sábado, 8 de enero de 2011

EL FORTALECIMIENTO DE LOS POLOS

Autor: Santiago Pedraglio
Fuente:
Diario Perú 21

Si el espectáculo electoral continúa tal como se ha iniciado, es muy probable que en el futuro inmediato se fortalezcan las candidaturas de Ollanta Humala, Keiko Fujimori y, quizá, Pedro Pablo Kuczynski. La peleas en el Apra entre Jorge del Castillo y Mercedes Aráoz (¿unida a Alan García?); las denuncias sobre la conformación de la plancha presidencial de Luis Castañeda; los autogoles de Alejandro Toledo, como su viaje de fin año a Punta Sal y el frustrado debate en Bagua; y sobre todo el amasijo de candidaturas de la derecha tradicional y sus variantes, pueden alentar la búsqueda de propuestas “claras”, más definidas.
Contra lo que ha sido frecuente en las últimas campañas electorales, los votantes pueden dejar de ver el centro político como el lugar privilegiado de los aspirantes presidenciales, por lo menos para la primera vuelta electoral.
Esto, debido a una sencilla razón: además de las peleas menudas, el atiborramiento de candidatos políticamente “indeterminados” empalaga, cansa, impide distinguir alternativas.
Optar por los polos o por las propuestas “claras” no tiene por qué significar la consolidación de la democracia y de los derechos individuales, ni la indeclinable defensa del actual modelo económico. Se puede tratar simple y llanamente de una nueva reacción, de otro voto de protesta contra la política tal como se ha instalado en el país.
Esta probable preferencia electoral de un importante número de peruanos podría ser, pues, una señal de que para ellos los problemas vinculados a la sobrevivencia, al progreso personal (incluida la educación y, en parte, la salud) o a los desafíos referentes al desarrollo local y regional no se resuelven en el ámbito de la política ni del Estado central. O, en todo caso, que si hay algún tipo de expectativas de solución estas provienen de las propuestas (mejor dicho, de las imágenes) electorales más nítidas y perfiladas, quizá percibidas como las que rompen con la inercia y con el estilo “piloto automático” de gobernar.
Aún falta mucho para abril; en el Perú electoral, tres meses son una eternidad. Sin embargo, a Ollanta Humala y a Keiko Fujimori les han dicho ya de todo o casi todo y a PPK no le entran balas, con esa pinta de gringo vivo que sabe administrar muy bien. En el caso de Fuerza Social, que podría ser otro movimiento político que comunique una propuesta definida, será necesario esperar unas semanas para vislumbrar su destino final, pero de saque la situación se le presenta sumamente complicada: escasa intención de votos y débil estructura orgánica.

0 comentarios: