viernes, 13 de noviembre de 2009

El Padre Ausente

Por: León Trahtemberg
http://www.trahtemberg.com/

Los medios traen noticias medioambientales alarmantes: incremento de la temperatura, falta de nieve en las cumbres, incendios e inundaciones, islas de plástico flotando en los océanos con los desperdicios arrojados al mar.
La Madre Tierra está siendo violada y destruida sistemáticamente por quienes contaminan el medio ambiente, por ausencia de un Padre que la defienda y dignifique frente a los consumidores que se dejan llevar por la comodidad del consumismo y los placeres materiales del corto plazo. Usando una expresión de Quino, "estamos construyendo la destrucción del futuro".
Los habitantes del planeta no respetamos las normas y acuerdos sobre el tema. Las leyes e instituciones han sido incapaces de hacer que se cumplan.
El hombre parece haber desarrollado una "corrupción cultural colectiva", caracterizada por no querer poner límites a la satisfacción de sus deseos materiales, por vivir atado al placer presente y no ser capaz de visualizar el impacto destructor que sus acciones tienen para el largo plazo, para sí, sus hijos, sus nietos y la civilización toda.
Actuamos como si nuestras acciones simples y cotidianas no tuvieran un peso determinante en este suicidio colectivo.
Usamos conceptos como desarrollo y progreso para justificar y legitimar esta explotación, haciéndola invisible ante el resplandor enceguecedor del bienestar que producen la tecnología y los bienes de consumo.
Estas ideas han sido planteadas por el psicoanalista Marcos Gheiler y el sociólogo César Bedoya en un excelente breve trabajo cuya lectura recomiendo titulado "Las orquídeas no son para mayo ni para agosto.
Poder, desarrollo y medio ambiente: ¿La interdicción ausente?", presentado en el recientemente concluido XI Congreso de la Sociedad Peruana de Psicoanálisis: "El padre: clínica, género, posmodernidad".
Esto tiene importantes implicancias educativas. Los autores sugieren orientar la educación para que seamos capaces de balancear el bienestar individual con el cuidado colectivo de la Tierra.
Yo agregaría además que eso requiere que la educación de niños, jóvenes y adultos incorpore el ideal de contribuir a mejorar el mundo, lo que requiere tener un espíritu crítico, creativo y constructivo, pero confrontacional con el statu quo y el establishment (aunque eso no siempre acomoda a los educadores).

1 comentarios:

Adriana Elena Miranda dijo...

Estimados Trujillo di?
Pareciera que, quienes nos gobiernan creen que en el Perú funciona aquella frase del rey de un cuento de hadas: "Decreto que a partir de hoy, todos seais felices"
En esta articulo "Padre Ausente", Leon concluye "Los autores sugieren orientar la educación para que seamos capaces de balancear el bienestar individual con el cuidado colectivo de la Tierra", es decir los estudiosos confirman que la EDUCACION ES el camino para mantener habitable nuestro planeta. Y esto porque en efecto, la educacion es la transmision de conocimientos, actitudes, valores y actos, y que debe hacerse en forma masiva y seria para TODO el pais.
Por eso, cuando el Sr. Presidente Garcia y los economistas informan que el Peru esta mejorando, que los indices estan en azul, ergo hay dinerito, pero a la par bajan el presupuesto para Educación y Salud. Nos preguntamos que sucede entonces con la distribucion del Tesoro!?. Me responde un economista sano y honesto "Es que la educacion no da resultados dramaticos a corto plazo". Corrobora lo que sabemos, que a los politicos, incluido el Presidente, les interesa, "el presente", "su presente", corto y efimero porque ellos como seres humanos, pasan, pero, oh! Narcisos!, olvidan el presente y el futuro de LOS PERUANOS, el constante presente de nuestra NACION que perdura, que vive dia a dia, uno tras otro, siglo tras siglo, del habitante-ser-humano que necesita mucha mas inversion en educacion de todo tipo para poder desarrollanos TODOS. Muchos no encontramos razones lógicas para la relacion: aumento de riqueza del pais y disminucion de presupuesto para Educacion. Razones ilógicas sí hallamos, y muchas, ocultas además tras morbosas cortinas de humo; las hallamos, las hablamos. Clamamos cuidar la Tierra seriamente pero no vemos programas educativos integrales viables a nivel nacional en ejecucion. Sigo pensando que quienes creen en los cuentos de hadas, piensan que aquello que no oyen, ni leen o no legislan, no existe, y que nuestro Pais seguira inmune al desastre ecológico no por la educacion de la poblacion sino porque así lo mandarán por Decreto Ley con la
ayudita de su partido. ... así como lo manda el rey.