martes, 3 de mayo de 2011

DÍA MUNDIAL DE LA LIBERTAD DE PRENSA

En plena campaña electoral, la prensa nacional cumple un papel clave. Ante nuevos jales, despidos inesperados o posturas de claro respaldo a una candidatura, este 3 de mayo, Día Mundial de la Libertad de Prensa, es el momento propicio para pensar el papel de los medios en la coyuntura política.

Por: David Pereda
Fuente:
Boletín de la Pontificia Universidad Católica del Perú

Vienen malos tiempos para los periodistas”, alertó la periodista Rosa María Palacios en su programa de televisión el último 20 de abril. Sus colegas Raúl Tola, Josefina Townsend y Jimena de la Quintana, del mismo grupo periodístico, también expresaron, en vivo, su preocupación. “El silencio no es una alternativa”, “Trabajaremos sin consigna política”, “Hacen pensar en una censura”, dijeron. Otras voces se sumaron.
La alarma se activó con el despido de Patricia Montero, productora general de Canal N por 12 años, y del jefe de Informaciones, José Jara.
Según declararon Montero y Jara, los directivos del Grupo El Comercio, dueño mayoritario de Canal N y América TV, quieren utilizar sus medios de comunicación para apoyar a la candidata presidencial Keiko Fujimori.
En marzo del 2010, el periodista Augusto Álvarez Rodrich fue trasladado de RPP Noticias, que se escucha en todo el país, a Radio Capital, con señal solo en Lima, ambos de la misma corporación. Aunque Álvarez tomó de buena manera el cambio, muchos recordaron sus choques en RPP con políticos del gobierno como Jorge del Castillo y Rafael Rey. ¿Fue un castigo su pase a una radio más chica? No lo vio así.
En la última campaña municipal, el diario Correo equiparó a la entonces candidata Susana Villarán con el terrorista Abimael Guzmán porque coincidían en un gesto con el brazo alzado. “Saludo marxista”, tituló en una portada muy criticada. En un tono más moderado, la empresa propietaria ha lanzado una nueva revista con la misma marca.

Grupos y coros.
Aparecen diarios, revistas, canales de televisión, radioemisoras, aunque muchas pertenecen a la misma empresa. ¿Es un buen desarrollo de la libertad de prensa?
Los conglomerados periodísticos más importantes del país son: el Grupo El Comercio, Grupo RPP, Epensa (Empresa Periodística Nacional S.A.) y el Grupo La República.
Para Jacqueline Fowks, profesora del Departamento de Comunicaciones y periodista de IDL-Reporteros, “falta pluralidad informativa en la coyuntura electoral porque tres de los principales grupos han elegido estar a favor de la candidata Fujimori”.
“Se nota en los diarios El Comercio, Perú 21, Trome, Correo, Ojo; en las radios Capital y RPP; y, en menor grado, en América TV y Canal N.
La información que circula está viciada, por decirlo de algún modo, y puede resultar incompleta por su falta de pluralidad”, asevera.
Aunque puede alegarse que cualquier medio de comunicación tiene derecho a optar por una orientación particular,
Fowks advierte: “Esto implica que hay un grupo de periodistas que pretende hacer el trabajo ‘estándar’ de servir al público con la más completa información, y no hay condiciones en el sector mediático que lo permitan”.
“El crecimiento en términos económicos ha producido una mayor cantidad de espacios de información y de opinión, pero podríamos decir que hay una gran cantidad de espacios que cantan una misma canción en diferentes géneros”, sostuvo la periodista.
Asimismo, destacó que la mayoría de medios de comunicación tiene deudas con el Estado, procesos judiciales o enfrentamientos patrimoniales. Esta situación aumenta su vulnerabilidad: tantas presiones pueden influir en la información que nos entregan.

Fallas de origen.
No asociados a grandes grupos nacionales están las televisoras de señal abierta más importantes: Frecuencia Latina, Panamericana TV y ATV (Andina de Televisión). América TV pertenece a los grupos El Comercio, con los dos tercios, y al grupo La República.
En la televisión, las grandes audiencias despiertan el apetito del poder. Sus vulnerabilidades aparecen como llaves maestras. Las más vistosas tienen que ver con la propiedad. “Ningún caso es claro porque los problemas de propiedad están sujetos a controversias. Esa vulnerabilidad la aprovechó Montesinos para chantajearlos y someterlos”, explica Fernando Vivas, periodista y crítico de televisión de El Comercio.
Frecuencia Latina volvió a ser de Baruch Ivcher apenas cayó el gobierno fujimorista, en el 2000. Sin embargo, el conflicto con los hermanos Winter no ha concluido. “Siempre hay ese problema que lo hace vulnerable, por más culpables que hayan sido los Winter. Supongo que no han depuesto la idea de hacer algún reclamo”, asegura.
América TV no ha acabado su proceso de insolvencia. En este caso, los acreedores eligieron el sistema concursal en Indecopi, la entidad estatal que dispone estos procesos. En el 2003, la empresa Plural TV, integrada por los grupos El Comercio, La República y la colombiana Valores Bavaria, asumió las acreencias y obtuvo Canal N. En el 2007, la extranjera vendió su parte a El Comercio, que se hizo de los dos tercios. “Montesinos no fue el único que buscó agarrar a los canales.
En los gobiernos de Toledo y de García, la vulnerabilidad del Canal 4 ha sido usada políticamente; incluso el Ministerio Público quiso ponerlo como garante en un juicio”, recuerda Vivas.
El caso Panamericana TV incluyó pintura amarilla: una guerra sin cuartel entre las familias
Schutz y Delgado Parker. La segunda había vendido la mayor parte del canal a la primera. Ernesto Schutz Landazuri, prófugo desde que salió su “vadivideo”, pasó el canal a su hijo, Ernesto Schutz Freundt, y a la esposa de este, Natalia Delgado, hija del dueño de RPP, Manuel Delgado Parker. En el 2009, Schutz recuperó la televisora.
“Genaro Delgado Parker estaba como administrador judicial, porque somos un país de
“leguleyadas”. Jugaba con medidas cautelares, una forma de saltarse la garrocha. Al final, perdió la administración judicial. Vaya uno a saber en qué situación está”, dice.
AT V y Global T V son del magnate mexicano Ángel González, el “Fantasma”, asegura
Vivas, “pero no encontrarás papeles que lo digan”. A lo mucho, aparecen como afiliadas a la red de televisoras Albavisión, que maneja González en América Latina. “Ambas no han acabado aún sus procesos de insolvencia. El Canal 9 lo empezó hace como 15 años, es una vergüenza para Indecopi. Pero es una insolvencia fraguada: los acreedores están ligados a González. Por tanto, mantiene el control”, cuenta Vivas.
Así las cosas, hasta los extranjeros parecen meter mano en nuestro sector mediático. Al público, en tanto, le queda desarrollar el sentido crítico para leer entre líneas los mensajes.
Saber quiénes manejan los medios de comunicación

0 comentarios: