sábado, 29 de agosto de 2009

¿A QUÉ JUEGA AGP?

En los últimos días, AGP ha dado algunas malas muestras del manejo diplomático con gruesas fallas, desinformación intencional y evidentes cortinas de humo internacionales, las cuales desvirtúan el trabajo de Cancillería y no dan a conocer la tosca posición supina de este gobierno con ciertos eventos de la Región. La visita de la semana pasada del presidente depuesto de Honduras no dio ningún tipo de luz de la actitud peruana frente a este evento. Casi, a la par, la visita del neofujimori Álvaro Uribe (quien recibió el único apoyo por parte de AGP) para justificar su tratado con USA alertó a toda Sudamérica y motivó que se esté haciendo, a estas alturas, una reunión extraordinaria de UNASUR en Bariloche. La posición solitaria de AGP en este asunto habrá sido una anécdota más de la posición peruana en el concierto de las demás naciones sudamericanas. Pero el manejo bastante burdo sobre el "secreto" tratado de 13 puntos entre Bolivia y Chile ha movido a toda la gente política del país, habiéndose olvidado que dicha agenda ya había sido propuesta en el ascenso al poder de Evo Morales. Que Evo sea un personaje díscolo contra AGP no quita el problema de total (¿o intencional?) desinformación de esta agenda anunciada hace ya dos años aproximadamente. SI AGP desconocía esto, es una soberana patinada de nuestro dilecto presidente (con minúsculas), quien ha mecido la información con alguna non sancta intención.
Dos artículos recientemente leídos, el de Marcos Ibazeta (una peculiar percepción geopolítica) y el de Raúl Wiener, dan algunos interesantes alcances de las intenciones osadas o fallidas de AGP. Sabemos todos que AGP quiso trasladar la base de Manta al Perú. Su intento causó un revuelo entre nuestros políticos (muchos de ellos se rasgaban las vestiduras, pero hubieran apoyado la iniciativa veladamente) y no prosperó. Hasta ahora. Ibazeta lanza la frase, intencional, que en caso de una agresión con Colombia, ésta ya se cubrió con el ejército más poderoso del mundo. La idea es una suerte de Détente diplomática (una nueva guerra fría localizada), siempre y cuando el bélico Uribe no se dedique a extender sus acciones más allá de sus fronteras. Los que todo lo justifican conservadores peruanos miran con buenos ojos que Uribe bombardee Ecuador si hay FARCS; no sé qué irán a pensar si estas acciones sucedan en territorio peruano. Amorim y Brasil ya han puesto la observación. Saben que un tipo como Uribe, apoyado por las ultraderechas y los paramilitares, quiere a la reelección para completar su "limpieza sociopolítica". El ejército peruano no ha hecho pronunciamiento alguno al respecto. Justo coincide con un severo recrudecimiento de ataques a bases militares y policiales en la selva y ceja de selva peruanos. Como para solivientar los ánimos. Lo de Colombia está decidido, ellos van a poner sus bases. La entrevista de Jaime de Althaus con analistas políticos ha sido muy sintomática: en parte la justifican, en parte hay profundos temores del manejo de estrategias por parte del ejército y la inteligencia norteamericana, sobre todo los deslindes entre droga y terrorismo político. Como bien lo dice Eduardo Galeano, es irónico que USA controle Afganistán y que aún haya en el mundo mucha droga proveniente de allí. Muy irónico. Más irónico aún es que Osama Bin Laden, el líder causante de todo esto no haya sido capturado tras casi 9 años de invasión. La posibilidad de una afganización pende sobre Colombia y sus vecinos. Así van a necesitar "hombres fuertes"...Tipo Uribe. Si la afganización pasa a Perú, (es un hecho que pasen varios incidentes en los 1,506 kilómetros de frontera selvática con ese país), ¿qué tipo de líder estaremos necesitando para las próximas elecciones presidenciales? El comportamiento del electorado peruano tiene por móvil el miedo: esa campaña la hizo el Apra contra MVLL y la hizo recientemente contra Ollanta. Hay un excelente factor en ciernes a "pedir de boca".
¿Cómo entra lo de Bolivia/Chile? De pronto AGP encontró un elemento para acallar las protestas de los demás países sudamericanos ingresando en la agenda única un plan de trabajo que ellos (bolivianos y chilenos) tienen desde hace años. Es absurdo pensar que ellos no estén buscando una solución a su problema. Es lo lógico. Es lo mismo que ha hecho Perú con lo del problema marítimo con Chile, tema que espero que se haya aclarado bien con Ecuador, puesto que viendo el mapa, debemos tener el mismo problema de división equitativa de aguas marítimas. Si proyectamos una línea recta desde Punta Capones, encerramos a Guayaquil. No se movido el tema, aún. La supuesta trastabillada de AGP con este tema de 13 puntos entre Bolivia y Chile cae muy bien con la no menos interesante visita de Piñeyra a Lima. Suena a una suerte de Plan Cóndor de civiles, a lo Juan María Bordaberry. Pero Piñeyra, así como no le va a dar salida al mar a los bolivianos, tampoco le va a permitir el arreglo marítimo a Perú; ¿o la reciente visita ha sido para discutir ese tema?
El sábado estaremos viendo cómo se movieron los dados en Bariloche. AGP acecha.

0 comentarios: