viernes, 28 de enero de 2011

OTRA BURLA A LA INSTITUCIÓN CONGRESAL

En este delicado escenario tenemos, entonces, que permanecer alertas y vigilantes para escudriñar las listas y rechazar a quienes solo desean eternizar el ‘otoronguismo’ y los acuerdos bajo la mesa y, en lugar de servir al Estado, pretenden servirse de él.

Fuente: Diario El Comercio

A punto de terminar el proceso para que los partidos y alianzas armen sus listas de candidatos al Congreso, lo que salta a la vista, lamentablemente, es que la mayoría no entiende lo que realmente está en juego: la imagen del Congreso –absolutamente desprestigiada–, el equilibrio de poderes y, finalmente, la estabilidad democrática.
Así, sus propuestas para el Parlamento están lejos de significar renovación o mejor calidad profesional y ética de los mal llamados padres de la patria. Por el contrario, en diversos casos, presentan como candidatos a personas acusadas de graves delitos, de pertenecer a grupos de agitadores o de haber incurrido en escándalos. Tal es el caso, por ejemplo, del Apra, que puso a un acusado de violación, y de Fuerza 2011, que incluyó a un dirigente del radical Movimiento Popular Kallpa y a un individuo del cercano entorno de la mafia montesinista. Asimismo, es realmente penoso que estos y otros partidos sigan prefiriendo a personajes sin trayectoria política, profesional ni vocación de servicio y se inclinen solo por su repercusión mediática. Y se sospecha que en otras designaciones primó la adulonería o el aporte económico, sin que se hayan seguido mínimos criterios de selección de personal, como lo hacen la empresa privada y entidades públicas serias.
¿Qué cambios podríamos esperar del futuro Congreso? Pareciera que seguiremos con el triste espectáculo de ver el primer poder del Estado poblado de tránsfugas, a los que habría que agregar ex vedettes o personas de dudosa honorabilidad. Y no sería nada raro que se repitan escandaletes como los protagonizados por los congresistas ‘mataperros’, ‘comepollos’, ‘lavapiés’, etc. Además, y esto es lo más grave, con esos parlamentarios no se puede esperar un buen desempeño legislativo ni de fiscalización.A propósito, el caso de Lourdes Alcorta, que no fue elegida en los comicios internos del PPC pero luego es invitada por el líder de la Alianza por el Gran Cambio, Pedro Pablo Kuczynski, debe ameritar una revisión de las leyes electoral y de los partidos para evitar estos cortocircuitos en el futuro.
Asimismo, también reclama debate académico y político –y luego la reforma legislativa– la forma como la ley reglamenta las elecciones de candidatos dentro de los partidos, en la que sigue primando el secretismo, la falta de transparencia y el caudillismo.
Estamos avisados. Los ciudadanos-electores no podemos aceptar esta abdicación de responsabilidades por parte de cúpulas partidarias que actúan al peor estilo de los caudillos del pasado, para quienes las elecciones primarias o internas son un mero trámite y una burla al sistema democrático.
En este delicado escenario tenemos, entonces, que permanecer alertas y vigilantes para escudriñar las listas y rechazar a quienes solo desean eternizar el ‘otoronguismo’ y los acuerdos bajo la mesa y, en lugar de servir al Estado, pretenden servirse de él..

De esto hemos tenido bastante en el pasado, por lo que exigimos una propuesta parlamentaria de calidad que acometa, de una vez por todas, las transcendentales reformas que, por demagogia, inercia o por defender sus intereses no han afrontado los últimos congresos: la bicameralidad, la renovación parlamentaria, la revocación congresal y hasta la regulación de la inmunidad que se ha convertido en un escudo para la aviesa y descarada impunidad.

0 comentarios: