sábado, 9 de enero de 2010

Una reforma antes de partir

Autor: Fritz Du Bois
Columnista del diario Perú 21

En la fase final de un gobierno, el inevitable cansancio, la creciente presión del día a día y la cercanía de un proceso electoral tienden a convertirse en monumentales obstáculos que impiden avanzar cualquier agenda innovadora. Sin embargo, a este gobierno –que no ha sido muy reformista que digamos–, con el nombramiento de Nahil Hirsh en la Sunat se le ha abierto una ventana de oportunidad que le permitiría realizar una reforma en las postrimerías del mandato.

Dicha reforma no está vinculada a la tributación –que si bien es necesaria, ya quedará para el siguiente gobierno realizarla–, sino al mercado de capitales. Es que, al haber renunciado Hirsh a Conasev, para asumir su nuevo cargo, se ha puesto a esa institución nuevamente sobre el tapete.
En realidad, el mercado viene arrastrando el lastre de Conasev desde la época de Velasco. En el pasado era el único regulador, pero con el desarrollo de los fondos de pensiones y los seguros de vida, hoy en día la SBS tiene más importancia como regulador del mercado de valores. Lamentablemente, como siempre pasa en el Estado, una entidad que va perdiendo relevancia nunca desaparece, y se va permitiendo la formación de espesas capas adicionales e innecesarias de burocracia. En el caso del mercado de capitales, el contar con dos reguladores no ha mejorado para nada la situación, sino todo lo contrario: existen áreas grises y dualidad entre ambos. Pero lo más perjudicial es el tremendo costo burocrático.

En nuestro país, el financiamiento vía bonos o papeles comerciales, para una empresa mediana, es prácticamente imposible porque el costo de emisión es dos o tres veces superior que el de países vecinos. Por otro lado, la negociación en la bolsa peruana es muy inferior. Por ejemplo, es solo la cuarta parte de la colombiana. Nuestra desventaja radica en la cantidad de entidades burocráticas involucradas que tienen que aprobar –y cobrar– por cada operación o autorización.

Por ello, antes de nombrar a un reemplazo en Conasev, el Gobierno debería evaluar seriamente la posibilidad de implementar una reforma fundamental fusionando esa institución con la SBS. De hacerlo, se lograría no solo una significativa reducción en los costos, para que más empresas accedan al mercado, sino que también se contaría con un manejo integral de la regulación y de la promoción para, así, poder desarrollar el mercado de capitales en nuestro país.

0 comentarios: