jueves, 23 de diciembre de 2010

EL AÑO DE LA ANTIPOLÍTICA

Autor: Víctor Andrés Ponce
Fuente:
Diario Perú 21

1. Siempre se puede sostener que el outsider como fenómeno que irrumpe semanas antes de los comicios y en todos los sectores sociales (al margen de las trayectorias) es endémico en un sistema político que se derrumbó en los noventa y aún permanece en el piso. Sin embargo, el triunfo de Susana Villarán y el espectáculo vergonzoso de Fuerza Social que hace y deshace alianzas como si se tejieran chalinas a crochet, nos recordó que la consolidación del modelo económico y la emergencia de una nueva clase media de origen popular no reforman el sistema político de por sí. En el Perú, la voluntad política se ha trasladado exclusivamente a la candidatura presidencial o a la atracción del cargo público. El deseo de organizar un discurso e instituciones partidarios no existen más. Un Víctor Raúl Haya de la Torre o un Fernando Belaunde Terry que formaban bases y dirigencias parecen arqueologías.
2. La fragmentación en los recientes comicios regionales y la manera cómo se conformaron las planchas presidenciales nos indicarían que todos empezamos a acostumbrarnos a esta democracia sin partidos, a esta “democracia de baja intensidad” en la que, cada cierto tiempo, se desencadena el pánico. Hoy, las aprensiones políticas no emergen porque las encuestas señalan que el candidato antisistema o el outsider se convierten en posibilidades remotas. El fin de semana, pues, parece asegurado.
3. El caudillo de hoy solo se contempla en el espejo. Ya no existe el caudillo institucional que construía colectividades para afirmar su liderazgo y, en ese camino, se empataba con una élite que organizaba discurso y partido. El aprismo, el socialcristianismo y el acciopopulismo con todas sus debilidades eran algo parecido. Los candidatos democráticos con posibilidades están apresados por sus temores. Luis Castañeda y Alejandro Toledo no quieren nada que les haga sombras y sacrifican alfiles importantes. Reconociendo los méritos de 'Techito’ Bruce, ¿por qué no están en la plancha peruposibilista Carlos Ferrero, Juan Sheput o Fernando Andrade? ¿Demasiado partidarios? ¿Demasiada lógica propia?
4. Las incursiones de Jaime Bayly, Daniel Córdova y los adolescentes de Fuerza Social revelan que desde afuera de “los partidos tradicionales” tampoco soplan vientos renovadores. Ante los caudillos viejos, todos somos caudillos con un poco más de tecnología y menos arrugas. Nada más. Y desde la media, la mayoría de analistas y comentaristas también participan de la creencia de que puede existir una democracia saludable sin partidos políticos.
En todo caso, disculpen si exageramos, pero el año que pasó confirma que el fantasma de la antipolítica recorre el Perú.

0 comentarios: