martes, 5 de octubre de 2010

LA ONPE, EL CONTEO Y UN FRAUDE DESCARTABLE

Por: Fernando Tuesta

1. Organizar elecciones regionales y municipales y referéndum, es lo más complicado. Más aun, cuando se cambian las reglas (segunda vuelta regional y elección de consejeros por provincias). Si a eso se agrega cientos de miles de listas inscritas, la situación es, organizativamente, muy difícil. Peor aun, cuando los Jurados Electorales Especiales resolvieron las tachas e impugnaciones, por extremada carga procesal, hasta los últimos días.
2. Tener un presupuesto magro, como en general lo tiene los organismos electorales, tiene consecuencias organizativas: menos personal contratado, honorarios bajos, capacitación insuficiente y publicidad reducida. Sólo un dato: hubo deserción de personal contratado, que tuvo que ser cubierto, contra el tiempo, pero enfrentando serios problemas por las normas de contratación del Estado.
3. Todo lo anterior, tiene impacto en el proceso mismo y por cierto el día de la jornada electoral. Si además, faltan un número de miembros de mesa, son reemplazados por suplentes no capacitados y, en muchos casos, por electores de la fila. El riesgo de un mal trabajo se eleva.
4. Muchas mesas se instalaron de manera tardía, por falta de miembros de mesa. Eso complicó una jornada, cargada de gente que se acumulaba en los locales, realizando largas colas tanto afuera como adentro de los locales, en donde había insuficiente información. Esa sensación de molestia de los electores, fue creando un ánimo de animadversión hacia el proceso.
5. En Lima se realizaron 3 escrutinios paralelos (municipio provincial, distrital y referéndum) y en provincias 5 (se agrega presidente y vicepresidente regional y consejeros regionales). Si no hay una adecuada capacitación de los miembros de mesa, el desorden y los errores en el proceso y escrutinio crece. En esta cadena de hechos, la recuperación y traslado de las actas electorales, al centro cómputo fue desordenada, por lo que atrasó el proceso. Pero, no es cierto que las actas siguen llegando. Todo se desarrolló el domingo.
6. El ingreso de actas al sistema informático ha sido lento, más aún por la cantidad de actas observadas. Un tema adicional, el JNE señaló, pocos días antes de la elección, que no se considere acta observada, las que tienen dos de las tres huellas digitales de los miembros de mesa. Este solo hecho ha llevado a que en el Centro de Cómputo se deba tener en cuenta un nuevo paso en el procedimiento, ya de por sí complejo.
7. El número de actas observadas ha sido muy elevado. Se trata de actas que tienen votos impugnados, errores materiales (no cuadran las sumas), son ilegibles o con observaciones. Estas no pueden ser ingresadas al sistema de cómputo, que las rechaza. Son enviadas a los JEE, quienes resolverán y, si hay alguna apelación, pasarán al JNE, quien resolverá en última instancia. Estas catas regresan a la ONPE y recién pueden incorporarse a la suma total.
8. Por lo tanto, en lo que queda de la competencia de Lima, no tendremos el resultado al 100% por varios días, pues no depende de la ONPE, sino de los JEE y del JNE.

9. Sin embargo, era necesario desarrollar un plan de comunicación y de entrega de resultados, mejor diseñado. La ONPE ofreció un primer reporte a las 8pm. Y lo hizo más de 2 horas después. Lo mismo ocurrió el martes 5, cuando no se presentó nada a las 12:30 pm. Esto impacta en la imagen institucional y crea un clima de desconfianza y suspicacia, que se puedo evitar entregando de manera continua y permanente los resultados, así el crecimiento sea lento. La ONPE, desde que se recuperó a fines del 2000, es una institución confiable y hay que defenderla.
10. Dicho esto, ¿Qué pasa con la competencia por Lima? Siendo que al 73% hay una diferencia de 0.8% no es posible señalar, predecir, pronosticar, nada de manera enfática. Solo se puede decir que la mayor probabilidad de ganar es de Susana Villarán. Lo que no niega que pueda ganar Lourdes Flores Nano.
11. ¿No tendremos alcaldesa hasta conocer el resultado al 100%? No, sí es posible. Si la diferencia entre los votos no se puede revertir con lo que queda de actas observadas, tendremos virtual alcaldesa.
12. Sin embargo, todo lo anterior no queda en manos de procedimientos electorales. Aquí juegan un papel fundamental los personeros técnicos y legales para vigilar cada paso del proceso y defender su votación. Es más, en estos espacios se puede definir una elección. Todo es explicable y es necesario hacerlo, pero un fraude con la participación de la ONPE, es imposible.

http://blog.pucp.edu.pe/fernandotuesta/la-onpe-el-conteo-y-un-fraude-descartable

0 comentarios: