miércoles, 18 de mayo de 2011

PICANTE DE GASTÓN

Por Augusto Álvarez Rodrich
Fuente:
Diario la República

Importancia del fondo y de la forma en la política
Hizo bien el presidente Alan García al ‘parchar’ con rapidez el encontrón con el primer cocinero de la nación, Gastón Acurio, porque, por un lado, no le conviene chocar con alguien que lo supera largamente en el aprecio y el respeto de la gente; por el otro, porque se equivocó en el cuidado de las formas que, en política, como en muchos otros ámbitos, es más importante que el fondo.
El fondo es el uso de transgénicos en el Perú y la forma es el debate sobre el tema, con la participación de todos los interesados y no solo con los que el presidente decida.
Eso traslució el presidente García cuando lo interrogaron por la oposición de Acurio a los transgénicos y respondió que “en principio, me gustaría que sobre el tema hablen los técnicos, los que saben, los biólogos, los agrónomos, esos son los que saben; comemos 63 kilos de transgénicos al año, sin saberlo”.
Casi sin saberlo, el presidente se metió en un problema del que debe haberse dado cuenta apenas leyó, al día siguiente, la respuesta de Acurio a su intervención en la que le dijo algo similar a lo que ahora le dicen a Mario Vargas Llosa para que no opine sobre la elección: ‘Gastón, solo sirves para cocinar’.
Acurio demostró que no solo sabe cocinar sino, también, defender su derecho legítimo a participar en un debate, y le respondió en su Facebook al primer comensal de la nación:
“Tener el ego elevado no está bien. Tener el ego colosalmente elevado está pésimo. Pero tener el ego colosalmente elevado y ser líder de un país, eso está muy muy mal”, escribió Acurio en su concurrida página. Y para que no queden dudas, agregó: “Que hablen los que saben es decirle al 90% del país, que no opina como uno, que se calle porque no saben. ¿Es posible cualquier discusión en esos términos?”.
El presidente –que no es tonto sino todo lo contrario– entendió el mensaje e inmediatamente enmendó diciendo “yo lo quiero mucho a Gastón y le tengo una inmensa simpatía, yo no ninguneo a nadie, creo que es un tema muy importante en donde todos deben participar sin apasionamientos”.
Dejo para otro día el comentario sobre el fondo –el del uso de transgénicos, en el que siento que aún requiero más información– y voy a la forma, algo muy relevante en un momento como el actual en el que la elección ha sacado lo peor de muchas personas –en la política y en el periodismo– con expresiones de agresividad, intolerancia e incapacidad de respetar ideas distintas a las propias.
Hizo bien Acurio al ayudar al presidente García a recapacitar y dar ejemplo en cuanto a respeto y tolerancia a las ideas. Lo cual confirma, de paso, la fuerza del liderazgo de personas como Gastón que hacen Política (en serio) sin tener que matricularse en la política.

0 comentarios: