lunes, 6 de diciembre de 2010

EL PERÚ Y LOS MÚLTIPLES RETOS DE IBEROAMÉRICA

Fuente: Diario El Comercio

Resulta desalentador que el escenario de la vigésima cumbre iberoamericana, realizada en Mar del Plata (Argentina), no haya sido aprovechado plenamente por los países de la región. Cuando los latinoamericanos exigen más y más compromisos por parte de sus gobiernos, estos no logran concretar propuestas conjuntas, como las que podrían conseguirse en este tipo de foros.
De un lado, no asistieron los mandatarios de Venezuela, de Bolivia y de Nicaragua, tampoco el jefe del Gobierno Español, José Luis Rodríguez Zapatero. De otro lado, la agenda no fue proficua en materia de acuerdos sobre temas y problemas pendientes de solución.
En el caso del Perú, sin embargo, habría que destacar el encuentro del presidente García con sus homólogos de Colombia, Chile y México. Se trataba de avanzar en la propuesta peruana de constituir una alianza comercial que vincule a aquellos países con suficiente potencial, visión y voluntad política para, de manera conjunta y estratégica, negociar con el promisorio Sudeste Asiático.
Esta iniciativa es importante. Se fundamenta en la premisa de que en nuestra región hay un bloque de países que se adhieren a la economía social de mercado, a la libre competencia y al respeto de las libertades individuales, y que además son capaces de integrarse para el desarrollo de un proyecto común ante la Cuenca del Pacífico.
Como ha explicado el canciller José Antonio García Belaunde, lo que se ha logrado en Mar del Plata es el inicio de coordinaciones preliminares que ahora deben pasar al terreno de los ministros de comercio de los cuatro países para avanzar en la alianza planteada. No se descarta la participación de Ecuador y Panamá.
Creemos que Latinoamérica tiene que consolidar este tipo de proyectos con visión de futuro. La integración no solo requiere de infraestructura y carreteras binacionales, sino también de corredores comerciales para aprovechar las ventajas competitivas de un mundo donde China y otros países asiáticos consolidan su liderazgo y predominio.
Los retos latinoamericanos son múltiples y los gobiernos tienen que atender las demandas de sus pueblos.Como demuestra el último Latinobarómetro, si bien la población reconoce los avances dados en materia macroeconómica y mira con satisfacción el crecimiento, también desaprueba a muchos gobiernos porque no han logrado sintonizar con las demandas de la población. Una demostración de que no todo es economía es que el Perú es la nación que refleja el mayor índice de desaprobación gubernamental.

Lo que exige es atacar los problemas más graves, que son la delincuencia y el desempleo. El segundo viene bajando; pero el primero está en franco crecimiento desde el 2005 en once países de la región. El nuestro ocupa el sexto puesto entre aquellos donde las personas fueron, por lo menos, víctimas de un delito.Por ello, las cumbres iberoamericanos deben ser más productivas en materia de acuerdos conjuntos o bilaterales, para postergar la retórica en beneficio de resultados.

0 comentarios: