miércoles, 9 de diciembre de 2009

UN SOLO FRENTE: IGLESIA, AUTORIDADES Y SOCIEDAD CIVIL.

(Foto del Diario el Correo)

La iglesia católica, autoridades y sociedad civil, se reunieron en el Palacio Arzobispal de nuestra ciudad para en conjunto tomar el toro por las astas y definir acciones para combatir la inseguridad ciudadana y la delincuencia.
Durante más de 10 días, Trujillo ha estado en las primeras planas de los diarios tanto nacionales como regionales, así como en los noticieros de mayor sintonía. Unos apuestan porque existe un Escuadrón de la Muerte (extra oficial), otros porque posiblemente se trate de un exceso policial, pero que tal amenaza no existe. El ciudadano de a pie, en su gran mayoría “aplaude “, las medidas tomadas contra los delincuentes. El miedo, la impotencia, o la pasión nos hace decir cosas que no sentimos, o, no están suficientemente analizadas. Repito, los actores políticos, sociales, iglesia y autoridades, en una actitud muy saludable están ejerciendo su derecho democrático a la prevención y defensa, para en conjunto asumir compromisos y dar pautas que lleven a combatir esta situación tan delicada por la que está atravesando el pueblo trujillano.
Es importante reflexionar que la existencia de “comandos especiales”, como son los escuadrones de la muerte, no solucionan los problemas, más bien los incrementan, tenemos un ejemplo muy cercano en el vecino país brasilero. La existencia de estos grupos lleva a la corrupción, ya que generalmente son financiados por empresarios o, reconocidos por el mismo gobierno, pero esto no quita que a su vez se conviertan en asalariados de los grupos a los que se combate: delincuentes, narcotraficantes entre otros, los que por lo general pagan fuertes sumas a los mismos “comandos especiales”, desencadenándose una lucha sin cuartel en la que por desgracia termina siendo víctima la sociedad civil y muchos inocentes.
Por otro lado, en una democracia no se pueden aceptar estos “comandos especiales”, propios de dictaduras o gobiernos débiles y desorganizados. Que no nos ciegue el temor y la desconfianza, este tipo de ¿organizaciones? son un peligro, una lacra social -ya tenemos experiencia de ellos-, no se puede ni se debe combatir a la delincuencia con sus mismos métodos, estaríamos, lamentablemente retrocediendo, nuestra frágil democracia no se lo merece.
En el pronunciamiento de ocho puntos elaborado por las autoridades, iglesia y sociedad civil, hay un avance significativo en el compromiso de las autoridades por un trabajo coordinado y eficaz en lo que respecta a seguridad ciudadana, igualmente con la sociedad civil y los medios de comunicación en conjunto y con transparencia van a realizar evaluaciones periódicas. En el documento se hace un llamado a los medios de prensa para que asuman una actitud de autorregulación y orientación a la ciudadanía, en las noticias (…)“sin que esto signifique silenciar los hechos criminales”. El texto termina haciendo una invocación al gobierno central para el incremento de mil policías para nuestra ciudad, debidamente equipados y capacitados, igualmente el presupuesto necesario para la construcción y equipamiento de la escuela de Suboficiales así como la creación del Consejo Nacional de Política Criminal.
Una de las primeras acciones acordadas, es la organización de una MARCHA POR LA PAZ, la misma que se llevará a cabo el viernes 18 del presente mes. Tenemos un compromiso todos los trujillanos, por esta gran manifestación cívica. Unámonos para decir: AQUÍ ESTAMOS, UNIDOS, QUEREMOS LA PAZ EN NUESTRA CIUDAD.
Nuestra cita es el próximo viernes 18, en la Plaza de Armas de Trujillo,

Marcela García Guerrero
Directora

0 comentarios: