viernes, 30 de abril de 2010

CANTARES DE MUJER: ¡Nuestro primero de mayo…!

Por: Isabel Barrantes Zurita
isarrobles@yahoo.es

¡Arriba los pobres del mundo! porque ellos son la riqueza de los pocos que todo lo tienen. Arriba los pueblos del mundo porque ellos tienen el poder creador de sus manos. Arriba los pobres del mundo porque en sus manos está la fuerza combativa para lograr otro primero de mayo de justicia y equidad
¡De pie los esclavos sin pan! Porque ellos fabrican el pan, las casas, los edificios, los jardines, las escuelas, los hospitales, los carros, las computadoras, los celulares, los black berry, los robots, aran la tierra, trabajan en las minas, en las máquinas voladoras del aire, también en los fusiles y los tanques de guerra, por un disímil salario, sin poder tener decisión. Por eso ¡de pie, para dejar de ser esclavos y construir solamente la vida!
¡Alcémonos todos al grito de la libertad!. Dejemos atrás ese miedo atroz, de perder ese trabajo que nos cobran los corruptos por habernos puesto en él. Gritemos nuestro poder creador, obreros y obreras del mundo. Sin los trabajadores la existencia no es posible. Qué harían los ricos con su dinero si, nuestras manos, nuestros pensamientos y sentimientos se quedaran quietos
¡Viva la Internacional! Volver a unirnos, con los trabajadores del mundo, no nos queda de otra en este mundo hoy conectado por la internet. Fortalezcamos nuestras propuestas comunes, démosle forma a nuestros reclamos para que sean coherentes, justos, equitativos, solidarios. Sólo la fuerza germinante de la unión, puede parir la libertad de los obreros y obreras del mundo.
¡Removamos todas las trabas que oprimen al trabajador! Si no reclamamos con la vida, nuestra voz no se escucha jamás. Abajo el trabajo por servicios NO personales, el subempleo, que eliminan nuestro derecho universal al trabajo digno y permanente. Sin trabajo justo, no hay eliminación de la pobreza, la violencia, el pandillaje, la guerra.
¡Cambiemos al mundo de faz, hundiendo al imperio burgués! Démosle el rostro humano que nuestros hijos e hijas necesitan sentir, para crecer en él con la autoestima llena de luz y de asombro, e imaginar siquiera esa sociedad donde sea posible reír sin pensar en llorar más tarde.
¡Agrupémonos todos en la lucha final y se alcen los pueblos por la Internacional! Nos falta vivenciar el valor para ser libres de una vez por todas. Nos falta gritar a pulmón lleno de aire fresco, que somos seres humanos con derechos y deberes ciudadanos. Con leyes que protejan la verdad, la justicia, la alegría de ser herederos del paraíso que Dios inventó para los seres del universo. Donde todos los seres de la naturaleza, por más arenas que seamos, tengamos el derecho a existir y a ser felices.
¡El día que el triunfo alcancemos, Ni esclavos, ni dueños habrán! Porque no hay peor mal que el de que unos cuantos estén pisando a las grandes mayorías. No hay peor cosa que unos pocos se crean salvadores de los muchos. Queremos una Patria que pueda conversar de igual a igual con las otras Patrias del mundo entero, sin sentirse más, sin sentirse menos.
Entonces la lucha de Engel, de Fischer, de Parsons, de Spies, de Linng, de los Huamán, de los Chilón, de los Gamarra, de los sin tierra, de los sin casa, de los sin derechos, de los sin justicia, de los nobles de esta tierra, no habrá sido en vano ¡Amén! ¡Aleluya!

0 comentarios: