lunes, 14 de febrero de 2011

¿QUIÉN NO QUIERE ENCUESTAS?

Autor: Fritz Du Bois
Fuente Perú 21

La encuesta de Ipsos-Apoyo confirma que Toledo continúa ampliando la brecha que ha abierto en el liderazgo, mientras Keiko Fujimori se consolida en el segundo lugar con un apoyo que ha demostrado ser muy sólido. Por su parte, Castañeda Lossio sigue perdiendo posiciones con cada nuevo sondeo, mientras que, tanto Humala como PPK, no levantan del todo. Desde hace tres meses vemos que existe una tendencia similar, por lo que parecería que los dos primeros se están encaminando hacia la segunda vuelta electoral.Debemos resaltar que, cuando las encuestas son examinadas de manera objetiva y desapasionada, son una herramienta utilísima para la democracia, ya que permiten conocer la verdadera posición de la población. Como tal, cumplen un rol de transparentar las demandas o las preferencias frente al gobierno de turno o a una futura elección. Es por ello que son usualmente cuestionadas por los gobernantes o por sus candidatos cuando no están liderando.Esa última situación se da en la actualidad con un presidente perdiendo popularidad, con su candidato cayendo al tercer lugar y con su partido en riesgo de no pasar la valla electoral. Así que, es posible que en los próximos años el actual mandatario no cuente con guardaespaldas legislativos o gubernamentales.Por ese motivo, no sorprenden los ataques oficialistas contra las encuestadoras. Lo que es alarmante es que el Jurado se haya allanado y esté tratando de impedir la publicación de sondeos de opinión hasta la elección, porque pedir DNI y dirección de los encuestados, en un país donde campea el secuestro y la extorsión, es un absurdo mayor.Más aun, recordemos que el Jurado entrampó, con su ineptitud, la última elección municipal, y ahora demuestra que no tiene independencia, cediendo ante el Gobierno que no quiere más encuestas que demuestren que su candidato está perdiendo. Uno especularía que lo que más convendría, si se quiere fabricar un fraude electoral, sería el contar con un Jurado incapaz y con una población desinformada de la verdadera tendencia del voto al no publicarse sondeos de opinión, por lo que se podría justificar cualquier resultado.Por otro lado, no se puede cambiar las reglas de esa manera en medio de un proceso ya iniciado. Así que las encuestadoras y los medios de comunicación tenemos que oponernos a ese intento por intervenir en la elección e ignorar esa arbitraria resolución del Jurado.

0 comentarios: