domingo, 9 de agosto de 2009

LO QUE ES DEL CESAR, AL CESAR

Hacía mucho tiempo que los trujillanos no nos sentíamos tan gratificados con nuestra hermosa plaza de armas. El trabajo realizado por la actual gestión edil, es digno de reconocimiento. El Monumento a La Libertad, uno de nuestro símbolos más emblemáticos, ha recuperado su belleza, historia, además de ser enriquecido con las pequeñas fuentes de agua, colocadas en sus cuatro costados, lo que da un toque muy, pero muy especial a este espacio que unido al sonido del agua, estamos seguros se va a convertir en un lugar placentero para pasear y porque no, meditar.

Este tipo de acciones, son las que esperamos de nuestras autoridades, estamos seguros que es el inicio, luego habrá que solucionar otra urgencia: el Centro histórico, no podemos darnos el lujo de perder definitivamente este legado arquitectónico e histórico. No debemos permitir que se incrementen lo que estamos contemplando a diario, la proliferación de construcciones o, reconstrucciones, con una nueva característica, seguro que muy de vanguardia, los majestuosos “portones” están desapareciendo, están siendo remplazados por grandes puertas de vidrio. Esto es un atentado y por decir lo menos una huachafería, al entrono colonial o republicano.

Recordemos, siempre detrás de los portones, o, había una reja, o, la famosas mamparas. Estoy de acuerdo con la remodelación, pero sin perder las características propias de las fachadas. Basta ya de tanto vidrio, señores responsables de nuestro patrimonio histórico. Señor Alcalde, si ha hecho una maravillosa obra con el Monumento a la Libertad, complétala, no dando licencias a quien sutil y grotescamente tratan de imponer “modernidad”, donde no cabe, es más bien una cultura informal, de la que parece los peruanos no podemos librarnos.

Felicitaciones por este buen trabajo realizado, y felicitaciones al arquitecto responsable Carlos Moreno, y al restaurador señor Victor Chang. Ahora les toca entrar a actuar a los paisajistas, para que el verdor de la plaza sea completo. Trujillo, merece una obra como esta. Muchas gracias.

No está demás repetir que esto significa dar calidad de vida al ciudadano, crear un espacio público agradable, para su solaz esparcimiento y recreación. Estas son las obras que el pueblo si requiere y necesita.


Marcela garcía Guerrero

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy de acuerdo con esta publicación. Aplaudimos todo lo que sea poner en valor nuestros monumentos històricos. Igualmente esperamos la completa remodelaciòn de la plazuela El Recreo y la Muralla Militar totalmente abandonadas. El Centro histórico debe conservar su Tradicional paisaje colonial.El pasaje Extremadura (3ra. cuadra del jr.Pizarro) se convierta en un verdadero rincòn turìstico y no como viene siendo utilizada como ingreso a una playa de estacionamiento, a pesar de tener remodelado el piso como paseo peatonal,asimismo tomar en cuenta lo dicho por el director del INC en cuanto a que la fiscalia de prevensiòn del delito tome contacto de los propietarios de las casonas que estan a punto de colapsar por ser un peligro latente para los peatones,se proceda al desmontaje y reconstrucciòn como era antes con materiales nuevos....