sábado, 8 de agosto de 2009

EL GRAN DEPREDADOR ECOLÓGICO

Pocas cosas han causado tanta consternación impotencia y mucha rabia, como el contemplar en las pantallas de TV, la masacre, el desplome, uno por uno, de los añejos árboles chorrillanos. Sin piedad, las cierras eléctricas parecía disfrutar en manos de los obreros, mientras tanto, lejos del arboricidio, el alcalde responsable, el que no se atreve a dar la cara, pero si se atreve a pasar por encima de sus electores, de los propietarios de los árboles, (porque ellos los sembraron y cuidaron), del medio ambiente y por último del alcalde distrital. El “consolaba“ a los indignados vecinos diciendo que sembraría en su lugar 1000, arbolitos. Este señor no tiene la más remota idea del tiempo en que demora en crecer una de sus víctimas, no tiene la más remota idea de lo que significaba ambiental y afectivamente este hermoso lugar, no tiene la más remota idea de lo que es el bienestar del ciudadano. ¡Que poca sensibilidad! , personajes como éste, no deben aspirar a cargos públicos, y menos al de la presidencia, ni que se le ocurra, nos quedamos sin la región selvática, sin la amazonía.

Me pregunto,¿qué hubiera pasado, si los vecinos, organizados, impedían la tala, para ellos ilegal?. ¿Qué hubiera pasado si la policía que resguardaba esa noche el “orden”, tuvieran conciencia ambiental y poniéndose del lado del ciudadano, hubiera detenido la muerte de los árboles? Simplemente el sueño del alcalde arboricida, no hubiera progresado.

Aunque me duela decirlo, tenemos una gran responsabilidad en esto la ciudadanía, así como me duele la barbaridad y el atropello que se ha realizado en aras de la modernidad y de un eficiente servicio de transporte.

Tengo que reconocer lo que bien afirma Silesio López Jiménez, en su blog El Zorro de Abajo (…) En América Latina elegimos gobernantes supuestamente democráticos, pero nos gobiernan dictadores. El problema viene luego en el ejercicio del poder y de la representación. Una vez elegidos, los representantes y los gobernantes se sienten con las manos libres para decidir sin dar cuenta a nadie. Se olvidan del debido proceso, del cumplimiento de la ley, de las instituciones, de la transparencia y de la accountability. Algunas de sus decisiones son abiertamente ilegales e ilegítimas.

Pues esto es lo que ha ocurrido exactamente esta semana, con el 80% de aprobación el alcalde de lima se siente todopoderoso y cree que puede hacer lo que se le antoje, inclusive ir contra el medio ambiente. Por suerte la reacción de la ciudadanía ha sido contundente, apoyamos su manifestación, apoyamos su reclamo. Ninguna autoridad puede en aras “de la modernidad”, atentar contra la calidad de vida de la población y menos contra lo que en el mundo actual es lo más preciado, el cuidado y protección del ambiente.

El ser humano es contradictorio, los limeños han sufrido todo el 2008, con los arreglos de las pistas para la famosa APEC. Barranco y Chorrillos siguen sufriendo por las obras de ese inacabable corredor vial. Estamos frente a una situación realmente difícil, ambos son distritos con historia y tradición, tanto arquitectónica como ambiental, ¿deben permitir este atropello?, yo no lo creo, ya existe un Ministerio del Ambiente, existe también una Defensora del Pueblo. Deben acudir a todos los medios legales, para poner un alto a este atropello. Los ciudadanos tenemos que hacer valer nuestros derechos, y no dejar que el poder, los haga sentir todo poderosos. Este señor necesita recibir una buena lección, y es el pueblo el que tiene la palabra

Marcela García Guerrero
Directora Trujillo di?

0 comentarios: