sábado, 9 de julio de 2011

RECUPERAR EL ESTADO, RECUPERAR EL SERVICIO PÚBLICO

Por Nelson F. Nuñez
Fuente:
Bajo La Lupa

Uno de los aspectos mas evidentes del tipo de gobierno que hemos tenido en el país – excepto en cortos periodos, ha sido que el Estado ha funcionado para servir a los intereses de los diferentes grupos económicos afectando los derechos ciudadanos. La acción del Estado estuvo organizada y se desarrolló para beneficiar a los negocios que estos grupos de poder llevaban adelante. Las tareas por el bienestar y desarrollo de los ciudadanos que no han estado articuladas a estos negocios, ha sido poco atendidas, ignoradas o incluso afectadas.
El "Establishment " político actual dice que el nuevo gobierno de GANA PERU acepta continuar con el modelo que ha estado vigente en los últimos veinte años, tanto durante la dictadura como en los gobiernos democráticos. Buscan mezclar (Y confundir) aspectos claves de una responsable gestión económica con lo que Sinesio Lopez ha venido a llamar un Estado "clepto-patrimonialista" secuestrando el gobierno para saquear el país y para robar... Ese es uno de los aspectos medulares que tiene que cambiar y es lo que espera la mayoría de los ciudadanos, en especial aquellos que votaron por Ollanta Humala. El diseño e implementación de políticas públicas requiere un nuevo tipo de gobierno, que piense en el mediano y largo plazo (además de responder a las urgencias sociales que existen) en beneficio de los ciudadanos.
Un segundo aspecto clave que deberá enfrentar la nueva administración es desarrollar una cultura de servicio público. Hablamos del cambio de una visión y una actitud para afrontar la administración gubernamental y la actividad privada de prestación de servicios públicos que empieza con los políticos electos, los cuadros técnicos del sector estatal y llega hasta las compañías privadas que prestan servicios como telecomunicaciones, electricidad, y otros financiados o concesionados por el Estado (Por ejemplo a través de COFIDE). El cambios debe ir desde la decisión y planeación, hasta el servicio personal que se le presta a los ciudadanos en el día a día.
En el Perú no existe en general esa cultura porque desde su origen mismo como república, el Estado fue excluyente y estuvo de espaldas a la mayoria. Pero también es cierto que se han dado valiosas experiencias de políticos, funcionarios y empresas del sector privado que han tratado de afirmar este concepto de servicio público. Hemos tenido casos importantes en la historia reciente durante la gestión de presidente Valetin Paniagua, en sectores como Salud, o la Defensoria del Pueblo y en algunos gobiernos regionales y locales, pero que se han encontrado con políticos, funcionarios y empresas privadas corruptas que en la mayoría de los casos los han expulsado y arrinconado.
Con cada gobierno, salen los cargos de confianza y los que no pudieron "asegurar su nombramiento de ultimo minuto". Cada administración que se va, deja decenas de miles de "nuevos" empleados públicos, que en muchos casos aportan muy poco y mas bien son un lastre para el Estado. Pero tambien varios de los que buscan ingresar con la nueva administración lo hacen motivados porque consideran que "tienen derecho a ese puesto" porque "contribuyeron al triunfo", peleándose por "salir en la foto" o llevar la mejor "torta de cumpleaños". Sus primeras preocupaciones son qué puesto logran para resolver sus problemas existenciales como un empleo bien remunerado, poder personal, o para ejecutar sus agendas activistas desde sus convicciones ideológicas (Y no necesariamente servir a los ciudadanos). Todo eso es natural, el punto esta en la capacidad de Partido Nacionalista y el presidente electo Ollanta Humala, de lograr que las personas con estas motivaciones sean las menos. Los informes de las comisiones de transferencia sobre la situación de los diferentes sectores y las propuestas para acciones durante los primeros 100 días, serán las base para el mensaje presidencial del 28 de julio y deben fortalecer las discusiones sobre las políticas gubernamentales, sus aspectos operativos y los equipos técnicos que se requieren.

Mientras tanto los "lobbies" de empresas privadas ya están actuando. Las mafias (Y eso es literal) en el sector publico, ya están recomponiéndose. Poniendo sus nuevas camisetas y enrolando a nuevos integrantes, para seguir saqueando el Estado y robando al país. Es crítico que la nueva administración implemente un plan anticorrupción, que debe ser transversal a todo el gobierno. La tarea es harto compleja y creemos que los cambios serán graduales y sectoriales, dependiendo mucho no solo de los planes en el papel, sino sobre todo de la ética y la capacidad de los políticos y cuadros técnicos responsables en cada sector.
Un tercer aspecto en la eficiencia y la eficacia en la gestión pública. Un funcionario honesto es un primer aspecto innegociable, pero no lo es todo. Para reformar este Estado se requieren que los políticos y cuadros técnicos sean capaces. Las administraciones de los gobiernos regionales y locales, donde sectores de izquierda y progresistas (en sus distintas denominaciones) tienen la principal responsabilidad están mostrando importantes debilidades. Como ha señalado Gustavo Guerra Garcia, la ausencia de objetivos definidos, las decisiones de la alta dirección, la ausencia de una carrera de funcionario público, la coordinación y el control de programas, proyectos y actividades, la falta de información estadística y otros, son algunos de los problemas más graves que tienen que afrontarse para reformar el Estado. Son sus capacidades y sus practicas las que podrán o no convertir las políticas en acciones cotidianas que benefician a todos los ciudadanos.
Que estos cambios se logren, no es una preocupación solo del PNP y los grupos que le apoyan, sino debiera ser de todos los ciudadanos que quieren que el país tenga un desarrollo con inclusión y una democracia con justicia para lograr un país para todas y todos los peruanos.

Análisis y propuestas para el país
Grupo Bajo La Lupa

0 comentarios: