lunes, 30 de noviembre de 2009

Resultados: Consulta Popular de revocatoria de Autoridades Municipales y Nuevas Elecciones Municipales 2009 - Región La Libertad

Resultados de Revocatorias:
En el distrito de Magdalena de Cao, provincia de Ascope, el alcalde Reynaldo Javier Ascoy Morillas y los cuatro regidores Aléx Iván Arévalo Rondón, Jorge Santiago Seclen Quevedo, Gloria Haydee Paz Cárdenas y Elvis Wilton Murgia Reyna se quedaran en sus respectivos cargos conocidos los resultados al 100 %.


En el distrito de Sinsicap, provincia de Otuzco, el alcalde Santos Abercio Reyes Pascual y sus regidores Cesar Eduardo Riveros Borda, Jorge Alberto Romero Riveros, Fernando Baltodano Hernández, Mónica Elizabeth Bonifacio Flores, Segundo Audelino Gerónimo Riveros serán revocados de sus cargos


Falta conocer los resultados del distrito Condomarca, provincia Bolívar

Resultados Nuevas Elecciones Municipales provinciales 2009 en La Libertad:
En la provincia de Julcán, va ganando APP al 51.754%

En el distrito de Carabamba, provincia de Julcán, ganó las nuevas elecciones municipales, la lista de Alianza para el progreso

En el distrito de Calamarca, provincia de Julcán ganó Cambio 90.
En el distrito de Huaso, provincia de Julcán triunfó nuevamente Cambio 90

En las elecciones municipales distritales los resultados fueron:
En Pacasmayo también obtuvieron el triunfo APP.


En el distrito de Sitabamba, provincia de Santiago de Chuco, ganó APP

En el distrito de Huaso, provincia de Julcán, resultó ganador el partido nacionalista peruano.

Falta conocer los resultados, en el distrito de Parcoy, provincia de Pataz. Estos resultados son proporcionados por la ONPE.

sábado, 28 de noviembre de 2009

No nos sobran los campeones mundiales

Autor: Fritz Du Bois
Columnista del Diario Perú 21


Es realmente refrescante y alentador ver a chicos como los Cori compitiendo entusiastamente en el torneo juvenil de ajedrez y ganando dos títulos mundiales. No creo que en nuestro país tengamos otra experiencia de dos hermanos logrando, al mismo tiempo, el mayor galardón del planeta. Es que, en realidad, a nuestro país no le sobran los campeones mundiales.
Lamentablemente, hasta el momento, la hazaña de estos hermanos no parece haber generado mucho entusiasmo en el Estado. Incluso, el IPD ha informado que un burocrático reglamento impediría que se les pueda otorgar los Laureles Deportivos, ya que estos parecen estar reservados para deportistas mayores o para dirigentes cuando son jubilados.

Esta reglamentación, como la mayor parte de la legislación del Estado, es absurda, pues el objetivo de darle reconocimiento a un deportista es motivarlo a que se siga superando y, de esa manera, esperar que continúe escalando. Si se limita el reconocimiento público solo para aquellos que prácticamente están al final de su carrera, se pierde el enorme beneficio del incentivo. Cuanto más joven sea el deportista destacado que recibe reconocimiento del Estado, mayor posibilidad hay de que nos dé crecientes satisfacciones a medida que se vaya superando. Por tanto, cae por peso propio la necesidad de reformar tan ridícula limitación en el otorgamiento de los Laureles.

Por otro lado, en este caso, como lo fue anteriormente en los de Sofía Mulanovich y Kina Malpartida, se ha confirmado que la mejor fuente de financiamiento para jóvenes promesas o talentos es el auspicio del sector privado y no, necesariamente, el apoyo del Estado. Por ello, sería importante que se continúe evaluando el proyecto de ley del mecenazgo –que debe ser tanto cultural como deportivo– para permitir que fluyan más recursos hacia esos sectores.

Es que, en realidad, el contar con una legislación que promueva la participación del empresariado en actividades culturales o deportivas no tiene por qué ser una vía de evasión ni un drenaje a las arcas fiscales. Un mecanismo bien reglamentado, con una adecuada fiscalización, lograría perfectamente el objetivo de facilitar el financiamiento privado bajo topes y condiciones que limitarían el riesgo de ser mal utilizado. Tenemos que crear las condiciones para asegurar que historias de éxito como la de los hermanos Cori no sigan siendo una excepción.

viernes, 27 de noviembre de 2009

CADE: Un Drama en Ocho Actos

Por: León Trahtemberg
http://www.trahtemberg.com/

En mi primera participación en una CADE (1991) expuse “Educación: Un drama en ocho actos” demostrando que Perú hacía un excelente trabajo para educar a una nueva generación de gente anti-sistema y radicales que aspiren a soluciones mágicas para salir de su pobreza.

Mencioné estos ocho dramas.
1) El joven que termina su escolaridad no sabe nada, ni sabe hacer nada. Es un perfecto impotente.
2) La metodología de trabajo autoritaria y dogmática de los profesores transmite el mensaje “ustedes son incapaces de hacer las cosas bien por sí mismos. El único que puede hacerlo es el maestro o el caudillo iluminado”.
3) Las evaluaciones de los alumnos y estudiantes universitarios llevan a la conclusión de que los colegios y universidades no forman emprendedores ni ganadores sino acomplejados perdedores.
4) Denle al gerente general de Yanacocha, Lan o Telefónica las reglas de gestión de la ingobernable escuela pública y quebrarán la empresa en 24 horas.
5) ¿Quién le va a dar trabajo a los cientos de miles de estudiantes de educación superior en contabilidad, derecho y administración que se acumulan en las aulas de la educación superior?
6) Al preguntarle a un joven por qué no quiere ser científico, responde: “no quiero morirme de hambre”. Otro joven con vocación de abogado postula a Economía. ¿Por qué? Contesta: “porque no estoy dispuesto a estudiar una profesión que me va a obligar a corromperme y ser corruptor de otros”.
7)1er grado de primaria ya es tarde. ¿Cómo pueden correr juntos un atleta en la plenitud de sus capacidades con otro que tiene polio? Así es la competencia entre un niño de clase media y alta frente a un niño pobre sin adecuada nutrición, salud y estimulación temprana.
8) La educación ha dejado de ser la escalera soñada de los pobres para su movilidad social y salir de la pobreza. La escuela pública dejó de ser una esperanza para convertirse en una condena.

La semana pasada, 18 años después, en la CADE volvió a sonar el tema de Educación con un diagnóstico muy similar al del 1991. Ese es el 9no. drama. Ya estamos en el 2009.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Allison y el mal gusto

Por: César Hildebrandt
Columnista del Diario La Primera


Quien habla con la boca llena puede pegarle a una mujer.
Quien escupe en el suelo podría aplaudir a Tongo.
Quien escuche conmovido a Marisol Aguirre terminará diciendo que en las plazas de toros el arte brilla y la muerte ronda.
Lo que quiero decir es que el mal gusto viene en mancha, en kit, en montonera. Es un combo omnívoro, una totalidad hecha de pequeñas sumas.
Y hay un hilo invisible pero fuerte que une las uñas sucias con la asistencia a una charla de Miguel Ángel Cornejo.
Y un encadenamiento que eslabona el carmín excesivo y los labios hinchados de silicona con el “fuistes” y “dijistes” y con las historias grasientas de Televisa.
Cuando hace pocos meses Francis James Allison Oyague se le acercó a Alan García y le dijo “te puedo armar una manifestación de respaldo en dos días” –frase que una cámara captó- muchos recordaron, por afinidad, al Allison Oyague borracho que quería pegarle a la policía y que también fuera captado por una cámara indiscreta.
Quien se emborracha hasta caerse puede ofrecer “portátiles” a pedido, del mismo modo que quien se tiñe el pelo hasta oxidarlo puede hacer del circunloquio una virtud.
Y cuando García, a las pocas horas de haber recibido el ofrecimiento de las multitudes mercenarias, nombró a Allison ministro en una cartera donde se puede robar con suma facilidad, allí fue cuando el mal gusto alcanzó un nuevo esplendor. Fue un mal gusto a dos bandas. El dúo Pimpinela del mal gusto.
Y cuando García tuvo que botarlo porque hubiese sido embarazoso sostener a quien estaba financieramente vinculado con Business Track, entonces el borrador se hizo novela y el apunte obra de arte.
Todo encajaba: el alcalde ebrio que no podía tenerse en pie, el angurriento que quería más campo de acción para sus negocios y aceptaba un ministerio, el señor abogado que cobraba un dinero negro de una empresa oscura.
Pero Allison es ambicioso y no podía quedarse allí. Es un perfeccionista de la cutra, un bolchevique del mal gusto.
Por eso ha hecho lo que acaba de hacer en Miami: sacar 50,000 dólares en efectivo de una de sus cuentas, declarar veinte mil al servicio aduanero de los Estados Unidos y terminar preso en su casa, con grilletes electrónicos y todo, al lado de su señora esposa y acusado de varios cargos federales.
El señor Allison ha dicho que venía a Lima con esos 50,000 dólares y que sólo declaró veinte mil a la hora de las preguntas aduaneras “porque se distrajo y no reparó en que tenía 20,000 en un bolsillo mientras su esposa llevaba otros 10,000 en la cartera”. Eso es lo que su increíblemente estúpido abogado ha esgrimido como argumento.
Lo cierto es que el vuelo de Copa que lo traía a Lima iba a hacer una escala en Panamá y nadie sabe qué habría hecho el señor Allison con ese dinero en alguna cuenta sin nombre y con número en el país que inventó Teodoro Roosevelt.
Nadie porta 50,000 dólares entre la casaca y el bolso de la señora. Nadie omite declarar 30,000 de ellos “por distracción”. Nadie paga 100,000 dólares de fianza para cumplir arresto domiciliario si es que no tiene una cierta fortuna que lo respalde.
Con todo ello el señor Allison ha redondeado su hoja de vida.
Su foto de aspirante a convicto ha salido, con todos los honores, en The Miami Herald. Cinco años de cárcel lo pueden estar esperando por falso testimonio, contrabando de dinero y omisión de declaración.
El juez Bandstra, del condado de Dade, le ha quitado el pasaporte.
Saint-John Perse, seudónimo de Alexis Léger, tenía razón cuando, al salir de una entrevista con Hitler, le dijo al canciller francés Edouard Daladier (en alusión a las majaderías y al boato del líder nazi): “Hoy estoy más convencido que nunca de que el mal gusto conduce al crimen”.
Será por eso que quien canta “Soy el rey”, con mariachis fingidos y falsetes en serio, bien puede cobrarle megacomisiones a las megaobras. Del mismo modo que Pancho Villa podía …….. antes de dispararle a un tren de pasajeros.

martes, 24 de noviembre de 2009

Uniformes escolares

Por: León Trahtemberg
http://www.trahtemberg.com/

Muchas organizaciones demandan de sus trabajadores que utilicen uniformes o un estilo de vestimenta con características determinadas. Así también ocurre con muchos centros educativos, sea por exigencia del ministerio de educación o por decisión institucional propia. Hay quienes sostienen que desde el punto de vista psicológico el uso de uniformes rígidos expresa la expectativa de la organización de que el individuo renuncie a su individualidad y que deje de lado sus propios criterios a favor de los que define la institución. Como dicen Jeffrey Pfeffer y Robert Sutton, una persona que está rodeada por clones similarmente decorados comparten el mensaje no verbal de que “todos somos iguales y hacemos lo que nos dicen que debemos hacer”. (“Hard Facts, Dangerous Half-Truths and Total Nonsense” Harvard Business School, 2006, Pags.61-62).
Hay además investigaciones psicológicas en instituciones educativas que enseñan que el uso de los uniformes crea un efecto de halo, es decir, que no produce un cambio en las conductas o actitudes de los estudiantes sino más bien un cambio en la forma como los adultos perciben a los alumnos. Dorothy Behling de la Universidad Bowling Green hizo una investigación mostrando fotografías de personas con diversa ropa ocultando las caras. Concluyó que tanto profesores como alumnos creían que estudiantes uniformados tenían mejores logros y se portaban mejor que quienes no usaban uniformes. (“The halo effect of school uniforms”, American Teacher, Oct. 1996)
Las modas mejor vistas por los profesores eran las vestimentas tipo preparatoria, es decir falda o pantalón de vestir para hombres, blusa o camisa de botones y chompa. En cambio, los blue-jeans, especialmente los maltratados, eran las vestimentas peor percibidas por los profesores. Este efecto de halo puede producir una profecía autocumplida, en la medida que autoridades y profesores ajustan sus expectativas disciplinarias y estándares de evaluación académica de modo que reflejen la imagen más positiva que se tiene de los alumnos uniformados. La conducta de los estudiantes, por su parte, puede mejorar como consecuencia de una mejorada autoestima y mayor voluntad de asistir al colegio donde ellos se sienten valorados.
Pero en la otra vereda está el razonamiento del reputado psicólogo educacional Alfie Kohn, quien dice que los prejuicios de los profesores deben trabajarse directamente con ellos para que aprendan a confrontarlos. Los uniformes pueden ser una forma de circunvalar, más que resolver, el problema. Un profesor que trata a los alumnos de acuerdo a su vestimenta, es un profesor que llevará a su relación con los alumnos muchos otros prejuicios igualmente irracionales y contraproducentes sobre raza, sexo, nivel socioeconómico, apellido u otros, que no tienen nada que ver con la vestimenta.
En lo personal siempre he preferido evitar el uso de uniformes únicos rígidos básicamente por los argumentos sobre el respeto a la diversidad de la población escolar. Una educación que busca que reconocer que todos los niños y jóvenes son diferentes, también tiene que permitirles expresar esas diferencias en sus formas de vestirse. Sobre todo en una sociedad con tanta tradición autoritaria y dictatorial como la peruana, esta flexibilidad juega un rol psicológico liberador adicional.
Para justificar los uniformes también se usan criterios económicos ó sociales, al señalar que ello reduce la exigencia en los jóvenes de tener disponible una mayor variedad de prendas de vestir y puede prestarse a competencias por mostrar la ropa de moda en desmedro de los menos pudientes. Sin embargo, estos argumentos me parecen frágiles no solamente porque el tema de los costos podría entenderse también en el modo inverso (aliviar a los padres de la compra anual de uniformes), sino que es parte del reto escolar aprender a aceptar las personas son diferentes y tienen gustos o necesidades diferentes que mostrar a través de sus vestimentas. La experiencia enseña que cuando se uniformiza la vestimenta de los alumnos, las diferencias en capacidades económicas se evidencian por el hecho de que unos tienen útiles de escritorio más finos, o viajan al extranjero, o disponen de chofer para su movilidad, o tienen piscina en su casa, etc. de modo que asumir que la ropa uniforme ocultará las diferencias es poco convincente. Cada alumno, desde muy pequeño, sabe quién es quién.
Sin embargo, sí creo valioso que los alumnos aprendan a asumir que hay límites a su libertad. Por eso, la norma que promoví durante mi gestión como director fue un punto medio entre los extremos. Es decir, los alumnos(as) podían usar camisa/blusa o polo de un solo color -sin estampado alguno-, pantalón largo/corto ó falda –igualmente sin estampados ni parches-, zapatos o zapatillas de pie completo, pero podían escoger el material y color de su preferencia para cada prenda. Si bien es una solución más difícil de controlar que la de los extremos, nos parecía que era la más coherente con nuestro modelo educativo.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Dukry, el gran regalo para los niños en navidad

Por: Luis Enrique Plasencia.
http://www.trujillolibros.blogspot.com/

Mahatma Ghandi, el gran voluntario de la paz decía que una sociedad es juzgada por cómo trata a sus animales. Desde ese punto de vista, nuestra sociedad podría considerarse sanguinaria y estúpida.

No hace mucho, en uno de los parques cercanos a mi casa, aparecieron decenas de gatos y perros asesinados vilmente para que no defecaran sobre el grass. Por esas mismas fechas, la Asociación Amigo Fiel envió un correo en el que se adjuntaban fotografías de varias perritas asesinadas, también, envenenadas. La única diferencia entre ambos casos fue que mientras los primeros eran animalitos sin casa, los segundos tenían un hogar transitorio, a la espera de la adopción definitiva.

En la red se mostraban alucinantes videos en los que animales de fino pelambre eran despellejados vivos y luego dejados tirados por ahí para que esperaran la lentitud arrogante del dolor y la muerte mientras que en alguna tienda fashion, damas de alcurnia pagaban sumas de fábula por esas pieles fascinantes. También se promocionaba el boom de la comida “viva” en la que cocineros orientales presentaban platillos hechos con animales cocinados sólo en parte. Es indescriptible la sensación que produce ver un pescado sumergiéndose en caliente aceite y después adornado con salsas y verduras mientras sus ojos mostraban la desesperación de un sacrificio sin razón y un sufrimiento sin límites. Lo raro del asunto era que los espectadores aplaudían enloquecidos al ver que después de frito en su mitad inferior, el pez boqueaba desesperado.

Felizmente, la literatura presenta una larga lista de ejemplos en los que ésta ha servido para ubicar a los animales en su real dimensión, a veces más humana que nosotros mismos.

Además de Esopo, Iriarte y Samaniego, los fabulistas han ido mostrándonos que sin los animales, los seres humanos seríamos más bestias y menos hombres. Platero, el asno de Moguer, nos mostró que a veces la realidad puede transmutarse y podemos vernos a los ojos de otro tal como ellos se verían en los nuestros. tú no puedes ver desde la azotea como yo, no ves el atardecer como yo, a las personas en la laguna jugando, ni a la vecina lavando la ropa o a la niña de al frente arreglándose, no puedes ver nada desde aquí, pero para eso estoy yo aquí para contártelo, le dice el poeta niño al entrañable Platero. Antes, mucho antes, el fiel Argos es el único que reconoce a Odiseo a pesar de su identidad cambiada a causa de muchos años de ausencia. Del mismo modo, Babieca, Rocinante y hasta el inefable Cerbero, siempre fueron los compañeros de toda la vida (y toda la muerte) de los personajes más recordados de nuestra humanidad.

Un poco más cerca, jamás podremos separar del corazón la historia compartida con Wanka, Zambo y Pellejo en un mundo hambriento de justicia y equidad. Asimismo, asistimos acongojados a compartir la desventura de El Caballero Carmelo y, pasmados, nos escarapelamos con las desgraciadas ovejas de las páginas de Rodoble por Rancas. Desde otro ángulo vemos las manchas negras, como gafas, alrededor de los ojos de Wayra, el perro que acompaña a Rosa Cuchillo en el más allá mientras ésta se dirige hacia el Hanaq Pacha, el paraíso, según la mitología andina.

En el ámbito local, siempre resulta delicioso seguir las aventuras de Sultán, el personaje creado por Carlos Sánchez Vega para mostrarnos, entre otros, el tema de la migración del campo a la ciudad. No podemos olvidar, tampoco, al compadre Patruco, el genial equino que nos acerca a la raíces de la amistad, en su estado más puro.

Hoy, para regocijo nuestro, un nuevo espécimen se suma a los pocos mencionados en las líneas precedentes: Dukry, el perro-vaca de Historias de Mascotas, ópera prima de la profesora Ruby Ángeles León, quien a través de casi un centenar de páginas nos transporta por los entretelones de una historia común pero fascinante: el encuentro feliz de un anheloso y tierno niño y un abandonado y cariñoso perro que unirán sus vidas para llenar de alegría a toda la familia y que, a la vez, fortalecerá la autoestima y la buena conducta de Ignacio, un niño de ocho años que empieza a descubrir el mundo desde una óptica muy optimista. Precisamente, Dukry es el regalo tan esperado por Ignacio para la fiesta de navidad, la misma que, en esta época de consumismo ha perdido la esencia misma de su origen: el amor.

Además de una extraordinaria dosis de ternura, Ruby Ángeles nos hace partícipes de una visión de la realidad que, pareciera, es cada vez menos recurrente en estos tiempos: la unidad familiar y la convivencia saludable entre personas y animales, la misma que puede –y debe- convertirnos en personas menos agresivas y solitarias y, por tanto, con una idea más saludable del medio que nos rodea y cuyo cuidado, más allá de un acto altruista, es el punto de partida de una existencia saludable y feliz.

Aunque la autora dice que su intención era la sola recordación de las aventuras de su hijo, lo cierto es que, más allá de los yerros casi imperceptibles de forma, Historias de Mascotas se presenta como una alternativa muy saludable que ayudará a nutrir la escasa producción literaria dirigida a los niños de nuestra región.
Así pues, además de Dukry, en las páginas de libro habita Tortol, una charapa arrancada de su hábitat para ser comercializada ilegalmente en la ciudad. En su cautiverio, Tortol conoce a Filo, un simpático cangrejo con quien establece una simpática simbiosis que será brevemente interrumpida cuando sean comprados, sucesivamente, por la familia de Ignacio. Finalmente, Tortol, renombrada ATNEL, y Filo son amorosamente devueltos a su hábitat en el que encuentran el renacimiento de la libertad.

Acudamos pues a esta hermosa aventura.

La cita será este martes 24 de noviembre a las 7.30pm en la Casa de la Emancipación. Ángel Gavidia Ruiz será el encargado de presentar Historias de Mascotas.

sábado, 21 de noviembre de 2009

Los dos rostros del caso Ariza

Autor: Santiago Pedraglio
Columnista del Diario Perú 21

La utilización por el Gobierno de Chile o sus institutos castrenses del suboficial peruano Víctor Ariza para conseguir información secreta es una grave intromisión y muestra de una actitud agresiva para con el Perú. Hay que esperar que Chile investigue el caso y ofrezca públicamente una versión rigurosa sobre el material que el país le ha alcanzado y supere la inicial posición de negar que hubiese algo que investigar.

Sin embargo, no se puede sacar como lección principal y exclusiva de este incidente que el Perú debe gastar más en armamento, con la hipótesis implícita de que el Perú estará mejor defendido ante una eventual agresión externa, en este caso chilena, si se aprovisiona mejor.

Un país es plenamente respetado cuando tiene una ciudadanía activa, con educación y salud universales, efectivas y de calidad. La historia enseña que los conflictos militares, en los lamentables casos en que ocurren, no se ganan sin una ciudadanía identificada con su Estado, con el régimen político, con los partidos y con una confianza interpersonal entre sus habitantes. El último Latinobarómetro indica, desgraciadamente, que el Perú ocupa los últimos lugares en varios de estos ítems decisivos.

Chile, a fines del siglo XIX, ya había construido, básicamente, un Estado nacional. El Perú, por el contrario, después de la independencia estuvo inmerso en guerras civiles, promovidas sobre todo por caudillos militares. Aun durante la guerra con Chile, las sangrientas rivalidades internas expresaron la inexistencia de un Estado nacional. También la guerra es expresión de la política; lo militar depende de la calidad del Estado, del régimen y de la economía (que lo diga la URSS, que desapareció del mapa con todo y sus armas nucleares).

Volviendo a la coyuntura: según declaró el canciller José Antonio García Belaunde, él se enteró de la noticia “el jueves en Singapur, a través de los medios, y el presidente Alan García lo hizo en Seúl (Corea)” (El Comercio, 19-11-09). Y añade: “Hay una filtración que no se esperaba (…) Esa filtración la hace alguien que no es del Poder Ejecutivo”. Hay que subrayarlo: el presidente ignoraba que se haría pública la información y hubo esta filtración inesperada. ¿Quién estuvo interesado, entonces, en que la noticia-bomba se conociera en esa oportunidad, con el presidente fuera del país y cuando está promoviendo una política de desarme en la región? ¿El propio mandatario dio luz verde para que esto ocurriera? Porque la casualidad, en política, en economía y en asuntos militares, no existe.

En esta especial circunstancia, mal haría el presidente García en echarse para atrás respecto a su planteamiento antibélico de que Unasur asuma el Protocolo para la Paz, la Seguridad y Cooperación para la región.

jueves, 19 de noviembre de 2009

USA: El país donde separan a las almas

Por: Eduardo González Viaña

Hace poco en Texas me mostraron fotos de un cementerio por en medio del cual pasa una cerca de aquellas que se usan para contener al ganado. De un lado, están sepultados los gringos, y del otro duermen los difuntos que en vida hablaron castellano, y a quienes la terminología racial de este país llama los "hispanos".

No se me explicó quiénes llegan al cielo primero porque, obviamente, no hay fotos de ese acontecimiento, ni mucho menos estadísticas, aunque es de presumir que en los Estados Unidos, un país tan obsesionado por la "raza", el Paraíso debe estar parcelado, reglamentado y posiblemente manejado por burócratas estrictos, respetables y políticamente correctos.

El hecho parece extraño, pero no lo es. Aunque la discriminación es un delito castigado con las más severas penas, la segregación – o sea la separación de la población por grupos étnicos- existe abiertamente en muchas instituciones, e incluso es alentada por legislaciones anacrónicas y por administradores obtusos.

Una sola religión, por ejemplo, mantiene en la misma ciudad varios templos distintos que están destinados, uno para los "blancos", otro para los "afroamericanos", uno diferente para los "asiáticos" y por fin, otro para los "hispanos". La excusa que podría darse es la diferencia de idiomas, pero ella no sirve para separar a los "blancos" de los "afroamericanos" que hablan el mismo idioma, ni de los "hispanos" o "asiáticos" que dominan inglés.

En Salem, Oregon, conozco un culto religioso (no diré cuál), cuyo edificio se parece a un centro escolar. Los llamados "blancos" ocupan el salón más extenso que se abre a la entrada principal, pero no a sus vecinos. "Hispanos", "afros" y "asiáticos" tampoco se comunican los unos con los otros, aunque recen al mismo Dios, y aparte de eso sus tampoco compartidos baños rechazan terminantemente el pis interracial.

Aparte de ello, la palabra étnico” tiene aquí un significado especial. Hay restaurantes y tiendas de objetos étnicos, pero se refieren a quienes han nacido o tienen un ancestro en el resto del planeta, menos aquí. "Etnico" es definido por el diccionario como relativo a un pueblo o a una raza humana. ¿Significa eso que los norteamericanos no pertenecen a ninguna?… Así lo supone la gente común y corriente de este país, pero no tan sólo ellos. Lo peor de todo es que las propias universidades tienen escuelas de "estudios étnicos" en las cuales no se estudia la etnia mayoritaria de este país.

“Diversidad” y “multiculturalismo”, las metas de las universidades implican el respeto por las culturas y los estilos de vida diferentes, lo que es santo y bueno, pero lo que no es bueno si santo es que ese supuesto respeto, en vez de serlo de verdad, implica casi siempre una suerte de paternalismo y protección por personas a quienes sin decírselo, se les considera inferiores.

La “Ley de Acción Afirmativa” permite que los llamados “alumnos de color” puedan entrar en las universidades con una nota promedio mucho menor que la que se les exige a los “blancos”. Se aduce que los “color students” son más pobres, pero en ese caso debería de pensarse en estímulos económicos para los buenos alumnos sin distinción de que ellos sean blancos, negros, azules o colorados, y ese no es el caso.

La “acción afirmativa” se funda en la insultante premisa de que ciertos grupos étnicos -los hispanos y los negros- son inherentemente inferiores a los otros. Basados en la raza, los reclutadores que van a las escuelas a buscar jóvenes “de color” les ofrecen que- debido a su grupo étnico o a su origen geográfico- su admisión en el campus dependerá de un standard más bajo como si su inteligencia fuera necesariamente menor o padecieran de minusvalidez en el cerebro.


Si la diversidad y el multiculturalismo tan predicados fueran completamente sinceros, los norteamericanos tendrían una forma de resolver algunos de sus mayores problemas. Su educación, por ejemplo, fue declarada en crisis por el presidente Clinton y lo es todas las veces en que se comente algún crimen en las escuelas. Tal vez podrían estudiar los postulados tradicionales de la mayoría de los países de la otra América que, en vez de considerarla un negocio, confieren a la educación una concepción humanista y la perciben como un derecho de la persona humana.

En Estados Unidos, hay leyes draconianas contra discriminación, pero la segregación existe en la ley y en creencias inconfesas aunque muy arraigadas. Ojalá que la nueva administración contribuya a levantar las cercas que separan a las almas en el más allá. Si la ignorancia lo impide y la división persiste, el cementerio seguirá creciendo hasta abarcar también los corazones de quienes todavía estamos vivos.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Mas policías para Trujillo

Este artículo nos envió el Sr. José Soto Ríos

Me alegra sobremanera saber que la Policía Nacional viene incrementando la cantidad de efectivos en nuestra ciudad, según declaraciones del propio Ministro del Interior. Me parece muy bien la medida adoptada, ya que una ciudad de la importancia y las proporciones de Trujillo, con gran cantidad de atractivos turísticos y visitantes; así lo requieren.
Pero todos estos esfuerzos desplegados por el comando de esta importante Institución Policial, de proporcionar mayor seguridad y tranquilidad a la colectividad para realizar sus actividades cotidianas, se ve disminuida y se podría decir es hasta nula, debido a qué?.
Permítanme expresar mi total molestia, debido a la displicente actitud de casi todos los policías que prestan servicios con sus vistosos y luminescentes chalecos que dice: SEGURIDAD CIUDADANA. ¿Qué seguridad pueden brindar si casi todo el servicio lo pasan conversando con el bendito celular, conversando con su compañero de servicio, o metidos en una tienda comercial, tanto hombres como mujeres, parece que es una plaga estimado lector lo que nos invade.
Es cierto que se nota la presencia policial en muchos lugares de la ciudad, pero para qué? Si no hacen nada, ni siquiera se percatan de lo que pasa a sus alrededores, a unos quince metros de ellos los ladrones hacen de las suyas, como si no existieran.
Por otro lado los conductores de vehículos, tanto privados como de servicio público, no respetan la luz del semáforo, detienen sus vehículos en el pase peatonal; y los policías de servicio: ¡Bien gracias!. Ni siquiera son capaces de tocar su silbato para hacer notar su presencia o llamarles siquiera la atención, ya que no pueden ponerles "papeleta".
Pienso que deberían prohibirles, o quizás les está prohibido conversar por teléfono, salvo por asuntos netamente del servicio; pero nadie lo cumple, debería existir un mayor y mejor control de parte de los Oficiales encargados de supervisarlos.
Si está situación continúa así, seguirá siempre la inseguridad ciudadana; hasta tal extremo que en un programa de televisión de Lima, ya le pusieron otro título a Trujillo "Capital de la Eterna Delincuencia"

Atentamente:
Lic. en Turismo José Soto Ríos
Vice-Decano del Colegio de Licenciados en Turismo del Perú
Consejo Regional La Libertad
Reg.No. 0010-CLT-LL
jsototur@yahoo.es
Trujillo - Perú

lunes, 16 de noviembre de 2009

Mozo, hay un espía en esta sopa

Por Augusto Álvarez Rodrich
Columnista del Diario La República

La relación Perú-Chile en su momento más grave
Quizá la única coincidencia actual entre Perú y Chile sea que sus diarios y autoridades creen que la identificación de una red de espionaje chilena ha llevado la relación bilateral a un punto muy grave.
Esto perfila una crisis profunda y difícil de superar, incluso después del cambio de gobiernos (2010 y 2011), pues lo que se ha roto es la confianza relativa que Alan García y Michelle Bachelet estuvieron labrando a pesar de las obvias diferencias, una de las cuales –pero no la única– es el diferendo limítrofe.
La captura de un espía pagado por Chile para obtener información estratégica sobre seguridad es, como ha dicho el canciller José Antonio García Belaunde, “un acto bastante inamistoso y ofensivo contra el Perú”. Pero quizá no sea el más grave.
‘Espía’ denomina a una gama diversa de oficios alrededor de la búsqueda informal de información relevante sobre otro. Todos los gobiernos tienen o debieran tener algo de eso. Pero la contratación de un militar por un gobierno para que robe información de otro, a cambio de un pago, es una forma burda y delincuencial. Ojalá que nuestros muchachos sean más ‘moscas’ que los de ellos y sus métodos menos ‘rochosos’.
En este sentido, sin dejar de reconocer lo escandaloso de la contratación del ex suboficial FAP Víctor Ariza Mendoza, por parte del gobierno de la presidenta Bachelet, para que traicione a su patria, esto es solo un hito de un proceso en el que se ha ido labrando una profunda crisis de desconfianza por la manera exagerada y amenazadora como Chile compra armamento que es obvio que está pensando para dirigirlo contra el Perú.
La captura del espía es, así, el detonante de un problema más grave: la seria amenaza para la seguridad peruana por un país vecino con el que tenemos un diferendo limítrofe marítimo y que se arma sin proporción ni justificación, y que, además, está forjando una alianza con Bolivia, que también compra armas y cuyo presidente no pierde ocasión de agredir al Perú.
Estamos, por ello, ante un escenario complejo que requiere replantear la relación con Chile así como con otras naciones con el fin de aplicar una estrategia que contrarreste, principalmente en el campo político-diplomático, eventuales agresiones.
Esto debe ser parte de una cuestión de Estado que se debe enfrentar con realismo y sin mezquindad ni oportunismo, como el que ya están mostrando algunos políticos que quieren ver en esta situación un espacio para el establecimiento de una republiqueta militar como la que deslizó, ayer por la mañana, en RPP, un ex comandante general del Ejército peruano.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Política ambiental - Entrevista a Marco Arana

BAJO LA LUPA con Pedro Francke. Política ambiental - Entrevista a Marco Arana sobre la contaminación de aguas y aires, el calentamiento global, la deforestación, el MINAM son los tema ambientales centrales que deben ser enfrentados.
http://perunet.tv/bajo-la-lupa/politica-ambiental.htm l

viernes, 13 de noviembre de 2009

El Padre Ausente

Por: León Trahtemberg
http://www.trahtemberg.com/

Los medios traen noticias medioambientales alarmantes: incremento de la temperatura, falta de nieve en las cumbres, incendios e inundaciones, islas de plástico flotando en los océanos con los desperdicios arrojados al mar.
La Madre Tierra está siendo violada y destruida sistemáticamente por quienes contaminan el medio ambiente, por ausencia de un Padre que la defienda y dignifique frente a los consumidores que se dejan llevar por la comodidad del consumismo y los placeres materiales del corto plazo. Usando una expresión de Quino, "estamos construyendo la destrucción del futuro".
Los habitantes del planeta no respetamos las normas y acuerdos sobre el tema. Las leyes e instituciones han sido incapaces de hacer que se cumplan.
El hombre parece haber desarrollado una "corrupción cultural colectiva", caracterizada por no querer poner límites a la satisfacción de sus deseos materiales, por vivir atado al placer presente y no ser capaz de visualizar el impacto destructor que sus acciones tienen para el largo plazo, para sí, sus hijos, sus nietos y la civilización toda.
Actuamos como si nuestras acciones simples y cotidianas no tuvieran un peso determinante en este suicidio colectivo.
Usamos conceptos como desarrollo y progreso para justificar y legitimar esta explotación, haciéndola invisible ante el resplandor enceguecedor del bienestar que producen la tecnología y los bienes de consumo.
Estas ideas han sido planteadas por el psicoanalista Marcos Gheiler y el sociólogo César Bedoya en un excelente breve trabajo cuya lectura recomiendo titulado "Las orquídeas no son para mayo ni para agosto.
Poder, desarrollo y medio ambiente: ¿La interdicción ausente?", presentado en el recientemente concluido XI Congreso de la Sociedad Peruana de Psicoanálisis: "El padre: clínica, género, posmodernidad".
Esto tiene importantes implicancias educativas. Los autores sugieren orientar la educación para que seamos capaces de balancear el bienestar individual con el cuidado colectivo de la Tierra.
Yo agregaría además que eso requiere que la educación de niños, jóvenes y adultos incorpore el ideal de contribuir a mejorar el mundo, lo que requiere tener un espíritu crítico, creativo y constructivo, pero confrontacional con el statu quo y el establishment (aunque eso no siempre acomoda a los educadores).

miércoles, 11 de noviembre de 2009

La palabra del muro

Por: César Hildebrandt
Columnista – Diario La Primera

Alguna vez, cuando Willy Brandt era Canciller, yo también crucé el muro de Berlín.
En el checkpoint Charlie, el más importante de los tres pasos que comunicaban los dos Berlín, crucé el control erizado de cemento y guardias a bordo de un ómnibus que, de inmediato, cambió de tripulación: tanto el chofer como la guía –más que una guía, un cuadro político escogido entre las mujeres más guapas del sector oriental- pertenecían a la República Democrática Alemana, el nombre oficial de aquel país miembro del Pacto de Varsovia cuya capital era esa ciudad dividida. Esa ciudad donde había estado a punto de estallar la tercera guerra mundial.
Nos llevaron por todo Berlín comunista, que no era feo ni lúgubre como dicen algunos de oídas sino austero y lleno de espacios públicos enormes, y la guía, en voz alta, iba diciéndonos: a la izquierda tienen ustedes la Alexanderplatz, este es el Karl Marx Allee, aquí tienen la Friedrichstrasse.
Después pudimos pasear libremente y dispersarnos por donde quisiéramos –a una hora señalada el bus vendría a recogernos en un sitio convenido-.
Al final de mi breve recorrido llegué a un hotel llamado Berolina, donde tomé un café. En una sala de lectura contigua uno podía encontrar, en veinte idiomas distintos, el folleto con la última entrevista del líder comunista Erick Honecker, que había reemplazado al ortodoxo Walter Ulbricht.
Berlín oriental no era lúgubre sino aburrido. Y el Estado policiaco tenía una presencia mucho menos grosera que en otros países de la órbita socialista. La RDA era, en todo caso, la economía menos artificial de los países del CAME y se destacaba en la industria óptica y en la elaboración de algunos textiles sintéticos.
A pocos metros del muro, en el sector occidental, en las cercanías de la Puerta de Brandenburgo y mirando justo al sector soviético donde estaba el checkpoint Charlie, se erguía el gigantesco edificio levantado por el zar de la prensa germano-occidental Axel Springer.
Allí estuve, en su último piso –donde tenía su sede el Club de la Prensa- y poco después asistí al espectáculo que más irritaba a los dirigentes de la RDA: un letrero electrónico, erguido en la azotea de aquel coloso, donde discurrían sin cesar las noticias que la prensa controlada del Berlín Oriental no publicaba. Era el periódico gratuito y subversivo que el dueño de Die Welt y Bild había creado como aporte a la guerra fría.
Se dice que al comunismo lo mató la economía. Puede ser. Pero yo tengo la indemostrable teoría de que su derrota mayor fue la censura. Cuando en una sociedad la verdad no se puede decir algo muy malo tiene que estar pasando.
Y la censura era hija del miedo. El miedo de la jerarquía comunista a que la democracia popular que decían haber construido se hiciera de veras democracia y de veras popular.
¿Una república de obreros donde los obreros no podían protestar?
¿Un país antifascista donde la Stasi era una Gestapo leninista?
¿Una democracia popular donde las huelgas eran consideradas traición a la patria?
Recuerdo que en la cancillería alemana pregunté si se había dejado de pensar en la por entonces remotísima, inimaginable reunificación alemana.
-Los alemanes jamás dejaremos de pensar que la reunificación es nuestro destino –fue la respuesta.
Dieciocho años más tarde de pronunciadas aquellas palabras, el muro cayó.
Y la RDA murió en olor de multitud. Multitud que no lloraba sino que festejaba. La madrastra con cara de Stalin se había ido de este mundo sin tiros ni masacres.
Pero ahora que todos celebran los 20 años de la caída del muro de Berlín habría que recordar que si hubo RDA y muro y Pacto de Varsovia fue porque Hitler, apoyado por todos los empresarios alemanes y buena parte de los de “Occidente”, quiso destruir el mundo que quedó después del Tratado de Versalles –paz idiota impuesta tras una guerra también avalada por las derechas mundiales-.
Y también habría que recordar que si el socialismo degenerado cayó sin balas ni lamentos, eso no quiere decir que el mundo haya mejorado para las vastas repúblicas del hambre y la exclusión en África, Asia y América Latina.
El mundo no es más justo después de la caída del muro. Una Europa acrecentada y federativa no es algo que concierna a los pobres del planeta. Es algo que blinda, aún más, el egoísmo europeo.
Celebremos la caída del muro de Berlín. Pero no pretendamos decir que la historia ha terminado y que las grandes cuestiones de la economía, la energía, el calentamiento global y la brutal asimetría del comercio mundial ya están en vías de solución.
Recordemos también que hay muros como el de Cisjordania, que está pensado para tener no los 45 kilómetros que tuvo el de Berlín sino los 721 kilómetros de su diseño original.
Un muro levantado para separar a los palestinos de su propia tierra y para consolidar, desde el hormigón armado, las urbanizaciones ilegales del estado de Israel en tierras de conquista.
La hipocresía mayor de los últimos años es ver a la derecha europea denostando los muros de la vergüenza y avalando la política criminal de los Estados Unidos en el medio oriente.
Porque habrá caído el muro de Berlín pero los pobres del mundo siguen estando contra la pared.

lunes, 9 de noviembre de 2009

La Libertad: ¿Regresa el APRA a Trujillo?

Artículo enviado por Johnson Centeno atravez de su blog: http://mundojuridico1.blogspot.com/

Por Mirko Lauer

La Libertad da la impresión, pero sólo la impresión, de tener cosas más importantes en mente que el 2010. Las figuras políticas que suenan pertenecen casi todas a frondosas redes empresariales, mediáticas o académicas en expansión. Trujillo es el centro importante de gravedad político más cercano a Lima, y eso se advierte.
Los dos proyectos electorales más presentes: César Acuña piensa que su alcaldía de Trujillo es un trampolín a la política nacional, y el Apra piensa que podrá recuperar esa emblemática plaza perdida. Sin embargo no parece haber una concentración de medios o de masas detrás de ninguna de las dos agrupaciones.
El aprismo está fragmentado en una ensalada de nombres, entre los que vuelve a sonar Miriam Pilco, con su eficaz manejo de bases y su proximidad a la familia Sánchez Paredes. Otros nombres voceados para candidaturas son el de Luis Santa María Jr., José Córdoba y Moisés Arias, este último en pleno estudio de un camino propio.
Una carta sorpresa del Apra para la alcaldía, sector Agustín Mantilla según el rumor, podría ser Martín Sifuentes, ex Fonafe, hoy jefe de Cofopri en Trujillo. Por lo menos es el que tiene la mejor oficina de prensa particular para promover su imagen. Otra figura mencionada es el ministro del Interior Octavio Salazar, aunque su handicap es ser ferreñafano.
Una tercera posición es la de Eduardo Cassinelli, empeñoso candidato a la alcaldía, cuyo movimiento combina cuadros disidentes del Apra y figuras de la izquierda liberteña de los años 70 (un cóctel que se reproduce en muchas agrupaciones). Su ideólogo con más perspectiva hasta el momento es Roberto Alvarado Rubiños.
La iniciativa hoy más cercana a Luis Castañeda es Súmate, con fuerte presencia de cuadros populares. Su fundador Miguel Rodríguez Albán quiere ser alcalde de Trujillo. En el 2006 Súmate convocó a ex apristas, así como a figuras de Unidad Nacional, el nacionalismo y el fujimorismo. Llegaron cuartos en la regional, segundos en la municipal.
Proyectos menores: el toledismo cultiva al ex ministro de Agricultura José León; el nacionalismo padece los vaivenes de Edgardo Armas Blengueri; la UPP insiste en la figura de Luis Cabos Yepes; Pedro Pablo Kuczyinski se dedica a sondear la política liberteña a través de su amigo el técnico en educación Guillermo Gil Malca.
Es sintomático que los importantes medios de la región todavía no estén alineados con ninguna figura o posición. Más bien los políticos vienen buscando constituir medios propios. Esta será la campaña regional-municipal de la costa que será preciso observar más de cerca. (Aportó datos Dante Ramos, del blog Mundo Jurídico).

sábado, 7 de noviembre de 2009

Manifiesto del mundo de la cultura: "Otra política y otros valores para salir de la crisis"

Publicado en el Diario el País – España- el sábado 31 de octubre de 2009. Nos fue entregado por un gran amigo, el Dr. Bernardo Fernández. Cuando una sociedad es participativa, y consciente de su responsabilidad como tal, no sólo exige, da propuestas al gobierno de turno sobre temas que afectan a toda la ciudadanía.
Compartimos con ustedes, este Manifiesto de hombres y mujeres ligados a la cultura, la educación y el arte, de España.
Trujillo di?


Después de dos años de una crisis que ha creado millones de desempleados y ha provocado que el número de personas hambrientas y desnutridas en el mundo alcance un nuevo récord, están bien claras las causas de esta grave situación.
Dejar en plena libertad a los capitales financieros y dejar que los mercados sean los únicos reguladores de las relaciones económicas sólo lleva, como estamos comprobando, a la inestabilidad permanente, a la escasez de recursos financieros para crear empleo y riqueza y a las crisis recurrentes.
Se ha demostrado también que la falta de vigilancia e incluso la complicidad de las autoridades con los poderosos que controlan el dinero y las finanzas, esto es, la falta de una auténtica democracia, sólo produce desorden, y que concederles continuamente privilegios, lejos de favorecer a las economías, las lleva al desastre.
Dejar que los bancos se dediquen con absoluta libertad a incrementar artificialmente la deuda con tal de ganar más dinero es lo que ha provocado esta última crisis.
Pero también es una evidencia que las políticas neoliberales basadas en reducir los salarios y la presencia del Estado, el gasto social y los impuestos progresivos para favorecer a las rentas del capital, han provocado una desigualdad creciente. Y que la inmensa acumulación de beneficios de unos pocos, en lugar de producir el efecto "derrame" que pregonan los liberales, ha alimentado la especulación inmobiliaria y financiera que ha convertido a la economía mundial en un auténtico e irracional casino.
Y es evidente que esos desencadenantes de la crisis no tienen que ver solamente con los mecanismos económicos, sino con la política controlada cada vez más por los mercados, por el poder al servicio de los privilegiados y por el predominio de la avaricia y el afán de lucro como el único impulso ético que quieren imponer al resto del mundo los grandes propietarios y los financieros multimillonarios.
Por eso la crisis económica que vivimos es sobre todo una crisis política y cultural y ecosistémica.
Las prácticas financieras neoliberales que la han provocado se justificaron con el predominio de unos valores culturales marcados por la soledad, el individualismo egoísta, la degradación mercantil de los conceptos de felicidad y de éxito, el consumo irresponsable, la pérdida del sentido humano de la compasión y el descrédito de las ilusiones y las responsabilidades colectivas.
Los debates surgidos en torno a esta crisis demuestran que en las democracias occidentales se ha establecido un enfrentamiento peligroso entre los poderes económicos y la ilusión política. Los partidarios del mercado como único regulador de la Historia piensan que el Estado debe limitarse a dejar que los individuos actúen sin trabas, olvidando que entre ellos hay una gran desigualdad de capacidades, de medios y de oportunidades. Por eso le niegan capacidad pública para ordenar la economía en espacios transparentes, y para promover los equilibrios fiscales y la solidaridad social. Y por eso desacreditan el ejercicio de la política.
Pero la política no debe confundirse con la corrupción, el sectarismo y la humillación cómplice ante los poderes económicos. La política representa en la tradición democrática el protagonismo de los ciudadanos a la hora de organizar su convivencia y su futuro. Palabras como diálogo, compromiso, conciencia, entrega, legalidad, bien y público, están mucho más cerca de la verdadera política que otras palabras por desgracia comunes en nuestra vida cotidiana: corrupción, paraíso fiscal, dinero negro, beneficio, soborno, opacidad y escándalo.
Como esta crisis es política y cultural, debemos salir de esta crisis reivindicando la importancia de la política, la educación y la cultura. No podemos confundir la sensatez y la verdad científica con diagnósticos interesados en perpetuar el modelo neoliberal y sus recetas financieras.
Ahora resulta prioritario buscar una respuesta progresista a la crisis.
Para evitar nuevas crisis en el futuro hay que luchar en primer lugar contra todas las manifestaciones de la desigualdad. Y para ello es necesario garantizar el trabajo decente que proporcione a mujeres y hombres salarios dignos y suficientes, y el respeto a sus derechos laborales como fundamento de un crecimiento económico sostenible.
Así mismo, es imprescindible que se lleven a cabo reformas fiscales que garanticen la equidad, la solidaridad fiscal, sin paraísos ni privilegios para millonarios, y la mayor contribución de los que más tienen, para que el Estado pueda aumentar sus prestaciones sociales y ejercer como un potente impulsor de la actividad económica.
Frente a los daños ecológicos de la ambición especulativa, una respuesta progresista supone revisar los marcos jurídicos para que sea posible una mayor protección de nuestro ecosistema y establecer suficientes incentivos para promocionar la producción y el consumo sostenibles.
Frente a un modelo productivo basado en la especulación financiera e inmobiliaria y en la consideración de que nuestros recursos son ilimitados, una respuesta progresista supone invertir más en educación, investigación y cualificación laboral.
Frente al desprestigio de la política, una respuesta progresista supone devolverle la autoridad a los espacios públicos y a los representantes de los ciudadanos para que regulen en nombre del interés común las estrategias del mercado.
Frente a la misoginia y la discriminación de género, una respuesta progresista supone consolidar las políticas de igualdad, defender el derecho a la reproducción y medidas específicas para evitar que las mujeres se vean relegadas al paro o a la economía sumergida y a soportar muchas más horas de trabajo no retribuido que los hombres, sufriendo así en mucha mayor medida que éstos los efectos de la crisis.
Frente al racismo y a la xenofobia, una respuesta progresista supone defender los derechos de los trabajadores extranjeros y asegurar el respeto jurídico a la dignidad las personas.
Frente a la soledad social, la pobreza y el egoísmo, una respuesta progresista supone apostar por los valores culturales de la solidaridad, que no son ideales utópicos trasnochados, sino la mejor muestra de la dignidad cívica de los sentimientos humanos.

RELACIÓN FIRMANTES
Abraín Gracia, Sergio - Escultor y pintor, Abril, Juan Carlos - Poeta, Aguilera, Ángeles – Periodista, Albiac, María Dolores - Profesora Universidad, Alcántara, Miguel Ángel - Productor Teatral, Aleixo, Helena – Periodista, Alfaya Gónzalez, José María - Cantautor, Alguacil, Julio - Profesor Universidad, Altemir, Francisco - Ingeniero Caminos, Attac Madrid, Álvarez Rubio, Fernando - Historiador y archivero, Álvarez, Lucía – Actriz, Ana Belen - Actriz y Cantante - Ana, Marcos – Poeta, Aranguren, Teresa - Periodista y Escritora, Arrogante, Antonio - Presidente Del Instituto de Estudios Sociales, Artigue, Luis – Poeta, Artiles Bolaños, Ana - Presidenta Fund. Canaria Estudios Agustín Millares Sall, Aute, Luis Eduardo – Cantante, Aznar Soler, Manuel - Catedrático Universidad - Baamonte, Antón - Profesor, Ballesteros, Carlos - Profesor Universidad, Baqueiro, Manuel – Actor, Bardem, Pilar – Actriz, Barrera, Victor – Cineasta, Beiras, Henrique - Profesor Universidad, Beiras, Hixinio – Cardiólogo, Beltrán, Fernando – Poeta, Benítez Reyes, Felipe - Escritor, Benito Valenciano,Rodolfo - Presidente Fundación 1º Mayo, Berzosa, Carlos - Catedrático Universidad, Bezares, Jorge - Periodista, Biedma, María José – Periodista, Blanco, Miguel Ángel - Historiador, Presidente Colectivo Invest. Hist. Arrabal, Blasco, Maite Actriz, Bonet, Pablo – Librero, Botto, Juan Diego – Actor, siguen firmas…

viernes, 6 de noviembre de 2009

Ciro Alegría mientras esperaba ser fusilado

Por: Eduardo González Viaña
http://www.elcorreodesalem.com/

La más importante novela indigenista de América – “El mundo es ancho y ajeno” (1941) fue escrita por un peruano, Ciro Alegría, quien unos años antes había sobrevivido a una matanza, había esquivado un pelotón de fusilamiento, había pasado varios años en la cárcel, había sido desterrado después y la mayor parte de su vida no pudo regresar a su patria debido a que una sucesión de dictaduras se lo impidió siempre.
La Nochebuena de 1931, Ciro Alegría, entonces un muchacho de 22 años, fue al local del Partido Aprista en su ciudad de origen, Trujillo, para colaborar en el reparto de alimentos para los niños pobres. Lo acompañaba su amigo, el pintor Mariano Alcántara que más o menos tenía su misma edad.
El APRA era un movimiento político y social que había insurgido hacía pocos años para realizar grandes cambios estructurales y proponer la unión de los países hispanoamericanos contra el imperialismo de los Estados Unidos. En lo agrario, Víctor Raúl Haya de la Torre, su líder, proponía la expropiación del latifundio, un vestigio feudal en el cual el hacendado era señor de las vidas y destinos de sus indios.
Unas horas después de la repartición de aguinaldos, Ciro y Mariano bebían con otros compañeros el tradicional chocolate caliente de esa noche. Al joven escritor le llamaron la atención los ojos de una bella compañerita y la invitó a salir a pasear por la colindante Plaza de Armas de Trujillo, la más grande del Perú. Eso le salvaría la vida.
Cuando faltaban unos minutos para la medianoche, un camión con soldados estacionó frente al local del partido. Los recién llegados portaban ametralladoras. Algunos se apostaron frente a la puerta. Un grupo de ellos penetró en el local haciendo disparos a diestra y siniestra. Hubo decenas de muertos. La mayoría de aquellos eran, por cierto, niños y amas de casa.
Por su parte, Mariano Alcántara, cansado de esperar a su amigo, se había echado a dormir bajo el escritorio de la oficina administrativa. Cuando entraron los soldados disparando, creyeron que una de sus ráfagas lo había liquidado. Fue él quien muchos años después, en nuestro Trujillo me contaría la historia.
En julio del año siguiente estallaría en esa misma ciudad una revolución que estaba destinada a ser el punto de partida de una formidable insurgencia social en el Perú. Es normal que el joven universitario Ciro Alegría participara en ella. Los rebeldes tomaron el cuartel de la ciudad y por una semana instalaron un gobierno popular. Sin embargo, las fuerzas armadas sitiaron Trujillo por aire, mar y tierra y, después de muchos desiguales combates, aplastaron la rebelión. Miles de trujillanos fueron fusilados sumariamente frente a los paredones de la antigua ciudad pre-hispánica de Chan Chan.
Ciro pudo ser uno de ellos, pero la muerte aún no lo tenía en sus listas. Luego de andar perseguido a saldo de mata, fue finalmente apresado. Un tribunales marcial decidieron su ejecución. En la cárcel, esperó durante meses que se cumpliera la fatídica sentencia.
Cuando lo conocí, varias décadas más tarde, Alegría me contó que allí, entre sueños y en medio de las cuatro paredes carcelarias, había visto a Rosendo Maqui y a los diversos personajes de su épica novela “El mundo es ancho y ajeno”. “Me moría de ganas de salir de allí para escribirla”.-me dijo.
En la obra, publicada nueve años más tarde, los indios de una comunidad andina tienen que afrontar la invasión de sus tierras por el latifundista a quien protegen las fuerzas armadas y las leyes de la república. Sólo la naturaleza que les confiere misticismo y una tremenda resistencia ancestral harán que la comunidad india persevere en su lucha. Ganadora de un premio internacional y publicada en 1941, esa novela significaría también el primer ingreso de la figura del indio en la literatura peruana. Antes de que ella se publicara, los indios no habían sido considerados dignos de entrar en las páginas todavía coloniales de los autores peruanos.
A Ciro le fue conmutada la pena de muerte por una prisión que padeció algunos años para luego exiliarse en Chile. En ese país serían editadas “La serpiente de oro” (1935) y “Los perros hambrientos” (1939). “El mundo es ancho y ajeno”, publicada en casi todas las lenguas, se convertiría después en una novela mundial.
Ni siquiera la fama conquistada por esos hechos pudo servirle para volver a su país. Sucesivas dictaduras se lo impidieron o hicieron del Perú un lugar muy peligroso para el novelista quien por fin se fue a los Estados Unidos y se dedicó allí a la cátedra universitaria.
Tras un largo exilio y después de varias décadas, regresó. Un ataque fulminante al corazón acabó con su vida en 1967. No lo habían hecho desaparecer la ametralladora de los irracionales, tampoco los azarosos años de la persecución y el martirio, ni la posibilidad de ser fusilado. Tampoco lo conseguiría la muerte porque en estos días sus lectores estamos celebrando el primer centenario de su nacimiento y la eternidad de los personajes que él reveló ni la novela que pensó mientras esperaba ser fusilado.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Colegios condenados a la decadencia (2)

Por: León Trahtemberg
http://www.trahtemberg.com/
La Primera parte se público en la sección artículos: (Colegios condenados a la decadencia) día 31/10/09

¿QUÉ HACER CON LA INFORMACIÓN?
No pocas veces profesores me cuentan cosas muy graves que ocurren en sus colegios que evidencian un maltrato de los directivos a los profesores o alumnos. Me piden consejo, que es difícil de proporcionar, porque quien no está inmerso en el contexto específico corre el riesgo de engancharse con una visión sesgada del tema. Sin embargo, hay situaciones con evidencias tan abundantes y contundentes, que aún estando fuera se siente que algo anda realmente mal.
En esos casos, suelo pensar en estas dos analogías.
Si un psicólogo o psiquiatra que atiende a un paciente psicópata, escucha en la sesión terapéutica matutina que éste ha estado preparando un explosivo que instalará esa tarde en un ómnibus, ¿qué debe hacer con esa información? ¿Guardarla, amparándose en el secreto profesional y la lealtad al paciente ó, darla a conocer a las autoridades, apelando a la lealtad con los inocentes que serían víctimas de este psicópata? Lo correcto allí sería prevenir, en vez de lamentar.
Si un cliente de una importante empresa recibe información sobre maniobras delictivas internas que traerán como consecuencia la quiebra empresarial ¿debe guardarse la información? ó ¿debe compartirla con sus directivos por lealtad a su proveedor tradicional y por un afán de preservar la vida correcta en la sociedad?. Lo correcto allí sería prevenir, en vez de lamentar.
Muchos dirán… “mejor no me meto. Problema de ellos. Para qué necesito meterme en líos ajenos. Que otros hagan…”. Habrá otros, más cercanos, que quizá piensan que les gustaría meterse, pero cuando se descubra que lo hicieron dirán que tenían algún interés particular. Eso suele paralizarlos y preferir la cómoda apatía.
Con reacciones como estas obviamente nuestra sociedad nunca progresará, y todo el discurso de educación en valores será una ficción inalcanzable.
En mi caso personal, la tradición judía me ha dejado dos huellas éticas que guían mis acciones como educador y comunicador.
1) “Tikun Olam” (reparación del mundo) frase talmúdica que señala la obligación de las personas de reparar aquello que anda mal para beneficio de todos. Imaginemos que diez personas viajan en un hermoso bote: basta que uno haga un hueco para que todos se hundan. Pero en ese mismo bote, basta que uno tape el hueco para salvar a todos. Cada persona con sus actos éticos puede revertir el daño que hacen otros.
2) El sabio Hilel solía preguntar “Si yo no me ocupare de mí mismo, ¿quién lo hará por mí? Y si me ocupare solo de mí mismo, ¿cuál es mi valor? Y si no cumplo mi deber ahora, ¿cuándo lo haré?”. Para él, cuidarse a uno mismo y cuidar a otros es esencialmente lo mismo, porque yo soy él y él soy yo, por lo que los individuos de una sociedad tienen la responsabilidad de reaccionar cuando afectan a otros igual que si lo hubieran afectado a uno mismo. Además, mientras antes, mejor.
De allí que toda vez que observo situaciones graves que ocurren en nuestro país, o cuando observo decisiones que creo erradas por parte de los gobernantes (especialmente en el área de la educación) procuro informar a las autoridades, y si es necesario, confrontarlas o denunciarlas públicamente. Así mismo, cuando me entero de problemas severos que ocurren en instituciones con las cuales en algún momento he tenido algún vínculo ya sea de trabajo, conferencias, consultorías, etc. procuro motivar a las personas claves para que tomen nota y hagan algo al respecto. Cuando no hay con quien hablar, a veces lo comento públicamente, escribiendo artículos alusivos, aunque no necesariamente particularizando para el caso en cuestión, sino procurando que todos los que se encuentren en un trance similar puedan beneficiarse de la lectura comprensiva.
Si fuera el caso concreto de maestros que ya no saben qué hacer frente a los maltratos, arbitrariedad y prepotencia de sus jefes, mis consejos son dos.
Uno, entender que la actitud de maltratar no distingue entre víctimas. Hoy es él mañana seré yo. No hay que esperar a ser maltratados personalmente para recién pensar qué hacer. Por lo demás, tener una estrategia pensada y coordinada con los colegas es siempre más efectivo que actuar individual e impulsivamente.
Dos, que lean y mediten sobre el poema del pastor alemán Martin Niemöller, encarcelado de 1937 a 1945 por el gobierno nazi, que escribió lo siguiente en relación a su experiencia:
"Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada".

martes, 3 de noviembre de 2009

ORACIÓN POR EL PERU

Con ustedes, el gran Gastón Acurio, no necesitamos agregar nada más, sólo asumir el compromiso que nos pide.
Trujillo di?


Esta oracion fue redactada y leida por Gaston Acurio, en el desayuno por el dia mundial de la oracion, la semana pasada en el Swissotel... vale la pena !!!

Señor, estamos todos aquí esta mañana para que escuches nuestro ruego. Pero esta vez Señor, no te pediremos por nuestro Perú. Cómo hacerlo.

Cómo pedírtelo Señor, si a nuestro Perú tú ya le diste todo. Porque si hubo un lugar en el que tu decidiste poner todo lo que cualquier ser humano soñaría tener para alcanzar la prosperidad para él y su comunidad, ese fue el Perú Señor.

Porque aquí reuniste todas las riquezas, todas las sangres, todos los climas, todas las oportunidades para que un día este pedazo de la tierra sea el más hermoso de los espacios para vivir.

Llenaste sus montañas de oro, plata y minerales. Pusiste inmensos lagos de gas y petróleo bajo sus selvas, y sobre ellos, árboles, vegetación y naturaleza infinita. Dibujaste ríos que cortan la cordillera cargados de energía, bajando a irradiar desiertos que luego se convertirán en verdes valles. Y nos diste un mar de riqueza infinita, con todos los peces posibles y toda la abundancia posible. Hiciste que vinieran todos los hombres y mujeres del mundo a instalarse en nuestra tierra trayendo consigo lo mejor de sus mundos bajo el brazo. Y vinieron gentes de Europa, de Asia y de África. Todos a asimilarse y mimetizarse con las antiguas culturas del Perú, formando un hermoso y envidiable crisol de culturas único en el mundo, y no contento con ello, nos diste 85, de los 110 climas existentes en el mundo. Casi como imaginando al Perú, como una suerte de muestrario de todo lo bello que el mundo que tu creaste tiene para ofrecer.

No querido Señor, cómo podríamos pedirte aún más por esta tierra. Si en ella tú ya lo pusiste todo.

Sin embargo, y a pesar de todo lo que nos diste, quienes habitamos en ella NO lo hemos sabido ni podido aprovechar. No hemos podido darle el destino necesario y justo que tú soñaste al poner todo ello a nuestro alcance. No hemos podido lograr que toda esa abundancia y generosidad con la que nos bendeciste haya podido alegrar la vida de los hombres y mujeres que hoy pueblan nuestra tierra. E increíblemente, a pesar de todo lo recibido, Hoy somos considerados, aunque sea imposible de comprender, como un país tercer mundista.

Por ello, Señor Todopoderoso, estamos aquí para decir y reconocer con humildad que tú no nos has fallado. Que esta tierra no nos ha fallado. Somos nosotros los que hemos fallado.

Por eso estamos esta mañana Señor, no para pedirte por el Perú sino para pedirte por nosotros. Por todos los que estamos aquí reunidos y por todos aquellos que hoy a diferencia de una gran mayoría de compatriotas si tuvieron la suerte de disfrutarlo todo y de vivirlo todo tal cual tú lo soñaste, para que nos ilumines y nos haga reconocer y revelar de una vez por todas y para siempre cuál es nuestro verdadero rol en este Perú que tan generosamente creaste.

Te pedimos que nos hagas comprender que si nos has dado tanto, en un espacio en donde la mayoría tiene tan poco es porque hay un mensaje y una misión expresa tuya detrás. Que es la de asumir nuestro rol como líderes. Como hombres y mujeres elegidos para conducir a nuestro pueblo y nuestro Perú hacia esa prosperidad que tu diseñaste y nos encargaste hacer realidad. Te pedimos Señor, que nos des la fuerza para reconocernos como hombres y mujeres de paso en esta larga historia de la humanidad, cuya misión es entregar nuestras vidas al servicio de las generaciones futuras, y en ese sentido, que sepamos comprender que habiéndolo recibido todo, ha llegado el momento de darlo todo.

Que finalmente ha llegado la hora que todos demos un paso atrás, renunciando a nuestros sueños más individuales, nuestras aspiraciones materiales más personales, y nos demos la mano para formar un solo grito, una sola voz, un solo camino. que no es otro que el que tú siempre soñaste y bendeciste para el Perú. El camino de la belleza abrazada a la justicia. De la prosperidad iluminada por la equidad, del amor tocándole la puerta a todos los hombres y mujeres que aquí habitan.

Señor, lo sabemos, la tarea no es fácil. Son tantos años en que hemos fallado. Pero nunca es tarde y lo sabes. Aún estamos a tiempo si es que nos decidimos aquí y ahora todos, cada uno en nuestro campo de acción, a cambiar nuestro destino común para siempre. Lo sabemos Señor, hemos contaminado tus rios, hemos vaciado tus montañas, hemos talado tus bosques, hemos despreciado nuestras diferencias. Y ello a nada nos ha conducido. Lo sabemos. Nuestros niños en vez de jugar trabajan sin descanso. Nuestros ancianos mueren olvidados en las puertas de viejos hospitales. Nuestros hombres y mujeres no logran conciliar siquiera un sueño digno al ver a sus familias sin un futuro posible. Nuestros poderosos miran con indiferencia el mundo que los rodea.

Entonces Señor, si todo eso lo sabemos y estamos todos aquí para reconocerlo abiertamente y sobretodo para aceptar que al habernos dado todo, algo mucho más grande esperas de nosotros. Te pedimos Señor que nos des ese último don que nos lleve a acabar para siempre con esta larga historia y podamos empezar esa nueva historia que siempre quisiste para este paraíso que creaste llamado Perú.

Báñanos por última vez de humildad infinita, de generosidad, de solidaridad, de fortaleza de espíritu, de capacidad de perdón, pero también de inteligencia y astucia para enfrentar a todas las fuerzas del mal que se desplegarán en esta lucha que nos convoca. Señor te pedimos esta mañana por nosotros, los peruanos que tu elegiste para esta última gran batalla, prometiéndote darlo todo y entregarlo todo para que un dia cuando ya no estemos, quienes aquí habiten, puedan contarle a sus hijos y a sus nietos, que en el Perú se vivieron momentos difíciles, pero que todo eso ya pasó. Que finalmente llego al Perú, ese mundo de belleza y justicia que Dios nos entregó y que sus hijos se encargaron de hacerlo florecer.

Te lo pedimos Señor.

lunes, 2 de noviembre de 2009

La isla de los libros

Por: César Hildebrandt
http://www.diariolaprimeraperu.com/online/columnistas/la-isla-de-los-libros_49508.html

Si me fuera impuesto recluirme en una isla con unos pocos libros –tan pocos que pudieran contarse con los dedos de una mano-, pues me sentiría muy desdichado porque son muchos más los libros de mi querencia y algo de traición tendría el hecho de tener que elegir a sólo cinco.
No he tenido una vida sedentaria ni mucho menos, pero tengo la impresión de que si contara las horas que tomé para leer ese tiempo sumaría bastantes más días de los que dediqué a muchas otras cosas.
Gracias a los libros sé de países que nunca hubiera podido conocer y de atmósferas que no podía ni siquiera imaginar y de infamias que no se me habrían ocurrido y de amores que sólo brillan cuando se los contempla por escrito.
Mucho de mi vida viene de los libros y eso es algo que no me produce ningún remordimiento. Me perdí muchos tumultos y no estuve en las bodas de los importantes, pero leí como un poseso y pasé junto a Raskolnikov y le vi las ojeras recién cavadas.
Renuncié a decenas de asuntos por los que otros se desviven, pero sé de qué color tenía las enaguas Emma Bovary cada vez que salía a amortizarse y ese consuelo pequeñajo me conforma.
Pero si se tratara de nombrar a algunos de los libros que me llevaría a esa isla, no dudo en decir que uno de ellos sería el Ulyses de Joyce y otro, modestamente, El mundo es ancho y ajeno, de Alegría.
Nunca he podido explicar la primera impresión que me causó el libro de Joyce. Si fuera un mentiroso cósmico diría que alguien me raptó y me llevó en un platillo al Ganímedes de la literatura, es decir al Dublín de 1904.
Para ser más precisos: a las horas que van de las 8 de la mañana del jueves 4 de junio de 1904 a las 2 de la madrugada del viernes 5, que eso es lo que dura la jornada al alimón de Bloom y Dédalus.
Secuestro más que lectura, al Ulyses no había que leerlo solamente. Había que internarse en él durante algunos meses –un verano entero por lo menos- y padecerlo, como si de una maestría de lector se tratara.
Hablando del poderío y la influencia del Ulyses, el gran T.S. Eliot escribió: “Quisiera, egoistamente, no haberlo leído”. Y el crítico Edmund Wilson afirmó: “Desde que he leído Ulyses la calidad de los demás novelistas me parece insoportablemente floja y descuidada”.
Ese monstruo genial llamado Nabokov idolatraba a Joyce, tanto como Pound. Y uno que nunca lo quiso, como Orwell, admitió que Joyce, al describir la corriente de la conciencia, había descubierto “una América que todo el mundo tenía delante de sus narices”.
Bueno, yo no sabía nada de esto cuando leí el Ulyses. Era un lector palurdo, presuntamente precoz y lo suficientemente loco como para sacrificarlo todo con tal de leer lo que me cayera. Nunca pude volver a leer con la condescendencia de antes. Y nunca dudé de que la ironía en relación a “las grandezas del hombre” –algo que había aprendido con Joyce- me acompañaría siempre.
Y he mencionado El mundo es ancho y ajeno porque hace unos días el señor Bryce, que escribió hace muchos años una excelente novela titulada Un mundo para Julius, se ha atrevido a menospreciar a Alegría y a ponerlo en un sarcófago.
Pobre Bryce. No sabe que el cholo Alegría está más allá del veneno anecdótico de un escritor menor. Menor no sólo frente a Vargas Llosa. Menor frente al propio Alegría.
Alegría no tuvo el desgarro de Arguedas y es seguro que en La serpiente de oro y aun en Los perros hambrientos su estilo puede discutirse. Pero El mundo es ancho y ajeno fue y será un referente monumental de la literatura peruana y quienes hayan leído a Alegría saben de qué hablo.
Volviendo a lo de la isla, lo he pensado bien. No iría con cinco libros. Naufragaría en la travesía llevando parte de mi biblioteca en la barcaza.
Porque no podría vivir sin abrir, de vez en cuando, aquella Nada de Carmen Laforet, o aquel Galíndez de Manuel Vázquez Montalbán, o algún libro de Wilde, o un poco de Westphalen y siempre Conrad y definitivamente Cortázar y Moro y Vallejo y Góngora y la Woolf.
¡Que se vayan al diablo con eso de los cinco libros! Moriría como traté de vivir: en desacato.