martes, 27 de julio de 2010

FIESTAS PATRIAS 2010

Por: Marcela García Guerrero
Directora de Trujillo di?


Yo tengo un sueño, en el veo que celebramos un aniversario más de nuestra independencia con gran alegría, expectantes por escuchar a nuestros representantes a nivel local, regional y nacional, hacer un resumen de los avances conseguidos en infraestructura, educación y salud, trabajo realizado en equipo y con la colaboración de los ciudadanos y moradores de sus respectivos distritos.

Todos se han movilizado, las plazas están llenas, comparsas, mimos, pasacalles de nuestras diversas regiones, en un perfecto orden van camino hacia el gran “coliseo”, en donde se llevará a cabo la ceremonia central, en la que todos están representados a través de sus respectivos delegados y dirigentes. En esta ceremonia van ha ser premiados los alcaldes y presidentes regionales que han destacado por su labor en beneficio del desarrollo sostenido de sus comunidades; ahora, el reto ya no es acabar con el analfabetismo, este ya no existe, ahora el reto es conservar la calidad de vida de los moradores, a través de buenas prácticas en sus respectivas gestiones. Pantallas gigantes rodean las plazas de la ciudad para que todos participen en esta celebración de identidad, solidaridad y libertad. Un pueblo que baila es un pueblo feliz.

En mi sueño, el friaje si bien es cierto ha afectado buena parte de nuestros andes, ha podido ser controlado, no se han detectado muertes de personas ni animales. Cuadrillas formadas por técnicos en salud, veterinaria, juntamente con voluntarios, han recorrido sus regiones, llevando la ayuda necesaria, la misma que estuvo presente en el momento oportuno, gracias a la gran red vial construida con los recursos propios de la región, obtenidos a través de los impuestos, canon y partidas especiales. Las zonas con menos ingresos propios, han sido beneficiadas por las que reciben mayor aporte de inversión. Todo es equitativo, que lejos quedaron los tiempos en que los pueblos andinos se consumían en su pobreza mientras sus entrañas eran desgarradas por la riqueza que poseían; en esa época todo se exportaba, salvo la pobreza. Esos pueblos contaban sólo con la “ buena voluntad, o ayuda social”, que las grandes empresas extractoras, apoyadas por gobiernos sin identidad, o, con mentalidad colonialista dejaban hacer a los que consideraban poderosos.

Todo esto se acabó, estalló una gran revolución de identidad y dignidad, tomaron el mando ciudadanos capacitados, técnicos, empresarios y filósofos, que sabían exactamente cómo se podía integrar un país tan complejo pero a su vez tan rico por su diversidad y apostaron por él. Aquí tenemos los resultados. Ahora sí podemos celebrar un aniversario patrio más. Se rompieron las cadenas de la esclavitud.

Un pueblo que baila es un pueblo feliz - FELICES FIESTAS PATRIAS

0 comentarios: