martes, 22 de septiembre de 2009

¿Se SALVARÁ EL INC?

Nunca se ha visto a un gobierno con tantas ganas de cambiar las leyes y la constitución como éste, el de la gran estrella. Las últimas, los decretos supremos enviados al legislativo el primero quitándole atribuciones al INC, el segundo tratando de evitar que los acusados por terrorismo se les pueda aminorar su condena por los trabajos realizados. Las cosas y menos las leyes no se pueden cambiar por temor o adecuarla a los intereses de nadie, mucho menos en miras al “desarrollo país”, al “desarrollo económico”, sin contemplar cosas más importantes, como (…) “La evaluación no parte de las premisas de interés económico particular que sustenta la propuesta del Ejecutivo, sino explícitamente está referida a los VALORES CULTURALES, que son los que tiene que salvaguardar el Estado. La deformación o disolución de estos valores que conlleven al deterioro o destrucción del bien, son delitos contra la Nación.”. Esta es la declaración del doctor Luís Lumbreras en un artículo publicado en La República y que este diario ciudadano, la reprodujo el día de ayer en la sección Nos Escriben.

Otra voz autorizada como la de la actual directora del INC, Cecilia Bákula ha salido al frente, y en una entrevista al periodista Raúl Mendoza ( La República), se pronuncia respecto al proyecto de ley 3464 (…) “Hemos emitido opinión porque no podemos quedarnos callados en algo de nuestra competencia, porque es nuestra obligación y la Constitución nos da el mandato de preservar el patrimonio”, continúa (…)” Se está asignando al Congreso labores de tutela de patrimonio y se le está dando una responsabilidad técnica para la que no ha sido creado. Lo que reclamamos, en tanto somos custodios legales del patrimonio, es que no puede el Congreso ‘per se’ saberlo todo, ni tiene capacidad técnica para las consecuencias administrativas de lo que legisla. Para eso está el INC”-

Se han levantado muchas voces frente a este atropello, que no es sólo a una institución creada especialmente para velar por nuestro patrimonio histórico y cultural, es un atropello como bien dice Lumbreras a los “Valores Culturales”. Si bien es cierto, que su ineficiencia es de todos conocida, ésta en gran medida, se debe no a la falta de técnicos y especialistas, sino por el mínimos presupuesto asignado, así como por la dependencia al Ministerio de Educación. En las regiones, la situación es grave, ya que es una de las pocas dependencias estatales que aún sigue con el cordón umbilical atada a la capital. Los ingresos que recibe, por ejemplo, Trujillo, por el ingreso a Chan Chan, tienen que ser remitidos a Lima. Absurdo, más aún siendo la ciudadela patrimonio cultural.

El gobierno tiene que preocuparse por dar los recursos necesarios, pensamos que es el momento de ver con seriedad esta situación y revertir la propuesta del ejecutivo. ¿Cómo?, corrigiendo las carencias del INC, les toca a los padres de la patria, dar las leyes necesarias para que este organismo técnico, pueda desarrollar el rol que le compete. PRESERVAR NUESTRO PATRIMONIO CULTURAL, y a los ciudadanos pronunciarnos al respecto, defendamos nuestra cultura, nuestra historia, nuestra identidad.

Marcela Garcia Guerrero
Directora

1 comentarios:

Francisco dijo...

Claro. Es una propuesta sin “ton ni son”. Si nuestros gobiernos no han logrado definir como ser una república menos han podido, o han querido o han estado dentro de sus prioridades, definir una visión cultural.
Y es que, si el INC, sede Central en Lima encontrase la forma de proponer una visión cultural a nuestro gobierno, tendría que dar ya, los primeros pasos para una descentralización empezando por definir las funciones a sus regiones, hecho que impediría el despropósito del Congreso.
Es más, de esa manera se crearía la base para un serio Ministerio de Cultura que debe de crearlo el próximo gobierno. Caso contrario se correría el peligro de la improvisación y de caer en las carencias y vicios en que se encuentra el Ministerio del Ambiente
El colmo es la dependencia del INC-Ll a la Sede Central en Lima que la obliga a entregarles todos sus recursos propios.