lunes, 24 de octubre de 2011

DE LA INCLUSIÓN SOCIAL, SU MINISTERIO

Por: Augusto Álvarez Rodrich
Fuente:
Diario La República

La designación de Carolina Trivelli en el Midis.La creación del Ministerio de Inclusión Social (Midis) y la designación de su primera ministra son pasos relevantes para avanzar en el objetivo principal de la gestión del gobierno y en el cual el Perú se juega mucho porque es crucial construir una senda de progreso para todos, en vez de continuar un camino en el que –como hasta ahora– una parte importante de la población se queda fuera de la fiesta.
Un ministerio específico para la inclusión es una buena idea. Expresa la relevancia que el gobierno le da al tema y la expectativa del país por su logro. Pero la inclusión no depende solo de un ministerio sino que requiere la coordinación entre muchas entidades vinculadas directamente con la mejora de la calidad de vida de la población pobre, en rubros como educación, salud, nutrición, seguridad o justicia, entre varios otros.
Por ello, junto con la creación del Midis quizá sea más valiosa la señal que se transmite con la designación de la economista Carolina Trivelli como su ministra. Como dijo la semana pasada Hugo Santa María –de Apoyo Consultoría–, este nombramiento es tan importante para el delineamiento de la perspectiva futura del país como lo fue el de Julio Velarde en el BCR.
Darle la responsabilidad del principal objetivo del gobierno a alguien como Trivelli, que no es del partido y quien reúne condiciones excepcionales para el cargo, como son conocimiento técnico del tema, decencia y honestidad, significa bastante.
Constituye además una buena señal para la renovación del ‘elenco estable’ de la tecnocracia que ha manejado el país durante las últimas dos décadas, y refleja que se puede encontrar técnicos valiosos en distintas canteras políticas y sectores.
Lo más interesante de la designación de Trivelli en el Midis es su planteamiento de entender a los pobres como ciudadanos, por lo que esto puede representar como cambio de enfoque con relación a lo hecho hasta el momento.
Ahora se necesita aterrizar este concepto en planes específicos, con un sentido de prioridad en cuanto a los objetivos –pues los recursos son limitados–, y que se establezca un conjunto de indicadores creíbles que permitan evaluar el desempeño del gobierno en este objetivo que es crucial.
Se trata de una aspiración social antigua. Alejandro Toledo reclamó la paternidad del ‘crecimiento con inclusión’, y Lourdes Flores lamentó que a los socialdemócratas les ‘robaran’ la idea.
La demanda social de la inclusión social fue el gran tema de la elección 2011 y un motivo principal de la elección presidencial de Ollanta Humala. El riesgo de fracasar en esta exigencia nacional sería gravísimo. En esto, no se puede fallar.

0 comentarios: