martes, 14 de diciembre de 2010

TEMPORADA DE ALIANZAS: UN BALANCE

Autor: Carlos Basombrío
Fuente:
Diario Perú 21

Para empezar, muy diferente a la del 2006, porque ahora había tarjeta roja para los que no pasasen la valla del 5%; una medida que ha demostrado ser un buen antídoto contra la fragmentación electoral.Le fue muy bien a PPK. Con Acuña logró entrar en el norte; con el PPC reforzó Lima; con Lay consiguió audiencia entre los evangélicos y, con Simon, un toque de izquierdismo. Ahora, que ello se vaya a traducir en votos, está por verse.A Toledo no le fue mal, pero le pudo haber ido mejor. Si lograba aliarse con Fuerza Social (antes de que esta se incinerara) habría consolidado su ubicación en la centro izquierda. Sin embargo, su alianza con dos partidos probadamente democráticos como Somos Perú y Acción Popular no desentona.Keiko está en lo suyo. La presencia de Rey en su plancha es coherente con lo que son: una derecha ultraconservadora y autoritaria. No me queda claro que Rey les aporte mucho, dado que para quienes así piensan, ya Keiko era la opción.Lo de Castañeda parece destinado a lavarse la herida del alejamiento del PPC. Juntar a UPP, un inveterado vientre de alquiler cuyo último inquilino fue Humala, con Cambio 90, uno de los partidos fujimoristas, suena a arroz con mango. Pero tampoco importa tanto. Castañeda va a depender, exclusivamente, de lo que haga en campaña.El Apra no hizo alianzas. Su gran apuesta es por conquistar al electorado con Meche. Hasta ahora no lo consiguen. Hay quienes piensan que al elector tradicional aprista no le gusta lo que Meche significa y que, a la vez, gente que habría votado por ella, no lo hará porque va con el Apra.Ollanta también va solo porque puso condiciones muy duras al MNI. No me parece que ello lo merme. Su problema es otro, a saber, estar cuarto en las encuestas y con tendencia a la baja.Un caso para el estudio es el de Fuerza Social. Por el carisma de Villarán y mucho de suerte, un grupo pequeño con ambiciones renovadoras logró ganar el segundo cargo electivo más importante del país. Luego Toledo les ofreció una alianza que les permitía una bancada propia y respaldo para una gestión que será inmisericordemente bombardeada. Dijeron no, mejor solos pero desdiciéndose de sus propios anuncios (“nada con ellos en las nacionales”) terminaron aliados con Patria Roja, lo mas retrógrado de la izquierda; y, como si esto fuera poco, no se dieron cuenta (¿viven en Marte?) que se aliaban, también, con el abogado de uno de los de Comunicore. Por el bien de su gestión, Susana debe mostrar sus reflejos políticos y éticos para tomar distancia, rápida e inequívoca, de este desastre.

0 comentarios: