martes, 20 de diciembre de 2011

LAS TÉCNICAS DEL NUEVO PREMIER

Por: Augusto Álvarez Rodrich
Fuente:
Diario La República

Te metiste a soldado y ahora tienes que aprender. Dicen sus amigos que es injusto encasillarlo como militar pues su vida profesional incluye más tiempo como empresario pero, viéndolo en sus primeros días al frente del Consejo de Ministros, se puede decir que, como político, Óscar Valdés es un buen empresario.
Eso proyecta, por ejemplo, el primer día del reinicio del diálogo en Cajamarca sobre el proyecto Conga, que terminó con el retiro de la sala del presidente regional Gregorio Santos. Luego de un inicio tenso de la cita, se pudo llegar a un acuerdo, pero después se produjo un rompimiento a pesar de lo sencillo de lo pactado.
Esto incluía una reunión de trabajo para el 27 de diciembre, en Lima, sobre los aspectos técnicos y jurídicos del peritaje internacional del proyecto y, para el 13 de enero, una segunda cita con las autoridades del gobierno regional y locales a realizarse en la ciudad de Cajamarca.
La actitud del presidente Santos es, sin duda, inexplicable si se tiene en cuenta que se trata de un par de acuerdos muy elementales, pero su abandono de la sala puede reflejar una baja capacidad de previsión política por parte del nuevo jefe del gabinete, con el fin de manejarse en un entorno complejo y enrarecido por la desconfianza como el de Cajamarca.
Salvo que el premier Óscar Valdés esté buscando un nuevo choque con las autoridades regionales –lo que no parece ser el caso–, lo ocurrido ayer en Cajamarca significa un retroceso relevante en los avances logrados por el trío de ministros encabezado por el titular de Vivienda, René Cornejo, la semana pasada.
De otro lado, el manejo que el premier ha tenido en el caso de la relación con Chile tampoco parece acertado. Las declaraciones iniciales del ministro de Defensa chileno Andrés Allamand, quien dijo que la fase oral del proceso en La Haya podía alentar expresiones nacionalistas en el Perú, fueron, ciertamente, lamentables.
Pero eso no implica que, pensando estrictamente en la conveniencia del Perú, la respuesta del gobierno peruano también tenga que ser lamentable. Sin embargo, eso es lo que ha hecho el flamante premier Valdés, al responder con comentarios armamentistas y bélicos lo que debe manejarse en el terreno de la diplomacia y de las cortes internacionales.
Lo hecho por el premier Valdés significa un retroceso en el manejo profesional y altamente beneficioso para el Perú que realizó la cancillería de José Antonio García Belaunde durante la presidencia de Alan García.
El nuevo premier se jacta de que “lo que escogimos con el mandatario fue gente de gestión y técnica”. Quizá este sea el momento de que empiece a reconocer que este gabinete va a necesitar un manejo político más fino para enfrentar el panorama que se viene en el futuro próximo.

0 comentarios: