sábado, 10 de septiembre de 2011

RIQUEZA Y SABOR

Autor: Fritz Du Bois
Fuente:
Diario Perú 21

Una actividad que a la mayoría le encanta disfrutar –pero con la que, hasta hace pocos años, eran contados con los dedos de una mano los que lograban con ella reconocimiento y rentabilidad– es, hoy en día, un verdadero boom internacional.
Así tenemos que Mistura sirve, aparte de gran oportunidad para saborear deliciosos platos, para resaltar cómo la gastronomía representa, en la actualidad, el 13% del PBI. Además, la facturación anual es de 45 mil millones de soles y le da empleo a más de 320 mil. Nos hemos convertido en uno de los principales destinos del turismo gastronómico y se han otorgado decenas de franquicias para abrir restaurantes peruanos en todo el mundo.
Más aún, estamos recién empezando y tenemos un enorme potencial de seguir creciendo a niveles que nunca hubiéramos imaginado. Incluso, en la actualidad, hay más de 80 mil jóvenes preparándose para ser desde chefs hasta sommeliers, por lo que ellos van a lograr que el impulso se mantenga durante muchos años más.
Por otro lado, este éxito se ha gestado en solo una década y se ha debido, principalmente, a la creatividad e iniciativa de emprendedores que, al inicio, padecieron los obstáculos burocráticos que el Estado siempre coloca al paso del que quiere generar riqueza y bienestar. Aunque en este caso se debe reconocer que, al menos, algunas entidades estatales tuvieron la claridad de ver temprano el potencial y han apoyado la gastronomía, especialmente, con promoción internacional.
Lo que toca ahora es tener claro qué se requiere para seguir creciendo y progresando. Por ejemplo, el desarrollo de productos orgánicos es fundamental para una gastronomía de alta calidad, especialmente considerando que en ellos tenemos una enorme ventaja competitiva no solo por nuestra diversidad, sino también, paradójicamente, por los mínimos montos de inversión en el agro durante muchos años. Simplemente hay fertilizantes y plaguicidas químicos que son absolutamente desconocidos en amplias regiones del campo.
Asimismo, es vital una adecuada política ambiental. Un restaurante de 4 tenedores difícilmente se sostendrá con creciente contaminación en los ríos y en el mar o si la ciudad sigue pareciendo un basural. Pero lo importante aquí no es la legislación, menos aún darle poder a un ‘comisario ambiental’, sino lograr que la población realmente aspire a mejorar su calidad de vida y, por ello, su hábitat.

0 comentarios: