martes, 31 de mayo de 2011

EMPATE TÉCNICO PARA SIEMPRE

Por Mirko Lauer
Fuente:
Diario La República

Algunos tenían la esperanza de que el debate dirimiera de una vez por todas el famoso empate técnico. Fue la gran oportunidad de hacer buena nota entre los ayayeros de los medios, pero en verdad el debate no ha hecho sino reforzar los parecidos entre las figuras de los dos candidatos. De modo que no se va a saber realmente nada hasta que hable la ONPE.
Tampoco las encuestas privadas de último momento resolverán el hambre de datos decisivos. La presencia de votos del extranjero y de la periferia rural más remota quitará mucho impacto a los sondeos de boca de urna, a los clásicos flashazos de la TV, y puede postergar el desenlace. Todo lo cual va a colocar al público al borde de un ataque de nervios.
Sin embargo a las dos campañas les quedan unos pocos días, y los discursos de los mítines de cierre de campaña pueden tener algo de influencia. Pero flota en el aire la sensación de que ya todo está dicho y que la cosa ya está virtualmente decidida, solo que nadie se atrevería a decir a favor de cuál candidato.
Esta ha sido una guerra de resistencia, en que para ambos candidatos y sus equipos la tarea principal ha sido sobreponerse a los aspectos negativos de sus respectivas trayectorias e imágenes. No ha sido, pues, una competencia de méritos o simpatías personales, sino una pugna por establecerse como mal menor entre una mayoría de votantes.
     Con el resultado en las manos muchos votantes vamos a tener que enfrentar dos tipos de ajuste. Los perdedores tendrán que hacerse cargo del escenario catastrófico que venían temiendo. Los ganadores tendrán que cruzar los dedos (todos) esperando que su momento de alegría no se convierta en una decepción.
Con el triunfo o la derrota cada candidato inevitablemente va a desempaquetar un fardo político que se mantuvo atado durante la campaña, en la cual evidentemente solo apareció un entorno formado por los rostros más aceptables. El paso de la feria electoral a las duras realidades del gobierno no toma más de unas pocas horas.
Por lo pronto el ganador va a tener que agenciarse una mayoría parlamentaria para empezar a gobernar. Se supone que los aliados en la campaña van a aportar esas curules, pero eso va a depender de una nueva negociación, de resultado imprevisible. En un régimen presidencialista los primeros 100 días son definitivos.
A Alejandro Toledo esa negociación lo llevó al antiaprismo tipo FIM. A Alan García lo acercó al fujimorismo. Decir que este domingo en ambos casos se va a votar por personas diferentes de las que van a gobernar quizás es una exageración. Sin embargo es una exageración que conviene tener en cuenta.

lunes, 30 de mayo de 2011

LIBERTAD DE CONCIENCIA

Autor: Ricardo Vásquez Kunze
Fuente:
Diario Perú 21

Soy un hombre de derecha. Creo en la libertad individual y la dignidad humanas como los valores fundamentales de una sociedad civilizada, sin tanta cháchara de “derechos” secuestrada hoy por la izquierda. Esos son mis principios. En lo que no creo es en la libertad para robar, explotar, torturar, asesinar y corromper no solo a individuos sino a países enteros a través de sus instituciones más preciadas y que son, precisamente, la garantía de esa dignidad humana que el Estado tiene la obligación moral de hacer prevalecer siempre.
Por eso es que no puedo votar en nombre de esa libertad y dignidad humanas por lo que la señora Fujimori representa políticamente. Quiero ser claro en esto. No tengo nada personal contra la señora Fujimori. A diferencia de muchos de sus detractores, no creo que sea ningún monstruo y confío en su buena fe. Sin embargo la señora Fujimori no es Mariano Rajoy, el líder del Partido Popular de España, ni tampoco Sebastián Piñera, de Renovación Nacional en Chile. Si Rajoy y Piñera fueran líderes del franquismo y del pinochetismo ni los apoyaría ni podría votar por ellos. Ese es el caso de la señora Fujimori. Ella es la líder del fujimorismo y esa es su tragedia. Tragedia con la que no ha podido romper.
Para los jóvenes que no lo vivieron, el fujimorismo representó en el Perú de la última década del siglo XX el envilecimiento absoluto de todas, sí, digo todas las instituciones republicanas. Corrompidos por el fujimorismo resultaron siendo el Presidente y los vocales de la Corte Suprema, la Fiscal de la Nación, el Presidente del Jurado Nacional de Elecciones, comprado por “una operación a los ojos en Colombia y viáticos para su familia”. Corrompidos por el fujimorismo fueron la televisión, la radio, los diarios con grotescos millones sobre la mesa para callarse la boca sobre las tropelías del régimen o destruir a los que osaban levantar una solitaria voz. Corrompidos terminaron el Tribunal Constitucional con García Marcelo y, ni se diga ya, el Congreso de la República. Es decir, todos los que en una república de hombres libres tenían el deber de defendernos del abuso de los poderosos y los criminales terminaron siendo ellos criminales poderosos y abusivos. Eso es el sistema fujimorista. Un “sentimiento” mafioso de hacer política a cambio de “paz” y “seguridad”. ¿Cómo podría votar por eso, independientemente de quién lo encabece?
Y en cuanto al liberalismo, no hubo una política más antiliberal que la del fujimorismo, con un gobierno interventor en todos los ámbitos del quehacer público para pervertir las instituciones, dejando que los amigotes hicieran, eso sí, buenos negocios mientras dijeran “amén”. A eso llamaban ellos “liberalismo”.
Ciertamente Ollanta no es liberal. Pero tampoco es la caricatura fascista que nos pintan algunos interesados. Hace tiempo que ha dado muestras de ello. Eso para mí es lo decisivo. Los que no quieran verlo están en su derecho. El mío está en seguir a mi conciencia. Ni es un asunto de “cojudos” ni está mal tener conciencia. De eso se trata la libertad individual. Por eso no exhorto a nadie. Pero mi voto será por Ollanta Humala. Durmiendo siempre con el ojo derecho bien abierto.

sábado, 28 de mayo de 2011

SAÚL PEÑA: “VOTO POR HUMALA POR PRINCIPIOS Y VALORES”

Fuente: La Mula

El destacado psicoanalista Saúl Peña K., pionero del psicoanálisis en el Perú, maestro de muchos profesionales que ejercen, como él, el oficio de entender el inconciente humano, apoya a Ollanta Humala y lo hace públicamente. En esta entrevista expresa su enojo porque los opositores del candidato lo han convertido en depositario de todos los males y le desconocen su derecho a cambiar.

¿Dr. Peña, por qué hay que votar por Ollanta Humala?
Yo voto por Humala por principios y valores. Estoy en contra de las dictaduras, del autoritarismo, de la prepotencia, de los crímenes, la corrupción, la impunidad e inmunidad, y estoy a favor de los derechos humanos, de la libertad de expresión, de la democracia, de la inclusión social que no la veo incompatible con el desarrollo del país.

¿Qué respeta en la posición de Ollanta Humala?
Es una persona que tiene la aspiración de ser presidente del Perú y que ha logrado, no fácilmente, ser apoyado por un sector muy considerable de peruanos que buscan una modificación de la política tradicional. Esto ha generado y genera una resistencia a su proyecto; fundamentalmente en aspectos que sienten amenazantes. No ven que hay una dialéctica y un cambio gradual: ya no es el candidato radical que parecía ser al comienzo de su incursión en política. Ha habido, da la impresión, un proceso de maduración, de realidad y de unidad, compatible plenamente con la posibilidad de superar las brechas existentes y la pobreza y así lograr cambios sustantivos en pro del bienestar y la dignidad de los peruanos.
Es un hombre serio, no hace payasadas ni quiere ser el centro de la atención.

¿Qué le parece todo lo que dicen de Humala? ¿No le parece que estas elecciones están dominadas por el miedo?
¡Por supuesto! Es una campaña de terror, se asusta a la gente. Existe una interioridad “temerógena” y hay una disociación: niegan lo que realmente sucedió en el gobierno fujimorista. En estas elecciones, a diferencia de las pasadas que tuvieron reacciones de naturaleza emocional, hay una actitud con conciencia, premeditación, alevosía y ventaja en contra de Ollanta Humala. Con gran utilización de dinero, proyectando y adjudicando en el otro candidato lo que ellos mismos hicieron.
A Humala tratan de denigrarlo, lo hacen aparecer como un monstruo; lo satanizan y lo estigmatizan; le atribuyen todos los defectos habidos y por haber. Por otro lado, lo idealizan y le adjudican un poder capaz de hacer barbaridad y media. Es una fantasía destructiva, tanatofílica, falsa, exacerbada, doble. Lo han convertido en el depositario de todos los males del mundo.

¿Y lo de Chávez…?
No digo que no haya tenido relación con Chávez, que lo conozca, pero de ahí a considerar que deja de ser Ollanta y se vuelve un seudo Chávez, es otra de las fantasías que utilizan para exacerbar el temor.

¿Qué está pasando?
Muy sencillo, que él no adopta una actitud falsa, de maquillaje. Ollanta no puede dejar de ser Ollanta. Tiene derecho a ser él con sus potencialidades. Casi gana las elecciones pasadas y ha ganado la primera vuelta. No es gratuito.

¿Si es verdad que tiene potencialidades, no le parece legítimo que las comunique?
Y efectivamente las está comunicando, no solamente en el discurso de los Delfines y en las entrevistas que le han hecho. Además en el juramento tremendamente importante que hizo al país nada menos que en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
Habló de los derechos humanos, de la libertad de expresión y de prensa, de una política contra la corrupción, de que habrá cambios democráticos y que no permanecerá un día más después de su periodo presidencial.

Estamos hablando de Ollanta, pero él es parte de una organización, y hay muchas organizaciones de izquierda que lo están apoyando…
Y no podía ser menos. Siendo independiente, soy partidario de una izquierda creativa y estoy en contra del capitalismo salvaje. Pero creo que lo más importante no es la izquierda o la derecha sino la calidad y los valores de los seres humanos.
La gente pobre tiene una privación económica y nutritiva; pero existe también una privación afectiva, emocional, educativa, axiológica y ética, que sin justificarlo, la expone al narcotráfico, al contrabando, a la delincuencia, a la corrupción y al terrorismo.

¿Usted cree que organizaciones que no han evaluado su fracaso desde 1985 pueden ser un buen apoyo?
Yo creo que han sido un apoyo excelente desde el momento que ha ganado la primera vuelta. Y no hay que dejar de reconocer eso. Una vez que él ha ganado, la oposición ha intensificado la guerra. Ha asumido una actitud de ataques extremadamente destructivos.
Por el contrario, Javier Valle Riestra un tribuno, un hombre cultísimo, ha manifestado estar en contra de esta campaña de demolición hacia Humala. Y qué decir del coraje e integridad de Mario Vargas Llosa, nuestro Premio Nóbel. También es importante mencionar a Héctor Vargas Haya que escribió el significativo libro “184 años de corrupción en el Perú”; yo tuve el privilegio de escribir el prólogo.

Le estaba comentado sobre David y Goliat…
Soy partidario de los símbolos y de las similitudes. Pero en este momento aquí no se trata de David y Goliat. No creo. Aquí se trata de Humala y Fujimori, y los elementos de esta realidad: el clientelismo político a través de alimentos y plata, y por sugestión, a través de la anti campaña mediática. Da la impresión que el valor que más aprecian es el económico.

La política de Keiko Fujimori fortalece el individualismo y el poco amor por el Perú…
Yo no estoy diciendo que ella sea una mala persona. Lo que sí cuestiono mucho es que cuando su madre tuvo el valor de denunciar a su padre que la tenía presa y la torturó, Keiko Fujimori dijo que habría que jalarle las orejas a su madre.

¿Sigue siendo la ética la gran ausente en la política…?
Por lo menos en gran proporción.

¿Qué le tiene que decir Humala a los indecisos?
Que se informen y profundicen, que se guíen por su conciencia, sus principios y su moral y, por encima de todo, por el Perú.

¿Qué razones explican la polarización?
En estos momentos el valor más destacado, por razones pragmáticas de carencia afectiva, moral y educativa, es el interés inmediato y económico. A todos nos interesa, pero no en esa forma. A Ollanta lo ubican como el que va a quitar todo, y de la señora Fujimori convenientemente creen en su maquillaje.

¿Cree que Humala quiere ganar las elecciones?
Sí ¡Cómo no va a querer ganar!

Pero quiero insistir en una pregunta: ¿Qué le diría usted a los indecisos para que voten por Humala?
Que traten de aproximarse a su autenticidad, a su otredad, a su sentimiento por el Perú, integrando el conocimiento de nuestra historia, diferenciando lo que es, de lo que se cree que va a ser. Pero, sobre todo, asumiendo la responsabilidad que todos tenemos con nuestro país.

viernes, 27 de mayo de 2011

PERÚ: UN PROYECTO PARA EL SIGLO XXI

POR: UBALDO TEJADA GUERRERO
– Analista Global –

utguerrero31@yahoo.es

“El crecimiento de la economía por sí solo distribuye parejo, pero no reduce las desigualdades, y aquí entra a tallar la necesidad de mejorar la educación, empleabilidad y capacitación, porque el mercado por si solo no amplía la desigualdad pero tampoco logra reducirla” Luis Hidalgo F.
Como apreciamos los escenarios de polarización, en vísperas al gran debate de candidatos a la presidencia de la República del Perú, segunda vuelta, el domingo 5 de junio del 2011; no serán los más idóneos para ideas y propuestas, porque así lo quiere esa vieja derecha rentista peruana.
En mas de 20 años de aplicación de un modelo neoliberal excluyente, sólo ha ratificado que nuestra economía en el proceso histórico de nuestro desarrollo nacional, ha recibido la influencia de concepciones ideológicas, pertenecientes a los países mas ricos del planeta (G7). Éste modelo que entrega Alan García Pérez el 2011, ha encaminado nuestro país hacia un crecimiento económico, pero en ausencia de una estrategia de desarrollo humano (proyecto nacional), el sistema productivo no ha logrado integrarse económicamente, ya que sólo ha favorecido a determinados grupos (grandes transnacionales y grupos rentistas nacionales); y beneficiando a determinados espacios económicos del territorio nacional (costa norte agroindustrial y Lima). Todo ello debido a que su proceso de crecimiento ha seguido un patrón concentrado, centralizado y excluyente de la sierra y selva, y del sector informal.
Tenemos el deber moral de concluir, antes del 5 de junio, que la “Hoja de Ruta” para el siglo XXI en el Perú, será construcción social y popular, no intelectual, ni siquiera política, si esta actividad de servicio, mantiene una vieja derecha en sus actuales rasgos autoritarios, elitistas y de caudillos.
Viene muy del caso, la experiencia que asumimos con mis destacados amigos Oscar Ugarteche Galarza y Dirk Kruijt, los cuales publicaron “Diagnóstico del Sector de Propiedad Social en el Perú (1974-1,978)”, requisado por la dictadura de Morales Bermúdez, cuyo ejemplar es uno de los pocos que se conservamos. En la presentación se decía: “La realidad empírica es dura; por lo tanto, también nuestro estudio es duro”; ello se puede aplicar para el documento del partido nacionalista “La Gran Transformación”, cuya vigencia ya rebasó la experiencia electoral 2011.
El actual crecimiento económico peruano 2011, demuestra que un proyecto nacional no se gesta en base al logro de un cierto nivel de ingreso familiar y del consumo correspondiente, así como una “nación” no justifica la degradación moral de su élite gobernante, las injusticias en la distribución de la riqueza, o el avasallamiento mediático del poder económico, ni tampoco es un proyecto para cerrarnos, al contrario sólo seremos orgullosos de ser peruanos, si es que tenemos para el mundo globalizado, una propuesta que sea reconocida como aporte universal. Éste es el reto que estamos seguros trascenderá el 5 de junio: el de salir al mundo con lo que somos, como proyecto social y de transformación, de respeto a nuestra biodiversidad y su cultura.

Pero al terminó de éste proceso electoral, debemos dejar algunas cosas en claro: el primero, es que si existen recursos para financiar a los excluidos. El problema es de propiedad y no de escasez, o de crisis mundial; segundo, el problema tampoco es de métodos de transferencia, el problema es de claridad de objetivos en un plan de gobierno y de voluntad política para llevarlo a la realidad; tercero, en la definición del concepto “ingreso nacional” no están incluidas las sobre utilidades que van a las manos de las grandes trasnacionales; cuarto, necesitamos un planteamiento que coloque en primer lugar la defensa de los intereses nacionales, que tendría en las sobre utilidades del capital extranjero, una fuente de recursos de primera magnitud, disminuyendo la necesidad de afectar el capital nacional; y quinto, dar valor agregado a nuestros recursos naturales, es hacer desarrollo industrial, que responda a una concepción del desarrollo nacional, donde los diferentes grupos sociales, económicos y políticos actúen mediante el poder que les confiere el Estado, para regular el mercado, orientar y transformar el sistema productivo.

miércoles, 25 de mayo de 2011

¿ES ÉTICO BUSCAR ALTERNATIVAS SI EL MEDIO PARA EL QUE SE TRABAJA SE NIEGA A PUBLICAR UNA INFORMACIÓN?

Por: Javier Darío Restrepo

El periodista se debe, ante todo a sus lectores y, a través de ellos, a toda la sociedad. Aún más: el medio de comunicación se debe, ante todo, a la sociedad. Por tanto, cuando el periodista, consciente del valor que tiene una información para la sociedad, busca otro medio para difundirla, obedece a la lógica y a la naturaleza del oficio, que es servir a la sociedad. Un medio de comunicación es una empresa diferente de cualquiera otra porque maneja una materia prima que es producida y propiedad de la sociedad; que eso es la noticia diaria; por tanto, mantiene un vínculo real con la sociedad y tiene para con ella, deberes irrenunciables. El periodista, por su parte, sabe que la dignidad de su profesión resulta del servicio que preste a la sociedad a través de la información que recolecta y difunde. Por tanto, no es extraño que cuando en su propio medio se niegan a difundir información de importancia para la sociedad, el periodista la ofrezca a otros medios porque lo importante no es quién la difunda sino que la información sea ampliamente conocida. Esta práctica destaca otra diferencia de la empresa y de los medios periodísticos, cuya lealtad no es igual a la que deben los trabajadores a sus empresas. Si en estas empresas se espera la identificación del trabajador con los objetivos de su empresa, en el medio periodístico es claro que el deber de lealtad es hacia la sociedad. Esa lealtad es tanto del medio de comunicación, como del periodista, por tanto la prioridad que todo lo subordina es el servicio del bien común de la sociedad, prestado a través de la información que el medio está obligado a difundir y el periodista ha de obtener y preparar.

martes, 24 de mayo de 2011

"HAY MUCHAS DUDAS SOBRE LA POLÍTICA ECONÓMICA DE HUMALA Y SOBRE CÓMO KEIKO VA A CONDUCIR LA POLÍTICA"

Eduardo Teixeira
Editor asistente-internacional de la revista Veja de Sao Paulo


Entrevista:
Diego Avendaño
Foto: Mario Lack
Fuente: Boletín Pontificia Universidad Católica del Perú

¿Cómo ha visto la cobertura en los medios?
En el poco tiempo que he estado, he podido ver en los periódicos que hay una lucha fuerte y polarizada. Me impresionaron los programas de televisión.

¿En qué sentido?
En Brasil hay más equilibrio. Hay leyes que prohíben hacer proselitismo declarado a un solo lado. Por ejemplo, si en un programa de noticias de la televisión, dedicas dos minutos a hablar de un candidato, tienes que hablar dos minutos del otro. Aquí hay programas atacando totalmente a uno de los candidatos con espacios publicitarios contratados por el candidato opositor.

Un argumento común es que cada medio tiene derecho a elegir una posición o tomar partido…
Hay espacio para opiniones y columnistas. Debe haber equilibrio no solo por una ley, como sucede en Brasil, sino también por credibilidad.

¿Es posible mantener el equilibrio en este contexto?
En general, el proceso está polarizado. No hay un partido que vaya a un extremo político para ganar votos. Ahora los candidatos quieren el centro, lo que es bueno. Hay que desear que sean métodos legítimos. El centro se quedó en la primera vuelta. Era la mitad del país. Si bien en el pasado pensábamos que para mejorar el país había que cambiar todo, ser radical, iniciar una revolución, ahora es todo lo contrario: hay que mantener lo que tenemos y mejorar lo que falla. La continuidad es buena.

¿Brasil tiene interés en Perú? Se habla mucho sobre la influencia de Lula Da Silva.
Desde el punto de vista económico hay intereses brasileños. Respecto a Lula, la imagen que tienen los peruanos y extranjeros es muy diferente a la imagen que tenemos los brasileños. Aún así estoy esperando que los candidatos digan qué miran en Lula. Hasta ahora no he visto muchas similitudes.

¿Y qué ven los brasileños en Lula?
Ahora Lula tiene mucho menos importancia que antes, solo como figura o ícono. Ha cerrado su mandato con un 80% de aprobación. Eso es muy grande. Pero aún quienes lo aprueban saben que ha tenido problemas de corrupción, manejo de recursos, utilización del Estado; que son cosas muy peligrosas. Si van a mirar a Lula, espero que no sea por este lado, sino por lo que Lula no ha hecho, como estatizar grandes empresas, no ha hecho una revolución como la de Chávez. Quienes miran a Lula quieren dar a entender lo que no van a hacer.

A Ollanta Humala se le emparenta con Lula y Hugo Chávez. ¿Son compatibles ambos estilos?
Lula es amigo de Chávez y viceversa. Hay una similitud ideológica que no se ha transformado en la práctica, en las políticas. En ese punto hay una contradicción clara. Los políticos de otros países han utilizado la imagen de Lula para ganar prestigio y legitimar las acciones polémicas internas. Chávez es uno de ellos. Hay una contradicción entre las dos políticas.

Keiko Fujimori también ha dicho que admira a Lula. La pregunta sería la misma: ¿Es compatible ser de derecha y ser afín a Lula?
En Brasil, la derecha e izquierda no son conceptos que ayuden a comprender el mundo. Lula ha respetado la propiedad privada, las inversiones extranjeras, ha controlado la inflación, pero también ha hecho uso del Estado. Eso no necesariamente es de izquierda o derecha. Cuando Keiko se aproxima a Lula está diciendo que no está cerca de Chávez.

Hace unos días Julio Cotler decía gane quien gane el futuro sería el mismo, que ambos tienen un ADN autoritario.
Tengo esperanzas de que no sea así. Hay una sociedad peruana informada que no dejaría que eso ocurra; pero es cierto que eso ha ocurrido en la historia del Perú muchas veces. Cotler tiene un poco de razón, hay motivos para creer que sí. En el caso de Humala el pasado militar, la aprobación de una insurgencia de su hermano, no parece muy democrático; pero sí se dice que ha cambiado, se ha moderado. Con Keiko no se sabe hasta qué punto respetará la democracia.

¿Cómo se ve desde Brasil el futuro de las relaciones con Perú?
Va a haber un cambio con la carretera interoceánica. Eso puede generar más turismo e intercambio comercial. Eso ya comenzó pero es un proceso que aumentará.

¿Independientemente de quién gane?
Hay muchas dudas sobre la política económica de Humala y sobre cómo Keiko va a conducir la política. Si sigue manteniendo lo que ya está si van a tener más vínculos ambos países. Si uno de los candidatos destruye la economía del Perú, en el pasado como Velasco, esa no es una cosa irremediable, va a haber cada vez más participación en la economía brasileña.

lunes, 23 de mayo de 2011

CÉSAR HILDEBRANDT: “PAÍS DE CONEJOS SUICIDAS”

Por: César Hil­de­brandt
Sema­na­rio “Hil­de­brandt en sus trece”, 20 de Mayo del 2011

Andy Riley es un múl­ti­ple artista bri­tá­nico que, entre otras muchas bellas cosas, ha creado unos per­tur­ba­do­res cone­ji­tos cuyo empeño mayor en la vida es morir. Esta mez­cla de inocen­cia cone­jil e incli­na­ción taná­tica me pro­duce un horror no exento de admi­ra­ción y, al mismo tiempo, el atrac­tivo hip­nó­tico y per­verso que sobre muchas per­so­nas ejer­cen los vacíos del abismo.
Los cone­ji­tos sui­ci­das de Riley me han hecho pen­sar, ade­más, en el Perú, que es un país que varias veces ha inten­tado matarse y que hoy está a punto de rein­ci­dir en tan inex­pli­ca­ble tarea.
Ese amor por la fata­li­dad es viejo en este viejo país.
Lo vimos cuando, desde aden­tro, mina­mos nues­tra con­fe­de­ra­ción con Boli­via. Estuvo pre­sente cuando deci­di­mos acom­pa­ñar a Boli­via, por honor, en una aven­tura bélica que sabía­mos que tenía­mos que per­der. Adqui­rió esplen­di­de­ces dege­ne­ra­das cuando el hijo del mayor trai­dor que estas tie­rras han parido —Mariano Igna­cio Prado— pudo ser, dos veces, pre­si­dente de la repú­blica. O, antes, cuando per­mi­ti­mos el saqueo del guano per­pe­trado por nues­tra oli­gar­quía y des­cui­da­mos el sur sali­trero por­que era más fácil cobrar impues­tos ridícu­los que extraer y pro­ce­sar esa riqueza. O cuando los Eche­ni­que y todos los que se le pare­cie­ron que­da­ron impu­nes. O cuando Drey­fus. O cuando suce­dió lo de los tre­nes inú­ti­les que enri­que­cie­ron a tanto sin­ver­güenza. O cuando depre­da­mos el mar hasta dejarlo exhausto. O cuando per­mi­ti­mos que todo se pusiera “en valor” y se ven­diera en nom­bre de un libe­ra­lismo que los libe­ra­les, cuando están en el poder, se encar­gan de no practicar.
O cuando le hici­mos la vida impo­si­ble a José Luis Bus­ta­mante y Rivero. O cuando sitia­mos al Apra hasta lograr que a Haya le pare­ciera bien comerse un cebi­che con Eudo­cio Ravi­nes. O cuando mata­mos a Heraud, exi­lia­mos a Rose, mal­tra­ta­mos a Basadre.
Y si quie­ren, más recien­te­mente: cuando per­mi­ti­mos que el país fuera un charco cha­po­teado por la pan­di­lla de Fuji­mori y la prensa fuera la puta con­ta­giante de la esquina mala.
Mata­mos al Perú y nos mata­mos con él cuando ele­gi­mos pre­si­dente por segunda vez a un hom­bre que había robado con denuedo durante cinco lar­gos años. Y nos mata­mos a lo Guyana, en man­cha, en ruma, cuando esta­mos a punto de reivin­di­car, para ver­güenza de nues­tros des­cen­dien­tes (espero), eso que Cotler ha lla­mado, como ento­mó­logo, “el lado más repul­sivo del Perú”.
¿Qué somos, qué es este país que ama­mos y detes­ta­mos a la vez? ¿Una tie­rra bal­día donde pre­va­le­cen los valo­res vio­len­tos de la horda? ¿O es que segui­mos siendo el país del oro y los escla­vos que decía Bolívar?
Un país no es un nom­bre ni una fron­tera y mucho menos una marca. Un país es una nación jun­tada por pro­pó­si­tos comu­nes y elevados.
No pode­mos unir­nos para ser menos, para degra­dar­nos, para per­der la dig­ni­dad. Para eso no hici­mos el Perú. Y, sin embargo, eso es lo que esta­mos haciendo, lo que podría­mos hacer, lo que la dere­cha anal­fa­beta desea que hagamos.
¿Y saben qué? Pocas veces he sen­tido ver­güenza de ser perio­dista. Ahora sí. Algún día alguien de los suyos les enros­trará tan­tas infa­mias. Espero vivir para verlo.

viernes, 20 de mayo de 2011

LOS PERUANOS SE MUEREN DE MIEDO

Fuente: Otra Mirada

La ONG Ciudad Nuestra ha publicado la Primera Encuesta Nacional Urbana de Victimización, realizada en base a información recogida en 23 ciudades del país.
Este estudio confirma la sensación alarmante de inseguridad que tienen la mayoría de peruanos (72%). Esta tasa es alta si la comparamos con el promedio regional en América Latina que es 31%. Veamos los datos más reveladores de este estudio.
La sensación de miedo más alta la tienen los peruanos que viven en Piura (91%), Ayacucho (83%), Tacna (80%), Pucallpa (80%) y Callao (73%). Como se observa, no existe un patrón común entre estas ciudades que desnude una tendencia. El alto nivel de inseguridad se siente en ciudades pujantes del norte y centro del país como en las del sur y el oriente. Contrario a lo esperado, Lima Metropolitana aparece recién en el puesto décimo (72%). En tanto, la sensación de miedo más baja se vive en Huaraz (61%), Tarapoto (59.6%) y Cajamarca (50.3%)
La tasa de victimización¹ más alta por hogares la tienen las ciudades de Tacna (52%), Huaraz (51%), Huancayo (48%), Chiclayo (47%) y Pucallpa (46%). Lima Metropolitana, en este caso, se ubica en sétima posición (42.5%). Las ciudades con más alta victimización por hogares resultan siendo las que tienen también las más altas tasas de victimización personal.
Nueve de cada diez delitos cometidos el 2010 (91%) fueron de carácter patrimonial. La mitad de todos los delitos (48%) fueron robos al paso, mientras que uno de cada cuatro fueron robos en vivienda o local. El tercer delito más común fue el atraco (9%), que implica violencia física contra la persona. Estos tres delitos constituyeron el 81% del total. Estos tres delitos mencionados sobrepasan al nivel de agresiones atribuidas a las pandillas, a la violencia familiar y a la agresión sexual que suelen ser noticia del día.
¿Qué tienen en común Chiclayo, Cajamarca, Cusco, Lima y Huaraz? Además del notable movimiento económico y turístico, estas ciudades tienen la mayor tasa de robos al paso a nivel nacional. La ciudad que tiene la tasa más alta de atracos (que es el delito patrimonial más violento) es Trujillo (15%), seguido de Huancavelica (14%), Piura (12.1%), Lima Metropolitana (11%) y Arequipa (11%).
La Policía Nacional y el Serenazgo reciben opiniones desfavorables de la mayoría de peruanos sobre su labor, lo cual es preocupante porque son las instituciones responsables de enfrentar las amenazas criminales. Por ejemplo, los peruanos que residen en Juliaca y Tarapoto evalúan mejor a sus instituciones de seguridad, en contraposición a los peruanos que viven en Piura, Ayacucho y Callao.
En las ciudades donde hay una alta percepción de inseguridad existe mayormente una baja confianza en las instituciones de seguridad, tal como ocurre en Piura, Ayacucho y Callao. En otras ciudades, una mayor sensación de miedo está asociada a un alto nivel de victimización, tal como ocurre en Tacna y Pucallpa. Otras tendencias se explicarían por la situación socioeconómica de las ciudades. En todo caso, vemos que los problemas de cada ciudad requieren de respuestas locales, donde el apoyo del gobierno central es fundamental.

jueves, 19 de mayo de 2011

CARLOS IVÁN DEGREGORI

Por: Roberto Bustamante
r13377@hotmail.com

Me ha cogido la noticia de su muerte justo mientras asisto a un taller en el nuevo local del Instituto de Estudios Peruanos. He visto varias caras que al enterarse se han puesto tristes. Me sumo.
Conocí a Carlos Iván, allá por el año dos mil, en la maestría de antropología. Luego de haber pasado por un pregrado complicado, tener un profesor que dialogaba con sus alumnos de manera horizontal me sorprendió. Nunca lo vi imponer su posición sobre el resto. Siempre escuchaba.
Lo volví a ver cuando cayó el fujimorismo y cayó la comisión interventora en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lo vi en la transición universitaria, en los consejos de facultad, peleándose con los resucitados filosenderistas que reaparecían como comisarios de la verdad: “Usted no me va a decir qué debo hacer. Yo he visto los ríos de sangre fresca en Lucanamarca”. Aunque siempre fue de palabra amable, el irresponsable discurso violentista le indignaba con furia. Nunca transó con los mercaderes de la muerte, sean estos de derecha o de izquierda.
Poco después me incorporé al Proyecto Cholonautas del Instituto de Estudios Peruanos. Habiendo realizado un diagnóstico sobre la enseñanza de la antropología en el Perú, allá por el año 2001, vio antes que muchos la oportunidad de internet para el acceso a información y conocimiento. “Cholonautas”, decía, “como los argonautas del Pacífico Occidental de Malinowski; Peruanos compartiendo información en la red”. En dicho proyecto conocí a varios amigos con los que aprendí muchas de las cosas que luego haría o investigaría.
Luego fue volver a verlo en la Comisión de la Verdad. Hasta el final, hasta la redacción del Informe, se le veía investigando, escribiendo, incluso hasta debilitar su salud. El Informe Final, siempre discutible, incompleto, perfectible, es uno de sus más importantes legados.
En los últimos años ya dejé de verlo. Me enteré de su enfermedad ya fuera del IEP. Me enteré que tomó para bien el cáncer que lo comenzaría a debilitar más y más. Que así es la vida, y que a él le tocó irse antes de lo planeado. Y que había que escribir y actualizar lo escrito. Que tomaba con gracia las despedidas adelantadas. Lo seguí a través de sus últimos escritos, peleando hasta el final por un país más justo, con menos discriminación, con menos impunidad.
Ese es mi recuerdo de Carlos Iván. El decía, a partir de Mario Benedetti, que el olvido está lleno de memoria. Y seguramente otros recordarán otras cosas. Y quizá otros recuerden las cosas aprendidas, los libros que recomendó. Yo quiero recordarle como era, una persona que la luchó. Que vio la vida desde su sentido agónico, como una lucha permanente contra la muerte.

También:
- En mi memoria (Javier Torres)
- Un intelectual comprometido (SER)
- Carlos Iván Degregori (Carlos Basombrío)
- Carlos Iván Degregori (José A. Godoy)
- Carlos Iván Degregori (Carlos Tapia)
- Despedida (Gustavo Gorriti)
- Adiós a Carlos Iván (Esteban Valle-Riestra)
- El pésame de Duke University Press
- “Me sigo considerando un hombre de izquierda” (Carlos Iván Degregori)

miércoles, 18 de mayo de 2011

PICANTE DE GASTÓN

Por Augusto Álvarez Rodrich
Fuente:
Diario la República

Importancia del fondo y de la forma en la política
Hizo bien el presidente Alan García al ‘parchar’ con rapidez el encontrón con el primer cocinero de la nación, Gastón Acurio, porque, por un lado, no le conviene chocar con alguien que lo supera largamente en el aprecio y el respeto de la gente; por el otro, porque se equivocó en el cuidado de las formas que, en política, como en muchos otros ámbitos, es más importante que el fondo.
El fondo es el uso de transgénicos en el Perú y la forma es el debate sobre el tema, con la participación de todos los interesados y no solo con los que el presidente decida.
Eso traslució el presidente García cuando lo interrogaron por la oposición de Acurio a los transgénicos y respondió que “en principio, me gustaría que sobre el tema hablen los técnicos, los que saben, los biólogos, los agrónomos, esos son los que saben; comemos 63 kilos de transgénicos al año, sin saberlo”.
Casi sin saberlo, el presidente se metió en un problema del que debe haberse dado cuenta apenas leyó, al día siguiente, la respuesta de Acurio a su intervención en la que le dijo algo similar a lo que ahora le dicen a Mario Vargas Llosa para que no opine sobre la elección: ‘Gastón, solo sirves para cocinar’.
Acurio demostró que no solo sabe cocinar sino, también, defender su derecho legítimo a participar en un debate, y le respondió en su Facebook al primer comensal de la nación:
“Tener el ego elevado no está bien. Tener el ego colosalmente elevado está pésimo. Pero tener el ego colosalmente elevado y ser líder de un país, eso está muy muy mal”, escribió Acurio en su concurrida página. Y para que no queden dudas, agregó: “Que hablen los que saben es decirle al 90% del país, que no opina como uno, que se calle porque no saben. ¿Es posible cualquier discusión en esos términos?”.
El presidente –que no es tonto sino todo lo contrario– entendió el mensaje e inmediatamente enmendó diciendo “yo lo quiero mucho a Gastón y le tengo una inmensa simpatía, yo no ninguneo a nadie, creo que es un tema muy importante en donde todos deben participar sin apasionamientos”.
Dejo para otro día el comentario sobre el fondo –el del uso de transgénicos, en el que siento que aún requiero más información– y voy a la forma, algo muy relevante en un momento como el actual en el que la elección ha sacado lo peor de muchas personas –en la política y en el periodismo– con expresiones de agresividad, intolerancia e incapacidad de respetar ideas distintas a las propias.
Hizo bien Acurio al ayudar al presidente García a recapacitar y dar ejemplo en cuanto a respeto y tolerancia a las ideas. Lo cual confirma, de paso, la fuerza del liderazgo de personas como Gastón que hacen Política (en serio) sin tener que matricularse en la política.

martes, 17 de mayo de 2011

EL OTRO MIEDO

Autor: Carlos Basombrío
Fuente: Diario Perú 21

Una de las razones por las que los más pobres han votado mayoritariamente por Humala y Fujimori ha sido por percibirlos como mayor garantía de seguridad. Es que para ellos los robos y el pandillaje son problemas centrales. Lamentablemente, escogieron a ambos en este asunto (y en otros), por las razones equivocadas. A Humala porque creen que un militar pondrá orden (¿qué saben los militares del asunto?) y, a ella, porque su padre acabó con el terrorismo (los métodos que usó lo llevaron a la cárcel y un tema no está vinculado con el otro). Ahora Keiko trae a Giuliani (antes Andrade trajo a Bratton). Costosas visitas de médico, que sólo sirven para la foto.Todos los planes de gobierno –de los que pasaron y los que no– fueron en esto pobrísimos. Ciudad Nuestra los suplió con la publicación del diagnóstico y alternativas de lo que hay que hacer (lo comentamos aquí hace unas semanas) y, ahora, nos ofrece otro aporte de gran importancia: su Primera Encuesta Nacional Urbana de Victimización para 23 ciudades. (En unos días nos darán a conocer un producto equivalente para 37 distritos de Lima). Las encuestas de victimización son una de las mejores herramientas para medir el problema y la eficacia de las políticas. Todo Estado serio las necesita. En la época en que Rospigliosi y Costa lideraron la reforma en Interior se empezó a gestar (y recién vio la luz en el 2005) la única previa. Luego de eso, en medio de la absoluta mediocridad que domina Interior, volvimos a la oscuridad. Ahora Ciudad Nuestra, con apoyo de empresas y cooperación internacional, nos ofrece una que aunque limitada en número de preguntas por presupuesto, trae información valiosísima. Por ejemplo, que el 41% de los hogares ha sido víctima de algún delito en el último año, lo que es altísimo. Confirma, a la vez, cosas que ya sabíamos, como que la mayoría de los delitos son patrimoniales, en particular robos al paso. Rompe algunos esquemas: Trujillo no es donde la gente está más asustada (es Piura), ni la de más alta victimización (son Tacna y Huaraz).Hay tanta información para analizar que necesitaríamos diez artículos para arañar lo más importante. Esta encuesta debiera ser objeto de estudio en la Policía (perdonen mi escepticismo), en los municipios y en los gobiernos regionales (varios lo harán) y entre los candidatos (de nuevo mis dudas).Si algo confirma y ratifica el estudio de la prolífica Ciudad Nuestra es que la situación es mala pero no desesperada. Claro, siempre y cuando se trabaje en serio. Siempre lo digo: bastaría que se maneje Interior como Economía y no al tun tun como ahora.

lunes, 16 de mayo de 2011

La sinrazón de Rospigliosi

Por: Luis Pásara
Fuente:
Diario La República

En una segunda vuelta la mayor parte del electorado vota en contra del candidato que estima peor. En la decisión acerca de por quién votar concurren en el elector razones y argumentos, pero también prejuicios, miedos, odios e incluso fobias; esto es, factores irracionales que, como en la vida, resultan inevitables.
En el caso peruano, de prejuicios, odios y fobias tenemos hoy abundancia, tanto en los medios de comunicación como en las redes de Internet. En éstas sobresale el racismo de una manera que provoca vergüenza nacional también en quienes vivimos fuera.De los analistas uno espera algo distinto. No digo imparcialidad, que sería mucho pedir. Pero sí un análisis basado en hechos y datos ciertos, que oriente a quien lee o escucha para estar mejor enterado y formar así su criterio.
Muchos de quienes fungen de analistas hoy están entregados a una causa porque ellos mismos o el medio en el que trabajan ha sido alquilado a un candidato. Sabemos quiénes son. Ciertamente, Fernando Rospigliosi no pertenece a ese grupo despreciable y por eso es que la posición que ha adoptado en esta fase de la campaña electoral sorprende a quienes, como yo, lo apreciamos. Ha dedicado sus espacios periodísticos a criticar acerbamente a Ollanta Humala. Razones tiene y, aunque uno pueda discrepar de la manera de pesarlas, están referidas a hechos que, en efecto, conducen a preguntas o alimentan dudas.
Se puede entender que sobre la base de tales cuestionamientos Rospigliosi, como cualquier otro, se niegue a votar por Humala. Lo que no puede entenderse es que, como colofón de las objeciones a Humala, Fernando Rospigliosi abra el camino para votar por Keiko Fujimori, como ha hecho en este diario el domingo pasado. Allí empieza su sinrazón.
Sus argumentos principales son tres. El primero es que Montesinos está preso y no será indultado porque “es políticamente imposible”. Parecería que la dictadura de Alberto Fujimori se explica solo por la presencia de Montesinos, argumento original de Juan Luis Cipriani, que en la campaña ha hecho suyo la que fuera “primera dama” del dictador. Pero, en cualquier caso, ¿por qué no es “políticamente imposible” hoy que Humala se convierta en un Chávez, como teme Rospigliosi?
El segundo argumento es que el analista no cree “que Keiko Fujimori quiera hacer lo que hizo su padre”. No sé qué quiera hacer la candidata pero sí le he escuchado repetir que el de su padre ha sido el mejor gobierno que ha tenido el país. Y algunos de sus adláteres sostienen que el dictador salvó al Perú del abismo, que lo ha puesto en el camino del primer mundo, etc. ¿No es suficiente?
El tercer argumento a favor de Keiko es que “en su entorno hay gente honesta y capaz”. Cómo entenderlo si, aparte de los 78 judicialmente condenados del régimen que, claro está, no pueden aparecer “algunos porque están presos”, alrededor de la candidata figuran los mismos que sirvieron a la dictadura, desde la amenazante Martha Chávez hasta Hernando de Soto.
Ninguno de los tres argumentos es digno de la inteligencia que Rospigliosi ha mostrado en múltiples trabajos y numerosísimas columnas de opinión.
Del analista se espera ecuanimidad. Es una expectativa exigente en una circunstancia en la que muchos escribidores alquilados cobran por infundir miedo de modo desvergonzado. Pero cuando el analista no da razones o pretende tener argumentos que son insostenibles, pierde credibilidad. En ese riesgo se halla Fernando Rospigliosi. Un riesgo alto porque mantener credibilidad es su única base de legitimidad para ejercer como analista.

viernes, 13 de mayo de 2011

Esta vez, la mafia no pasará


No a la reelección de Fujimori
Por: Eduardo González Viaña
“Después de laborar, vuelve a su humilde hogar/ Luis Enrique, el plebeyo, del hijo del pueblo, el hombre que supo amar”… ¿Recuerdan ustedes este vals criollo?... Es "El plebeyo" de Felipe Pinglo, una canción que los peruanos conocemos casi tanto como a nuestro himno nacional.
¿Sabían ustedes que ese vals fue una vez censurado por el gobierno?... En efecto, así fue. En 1939, la dictadura del general Oscar R. Benavides prohibió que se cantara y que fuera pasado por la radio. La misma medida fue tomada contra “La oración del labriego”, “Mendicidad”, “El canillita”, “El huerto de mi amada”, “El tísico” e incluso "Pobre obrerita”, todos pertenecientes a nuestro gran compositor.
Todo eso ocurrió porque esas canciones tocaban lacerantes aspectos de la realidad social y, por ello, el general Benavides consideraba a Pinglo como un aprocomunista. Se condenaba- además, que hubiera sido amigo personal de José Carlos Mariátegui, y se suponía que la letra había sido escrita por Víctor Raúl Haya de la Torre.
La historia del Perú en el siglo XX está colmada por algunas ridículas vedas de canciones y películas, por brutales censuras de periódicos, por animalescos decomisos y quemas de libros, por la feroz prohibición de las ideas y por perversas persecuciones contra personas inocentes.
En todos los casos, las personas perseguidas lo fueron por sostener ideas de justicia, de cambio social y, por fin, de amor al prójimo en un país cuyas montañas parecen hechas de oro puro, y en el que, sin embargo, viven los pobres, más desdichadamente pobres del planeta.

Varios miles de personas fueron ejecutadas sumariamente en Trujillo en 1932 por el delito de sostener esos principios contenidos en el ideario del aprismo. Durante casi todo el siglo XX, los militantes de ese partido quedaron despojados de todos sus derechos cívicos.
En 1936, se anularon las elecciones bajo el pretexto de que habían votado los apristas. Vale decir, que el 70 por ciento de los electores peruanos fue declarado ilegal. Durante décadas, a los apristas se les asedió, se les torturó, se les encarceló, se les asesinó o se les condenó a una pobreza infame, pero la mayoría de ellos son héroes cívicos porque todo lo sufrieron y todo lo soportaron pero no renunciaron jamás a su doctrina. Me estoy refiriendo a los apristas, a los verdaderos.
¿Y qué hicieron durante todos esos años los dueños del Perú y los explotadores de nuestras minas, la mayoría de ellos provenientes de un país que rinde culto a la democracia y a los derechos humanos?
Financiaron los golpes de estado. Se acercaron a los gobernantes para comprar sus voluntades, para conseguir a precios y alquileres de remate el cobre, el oro, el plomo, la plata y el zinc. Llenaron el congreso con alcahuetes cuya campaña habían solventado. Se sentaron en tribuna a aplaudir los ajusticiamientos. Envenenaron los campos y las ciudades. Pagaron menos impuestos que los peruanos… hambrearon a los campesinos próximos a las minas… y nos hicieron creer que ya estábamos entrando en el Primer Mundo.
A todo eso lo llaman ellos el “sistema”. Quienes no están de acuerdo con ellos deben ser declarados “antisistema” y ser mirados como sospechosos.
Fujimori es el modelo perfecto para ese sistema. Con él en el poder, las corporaciones transnacionales pueden hacer buenos negocios y las mafias del narcotráfico pueden asegurarse la impunidad absoluta. No importan los miles de sus víctimas ni la crueldad de sus esbirros. A ellos no les importan las 300 mil mujeres esterilizadas o castradas como ha dicho Vargas Llosa. Lo increíble es que tampoco eso le interesa al Cardenal.
De allí que, ante la posibilidad de un mínimo cambio, los dueños del Perú han llenado una bolsa colosal destinada a poner en la presidencia del Perú, tras un rostro femenino, a sus viejos conocidos Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos, y a su infernal sistema fascista. Han alquilado periodistas ambiguos y soplones profesionales. Han manipulado adrede la bolsa de valores para esparcir el miedo financiero. La mayoría de los periódicos, la radio y la televisión han sido comprados para demoler al candidato popular. Y por fin han mandado coronas fúnebres al legendario luchador César Lévano, director de “La Primera” y están amenazando de muerte a los periodistas que no aceptan sus sobornos
Si se compara esta campaña con la de otros países, la diferencia es brutal. Poner en el palacio de gobierno a Fujimori y a su hija les está costando ya un monto de dólares que sobrepasa al de un candidato presidencial en el país más poderoso del mundo, los Estados Unidos. Hay que preguntarse ¿qué es lo que piensan sacar a cambio de toda esa montaña de dinero? … O tal vez no es necesario hacerse esa pregunta.
Sin embargo, esta vez, ellos no pasarán. Tienen los millones y los medios de comunicación, pero quienes les cerramos el paso somos dueños de una creencia en la libertad y de una convicción como la de esos héroes civiles peruanos que sobrepusieron al martirio y perseveraron durante muchos años para dejarnos en herencia su esperanza. Creemos en la libertad y en la justicia con el corazón, Y como decía el censurado pero eterno Felipe Pinglo , “ el corazón y el alma son dos fuerzas humanas, que emprenden una senda para no regresar.”

miércoles, 11 de mayo de 2011

ÚLTIMAS SEMANAS

Por Antonio Zapata
Fuente: Diario La República


Las últimas encuestas transmiten la sensación que Keiko Fujimori está al alza y que Ollanta Humala ve desvanecerse su pequeña ventaja. Asimismo, estos sondeos evidencian una elevada polarización. Keiko gana en Lima, entre los más jóvenes y en mujeres, mientras que Ollanta se impone en casi todas las provincias, personas mayores y de mediana edad, además posee una gran ventaja en el sector masculino. Los indecisos van reduciéndose y llegamos a las semanas decisivas con estados de ánimo opuestos en ambos altos mandos. Los fujimoristas creen que van a ganar, mientras que cunde la preocupación en Gana Perú. ¿Puede revertirse esta tendencia?
A veces las tendencias son imparables. Por ejemplo Toledo, a mitad de febrero estaba en 30%, y de pronto perdió dos puntos que fueron claves, porque desde entonces retrocedió, llegando a reducirse a la mitad de lo que tenía seis semanas antes de la elección. Pero, hay otras ocasiones en las que una tendencia se invierte. Por ejemplo Lourdes Flores contra Susana Villarán. Como todos recuerdan, Flores redujo una ventaja de diez puntos a menos de uno, después de un debate en el que fue triunfadora. Ahí está la clave. Solo un hecho revierte una tendencia. No un spot o una declaración. La llave se halla en una acción, que debe ser espectacular y de cara a la ciudadanía.
Por ello, Ollanta Humala debe disipar los temores que despierta su candidatura entre los indecisos que aún existen. Las encuestas indican que son individuos que pertenecen sobre todo a los GSE “A” “B” y “C”, mientras que los más pobres estarían ya decididos. Ahora bien, cuál es el temor que lleva a preferir a Keiko, a pesar del fujimorismo. En mi opinión, es el miedo a Hugo Chávez, al gorila populista e incompetente. Quizá en su país no es tan malo como eso, pero aquí los medios lo han vuelto un mamarracho que se repite incesantemente. El caso es que hay temor con el rumbo venezolano, porque lo identifican con años 80 peruanos, cuando nos debatimos entre inflación, terrorismo y decadencia.
Humala ha entendido este punto antes de la campaña. Por ello, se ha corrido hacia el modelo brasileño y su ideal es Lula da Silva. Ahora debe concretar ese tránsito y hacerlo en forma transparente. ¿Cuál es el procedimiento adecuado? Se resume en el programa. Aunque en este terreno reina la confusión, puesto que Gana Perú dispone de dos programas. Por un lado, existe uno inscrito formalmente ante el JNE y que ha sido objeto de incesantes ataques. Pero, también existe un segundo documento titulado “Compromiso con el Perú”, que es más moderado que el anterior y ha recibido menos atención, porque el primero es un porfiado que se golpea a discreción y conviene a sus opositores.
Pues bien, Gana Perú debería zanjar este tema, porque expresa el modelo de sociedad hacia el cual desea transitar. Se requiere dejar claro que el programa presentado al JNE es un documento para el futuro. Asimismo, Gana Perú debe precisar el compromiso concreto de gobierno con los peruanos de hoy. La continuación del debate sobre sus planes de gobierno debilita la candidatura. Le resta credibilidad, pues alguna gente sostiene que no se sabe qué pretende hacer. A ese mismo saco pertenece el reconocimiento del Acuerdo Nacional, felizmente ya resuelto. Esos temas deben cerrarse, dando tranquilidad a la ciudadanía de que los cambios se darán respetando derechos, que no habrá atropellos ni abusos.
No es momento para el desánimo. El triunfo es perfectamente posible si se actúa con decisión. Los votantes que han de decidir esta contienda aceptan cambios redistributivos, a condición de que se respete el mercado y la democracia. Es necesario conceder, de buen grado, que se desea un modelo de país justo e integrado que incluye y realiza las libertades políticas y económicas.

martes, 10 de mayo de 2011

ORGULLO DE SER PERUANO

Autor: Carlos Basombrío
Fuente:
Diario Perú 21

La idea de la Marca Perú es muy buena y sus primeros pasos son excelentes. Un bello logo que combina historia con modernidad y, ahora, ese notable cortometraje que ya tantos hemos visto. Tiene lugar en el pueblito Peru (sin acento) en Nebraska, cuando sus 569 habitantes son invadidos por una selecta delegación peruana de cocineros, comunicadores, cantantes, artistas e ídolos del deporte. Ellos se encargan de mostrarles que el Perú (con tilde) es todas de todas las sangres, creativo y riquísimo en su diversidad.Se empieza a seducir a estos gringos, bien de “tierra adentro”, con nuestra comida, lo que poco a poco se va entremezclando con nuestra cultura, tradiciones y geografía, hasta que los visitados terminan maravillados. Luego, un final a todo lo alto, cuando en la blanca torre de agua que domina la ciudad, al Peru de Nebraska, escrito en negro, se le agrega una tilde en rojo bandera. Además de la creatividad, hay un mensaje de tolerancia, dado el momento que hoy vivimos. Entre los que fueron a Nebraska, habrá los que votarán por Humala y los que lo harán por Keiko; además de los que no digieren a ninguno de los dos. Lo extraordinario es que todos ellos comparten el mismo objetivo de promover a su patria, y en buena onda.No comparto la opinión de quienes han salido a criticar (no muchos, es verdad), con el argumento de que no se muestra que en el Perú hay miseria y exclusión. ¡Por favor¡ Acaso no saben Magaly Solier y Dina Paucar que en la sierra hay extrema pobreza. Creen que Perú Negro no conoce del racismo. Y que esos y otros males no los conocen Gastón Acurio, Gonzalo Torres, Rafo León, Diego Flores o Sofía Mulanovich. Olvidan además, los criticones, que hasta el campesino más pobre y el poblador más humilde del arenal hace fiesta, disfruta su comida y vive orgulloso de sus tradiciones.Con esa actitud los brasileros no podrían celebrar el Carnaval de Río o festejar la magia de su fútbol, hasta que acabe la miseria y la violencia en las favelas. En México los mariachis guardarían silencio y la riviera Maya se cerraría al público hasta que acaben la las matanzas.Ojalá que, gane quien gane, se mantenga Marca Perú, no sólo en lo formal, sino sobre todo en el espíritu con que viene siendo concebida. Es que, además de promocionarnos fuera, a muchos nos hace sentirnos aún más orgullosos de ser peruanos.SOLIDARIDAD: con Jaime de Althaus ante la agresión recibida. Mi rechazo en general a toda censura e intolerancia. El Perú después del 5 de junio va a ser bien complicado en cualquier caso y lo menos que necesitamos es que los termocéfalos de cualquier lado dominen la escena.
Documental de la Campaña Marca Perú (Video): http://youtu.be/lYLQ1az0GPI

lunes, 9 de mayo de 2011

EMPRESARIOS, EDUCACIÓN, C & T: SEÑALAR EL CAMINO A SER EL # 1

Por: León Trahtemberg
leon@trahtemberg.com
http://www.trahtemberg.com

La historia del vínculo entre las grandes empresas y la educación muestra una relación asimétrica. La empresa da de sí a la educación, en forma de filantropía, donaciones, apoyo para mejorar su gestión, infraestructura, equipos y servicios, incentivos para capacitar docentes, etc. En suma, la empresa da, la institución educativa recibe. También en los programas de responsabilidad social se repite el mismo esquema. La gran empresa quiere complacer a los trabajadores o a las comunidades aledañas que demandan apoyo para la educación, y las empresas lo conceden, con lo cual alivian la tensión entre ambos.
Poca atención se le ha prestado al fenómeno inverso, tan frecuente en los países desarrollados, en los que se reconoce que son las empresas las que se benefician de la educación a través de los recursos humanos que egresan de ellas y que las empresas emplearán para mejorar su productividad y darle valor agregado a su producción. Asimismo, las empresas adquieren las patentes e invierten en desarrollar los prototipos creados en las universidades, que se constituyen en semilleros para nuevos negocios que crearán riqueza para beneficio de los accionistas, trabajadores y todo el país.
Dicho esto, quiero regresar al primer párrafo de esta columna para hacer algunos cuestionamientos sobre el rol que están cumpliendo los empresarios en apoyo a la educación, tanto los mineros como todos los demás (al menos los medianos y grandes).
En mi columna de Correo “Empresarios Visionarios” (27/01/2006), en pleno proceso electoral de hace 5 años escribí “Creo que los empresarios más serios y prospectivos deberían intentar preguntarse ¿No estaremos quizá equivocados? ¿No será que aquellos empresarios mercantilistas y la inequitativa distribución de la riqueza que mantiene en el Perú vergonzosos niveles de pobreza crónica e inseguridad requieren ser denunciados y enfrentados seriamente por parte de empresarios visionarios y de vanguardia, antes de que aparezca un Chávez, Velasco u otro Fujimori que hagan inviable al Perú en democracia?”.
En estos años he conocido muchos medianos y grandes empresarios preocupados por la educación que han invertido dinero de sus programas de responsabilidad social procurando mejorar el nivel educativo de las comunidades de su entorno o para financiar proyectos puntuales de envergadura nacional como la promoción de la lectura, el premio al maestro que deja huella, promoción al aprendizaje de las matemáticas, capacitar maestros en uso de TICS, apoyo a emprendimientos como los de Fé y Alegría, etc. Nada de lo que voy a decir pretende minimizar esos esfuerzos.
Pero no puedo evitar preguntarme, ¿es el rol de los empresarios completar o llenar los vacíos de lo que el estado debería hacer pero no hace, o, es el rol de los empresarios como colectivo colocar en agenda temas nuevos de vanguardia, que sirvan de punta de lanza para emprendimientos que el estado no sabe cómo hacer?
Por ejemplo, si los empresarios hubieran reunido 500 millones de sus programas de responsabilidad social y los hubieran usado concentradamente en un solo proyecto, que coloque al Perú en el mapa mundial por tener una institución que sea la # 1 en el mundo, fuente de orgullo y admiración, que atraiga capitales, turistas, que eleve el nivel de investigación, ciencia y tecnología de los peruanos y con ello chorree a las otras universidades, ¿no hubieran impactado más en el avance de la educación, ciencia y tecnología peruana que con todo el resto de las actividades que hacen?

Por ejemplo, crear un instituto de altos estudios científicos y tecnológicos en biodiversidad en la selva, a partir de los aportes de instituciones y científicos serios en el tema como la UNA, INIA, UPCH, UNAP, etc. y varios científicos peruanos que están repartidos por el mundo. En un plazo de 5 años, crear un polo de investigación y desarrollo que se seguiría autofinanciando con aportes de empresas peruanas y extranjeras interesadas en el desarrollo de nuevos productos alimenticios, médicos y farmacéuticos con gran valor comercial, reforzado por turismo científico, aprovechando nuestra enorme biodiversidad, ¿No impactarían más en el Perú que con lo que cada uno está haciendo por su cuenta?.
Humberto Speziani, nuevo presidente de la Confiep, y en particular los prósperos asociados de la Sociedad de Minería, tienen aquí la oportunidad de hacer algo muy grande.

viernes, 6 de mayo de 2011

MAYO EN EL TIEMPO

Por: Alfredo Estrada Zavaleta
set_aez@yahoo.es

Maius, nombre derivado de la diosa romana Maia y el correspondiente al Targelion griego; es el mes de numerosas celebraciones sociales y reivincativas del trabajo. La principal: El Día de la Madre, que nos permite realzar el rol de esta impulsora de generaciones y que reúne un sinfín de virtudes, apreciados en singular mensaje de María, hija de Joaquín y Ana.
Rosas y corazones, son los símbolos emblemáticos del calendario y representan la dulzura y el noble espíritu de las madres; gestoras de ideales y quienes con responsabilidad asumen esta sacrificada misión. Según la etapa de concepción o la circunstancia que les posibilita esa condición; van desarrollando con esmero y consecuente aprendizaje, las tareas inherentes a su nueva forma de vida.
En particular, siempre he visto en ella; esa voluntad al superar diferentes inconvenientes y administrar su tiempo con loable resultado, sin duda ese coraje que identifica a la Madre. Su manifiesta creatividad en adornos y el arreglo de aquellos ya deteriorados; la interpretación de un simpático repertorio en instrumentos de piano, armónica y acordeón; las máximas reunidas merced a sus categóricas reflexiones; la gratitud y colaboración dirigida a sus padres en su oportunidad y el dialogo frecuente que dispone en sus alegres conversaciones con la gente.
La Madre ocupa un lugar primordial y preferencial en el contexto familiar, quien a través de sus acciones, nutre y moldea en forma relativa, la formación de sus hijos y define el grado de autoestima que prevalecerá en ellos. La organización del tiempo, la higiene, la alimentación, el estudio, la lucidez en los planteamientos, entre otros; serán en sí, la respuesta a sus consejos y sugerencias.
En el tiempo, ella nos alimenta y educa, anima y conforta; que alegría entonces, verlas felices y seguras en otra etapa de su vida, que les depara nuevas emociones y les permite gozar de un mundo, con mayores comodidades y donde las confrontaciones se van disipando, a partir del amor que siempre cultiva y cosecha.

martes, 3 de mayo de 2011

DÍA MUNDIAL DE LA LIBERTAD DE PRENSA

En plena campaña electoral, la prensa nacional cumple un papel clave. Ante nuevos jales, despidos inesperados o posturas de claro respaldo a una candidatura, este 3 de mayo, Día Mundial de la Libertad de Prensa, es el momento propicio para pensar el papel de los medios en la coyuntura política.

Por: David Pereda
Fuente:
Boletín de la Pontificia Universidad Católica del Perú

Vienen malos tiempos para los periodistas”, alertó la periodista Rosa María Palacios en su programa de televisión el último 20 de abril. Sus colegas Raúl Tola, Josefina Townsend y Jimena de la Quintana, del mismo grupo periodístico, también expresaron, en vivo, su preocupación. “El silencio no es una alternativa”, “Trabajaremos sin consigna política”, “Hacen pensar en una censura”, dijeron. Otras voces se sumaron.
La alarma se activó con el despido de Patricia Montero, productora general de Canal N por 12 años, y del jefe de Informaciones, José Jara.
Según declararon Montero y Jara, los directivos del Grupo El Comercio, dueño mayoritario de Canal N y América TV, quieren utilizar sus medios de comunicación para apoyar a la candidata presidencial Keiko Fujimori.
En marzo del 2010, el periodista Augusto Álvarez Rodrich fue trasladado de RPP Noticias, que se escucha en todo el país, a Radio Capital, con señal solo en Lima, ambos de la misma corporación. Aunque Álvarez tomó de buena manera el cambio, muchos recordaron sus choques en RPP con políticos del gobierno como Jorge del Castillo y Rafael Rey. ¿Fue un castigo su pase a una radio más chica? No lo vio así.
En la última campaña municipal, el diario Correo equiparó a la entonces candidata Susana Villarán con el terrorista Abimael Guzmán porque coincidían en un gesto con el brazo alzado. “Saludo marxista”, tituló en una portada muy criticada. En un tono más moderado, la empresa propietaria ha lanzado una nueva revista con la misma marca.

Grupos y coros.
Aparecen diarios, revistas, canales de televisión, radioemisoras, aunque muchas pertenecen a la misma empresa. ¿Es un buen desarrollo de la libertad de prensa?
Los conglomerados periodísticos más importantes del país son: el Grupo El Comercio, Grupo RPP, Epensa (Empresa Periodística Nacional S.A.) y el Grupo La República.
Para Jacqueline Fowks, profesora del Departamento de Comunicaciones y periodista de IDL-Reporteros, “falta pluralidad informativa en la coyuntura electoral porque tres de los principales grupos han elegido estar a favor de la candidata Fujimori”.
“Se nota en los diarios El Comercio, Perú 21, Trome, Correo, Ojo; en las radios Capital y RPP; y, en menor grado, en América TV y Canal N.
La información que circula está viciada, por decirlo de algún modo, y puede resultar incompleta por su falta de pluralidad”, asevera.
Aunque puede alegarse que cualquier medio de comunicación tiene derecho a optar por una orientación particular,
Fowks advierte: “Esto implica que hay un grupo de periodistas que pretende hacer el trabajo ‘estándar’ de servir al público con la más completa información, y no hay condiciones en el sector mediático que lo permitan”.
“El crecimiento en términos económicos ha producido una mayor cantidad de espacios de información y de opinión, pero podríamos decir que hay una gran cantidad de espacios que cantan una misma canción en diferentes géneros”, sostuvo la periodista.
Asimismo, destacó que la mayoría de medios de comunicación tiene deudas con el Estado, procesos judiciales o enfrentamientos patrimoniales. Esta situación aumenta su vulnerabilidad: tantas presiones pueden influir en la información que nos entregan.

Fallas de origen.
No asociados a grandes grupos nacionales están las televisoras de señal abierta más importantes: Frecuencia Latina, Panamericana TV y ATV (Andina de Televisión). América TV pertenece a los grupos El Comercio, con los dos tercios, y al grupo La República.
En la televisión, las grandes audiencias despiertan el apetito del poder. Sus vulnerabilidades aparecen como llaves maestras. Las más vistosas tienen que ver con la propiedad. “Ningún caso es claro porque los problemas de propiedad están sujetos a controversias. Esa vulnerabilidad la aprovechó Montesinos para chantajearlos y someterlos”, explica Fernando Vivas, periodista y crítico de televisión de El Comercio.
Frecuencia Latina volvió a ser de Baruch Ivcher apenas cayó el gobierno fujimorista, en el 2000. Sin embargo, el conflicto con los hermanos Winter no ha concluido. “Siempre hay ese problema que lo hace vulnerable, por más culpables que hayan sido los Winter. Supongo que no han depuesto la idea de hacer algún reclamo”, asegura.
América TV no ha acabado su proceso de insolvencia. En este caso, los acreedores eligieron el sistema concursal en Indecopi, la entidad estatal que dispone estos procesos. En el 2003, la empresa Plural TV, integrada por los grupos El Comercio, La República y la colombiana Valores Bavaria, asumió las acreencias y obtuvo Canal N. En el 2007, la extranjera vendió su parte a El Comercio, que se hizo de los dos tercios. “Montesinos no fue el único que buscó agarrar a los canales.
En los gobiernos de Toledo y de García, la vulnerabilidad del Canal 4 ha sido usada políticamente; incluso el Ministerio Público quiso ponerlo como garante en un juicio”, recuerda Vivas.
El caso Panamericana TV incluyó pintura amarilla: una guerra sin cuartel entre las familias
Schutz y Delgado Parker. La segunda había vendido la mayor parte del canal a la primera. Ernesto Schutz Landazuri, prófugo desde que salió su “vadivideo”, pasó el canal a su hijo, Ernesto Schutz Freundt, y a la esposa de este, Natalia Delgado, hija del dueño de RPP, Manuel Delgado Parker. En el 2009, Schutz recuperó la televisora.
“Genaro Delgado Parker estaba como administrador judicial, porque somos un país de
“leguleyadas”. Jugaba con medidas cautelares, una forma de saltarse la garrocha. Al final, perdió la administración judicial. Vaya uno a saber en qué situación está”, dice.
AT V y Global T V son del magnate mexicano Ángel González, el “Fantasma”, asegura
Vivas, “pero no encontrarás papeles que lo digan”. A lo mucho, aparecen como afiliadas a la red de televisoras Albavisión, que maneja González en América Latina. “Ambas no han acabado aún sus procesos de insolvencia. El Canal 9 lo empezó hace como 15 años, es una vergüenza para Indecopi. Pero es una insolvencia fraguada: los acreedores están ligados a González. Por tanto, mantiene el control”, cuenta Vivas.
Así las cosas, hasta los extranjeros parecen meter mano en nuestro sector mediático. Al público, en tanto, le queda desarrollar el sentido crítico para leer entre líneas los mensajes.
Saber quiénes manejan los medios de comunicación

lunes, 2 de mayo de 2011

EL BAILE DE LOS QUE SOBRAN

Por Augusto Álvarez Rodrich
Fuente:
Diario La República

La conformación de la oposición al próximo gobierno.
El anuncio de la articulación de esfuerzos entre las tres agrupaciones que no lograron pasar a la segunda vuelta –Perú Posible (PP), Alianza por el Gran Cambio (APGC) y Solidaridad Nacional (SN)– constituye un primer indicio sobre la manera como se va a estructurar la política peruana durante el lustro siguiente.
Carlos Bruce (PP), Luis Galarreta (APGC) y Renzo Reggiardo (Cambio 90-SN) son tres congresistas reelegidos que han estado tejiendo el acuerdo que se ha plasmado en un ‘acta de compromiso’ para la conformación de una bancada concertada que permita aunar esfuerzos con el fin de tener el peso suficiente para hacer sentir su voz en el próximo Parlamento.
Lo que están haciendo quizá sea el reconocimiento tardío de lo que pudieron haber hecho antes para concretar una sola candidatura presidencial y hasta una sola lista parlamentaria que podría haber conducido a una segunda vuelta distinta a la que acabamos teniendo.
Los ejes que cohesionan a estos sectores son la promoción de principios democráticos y la defensa del actual esquema económico de mercado, lo cual incluye la oposición a los intentos para modificar la Constitución vigente.
El concepto de contrapeso al nuevo gobierno parece ser el objetivo de esta coalición. Bruce señala que se trata de “un contrapeso político que impida los excesos que quiera o pudiera cometer la persona que resulte elegida”, y Reggiardo sostiene que es “el contrapeso que la población está esperando”.
Eso lo tratarían de conseguir ubicándose entre Gana Perú y el fujimorismo, convirtiéndose en el fiel de la balanza que aporte, según sea el caso, los votos decisivos para determinar al ganador de cada lid parlamentaria durante el próximo lustro.
Para ello contarían con 19 votos de PP, 12 de APGC y 9 de SN, es decir, 40 en total, lo que significa el 31% de un Congreso que tendrá, desde julio próximo, 130 integrantes. En comparación, Gana Perú será –con 47 curules– la primera minoría y le seguirá Fuerza 2011 con 39 curules, número similar al de la nueva alianza que se está anunciando.
Una consecuencia de esta coalición es que el ex candidato presidencial de la APGC, Pedro Pablo Kuczynski, estaría quedando fuera de la misma. Luego de la primera vuelta, PPK está siguiendo un camino propio e independiente de sus ex aliados, para lo cual está convocando a un mitin para el 21 de mayo.
En resumen, sin tener que esperar el resultado del 5 de junio, las fuerzas políticas ya se van colocando con miras a plantear su juego para el lustro que se viene.