viernes, 4 de septiembre de 2009

QUE DEBE PRIMAR ¿EL ORDEN O EL COMPADRAZGO?

Juzgue usted querido lector, esto ha sucedido el día de hoy. Estemos siempre vigilantes.

(Trujillo di? Edita) En el Jirón San Martín, cuadra 4. Como ya es usual en estos días, esta calle cuenta con personal permanente de la policía y seguridad ciudadana.
A diario, existen discusiones entre éstos y los malos conductores que circulan o se estacionan en esta zona rígida.

No soy quien para opinar sobra la labor policial porque usualmente estoy muy ocupado en mi trabajo.
Sin embargo, hay situaciones lamentables que, a veces, nos hacen dudar de la acción policial.

Hoy salí de mi oficina para tomar una foto de la misma desde la calle. No conté con que una señorita policía se encontraba multando a un conductor por no sé qué infracción. Un policía vestido de civil, cuando me vio con mi cámara, entró en pánico y en cólera. Creía que lo estaba fotografiando a él.

Entró a mi oficina con actitud matonesca, intentó “decomisar” mi cámara y me amenazó por fotografiar a su personal. Por supuesto, su carencia de uniforme reglamentario, me amparó ante este allanamiento ilegal.

Cuando salí a ver de qué se trataba, me encontré con el meollo del asunto.
Lo que pasaba en realidad era que la señorita policía estaba cumpliendo con su deber, pero aparentemente lo hizo con la persona inadecuada. ¿Será por eso que en el momento aparecieron varios policías más?

En fin, lo dejo allí porque no vi situación de coimas u otras cosas.
Lo que si vi, es que este policía vestido de civil, le pidió a uno de los infractores (un individuo en motocicleta) que lo llevara a la DITERPOL porque tenía que poner mi foto (que me tomó con su celular) en no sé qué lista.

Soy corresponsal de este diario ciudadano, pero antes que todo soy ciudadano y merezco que se me respete como tal. Y ese respeto debe venir en primer lugar, desde las personas encargadas de nuestra seguridad.

1 comentarios:

Luis F. dijo...

Ningún policía, uniformado o de civil, puede obligar a un infractor a transportarlo a lugar alguno.