miércoles, 6 de julio de 2011

EN EL DÍA DEL MAESTRO

Enseñar no debe parecerse a llenar una botella de agua, sino más bien a ayudar a crecer una flor a su manera.
Noam Chomsky

Por: Luis H. ESPINOZA TARAZONA
SECRETARIO GENERAL
SUTEP – La Libertad


En víspera de la asunción de un nuevo gobierno para conducir los destinos de nuestro país, el mismo que a nuestro entender debe sentar las bases para construir una nueva República, con una nueva Constitución en el marco de un Proyecto Nacional de cara a los retos del Siglo XXI, con un gobierno democrático, patriótico, descentralista, de regeneración moral, con amplia base social que será el sustento de respaldo a los cambios que necesariamente se deben realizar. Al mismo tiempo, consideramos que el nuevo gobierno debe ganar la confianza del pueblo desde el inicio. Planteamos que debe ser un gobierno de nuevo tipo para conducir al país con honestidad, eficiencia, sentido social, capacidad de gestión y claridad de rumbo; un gobierno con una mentalidad, una voluntad, y una conducta política al servicio incondicional del pueblo. Con una reforma educativa con Proyecto Educativo Nacional y el rol protagónico del maestro/a. Que revalore el papel de la educación, la ciencia y la tecnología como requisitos indispensables para su modernización.
En este panorama actual, llega el día del aniversario de nuestro glorioso SUTEP. Desde aquel congreso multitudinario y representativo realizado en el Cuzco en julio del año 1972, han pasado ya 39 años. En estos últimos años los maestros del SUTEP hemos sido objeto de una campaña de satanización por parte del gobierno y los grupos más recalcitrantes de la derecha apátrida de nuestro país, sólo por defender la escuela de los pobres, una escuela pública gratuita de calidad y universal, por defender los derechos y la dignidad de los maestros/as, por no bajar la cerviz ante las imposiciones de políticas educativas neoliberales delos gobiernos de turno, por demostrar en el terreno concreto de la lucha de clases nuestro principio de un sindicalismo clasista.
Es ocasión para recordar las palabras del heroico Horacio Zeballos Gámez, primer Secretario General de nuestro glorioso SUTEP, quien en el año 1979 hiciera una declaración al país desde su lecho del hospital: “No tienen moral para decirnos nada, aquellos que han olvidado quienes fueron sus maestros, quienes les enseñaron a leer, a partir un pan en partes iguales, la defensa de nuestros derechos. Es la lección más sublime que podemos dictar al pueblo; para sacarlo de su condición servil, nuestra lucha por ser justa es hermosa, …”; palabras que cobran importancia y vigencia en el tiempo por todo lo que viene aconteciendo con la educación y el magisterio nacional.
En esta fecha también celebramos el DÍA DEL MAESTRO, ocasión que nos lleva a una reflexión profunda frente a la gran responsabilidad que nos toca a los maestros/as en el proceso de construir una patria libre y soberana con hombres y mujeres comprometidos en engrandecer la patria que nos viera nacer, decía el gran Amauta José Carlos Mariátegui “De todas las victorias humanas corresponde a los maestros el gran mérito; de todas las derrotas humanas, les corresponde también la gran responsabilidad” reafirmando así nuestra responsabilidad de formar a los futuros ciudadanos conscientes y comprometidos con la gran tarea de construir los cimientos firmes de una Nueva República, de cara a las exigencias del siglo XXI. Forjar un “Perú nuevo en un mundo nuevo”.

Al celebrar nuestro día, en esta coyuntura política, merece traer a nuestra memoria las palabras de José Antonio Encinas, quien afirmara: “Los maestros al ponernos al servicio del Estado, no hemos vendido nuestra conciencia, ni hemos hipotecado nuestras opiniones, ni hemos perdido nuestra ciudadanía. El hecho de recibir una suma mensual significa sólo el pago de nuestros servicios profesionales, pero no el pago de un silencio que repugna”. El magisterio es y será consecuente con su rol histórico que le corresponde en la sociedad.
Al conmemorar en la fecha el Día del Maestro y el XXXIX Aniversario de fundación del SUTEP, renovamos nuestro compromiso de lucha en defensa de la escuela pública, escuela donde estudian los hijos de nuestro pueblo, reafirmamos nuestra fe inquebrantable de lucha por nuestras reivindicaciones y por una nueva educación en nuestro país, que en nuestra labor cotidiana de la enseñanza y el aprendizaje esté presente el amor y la alegría con nuestros niños y jóvenes.
Es también propicia la oportunidad para instar a cada maestro/a a construir la más amplia unidad del magisterio, estrechar lazos firmes y consistentes con nuestros padres de familia y nuestro pueblo, para que todos unidos derrotemos la pobreza y desocupación que postergan cada vez más la educación de nuestro pueblo.
Feliz día maestras y maestros; que el reconocimiento de nuestros alumnos/as y sus padres sean el mejor aliciente para seguir mejorando nuestro trabajo cotidiano y hacer de las aulas y las escuela un lugar en que los niños y adolescentes encuentren la alegría de aprender y vivir.
El saludo a quienes hoy ya no están en las aulas pero que dejaron huellas en generaciones, quienes constituyen el magisterio de cesantes y jubilados a ellos el reconocimiento por haber abrigado esta profesión. Que nuestro saludo llegue a los maestros y maestras que por motivos de salud están en la cama de un hospital a quienes les deseamos una pronta mejoría y tenerlos muy pronto en las aulas junto a los niños y adolescentes que esperan con entusiasmo su pronto retorno.
Finalmente recordar al maestro cantuteño Ricardo Dolorier quien decía: “Ser maestro en el Perú es una forma muy peligrosa de vivir, ser maestro en el Perú es una forma muy hermosa de morir”

0 comentarios: