jueves, 8 de abril de 2010

SOBRE BLOQUEOS Y DEMOCRACIA

Autor: Víctor Andrés Ponce
Fuente
: Diario Perú 21

El nacionalismo acaba de plantear la vacancia del presidente de la República argumentando que, desde el inicio del gobierno aprista, han muerto 70 personas en las protestas callejeras. El Gobierno replica señalando que la mitad de los cadáveres pertenecen a la Policía. Algunos analistas se ponen de costado en este asunto y tratan de explicar los decesos por los yerros de la Policía. Todos tienen su parte de la verdad, pero una verdad maciza, incuestionable, es que, generalmente, las formas de lucha insurreccionales producen muertos.

Si no hubiera una estrategia de bloqueo de carreteras, los errores policiales, probablemente, no terminarían en muertos. ¿O sí? En las democracias avanzadas, la policía se equivoca todos los días. A veces demuestra una ineficiencia que aterra, pero las bajas por la acción policial son escasas. Nadie niega que a la Policía se le paseó el alma en Bagua y en Chala, pero el bloqueo de la carretera es una estrategia de poder, es el eco de los proyectos insurreccionales de la Guerra Fría. En América Latina, la interrupción de la vía ha derribado gobiernos por la debilidad de la democracia, por la carencia de instituciones que tramiten el conflicto.

Sin embargo, el bloqueo de la carretera solo ha producido dos resultados: algunos gobiernos chavistas del presente y las dictaduras de derecha de ayer. De allí que desconcierta la última propuesta de Ollanta Humala sobre vacar al presidente. Nada parece haber sucedido en Latinoamérica. El problema es que se cree que defender la Primera Magistratura del país es defender a un gobierno. Sobrecogedor error.

La democracia es la forma y el plazo. Es el respeto a la forma para tomar decisiones y es el cumplimiento del plazo político de los gobiernos electos. Que un jefe de Estado designado por los 30 millones de peruanos culmine su mandato es un asunto de vida o muerte para la libertad. Nunca estuvimos tan cerca de dar una vuelta de tuerca: tres gobiernos constitucionales sucesivos y dos décadas del mismo modelo económico. El gran impulso está cerca y a alguien se le ocurre pedir la vacancia presidencial. Ya sabemos que, cuando la turba derriba o hiere de gravedad a un régimen, la libertad está condenada.

El bloqueo de la carretera no favorece a los pueblos. ¿Se han beneficiado las comunidades nativas del 'Baguazo’? Todo indica que su fuerza organizativa ha desaparecido porque la sangre no solo debilita al gobierno, sino a los propios sectores populares. El único método de protesta que, en el curso de la historia, ha beneficiado a los pobres es aquel que se ha desarrollado dentro de los márgenes de la democracia. Es que ya va siendo hora de asumir que la condición de demócrata no solo se explica por la defensa del sufragio, de la libertad económica, sino también por una forma de protestar contra cualquier exclusión.

0 comentarios: