sábado, 20 de marzo de 2010

SOBREGANANCIAS MINERAS DE REGRESO CON FUERZA

Por: Pedro Francke Ballve
Fuente CNR


Los precios internacionales de los metales han regresado a niveles estratosféricos. El cobre, que durante muchos años estuvo alrededor de 75 centavos la libra, subió entre el 2005 y el 2008 hasta alcanzar los 3 dólares 50 la libra, es decir, 5 veces más que su precio histórico. Cayó un poco el año pasado con la crisis internacional, pero el precio del cobre ha regresado a niveles cercanos a los 3 dólares 50.

Otros metales tienen igualmente precios elevadísimos. El oro, que es el otro producto que junto al cobre encabeza nuestras exportaciones mineras, ha pasado de un precio histórico de 300 dólares la onza troy, a cerca de 1,200 dólares la onza troy, el cuádruple.

La empresa Southern Copper, que explota los yacimientos de Toquepala y Cuajone en el sur del país, ha tenido ganancias netas de 5,300 millones de dólares en los últimos 5 años, incluyendo el año pasado cuando los precios fueron un poco más bajos.

¿Se justifican estas ganancias por haber realizado una enorme inversión? Es acaso que esas enormes ganancias son proporcionales al tamaño de su inversión? No. La tasa de rentabilidad de Southern en esos 5 años ha sido de 320%; es decir, en solo 5 años ha recuperado más de 3 veces su inversión. Una buena tasa de ganancia, una rentabilidad razonable, a nivel internacional es un 12% anual. Si la Southern hubiese obtenido esta tasa de ganancia, sus utilidades habrían sido en esos 5 años algo menos de 1,000 millones. Su sobreganancia es de 4,300 millones de dólares.

A veces es difícil entender el tamaño de estas cifras. Un obrero peruano con el salario mínimo, gana poco más de 2 mil dólares al año, 10 mil en 5 años. Una sola empresa, Southern, tiene ganancias iguales a lo que ganan medio millón de trabajadores, una sola trasnacional gana lo que reciben 500 mil peruanos.

Sólo las sobreganancias de esa empresa, alcanzarían para financiar un seguro de salud integral, completo, para todos los peruanos. O alcanzaría para que todos los peruanos mayores de 65 años, reciban 170 soles mensuales, todos los meses del año

Southern no es un caso excepcional. Antamina, otra empresa del cobre, tiene sobreganancias similares o mayores, y aun así elude pagar otros 300 millones de dólares de impuestos, acogiéndose a una ley de Fujimori de descuento de impuestos a la que nunca pudimos ni podemos acceder el resto de los peruanos que tenemos un pequeño negocio, una industria o una empresa de turismo o agropecuaria.

Ya es tiempo de que un gobierno comprometido con el bienestar de los peruanos cobre a esas empresas los impuestos y regalías que nos corresponden como propietarios de esos recursos, y los utilice honestamente en asegurar derechos sociales y promover un desarrollo económico que incluya a todos. Es lo justo.

0 comentarios: