sábado, 12 de noviembre de 2011

UNA REVELADORA VOTACIÓN

Fuente: Diario La Primera

Al cerrar el paso a la aprobación pronta de una reforma legal que impida que los corruptos se acojan a la prescripción como fruto de leguleyadas y ruta hacia la impunidad, los partidarios del orden neoliberal a ultranza y de gobiernos marcados a fuego por la corrupción, han confirmado la falsedad de su prédica supuestamente moralizadora.
El proyecto de Gana Perú, respaldado por Alianza Parlamentaria, ha sido bloqueado por los mismos parlamentarios que en las semanas previas pretendieron erigirse como implacables fiscales de la moralidad en el manejo del Estado, ante inconductas de miembros del frente gobernante, como el deplorable caso del segundo vicepresidente de la República.
Esos representantes votaron esta semana contra la aprobación pronta del proyecto moralizador, alegando, con tecnicismos y argucias seudo-jurídicas, que debe ser primero analizado por dos comisiones parlamentarias.
La experiencia demuestra que ello equivale a entrampar o al menos demorar una reforma que es reclamada por la ciudadanía, sin que pueda siquiera hacerse una estimación del tiempo que tomará tal trámite.
La actitud de los partidos tradicionales demuestra la falsedad de su prédica anticorrupción y confirma que sus inflamados discursos contra el gobierno y Gana Perú por el caso del vicepresidente de la República y otros menores de inconducta en el bloque oficialista, buscan solo el aprovechamiento político de esas situaciones y de ninguna manera expresan una política principista.
Es además una nueva comprobación de la falsedad de las promesas electorales del agrupamiento conservador que intentó el retorno de la dictadura en el afán de impedir las transformaciones que el país y la sociedad demandan.
El Fujimorismo y el pepecismo, prometieron entonces que apoyarían la medida, imposibilitados de rechazar el proyecto moralizador que busca declarar imprescriptibles los casos graves de corrupción, porque ello les costaría votos.
De esa manera se han quitado la careta quienes pretenden el regreso a una dictadura que para muchos fue el régimen más corrupto de la historia y del que formaron parte decenas de acusados de corrupción que buscan acogerse a la prescripción de sus procesos, tras eludir a la justicia mediante diversas argucias dilatorias, para que pase el tiempo requerido para la prescripción.
Con ellos cerró filas la minúscula representación del pasado régimen, que tiene importantes cuentas pendientes en materia de corrupción, y otras fuerzas tradicionales.
Hay que anotar además la responsabilidad que tuvo en el desenlace de la referida votación, el hecho que solo votaran por la aprobación pronta de la reforma 43 de los 60 legisladores de Gana Perú, Perú Posible y Alianza Parlamentaria.
Ello puede ser consecuencia de la falta de disciplina y madurez de los legisladores de esas fuerzas aliadas, o, peor aún, podría dar pábulo a preocupantes conjeturas sobre la falta de cohesión de esas bancadas.

0 comentarios: