jueves, 8 de septiembre de 2011

¿SEGURIDAD CIUDADANA?

Por Cesar Huertas
Fuente:
Bajo La Lupa

La seguridad ciudadana es uno de los puntos más álgidos y el más urgente, de los que tiene que enfrentar este nuevo gobierno. En torno a este problema nacional se hablan de muchas recetas y posibles soluciones para combatir la delincuencia, el crimen organizado y el narcotráfico; gente con mucha experiencia y recorrido se han expresado en diferentes medios de comunicación.
El mismo Presidente conocedor de la importancia de este problema, ha asumido directamente el liderazgo del Consejo de Seguridad Ciudadana y ha establecido políticas que le den un nuevo rostro a los grandes problemas que existen en un plazo de 180 días, que los ciudadanos esperamos que así sea.
Un tema poco puesto en debate es la descentralización de la PNP, que podría ser en forma gradual. La propuesta sería que la PNP continúe con su función a nivel nacional, con delegaciones en los departamentos y regiones. Debería constituirse una Policía Metropolitana que dependa de las ciudades más desarrolladas, como Lima, Trujillo, Chiclayo, Arequipa, para comenzar y más adelante en función a recursos que tengan otras ciudades, deberían replicarse. Quién mejor que las autoridades mencionadas para conocer directamente los problemas de seguridad que hay en su circunscripción y hacer las correcciones que sean necesarias en forma inmediata.
Por otro lado debería crearse una Policía Regional, en forma progresiva , de acuerdo a los recursos que vayan teniendo las regiones, decisión que fortalecería la descentralización en el país, que siendo un de las pocas políticas de estado, está paralizada. Las funciones de esta policía deberían ser marcadamente diferentes a los de la Policía Nacional, de manera tal que no haya conflicto entre ellas y existan dos ámbitos para combatir los flagelos de la seguridad ciudadana.
Dentro de la PNP debería escogerse a las personas con más aptitudes para que se dediquen a la investigación criminal y laboratorios científicos, tanto en el nivel subalterno como en el nivel oficial; personal que haría su carrera en esta área y tendríamos profesionales altamente calificados, con Maestrías y Doctorados propios de su especialidad.
Completando el cuadro, se debería refundar la Policía Republicana, quizás con otro nombre, con funciones específicas que no interfieran con la Policía Nacional. Esta policía dependería también del Ministerio del Interior, cuya función sería en el ámbito nacional, desconcentrada donde sea realmente de necesidad su uso.
Considero que para cumplir mejor su función la Policía Nacional y sus similares metropolitanas y regionales, no deberían ser militarizadas, esto hecho los mantiene alejados de la población y sociedad; el nombre de Guardia Civil graficaba mejor las funciones de este importante cuerpo, lamentablemente con el trascurrir de los años el cuerpo policial siempre ha tendido a emular los procedimientos, cursos, grados y mecanismos del Ejército. Y cuál es el resultado, frente a la seguridad ciudadana? Ustedes lo saben.
Para terminar la policía de salvataje, debería ser asumida por los gobiernos locales y la policía forestal por los gobiernos regionales. Todo lo sugerido no es nada nuevo, existe en otras partes del mundo, es cuestión de implementarlo gradualmente.Por cierto, que existen otros actores tan o más importantes que la Policía Nacional en la Seguridad Ciudadana, estos son: el Poder Judicial y el Ministerio Público, que como todos sabemos sufren de serias falencias, particularmente el primero de los nombrados.

0 comentarios: