que realmente el gobierno si quiere combatir la corrupción, los hechos dicen lo contrario, y aquí, también tiene una gran responsabilidad el poder judicial.

Este país no necesita sólo un gabinete renovado, necesita aire fresco, necesita que los nuevos ministros sean personas de respeto y credibilidad. En el alicaído parlamento, necesitamos ver en la presidencia nuevos rostros, transparentes y con ganas de trabajar por el país. Alguno ya habrá. ¿Porqué insistir en los mismos, por qué hacerse el harakiri?. O, quizás hay un endurecimiento de parte del gobierno hacia la democracia. Cuidado, en este panorama todo puede suceder, necesitamos mensajes claros, acciones claras, el pueblo exige que el gobierno de turno tome las medidas correctivas, se reinicien los diálogos, invoque al poder judicial para que actúe con rapidez y responsabilidad. Necesitamos en una palabra, garantías de que el gobierno está actuando en beneficio del país, pero para esto es indispensable tener demostraciones claras, firmes y directas.

Marcela García Guerrero
Directora

0 comentarios: