jueves, 18 de marzo de 2010

UNA JUSTICIA CONFUNDIDA

Autor: Fritz Du Bois
Diario Perú 21

Se dice que la justicia es ciega aunque aparentemente en un vitral del Palacio de Justicia hay una figura de esta que mira a través de la venda que tiene en los ojos. Esa imagen refleja la falta de claridad y el nivel de confusión que existe en la administración de justicia en nuestro país.

Solamente, en el transcurso de la última semana, hemos tenido al Tribunal Constitucional usurpando abiertamente las funciones de fijar aranceles que le corresponden al Poder Ejecutivo; aún no sabemos cuál ha sido la verdadera finalidad detrás de esta expropiación tan sonada.

Luego, el Ministerio de Transportes, paradójicamente, planteará ante ese mismo tribunal una denuncia contra el Poder Judicial porque considera que está vulnerando su competencia con la inundación de recursos de amparo que permiten la importación de vehículos inservibles que son vendidos como chatarra en otros lados, pero que aquí circularán contaminando por muchos años.

Finalmente, un juez suplente de Motupe en Lambayeque estuvo a punto de emitir expeditivamente una compleja medida cautelar en contra de uno de los principales medios de comunicación. Si el sistema judicial parece estar confundido, imagínense cómo se encontrará el pobre ciudadano.

Por otro lado, esas tres escandalosas situaciones lamentablemente no son inusuales; al contrario, es más bien extraño conocer de fallos, en cualquiera de las instancias judiciales, que sean coherentes y bien argumentados.

Así que el nuevo ministro de Justicia debería evitar a como dé lugar el siquiera participar de las maquiavélicas confabulaciones de Palacio, las cuales terminaron absorbiendo y destruyendo a su predecesor. Lo que el Dr. García Toma debería hacer es dedicarle todo su tiempo, atención y energía a tratar de corregir en algo la actual desastrosa situación.

En ese esfuerzo, la experiencia que tiene como ex presidente del Tribunal Constitucional debería ayudar a ordenar y tranquilizar a una instancia que se ha desbocado. Incluso, el tribunal puede ocasionar considerable daño a la economía del país, aparte de la confusión legal que genera con sus fallos.

También esperamos que logre producir una sensación de urgencia por reformar, especialmente los recursos de amparo, de parte de la Corte Suprema, cuyos miembros son los únicos peruanos encantados con la actual situación y quienes parecen estar más preocupados en lograr mayor figuración.

0 comentarios: