lunes, 20 de diciembre de 2010

MODERNIDAD EN PARLAMENTO

Por: Lic. Humberto M. Landeras Rodríguez
E mail: humbertolanderas@hotmail.com

Pronto habrá cambio de gobierno; el JNE cambiará también: no habrá tinte indeleble, reducirá el número de actas de sufragio y los mayores de 70 años ni los difuntos serán más miembros de mesa.
El Congreso también se modernizará. Tendrá nuevo sistema de registro y votación digital con resultados inmediatos, una pantalla directa recibirá proyectos y dictámenes y un sistema de traducción ayudará en las intervenciones en otros idiomas, etc, en suma, tendrán escaños virtuales.
Sin embargo, nadie asegura que los legisladores usen bien los equipos. Un medio nacional recuerda que el congresista Carlos Torres Caro en el 2007, en el primer proyecto de modernización del Parlamento, no sabía cómo marcar su asistencia electrónica y, otro, que no responderá, el finado Gerardo Saavedra, suplantaba el voto a sus colegas; el peruano es muy hábil para resolver entuertos sino hojeemos la historia que nos trae una sorpresa sobre el tema.
Manuel Prado Ugarteche asumió con votos apristas el gobierno por segunda vez (1956-1962). Había derrotado a Belaúnde y a Lavalle. Por primera vez votaban las mujeres; fue senadora, Irene Silva de Santolaya y diputadas aparecían Marina Colina de Gotuzo, Matilde Pérez Palacios, Alicia Blanco, Juan Ubillús de Palacios, María Eleodora Silva, Manuela C. Billinghurst, etc.
El Congreso tenía excelentes parlamentarios, oradores extraordinarios, cultos y estudiosos (Luis Alberto Sánchez, Cornejo Chávez, Ramírez del Villar, Javier de Belaúnde, Mario Polar Ugarteche, Jaime Rey de Castro), el poeta José Gálvez Barrenechea, hijo del héroe del 2 de Mayo, presidía el Congreso; historiadores de la talla de Raúl Porras Barrenechea, entre otros.
El actual legislativo, con pocas excepciones, alberga a congresistas que por sus “funciones” se ganaban apelativos de “como pollo”, “mata perro”, “lava pies”, etc., “plancha camisas”, desmereciendo escaños que antes sirvieron para el debate alturado, académico, con clases magistrales de cultura y sabiduría en bien del país.
En la platea del congreso de 1956, los debates eran seguidos con interés. A partir del 28 de julio, quedaban derogadas todas las leyes de excepción, de prescripciones, los presos políticos fueron liberados, los desterrados retornaban y el país volvía a respirar aires de libertad y democracia.

Cuentan que uno de los mozalbetes, escolar todavía, que acudía con frecuencia al congreso, era Alberto Químper (el de los petroaudios). En una de las sesiones en Diputados, se investigaba al presidente saliente Odría acusándolo de haber recibido un regalo de funcionarios públicos, descontado de planilla, decidieron ir a votación nominal (cada parlamentario votaba a viva voz y el oficial mayor anotaba, otra forma de votación era de pie, a mano alzada o con los estridentes “carpetazos”).
El diputado arequipeño, Jaime Rey de Castro, integrante del partido Demócrata Cristiano, considerando que su partido era minoría y su propuesta de acusar a Odría no prosperaba, se retiró del hemiciclo antes de votar, en eso aprovecha Químper para gritar “sí”, registrándose el voto; alguien de la mayoría se da cuenta del hecho e increpa a Héctor Cornejo Chávez de haber votado por Rey de Castro; aquél se defendió y el impostor desde la cazuela reiteraba “yo he sido”. La guardia Republicana lo detuvo, (como lo hiciera 50 años después en una clínica al descubrirse el faenón), lo reprendió y lo mandó a su casa diciéndole que la política no es para escolares.
Otras votaciones descaradas, fueron: en el 2007, al congresista Gerardo Saavedra Mesones lo ampayaron marcando la votación electrónica de sus colegas ausentes Jesús Alvarado y Marcial Ayaipoma; igual bochorno se vivió en la elección de los miembros del Tribunal Constitucional, varios de los congresistas votaron más de una vez frustrando la nominación.
Ojalá que la nueva tecnología digital de asistencia y votación de los nuevos parlamentarios, ayuden a ser más expeditivos en la aprobación de leyes, evitando cambiazos y sobre todo actuando con honestidad ahuyentando a los Químperes, Saavedras y otros que tanto mal hicieron al congreso y a la democracia.

0 comentarios: