viernes, 18 de diciembre de 2009

UNIDOS POR LA PAZ

La Convocatoria realizada por el Arzobispo de Trujillo, Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, dio sus frutos. Los trujillanos y moradores de la ciudad, sentimos que ¡Por fin!, las principales autoridades: Gobierno Regional y Municipal, unidas, sujetando la misma bandera dejaban de lado sus serias discrepancias con una solo misión DEVOLVER LA PAZ Y SEGURIDAD A NUESTRA CIUDAD.
Primero está el bienestar de la comunidad y esto, parece que lo han comprendido, la ciudad y la región no son trofeo de nadie, y están por encima de intereses partidarios, por este motivo tenemos que sentir una gran satisfacción cuando ambos en su intervención hicieron un llamado por la Paz, haciendo hincapié en la necesidad de la equidad social. El Alcalde provincial, manifestó que pobreza no es sinónimo de delincuencia, y destacó la necesidad de trabajar unidos para llegar a conseguir la inclusión social en nuestra región.
Por su parte monseñor Cabrejos Vitarte, manifestó que no hay nada más importante que la vida de un ser humano, y que frente al flagelo que viene soportando nuestra ciudad, debemos estar juntos y alertas para impedir que el mal avance. Hablo de la importancia de la educación inclusiva, de la importancia de reconocernos como peruanos y la necesidad de realizar acciones concretas, como son: la dotación de 1,000 policías más para la ciudad, totalmente equipados -lo que ya es un ofrecimiento del gobierno central-. Igualmente resaltó la participación activa de la ciudadanía en la lucha por la paz.
El pueblo Trujillano respondió, universidades, escuelas, gremios empresariales, asociaciones de la sociedad civil se hicieron presentes. Quizás la nota discordante la dieron alguna que otra banderita del partido de gobierno, y del partido que ahora lidera la Municipalidad provincial. Esta fue una convocatoria Cívica, Ciudadana, pero como siempre no falta algún desacertado, esperemos que el ejercicio permanente de la ciudadanía les haga corregir ese fervor proselitista.
En un ambiente festivo, musical, en el que no faltaron grupos artísticos, zanqueros, gente de teatro, así como el hermoso coro de niños de la catedral, la población se hizo presente, para unidos, conseguir la paz en nuestra región. Las ausencias siempre se dan, es una ¡lástima!, pero poco a poco se comprenderá que frente a actividades como la que se realizó el día de hoy, la única bandera es la de la PAZ.
Los globos blancos que surcaron los aires, soltados por miles de manos así lo demuestran.

Marcela García Guerrero
Directora

0 comentarios: