sábado, 4 de diciembre de 2010

TARDE DE PERROS

Autor: Fritz Du Bois
Fuente:
Diario Perú 21

Últimamente da la impresión de vivir dentro de un filme policial o de terror. El holandés que mató y enterró dentro de su celda, en prisión, a su pareja después de hacer el amor tranquilamente podría ser el macabro Dr. Hannibal. Mientras que el asalto a una agencia de banco con inocentes tomados como rehenes por un solo delincuente, con una Policía inicialmente en caos, parece calcado de la película protagonizada por Al Pacino hace 35 años.Lamentablemente, no somos personajes ficticios en cartelera sino asediados habitantes de un país que cada día tiene menos seguridad interna. Las carreteras no son transitables a partir del atardecer por la probabilidad de ser asaltados, mientras que nadie se siente seguro dentro de su propia casa y los asaltos al paso ya ni siquiera son denunciados.Felizmente que el secuestro armado terminó sin ningún rehén asesinado lo cual es, sin duda, un éxito para la fuerza de asalto; sin embargo, no puede desviar la atención de la falta de seguridad ciudadana que estamos pasando. Incluso, el problema principal es, justamente, la fuerza policial exceptuando a unidades especializadas que, como en este episodio, sí parecen cumplir con su función. Desafortunadamente, ese no es el caso para el resto de la institución.En realidad, se requiere a gritos de una reforma en la seguridad, la cual debería de ser enfocada de manera integral. No tiene ningún sentido que el país mantenga en armas –jugando fulbito– a más de 100 mil militares en caso de un conflicto que todos esperamos que nunca ocurrirá, mientras la seguridad interna –por falta de efectivos– se está deteriorando a pasos agigantados al punto que hoy es el principal problema del peruano.Más aun, la falta de dirección en el Ministerio del Interior de los últimos 10 o 15 años pasó inadvertida hasta hace poco gracias a la sensación de tranquilidad que generó el fin del período del terror. Pero es claro que después de la derrota de Sendero, no se ha hecho absolutamente nada por mejorar la fuerza policial y acercarla a la comunidad; ahora lo estamos pagando.Por otro lado, a los gobiernos no les ha interesado la seguridad del ciudadano y uno de los sectores gubernamentales más importantes cayó por abandono a ser una cartera de segunda división con frecuentes escándalos y ministros rápidamente olvidados.Así que el tema está sobre el tapete y esperamos las propuestas de los candidatos para solucionarlo.

0 comentarios: