jueves, 9 de junio de 2011

LA IZQUIERDA EN EL PODER

Autor: Víctor Andrés Ponce
Fuente: Diario Perú 21

1. Por primera vez, la izquierda llega al poder de manera directa con Ollanta Humala, y lo hace mediante el sufragio democrático. Antes había ejercido el gobierno de forma indirecta: a través de la dictadura velasquista y del desastre del primer gobierno alanista. Hoy, en Palacio, tiene la oportunidad histórica de cambiar la historia y sumarse a las corrientes modernizadoras de la izquierda brasileña, uruguaya, chilena, española y europeas. Humala tiene tantos auspicios internacionales, que Mario Vargas Llosa y Hugo Chávez ya empezaron a disputarse los padrinazgos del régimen electo. Luego de cinco años veremos quién se llevará los reconocimientos y si los índices de libertad política y económica se consolidan y mejoran. Todos los peruanos de buena voluntad imploramos que el nuevo presidente reciba inspiración divina.
2. En la embrionaria administración humalista ha empezado a surgir un nudo, una contradicción que puede bifurcar los caminos. Formulamos la pregunta utilizando las categorías de la izquierda: ¿Cómo armonizar el neoliberalismo y el crecimiento con la inclusión social y la atención a los pobres? Las cosas están tan neblinosas que, no obstante que el presidente electo lanza mensajes tranquilizadores, ratifica un dispositivo nuclear: persistir en la reforma constitucional sobre el papel subsidiario del Estado. En realidad, el humalismo no tiene un programa de inclusión social más allá de los parámetros bolivarianos, y de allí la creencia de que, modificando el papel del Estado y creando más dependencia o empresas públicas, los pobres se engancharán al crecimiento. No advierten que el segundo alanismo representa el fracaso total del Estado y el triunfo apoteósico del mercado. ¿Cómo, entonces, crear más Estado en vez de reformarlo? Este nudo entre neoliberalismo y pobreza tensará la formación del nuevo gabinete y se convertirá en una sombra del futuro régimen. Si no hay ideas claras, Venezuela nos venderá petróleo subsidiado para combatir la pobreza. ¿O no?
3. La llegada de la izquierda al poder replantea la agenda del sistema político peruano. ¿Keiko transformará al fujimorismo en un partido moderno distante del padre y las relaciones dinásticas? ¿Acaso ha muerto el Apra que nunca moría? ¿Serán capaces los liberales de centralizarse para disputar el liderazgo de la derecha a los conservadores? Perú Posible y Alejandro Toledo deberían cogobernar con Humala y diluirse en una sola organización. Perú Posible y Solidaridad Nacional, de Luis Castañeda, no se justifican y representan auténticas arbitrariedades políticas. Cuando el bosque se llena de leños muertos, se anuncian los nuevos brotes. Toledo, Castañeda, Lourdes Flores y García nos han entregado al régimen de Ollanta y deben irse a casa. Es hora de nuevos actores.

0 comentarios: