jueves, 4 de febrero de 2010

Tocando las puertas del primer mundo

Autor: Fritz Du Bois
Columnista del diario Perú 21

Es realmente alentador que jóvenes como Claudia Llosa estén codeándose con los mejores del mundo en sus profesiones. De pronto se abren las puertas del primer mundo en donde peruanos sobresalen en disciplinas que antes estaban reservadas para países desarrollados.

Si bien el éxito lo logran por su iniciativa y esfuerzo personal, no se puede dejar de lado el hecho de que veinte años de desarrollo económico están transformando nuestra sociedad, permitiendo que nuevas generaciones de peruanos sean más preparadas y estén más confiadas en su capacidad para competir.

Por otro lado, el cambio no se ha dado solo en las artes o en los deportes; en los negocios, historias de éxito como las de Gastón Acurio, o las de los miles de emprendedores que emergen a diario, demuestran que nuestra clase empresarial se está renovando. Los jóvenes no le temen a la competencia y buscan eficiencia; no les interesa conocer al ministro de turno para obtener prebendas.

Asimismo antes estábamos totalmente aislados mientras hoy no solo estamos integrados al mundo, también tenemos al 10% de los peruanos viviendo en el extranjero. Nuestra población ya es parte de un mundo globalizado, por lo cual, como país, estamos pasando del deprimente gris de estar temerosos de lo que puede traer el futuro al optimismo de esperar ansiosamente que se apure en llegar el brillante porvenir.

Sin embargo, la renovación no es total; todavía hay empresarios tratando de 'convencer’ a jueces de que le suban los aranceles o a funcionarios, de que entren a un negociado. Todavía hay dirigentes sindicales que quieren mantener a los maestros sin evaluar y a los médicos con total estabilidad.

Todavía hay políticos que se creen privilegiados y solo sacan provecho personal sin rendir cuentas al electorado. En realidad, los dos mayores pasivos que arrastramos y nos diferencian del mundo desarrollado son una clase política paupérrima así como un inaceptable nivel de pobreza.

Ojalá que el entusiasmo que parecen haber generado las novedosas propuestas de Jaime Bayly, lo cual se refleja en los sondeos de opinión, se traslade a jóvenes en todos los rincones y partidos, para que dejen de lado la apatía de entrar a la contienda electoral a nivel municipal, regional o congresal. Para corregir los pasivos que arrastra nuestro país y poder entrar al primer mundo, la renovación generacional en política es fundamental.

0 comentarios: