sábado, 30 de julio de 2011

EL JUSTICIERO

Autor: Fritz Du Bois
Fuente:
Diario Perú 21

Después de años de falta de iniciativas para mejorar la seguridad del ciudadano, la mención a medidas que el Gobierno estaría adoptando de por sí ya representa un cambio.
Incluso el hecho de que Ollanta Humala quiera, personalmente, presidir el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana pone el problema, claramente, encima de la mesa presidencial y debería de asegurar que, al menos en esta ocasión, el tema será prioritario.
En realidad el aumento de la criminalidad ha sido explosivo en los últimos años; hay zonas en Trujillo, por ejemplo, donde asesinan a varios a diario, mientras que son miles –desde modestos taxistas hasta prósperos empresarios– quienes son extorsionados. Por otro lado, el narcotráfico crece a pasos agigantados.
Sin embargo, la solución al problema tiene, inevitablemente, que empezar con una reforma policial. En un país con 28 millones de habitantes es inaceptable que al día solo tengamos a nivel nacional 20 mil policías de servicio protegiendo al ciudadano. Se tiene que aumentar el número total de efectivos, reducir drásticamente la disponibilidad de aquellos que están brindando protección a cualquier tipo de funcionarios, así como automatizar y modernizar las comisarías.
También deben eliminarse innecesarios requerimientos burocráticos que son una carga para el ciudadano y que atan a los escritorios a los policías en lugar de que estos patrullen los vecindarios, permitiendo también un mayor acercamiento de la fuerza policial a la población, lo cual nos parece fundamental.
Por otro lado, en lo que respecta al narcotráfico, ha sido positivo el mensaje de una mano firme contra las plantaciones ilegales. Esta mención es particularmente importante si consideramos que los cocaleros formaron parte de la coalición inicial de Humala y esperaban más bien la legalización o, al menos, la suspensión de los programas de erradicación.
En todo caso tendremos que esperar para conocer las medidas que, efectivamente, se implementarán para determinar si la seguridad del ciudadano mejorará. Lo que sí parece claro es que, finalmente, el Estado estaría asumiendo su responsabilidad.
Ojalá que tanta belleza sea realmente verdad porque ese cambio estaría llegando justo cuando estamos en un punto de rompimiento que parecía salido de un guión, con la población desesperada aclamando como héroes a escuadrones de la muerte o a ‘justicieros’ al paso.

miércoles, 27 de julio de 2011

190º ANIVERSARIO PATRIO


Fuente: Peruanita Web

Estamos en el mes de Julio y por estos tiempos, nos encontramos muy próximos a celebrar las Fiestas Patrias Peruanas, al igual que se celebran en otras partes de América, y aunque concientes somos que el Perú es uno de los países que tiene muchos menos años de Independencia en comparación a otros países; por haber logrado la esperada Libertad, son las celebraciones que festejamos por la Independencia del Perú contra el dominio y la tiranía proveniente de la Península Ibérica.

En nuestro país estas “Fiestas Julias “se celebran en dos días:
El 28 de julio, en conmemoración a la Independencia del Perú en la Plaza de Armas de Lima, por parte de Don José de San Martín.
El 29 de julio, en honor a las Fuerzas Armadas, Policía Nacional del Perú, Comunidades Campesinas y Sociedad Civil. (que por lo general se realiza en la Parada Militar de la Av. Brasil)
Las Fiestas Patrias en el PERÚ, significan la mayor y principal celebración del año, pues permite que la mayor parte de los peruanos, salgan fuera de sus casas por convertirse en una muy buena razón de celebración nacional, ya sea por desfiles festivos, corzos alegóricos con motivos patrios y es usual que tanto alumnos como profesores suelan salir de vacaciones escolares de medio año, lo que permite que se realicen muchos traslados hacia el interior del país, como de las provincias se dirigen hacia la Capital provocándose un turismo interno muy festivo y colorido, ya que muchos grupos se desplazan para visitar a sus familiares ( a lo que se le denomina temporada alta en las agencias de viajes y empresas de transportes ) Por el Calendario turístico muchos extranjeros también nos vienen a visitar por la acertada difusión, lo que permite generar mucho movimiento de turista, ya que están habidos de observar y de participar en las variadas costumbres, tradiciones y estampas folklóricas que se ofrecen en diversas Instituciones, plazas de los Distritos y Provincias del Perú, complementándose con los variados espectáculos ofrecidos, en donde se acompañan las más variadas y deliciosas comidas y potajes de todo tipo reconocidos por propios y foráneos, quienes nos deleitamos de los olores, jugos y sabores de la reconocida sazón de la Cocina Peruana, la gente al ganar la calle y al abandonar sus viviendas acuden a todo lugar ofrecido, pudiendo elegirse entre verbenas, recitales, grupos musicales, grupos folklóricos, circos, ferias y visitar todo tipos de comercio para realizar una gran variedad de compras entre otros, (porque el Perú tiene más de un motivo para cantar y danzar, en esta oportunidad por las festividades patrias ).
Tanto el comercio como turismo crecen especialmente en estas fiestas ya que con los feriados, en que la gente busca sus motivos para darse el tiempo de visitar y recorrer el Perú para participar e integrarse en estas festivas celebraciones, los peruanos somos muy buenos trabajadores ( reconocidos en este término más por los empresarios extranjeros que los mismo peruanos, aunque nosotros lo sabemos; pues nos hemos demostrado que tenemos hora de inicio de nuestra labores y por lo general no tenemos hora exacta de finalización, por involucrarnos en nuestras responsabilidades comprometidas; por ello es que buscamos estas ocasiones para recrearnos, distraernos, despejarnos y desestresarnos, para expulsar lastres que nos permita revitalizarnos pensando en el retorno al trabajo y así volver a las tareas cotidianas con muchas fuerzas laborales.

La gente tanto en el Perú, como aquellos que están fuera del país por diversas razones: trabajo, familia, negocios, estudios, residencia; tenemos hartos motivos para celebrar, y cuando estamos fuera como que lo sentimos y añoramos mucho más, pues el país que nos acogió para residir, no nos ofrece todo lo que alguna disfrutamos aquí y quisiéramos estar otra vez ahí, especialmente para poder disfrutar de sus comidas y bebidas, por eso es bueno tener en cuenta y acercarnos a él para probar un riquísimo ceviche de corvina, o de pejerrey o un mixtito del Callao, unos choritos a la chalaca , un pescado frito con sus yuquitas y bastante ensalada, una arroz chaufa, arroz verde o amarillo con pato, un saltado de pollo o de carne, un lomo a lo pobre, una causa a la limeña, unos calientes anticuchitos, un aromático e incomparable pollo a la brasa o un rica papa a la huancaina, una pachamanca del centro, un tamalito verde del norte acompañado de su cabrito con arroz y bastante guiso y frijoles, o si nos vamos al sur una rica carapulcra iqueña, una sopa seca chinchana, un exquisito adobo arequipeño, un delicioso cuycito a la moqueguana, una palta rellena o un picante a la tacneña, para luego asentarlo con una cervecita bien helada, o un pisco sour (producto bandera del Perú ) o tal vez una chichita norteña
Y que diríamos de los ricos postres o dulces, bien limeños: la mazamorrita morada, el suspiro limeño, un dulce de membrillo, hijos rellenos de manjar blanco, peras al horno, los alfajores, los merengues, el king kong norteño, los guergueros y alfajor de penco moqueguanos, las tejas de Ica, un rico y delicioso champu limeño de guanábana y para asentar un rico y refrescante vaso de chicha morada con bastante fruta asentada.
Guuua, en verdad que se nos abrió el apetito,
Entonces cuantos motivos hay para poder celebrar estas fiestas y todo lo tenemos aquí en NUESTRO QUERIDO Y SIEMPRE RECORDADO PERÚ…

Pero realmente: ¿ Qué significa celebrar la Independencia del Perú?
Dentro de pocos días en nuestro querido Perú estaremos dispuestos a celebrar un aniversario más de la Independencia, y recordaremos momentos y pasajes que se vivieron durante el proceso de la denominada gesta emancipadora, la cual fuese provocada por las tiranías, abusos, maltratos e injusticias de la España Colonial, quien no permitía aún aperturar sus territorios al resto del mundo y que por ello se desquitaba con sus avasallados colonos, sin manifestar que no todo lo colonial fuese malo para el territorio, pero las corrientes de moda europeas, se difundían rápidamente; tanto en Europa como en América, lo que permitió conocer a la nuevas corrientes e ideologías, basados en los términos, de igualdad, justicia, libertad y fraternidad.
El valiente y titánico trabajo realizado tanto los Precursores como por los Próceres de la Independencia, permitieron crear un ambiente favorable para la llegada de las nuevas corrientes foráneas, que provoco la llegada, al sur peruano de la Primera Expedición Libertadora, proveniente tanto de Argentina como de Chile, y que gracias a su esfuerzo y la colaboración de hacendados y pobladores peruanos, pudieron comprender que el cambio de mentalidad era muy necesario para la suerte del futuro de América, pasarían aún algunos años de luchas, enfrentamientos y combates para poder lograr sellar la ansiada Independencia definitiva de nuestra patria.
Tanto para las corrientes Libertadoras del Sur como para la otra Fortaleza del Real Felipe en el Callao Corriente del Norte, era realmente necesario e imprescindible darle la Libertad al Perú, porque si ella no se lograba, el futuro de las primeras Independencias logradas en Argentina, Chile, Venezuela y Gran Colombia, pues España había decidido que Lima fuese el Centro del poderío del Virreinato del Perú, El Rey de España había reconocido que Lima, ”La Ciudad de los Reyes“ era considerad como la “ niña bonita de la realeza Hispana “, y que aquí se le había condicionado todo tipo de facilidades y beneficios coloniales por su lealtad demostrada con la Península Ibérica, lo cual no fue muy bien visto por nuestros vecinos ya independizados y por independizarse, ( y que no nos veían con muy buenos ojos ), pues es necesario recordar que Lima contaba con una vieja y rancia organización social colonial, la cual se defendía por la gran presencia de fuerzas y tropas militares, ya que contaba con el ejército más poderoso de América ( que aún no había sido derrotado ), con la Escuadra Naval más poderosa, con el Fuerte más grande y poderoso de América Colonial rodeado de cañones de mediano alcanze que vigilaban la costa de cualquier amenaza, denominado los Castillos del Real Felipe, complementada con una Caballería y Artillería imbatible, lo que les daba garantías a sus funcionarios de la Realeza.
Sin embargo para los años 1820 – 1821, estos ejércitos y fuerzas militares ya se encontraban riesgosamente desgastados, teniendo en cuenta que España se había olvidado de algo imprescindible, no le había dado importancia al proceso de tecnología y modernidad que ya se experimentaba en otros Reinos de Europa, por lo que era muy difícil para el pueblo de la Colonia sobrevivir decorosamente y por ello que los comerciantes más potentados de Lima, Callao y Provincias se encontraban en una incertidumbre pues trataban de defender sus negocios, no estando muy seguros de la suerte de los Coloniales, por lo que buscaron acercamientos hacia los que lideraban las nuevas Corrientes Libertadoras, con intenciones de resguardar sus intereses, mientras que hubieron otros que se fueron inclinando por colaborar abiertamente porque se encontraban convencidos de la importancia de las nuevas ideas de Patria, igualdad y libertad, que se convirtieron en la síntesis del oprobio y agresión colonial al sufrido pueblo del Perú, entonces la mejor forma de sobrevivir era enrolarse en las tropas coloniales para por lo menos contar con un plato de arroz y fréjoles, y un pequeño sueldo que les permita vivir.

Primeras Banderas del Perú
Fue Don José de San Martín, quien estando en la localidad de Paracas, Ica, quien arribo con su victoriosa expedición hasta este lugar; para luego poder crear el primer símbolo de la Patria ( observando las aves , llamadas parihuanas o soñando con los colores de la patria; blanco rojo y blanco ), nuestra primera bandera peruana, enseña bicolor que se convertiría en la fuente de la inspiración para permitir lograr la Primera Independencia en el Perú, un 28 de julio de 1821 en un Cabildo especialmente preparado en la Plaza de Armas de la Ciudad de los Reyes con el apoyo de parte de la Aristocracia Limeña, Clérigos y Criollos muy respetables; para luego comprender la razón y la importancia de su respectiva difusión en el resto del territorio del Perú, en donde inclusive las tropas realistas, aún se sentían confundidas y persuadidas; incluso ya dudaban de su lealtad al Rey de la península Ibérica, pues los soldados se sentían abrumados de las diversas manifestaciones de alegría y regocijo por haber logrado la ansiada Independencia del Perú.
Haciéndose memoria a los mártires luchadores por la patria querida, como: José Gabriel Condorcanqui, Micaela Bastidas, Juan Vélez de Córdova, Mariano Melgar, los Hermanos Angulo; Mateo Pumacahua, Francisco Antonio de Zela, Maria Parado de Bellido, José Olaya; entre muchos otros que ofrendaron su vida para ver libre a la tierra que los viera nacer.
Ya han transcurrido muchos años de Independencia y ahora después de 186 años de Libertad, debemos vivir el presente, prepararnos hacia el futuro, para sentirnos orgullosos y dignos por lo que hemos sido, somos y seremos; debemos ser concientes del país que representamos en la actualidad, la gran cantidad de recursos naturales,( que se muestran con mucha expectativa para brindarle a naciones de otras latitudes), las innumerables bellezas de sus paisajes, la profundidad histórica de los pueblos antiguos entre Pre-Incas e Incas, que nos han permitido hallar en la profundidad de la tierra en donde se han descubierto tesoros únicos, incomparables y muy valiosos de nuestro pasado histórico, que ahora so símbolo de admiración nacional e internacional.
Somos ahora una Patria Libre, pero hay una tarea muy dura y difícil, hay que mantenerla: LIBRE – UNIDA – GRANDE – JUSTA - DESARROLLADA, que nos permita a los peruanos de hoy y mañana convertirnos en orgullosos darle a la Sociedad y el Pueblo la seguridad de lo que somos y seremos, como lo que sentimos la noche en que vibramos de gran emoción y alegría al ser elegido MACCHU PICCHU, en Lisboa Portugal, como una de las Maravillas Modernas más importantes de la Humanidad., debemos sentirnos muy bien ya que la Cultura en esta oportunidad esta de nosotros y haber sido reconocidos por el Mundo entero.

¡VIVA LA PATRIA! ¡VIVA LA INDEPENDENCIA! ¡VIVA EL PERÚ!

Escrito por Lic. Humberto Matos Jiménez

martes, 26 de julio de 2011

ALFREDO CASAS JARA: ARTESANO EN CERÁMICA PRECOLOMBINA

Por Nicanor Becerra Castañeda
http://chepencultural.blogspot.com/

Víctor Alfredo Casas Jara nació en Chepén el 18 de setiembre de 1953. Hijo de José Aurelio Casas Cachi (Cajamarca) y María Mercedes Jara Vásquez (Cajamarca). Es el menor de cuatro hermanos: César, Hilmer, Jaime y Alfredo. De su relación con Verónica Pósito Chávez (Chiclayo) tiene dos hijos: Alfredo Junior y Víctor Hilmer.
Realizó estudios primarios en el Centro Educativo Nº 233 (hoy, I.E. Nº 81030 "César Carrillo Gil") de Chepén; recuerda con especial estima a su profesor Ronald Gonzales. La secundaria la hizo en la Gran Unidad escolar "Carlos Gutiérrez Noriega" de Chepén. Cursó estudios superiores en el Instituto "Hilario Mendivel", San Blas-Cuzco, donde estudió arte colonial, restauración, conservación, pintura y escultura.
Desde niño sintió la vocación por el arte; como estudiante de primaria y secundaria destacó en trabajos manuales y en el curso de educación por el arte. De Miguel Rodas, con quien formó un taller, aprendió el tallado en piedra jabón, Augusto Deza Linares le enseñó a trabajar la piedra semi preciosa, y de Teodoro Ríos aprendió a trabajar el yeso, piedra y arcilla.
La práctica, la experiencia de años y su inagotable vocación han hecho de él un especialista en trabajos de artesanía en piedra, arcilla, madera, hueso y metales. Su arte copia y crea piezas pre colombinas de las culturas Mochica, Chavín, Cupisnique. "Mis trabajos tienen influencia de estas culturas, pero un 80% son mis creaciones" nos dice.
El arte de Alfredo Casas Jara tiene reconocimiento nacional e internacional. Desde 1980, por necesidad de vender su artesanía, viajó a ciudades como Cuzco, Arequipa, Huaraz, Cajamarca, participando en ferias y distribuyendo en tiendas de artesanía. También vendió en Chile y Bolivia. En la actualidad, sus hijos Junior y Víctor están a cargo de las ventas.
Alfredo Casas Jara continúa desarrollando su artesanía de cerámica pre colombina en San José de Moro (provincia de Chepén), donde tiene su casa-taller desde hace cuatro años; es también escritor de fábulas, leyendas y poemas, aún inéditos, que rinden culto a sus ancestros, y es que él siente correr por sus venas la sangre de los Moches, que guían su mente, corazón y manos para expresar con el arte su identidad mochica.

lunes, 25 de julio de 2011

“EL IMPUESTO A SOBREGANANCIAS MINERAS VA DE TODAS MANERAS”

Fuente: La República (Inés Flores)
Entrevista/Salomón Lerner Ghitis.

Empresario designado jefe del gabinete del gobierno de Gana Perú . Fue aprista en su primera juventud y entusiasta revolucionario durante la época del gobierno militar de Velasco Alvarado. Ahora es el designado primer ministro del electo presidente Ollanta Humala. “Soy un hombre progresista, de izquierda democrática. Siempre he trabajado para incluir a todos los peruanos”, replica a sus críticos. Lerner, o “Siomi” como lo llaman en su círculo de amigos, asume a tiempo completo el premierato. A los cuestionamientos por la designación de los conservadores Julio Velarde en el BCR y Miguel Castilla en el MEF, responde: “ Los nombres pueden representar actitudes, referencias, pero quien dirigirá las políticas económicas será el nuevo grupo que orientará los destinos del país”.

¿Se cumplirá con lo prometido en la campaña electoral de aplicar el impuesto a las sobreganancias mineras?
Sí. Este sector es muy favorecido, no por un caso de productividad sino de precios en el mercado internacional. Los precios (de los minerales) han subido básicamente por la demanda de países que están en gran crecimiento y demandan productos que el Perú produce como cobre, oro, plata. Por eso, creemos que esa sobreutilidad debe ser compartida con todos los peruanos.

¿Ya no es a la sobreganancia como era el clamor del sec tor que votó por Ollanta Humala?
Se está evaluando si es a la venta o a la facturación, pero definitivamente el aporte del sector minero debe ser mayor al que se da actualmente. Este aporte debe servir para que la inclusión social, una de las promesas electorales, se pueda realizar.

¿Qué opina del spot minero que alienta el chauvinismo demagógico contra Chile para evitar el impuesto a las sobreganancias?
Es desacertado. Es un spot que nuevamente pone en tela de juicio aspectos discriminatorios. En el contexto de la contienda electoral, todos los grupos políticos importantes estaban de acuerdo en que hay sectores que tienen alta rentabilidad y deben aportar más a la renta para que favorezca a todos los peruanos.

¿No considera necesario llamar a la cordura a los empresarios mineros?
Es necesario que el sector minero entienda que el país está en este momento en espera de que se cumplan promesas, y ellos son parte de este país y tienen que dar los aportes necesarios. Además, el resultado electoral nos enseña que es necesaria la solidaridad con todos los peruanos, incluyendo la inclusión social que estamos demandando, para la paz social y la solución de los conflictos sociales.

¿El 28 de julio Ollanta Humala anunciará que el balón de gas costará 12 soles?
(Humala) va hacer anuncios sobre política general, y luego el gabinete presentará los planes de cada uno de estos sectores. En el tema del gas, vamos a presentar reducciones sobre el precio.

¿No bajará a 12 soles como lo ofreció?
No dijo que bajará a 12 soles, habló de reducción del precio...

Lo dijo en su mitin de cierre de campaña en la Plaza Dos de Mayo.
No escuché que diga 12 soles, pero en todo caso habrá una reducción del precio del gas.

¿Ya tienen previsto el financiamiento para implementar el programa Pensión 65?
Tenemos algunas evaluaciones. Es un programa social que se aplicará progresivamente. Comenzaremos en los lugares de extrema pobreza. Con el programa Juntos se hará un catastro para identificar a las personas que deben ser beneficiadas.

Mario Huamán, de la CGTP, pidió a Humala que cumpla con elevar a S/. 750 el sueldo mínimo. Incluso cuestionó la ratificación de Velarde en el BCR porque este se pronunció en contra del incremento. ¿Se cumplirá?
Sí, la promesa se anunciará con las próximas medidas. No se hará automáticamente. El salario mínimo será aumentado en los próximos meses hasta llegar a los 150 soles de aumento.

Algunos analistas han observado que hubo mucho ruido detrás del humalismo al criticar al gobierno aprista por su convivencia con la derecha liberal, sin embargo, el gobierno de Gana Perú ha decidido seguir los mismos pasos con la ratificación de Julio Velarde en el BCR y la designación de Miguel Castilla en Economía y Finanzas.
La designación de hombres no hace a los programas. Los nombres pueden representar actitudes, referencias, pero quien decidirá las directivas de las políticas económicas será el nuevo grupo que orientará los destinos del país...

Pero ambos representan un modelo económico...
Es un modelo que tiene que ser reestructurado en algunas partes... habrá ajustes… Nosotros no vamos a privilegiar ni a destruir el crecimiento económico.

Para tratar de explicar tales designaciones, Sinesio López dijo: “Se tenía que atender correlaciones sociales y económicas que no necesariamente coinciden con las correlaciones electorales”. ¿Usted opina lo mismo?
En parte es una buena definición de Sinesio, pero quiero aclarar que en la campaña hemos transmitido que las políticas macroeconómicas las íbamos a respetar porque sirven de base del crecimiento económico para que el país se desarrolle.

Todo indica que en el campo económico el gobierno de Humala seguirá los pasos del gobierno que se va. ¿No es así?
No necesariamente. Los pasos económicos con respecto al gasto social serán diferentes. Se darán otros impulsos a la política fiscal. La presión tributaria está entre 14,8% y 15%, monto lejano de la recomendación del Acuerdo Nacional de aumentar al menos 4 puntos más. Trabajaremos con mayor ingreso fiscal, (por tanto) habrá mayor gasto social para satisfacer las demandas y tener mayores recursos para educación, ciencia y tecnología y salud.

Mauricio Mulder dice que Castilla fue el autor del DU 012 que motivó el frenazo de la inversión pública, incluso dice que es más de derecha que Benavides.
La verdad es que le voy a preguntar si es propuesta de él, de Benavides o vino de algún otro lado. En todo caso, nosotros no trataremos de imitar este tipo de errores. Creemos que ese (DU) es uno de los factores que retrajeron la inversión pública en el país.

¿Cuántas carteras tendrá Perú Posible? Se dice que reclama dos carteras más.
No está definido porque (en el acuerdo) no se trata de número de carteras sino de personas de Perú Posible que serán incluidas dentro del Ejecutivo. En cambio, sí se podría ver en número comisiones, en el Congreso. Estamos conversando para que Perú Posible tenga cuatro comisiones. En lo político, el apoyo de Perú Posible y de Alejandro Toledo es para la gobernabilidad democrática.

Un diario identificado con el toledismo asegura que Daniel Mora no ha sido propuesto por Perú Posible sino por Ollanta Humala. ¿Es verdad?
No. (Mora) ha sido propuesto por Perú Posible.

Kurt Burneo se mantendrá en Producción o, como ha trascendido, ocupará una nueva cartera denominada de Desarrollo e Inclusión Social.
El objetivo nuestro es que él maneje todo lo que es desarrollo con programa sociales.

¿En una nueva cartera?
Sí.

¿Hubo presiones de Javier Diez Canseco para que Aída García Naranjo ocupe el Ministerio de la Mujer?
No. Tenemos las mejores relaciones con Javier, Aída, con todos nuestros aliados, no hay imposiciones. Ellos tienen la libertad de expresarse sobre algunos puntos que estamos definiendo.

Falta definir a los ministros del Interior, Educación, Trabajo, Vivienda, Transportes y Comunicaciones, Justicia.
Para Transportes tenemos candidatos del partido o independientes, para Vivienda hay un candidato ofrecido por Perú Posible.

¿Cuál es la meta de Gana Perú en Educación?
Queremos transformar la educación, incorporando a la zona rural, queremos que haya una ley de carrera magisterial y que los maestros tengan la tranquilidad económica para tener un rendimiento adecuado.

¿Habrá mano dura contra la delincuencia?
Más que mano dura habrá tolerancia cero en seguridad ciudadana, sobre todo en aspectos que perjudican la imagen el país: violencia sexual, abuso de niños, crímenes horrendos de sicarios.

Actualmente hay más de 200 conflictos sociales vigentes. Le espera un duro trabajo. Al ex premier Jorge del Castillo lo llamaron bombero, ¿cuál será su estrategia en este campo?
Primero el respeto a todos los ciudadanos. No se puede ningunear o estar meciendo a las personas que tienen estos problemas. La gente reclama atención del Estado. Hay una Ley de Consulta Previa que debe ponerse en vigencia.

Está creciendo en el mundo la tendencia a oponerse a las actividades extractivas por la contaminación ambiental, ¿qué se hará en el Perú?
Nosotros tenemos delineado, a un mediano plazo, tener zonas territoriales económicas. Queremos hacer una evaluación con seriedad y con técnicos que conozcan estos temas para ver si en ciertas zonas territoriales económicas pueden convivir la agricultura con la minería, solo la minería, solo la agricultura o ninguna de los dos. Esto con la finalidad de que se eviten los conflictos sociales.

Una publicación señala que Humala utilizó un avión de la empresa brasileña Embraer para trasladarse entre varios lugares. ¿Qué dice?
No tengo la información.

“He tenido una sola línea política en toda mi vida”
Encabezará un gabinete pluripartidario y variopinto. ¿Les fue difícil conformarlo?
Sí. Creo que es complicado satisfacer todas las ansiedades de la gente por participar en un gabinete. Es parte del mensaje de la Hoja de Ruta, que se dio entre la primera y la segunda vuelta, del compromiso de Ollanta con el pueblo peruano para alcanzar una concertación con organizaciones sociales, partidos políticos, en la cual todos podamos participar en un consenso para sacar adelante al país.

¿Cuándo se definió su cargo?
La semana pasada.

Usted es una persona con amplia trayectoria política. Viene del velasquismo, trabajó con el aprismo y el toledismo y ahora está con Humala, lo cual le ha generado más de una crítica. ¿Qué responde?
Yo he tenido una sola línea política en toda mi vida. Soy un hombre progresista, de izquierda democrática. Siempre he trabajado para incluir a todos los peruanos, no discriminarlos y lleguen a tener justicia social. He podido ser un técnico de Velasco; un amigo de Alan García, cuando él propuso un programa muy progresista en los años 80; no he tenido ninguna relación con el fujimorismo ni el belaundismo y me he vuelto a reencontrar con Ollanta Humala en el 2005. Creo que Ollanta es una persona que ha tenido y tiene un amor muy grande por el Perú y un afán por incluir a todos los peruanos, sin discriminación alguna, en el progreso.

¿Cómo se define ideológicamente? ¿De izquierda, socialdemócrata o un liberal?
Yo me denominaría como una persona que busca la justicia social y el bienestar para todos los peruanos.

sábado, 23 de julio de 2011

GERENTES PÚBLICOS: ¿DE DÓNDE LOS SACAMOS?

Fuente: Otra Mirada

A una semana de que el presidente electo, Ollanta Humala, asuma funciones, uno de los temas por abordar – y que ha sido criticado por la oposición – es la necesidad de contar con cuadros técnicos y gerenciales para gobernar.
En ese sentido, la apuesta del presidente Humala de convocar a profesionales de diversas canteras políticas es una decisión positiva, que se explica por su interés de construir un gobierno de concertación.
Sin embargo, el aumento indescifrable de funcionarios públicos en los últimos cinco años, sobre todo del llamado “personal de confianza”, sugiere poner en marcha una reforma integral del servicio de administración pública del país.
Al respecto, algunas cifras presentadas por la Comisión de Transferencia de Gana Perú llaman a suspicacias. Un ejemplo es el incremento del gasto en sueldos de personal de confianza de ESSALUD, el cual habría aumentado, de 2006 a 2010, en S/. 50 millones de nuevos soles por año. Otro caso es la planilla del Ministerio de Agricultura, que habría crecido exponencialmente, pasando de 2,592 trabajadores en 2006 a 6,882 trabajadores en 2011. Estas cifras, sin embargo, no han ido de la mano con una lucha frontal contra los casos de corrupción. La Contraloría General de la República ha presentado un total de 2,477 denuncias que involucran en diferentes actos de corrupción a funcionarios del Estado, de los cuales la mayoría se refiere a delitos de peculado, negociación incompatible y abuso de autoridad.
¿Y la experiencia de SERVIR? ¿No era el gran proyecto para renovar el servicio público? SERVIR, a través del Cuerpo de Gerentes Públicos (CGP), ha tenido como única tarea seleccionar a un número de profesionales y técnicos para enviarlos a trabajar en las instituciones públicas que los soliciten. A mayo de 2011, se habían incorporado 137 profesionales al CGP, de los cuales 76 han sido asignados a 23 entidades públicas del Gobierno Nacional y de gobiernos regionales. ¿Eso es todo? Según la ex presidenta de Servir, Nuria Esparch, la experiencia de SERVIR todavía necesita consolidarse.
SERVIR, sin embargo, habría sido una suerte de parche y no una solución frente al caótico sistema de servicio público. En esa medida, no se agarró al toro por las astas, obviándose la promulgación de la Ley de Carrera del Servidor Público, norma necesaria para organizar la labor de por los menos un millón de empleados que se “calculan” trabajan para el Estado. Asimismo, no prosperó la creación de un sistema de remuneraciones, lo que es urgente tomando en cuenta que hoy existen 418 normas sobre este tema.
Por lo expuesto, habría que empezar elaborando un diagnóstico sobre cuántos son y bajo que modalidad laboran los empleados públicos del país. Asimismo, una segunda tarea podría ser recoger la experiencia peruana de la década de 1970 con la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP), es decir, crear una entidad encargada de la capacitación de los empleados públicos. Si bien su concepción puede estar desfasada, podría servir como ejemplo para arribar hacia una reforma integral de la administración pública.

viernes, 22 de julio de 2011

EL TONO GRIS DE LA DESCENTRALIZACIÓN

Por Edgardo Cruzado
Fuente:
Bajo La Lupa

Tenemos 10 años de descentralización, las certezas que deja el proceso pueden ser escasas pero son significativas. Una de las principales es que la descentralización representa, sin miedo a equivocarnos, la principal reforma del Estado peruano en los últimos años, la creación de gobiernos regionales y el fortalecimiento de los gobiernos locales, como operadores directos de las políticas de Estado, no tiene vuelta atrás.
Otra gran certeza, que nace de la experiencia más que de la teoría, es que en el proceso de descentralización las mejores opciones no son blancas o negras, en muchos casos la tonalidad adecuada es gris, resulta de un equilibrio de competencias compartidas, políticas coordinadas y evaluaciones sucesivas que perfeccionan las decisiones tomadas.
El gobierno que sale ha tenido, en esta materia, mucho ruido y pocas nueces. Se limitó a concentrarse en metas numéricas de transferencias de funciones, sin considerar las lecciones aprendidas. Con esta visión, que lo pone todo en blanco o negro, se perdieron los espacios de coordinación, se limitó la institucionalidad del proceso y nos quedamos en el pragmatismo de construir “obras por encargo”.
Pero el rol del Estado no es solo construir, su tarea es proveer servicios públicos de calidad, asegurar un gasto social bien focalizado y promover oportunidades para todos. Sobre esto es poco lo que hemos avanzado. Tres prioridades, a nuestro modesto entender, para la consolidación del proceso de descentralización:
1) Reconstruir una instancia rectora: la Secretaría de Descentralización (PCM) no ha estado a la altura de la circunstancia, para conducir el proceso. Se requiere una instancia pública renovada, con participación de los gobiernos regionales y locales, que promueva una agenda de mediano plazo para la descentralización. Esta instancia debe ser responsable de promover el desarrollo de capacidades en las regiones y localidades, debe identificar los cuellos de botella en el proceso de asignación de funciones y tendrá que promover una articulación de los sectores del gobierno nacional con los subnacionales.

2) Promover una política social compartida y un sistema de focalización eficiente: la experiencia internacional demuestra que la lucha contra la pobreza debe ser prioridad nacional, por tanto es compartida entre los niveles de gobierno. Necesitamos un sistema de focalización de hogares eficiente y eficaz, con mecanismo de actualización permanente y con capacidad de brindar confianza a todos. Los gobiernos subnacionales son los operadores naturales de la política social, lo que no limita el rol rector y promotor del gobierno nacional. La operación del servicio en una ciudad es responsabilidad local, pero asegurar un estándar mínimo para todo el territorio peruano es responsabilidad nacional.

3) Implementar la descentralización fiscal: el componente fiscal de la descentralización es el menos desarrollado del proceso, los gobiernos subnacionales son dependientes de las transferencias de recursos, su espacio fiscal es reducido y su asignación no tiene relación con sus necesidades. Se requiere una nueva ley de descentralización fiscal, que ordene el sistema de transferencias, promueva la innovación y asegure el financiamiento para los departamentos y provincias menos desarrollados.

jueves, 21 de julio de 2011

PARA QUE NO ME OLVIDES...

Por: Augusto Álvarez Rodrich
Fuente:
Diario La República

Inauguraciones del estribo y contra el reloj.
A un ritmo de sesenta obras por inaugurar en los últimos cuarenta días, es decir, una y media celebraciones de apertura cada veinticuatro horas, el presidente Alan García ha previsto una despedida a lo grande, de rompe y raja, que parece inspirada en el bolero ‘para que no me olvides, ni siquiera un momento’.
El menú incluye el Cristo del Morro Solar, el Metro de Lima, el Teatro Nacional, el Hospital del Niño y, entre varios otros proyectos, el Estadio Nacional. A algunas obras, sin embargo, le faltan algunas ‘cositas’ para estar plenamente terminadas, como trenes al Tren o baños al estadio, pero estas minucias no lleva a perder el entusiasmo por la celebración del estribo.
Un caso extremo de estas obras inconclusas ha sido el Hospital Regional de Ica, que anteayer fue el escenario de una inauguración algo extraña porque, cuando se apareció por ahí el presidente García, se dieron con la sorpresa –periodistas y mandatario– de que no tenía equipos ni agua potable.
Cuando la prensa que asistió al evento puso cara de ‘¡plop, exijo una explicación’, el jefe del Estado debió lanzar, seguramente como broma para salir del embrollo, una explicación tan sorprendente como la siguiente: “Este hospital empezará a funcionar cuando se enfermen las personas (…) Los periodistas son los primeros que serán atendidos en emergencia”.
Pero mientras los primeros enfermos van llegando al lugar de los hechos, y seguramente para ir ganando tiempo en esa fiesta inolvidable, la ceremonia no pudo evitar la realización de la tradicional develación de la placa para inmortalizar el nombre del presidente que encargó la obra y que, por esas cosas del destino, no pudo ser terminada, pero qué más da, para qué perderse en esos detalles. Abran el champancito, hermanitos.
Mal no le está yendo al presidente García con la inauguración de obras inconclusas pues ha logrado que su aprobación crezca en diez puntos porcentuales hasta llegar a 42%, que será la cifra con la que se recordará su gobierno.
Ramón Castilla, Augusto B. Leguía, Manuel A. Odría o Alberto Fujimori son solo algunos ejemplos de jefes de Estado preocupados por establecer el criterio de medición del éxito de un gobierno en bolsas de cemento usadas. La población, por su parte, coincide con esa visión, lo cual conforma un círculo vicioso por el entusiasmo cementero.
Quizá ya sea tiempo de educar a la población –con los libros de historia, por ejemplo– para que se entienda que el cemento es relevante pero también las instituciones y que las obras más importantes son las que su ejecución trasciende a varios gobiernos.

miércoles, 20 de julio de 2011

LA GESTIÓN DEL RIESGO DE DESASTRES… UN ASUNTO DE DESARROLLO

Prof. Lincoln Alayo Bernal
Director Académico SOS Vidas Perú*
Administrador Bloggs GRIDES Nacional

prevencionpe@yahoo.com
http://prevencionpe.blogspot.com

La problemática y realidad de qué hacer frente a los desastres y / o emergencias que se presentan en los países de la región (América Latina y el Caribe) hacen necesario e imperativo el manejo de la gestión de riesgo a través de un manejo eficiente de los recursos académicos y tecnológicos, así como los recursos socio naturales y ambientales con un solo fin, el desarrollo.
Comprender y analizar la problemática de los desastres, desde una óptica de la interdisciplinariedad, contribuye a mejorar la gestión del riesgo, que en ocasiones pueden parecer contrarios a los económicos, pero que es posible optimizar y alcanzar a través de los instrumentos adecuados.
En la región, donde la resiliencia de los desastres es un factor común, la gestión del riesgo se hace cada vez más importante lo cual puede apreciarse en las políticas de Estado que se están aplicando en los países de América Latina y el Caribe en relación con la preparación y respuesta frente a desastres.
Podemos ver la continua labor como parte de las actividades propuestas en el Marco de Acción de Hyogo 2005-2015, de la Comunidad Andina de Naciones por medio del PREDECAN, la coalición a través de CEPREDENAC de Centro América, la OPS/OMS, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y Media Luna Roja, el apoyo técnico de Naciones Unidas, secretaría de la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres ONU/EIRD, el trabajo del Centro Regional de Información sobre Desastres (CRID), de las ONG, de consultores y asesores en gestión del riesgo y localmente el interés de grupos de respuesta a los desastres que vienen trabajando silenciosamente así como, el fortalecimiento de las Unidades de Cruz Roja, Bomberos Voluntarios, Brigadistas y Municipalidades.
La gestión del riesgo requiere de profesionales altamente comprometidos, de sus voluntades y de su capacidad de gestión, pero a la vez capacitados tanto en el conocimiento de las distintas alternativas de solución y regulación, como en la investigación y generación de respuestas innovadoras a problemas cada vez más importantes. Con el objeto de incorporar adecuadamente las dimensiones espaciales y temporales a la gestión del riesgo es necesaria la interdisciplinariedad; es reconocido el interés regional y mundial que se viene generando en estos últimos años sobre el tema.
La gestión del riesgo debe ser considerada como un componente íntegro y funcional del proceso de gestión del desarrollo global, sectorial, territorial, urbano, local, comunitario o familiar; en búsqueda de la sostenibilidad.
Las acciones e instrumentos que fomentan la gestión del desarrollo deben ser a la vez los que fomentan la seguridad y la reducción del riesgo. La gestión del riesgo constituye un enfoque y práctica que debe atravesar transversalmente todos los procesos y actividades humanas.
El objetivo final de la gestión de riesgo es el de garantizar que los procesos de desarrollo impulsados en la sociedad se dan en las condiciones óptimas de seguridad posible y que la atención a los desastres y la acción desplegada para enfrentarlos promueven el desarrollo.

*Centro de Capacitación y Prevención para el Manejo de Emergencia y Medio Ambiente SOS Vidas Perú
Desde 1990 es una institución privada sin fines de lucro de carácter técnico, científico y académico, reúne a profesionales voluntarios de todas las áreas. Nuestra visión es la construcción de un futuro sostenible a nivel local, regional, nacional e internacional; a través de la gestión integral del riesgo de desastres; La administración de emergencias, del medio ambiente y de la educación. Su ámbito comprende todo el territorio nacional, pudiendo mantener relaciones con otras asociaciones, instituciones y organismos similares de ámbito local, provincial regional, nacional o internacional con participación en cualquiera de ellas. Creemos en ser libres, honrados, verídicos, benevolentes, virtuosos y en hacer el bien a toda la humanidad. Si hay algo bello o de buena reputación, o digno de alabanza, a eso aspiramos.
SUNARP No. 2008-00001314 Partida No. 11083086

martes, 19 de julio de 2011

DEFENSORÍA DEL POLICÍA NUEVE AÑOS DESPUÉS DE SU CREACIÓN

Por: Hugo Müller Solón (*)
mullerabogados@hotmail.com

El 06 de Febrero 2012 y en pleno ejercicio del Gobierno del Presidente Ollanta Humala que se iniciará a partir del 28 de Julio 2011, la Defensoría del Policía cumpliría 10 años de creación. A portas del inicio de la gestión de Gobierno nacionalista, y si la decisión del nuevo Ministro del Interior es la de mantener en funcionamiento a la Defensoría del Policía, es necesario e imprescindible, efectuar dentro de ella una total reingeniería estructural, organizativa, normativa y procedimental, retomando e impulsando el compromiso, la doctrina y la filosofía de quienes tuvieron la visión de la creación de este importante organismo de defensa de derechos humanos del personal civil y policial del Sector Interior; por los hechos y circunstancias que a continuación paso a comentar.
A la fecha, la Defensoría del Policía viene recorriendo su noveno año de existencia, contados desde su creación mediante Resolución Ministerial N° 0186-2002-IN/0102 del 06 de Febrero del 2002. Posteriormente, con Decreto Supremo N° 013-2002-IN del 24 de Octubre 2002, se elevó su rango normativo de creación y se precisó entre otros aspectos, el ámbito de su misión y competencias. Posteriormente mediante Ley N° 28141 del 16 DIC 2003 que modifica diversos artículos del Decreto Legislativo N° 370 – Ley del Ministerio del Interior, se incorpora a la estructura orgánica del Ministerio del Interior como órgano de Defensa (Art. 4°) dependiente directamente del Ministro del Interior (Art. 13°), encargado de atender las peticiones y quejas formuladas por el personal policial y civil que denuncie la vulneración o violación de sus derechos humanos al interior del Sector por situaciones de abuso, discriminación o dilación injustificada de trámites o procedimientos por parte de la administración del mismo Sector Interior o de la Policía Nacional. Finalmente la Ley N° 29334 promulgada el 23 de Marzo del 2009 dada por el gobernante saliente, deroga el Decreto Legislativo N° 370 y sus modificatorias y dicta en su lugar la Ley de Organización y Funciones del Ministerio del Interior en la cual desaparece definitivamente de la estructura orgánica del Sector Interior a la Defensoría del Policía.
La Defensoría del Policía sigue funcionando actualmente sin una base legal definida ni adecuada a sus funciones y lo que es peor, lamentablemente transcurridos los nueve primeros años de su existencia, y particularmente a partir del cambio de Gobierno en Julio 2006 se ha convertido en una Mesa de Partes de ingreso y salida de documentos sin mayor trascendencia y en un monumento a la burocracia del gobierno de turno saliente; la única atención brindada en el mejor de los casos es la de redactar oficios a las entidades correspondientes. No existe el apersonamiento físico ni la intermediación del funcionario del área encargada ante la instancia donde se produce la vulneración de derechos del recurrente. La Defensoría del Policía es actualmente un órgano burocrático inútil y figurativo dentro del Sector Interior, sus componentes en su mayoría civiles en Lima y en su mayoría policías en sus sedes desconcentradas de Trujillo, Arequipa, Iquitos y Huancayo, carecen del conocimiento y compromiso necesario con el trabajo que desarrollan, no tienen vocación ni voluntad de servicio, efectúan un trabajo promocional informativo, intrascendente y rutinario velando por sus propios intereses y evidentemente no han sido designados a trabajar en dicho organismo precisamente por su perfil de defensores de los Derechos Humanos.

La Defensoría del Policía lejos de cumplir con su misión para la cual fue creada, dedica ahora su tiempo y recursos en actividades ajenas a sus responsabilidades, como por ejemplo capacitar promotores en Derechos Humanos para que los Policías estén en condiciones de prevenir e impedir la comisión de delitos mediante una labor más dinámica apegada a los derechos de las personas, actividad desarrollada precisamente en el marco de su IX Aniversario de creación, en lugar de dirigir esta capacitación a las altas autoridades del Ministerio del Interior y Policía Nacional para que cumplan sus funciones con respeto irrestricto por los derechos humanos del personal civil y policial del Sector Interior; o como en un caso más reciente realizado los días 11 y 12 de Marzo 2001 en el complejo policial “Juan Benítez Luna” – Rímac con la finalidad de difundir los proyectos, programas y actividades que realizan las diferentes Direcciones de la Policía Nacional del Perú, así como de entidades gubernamentales a favor de la promoción humana y el respeto por los derechos humanos, bajo la premisa que los policías como defensores de la ley tienen una doble responsabilidad, cumplirla y hacerla cumplir ¿Y qué hay de los derechos humanos de los policías vulnerados precisamente por las Direcciones Policiales a las que la Defensoría del Policía promociona?.
Por otro lado resulta evidente que la Defensoría del Policía carece totalmente de liderazgo y no demuestra ningún tipo de interés en obtener el respaldo que requiere por parte del Despacho Ministerial para la atención de los múltiples problemas del personal policial que no son casos aislados ni individuales, sino verdaderos patrones de vulneración de derechos humanos que se vienen dando en el caso de Lima, a la vista y paciencia de la Defensora del Policía, quien si no cuenta con el respaldo y apoyo necesario para resolverlos ha debido renunciar al cargo por dignidad, transparencia y por solidaridad con los usuarios del servicio de debería brindar el organismo que dirige de manera dinámica y efectiva. La Abogada Ana María MARINO ROMERO, ocupa el cargo público de confianza de Defensora del Policía del Ministerio del Interior, conforme lo establece la Resolución Ministerial N° 414-2007-IN, desde el 19 de junio del 2007 nombrada por el Señor Luis Alva Castro cuando se desempeñaba como Ministro del Interior y se mantiene en el cargo hasta la fecha.
Partiendo de la premisa que el Defensor del Policía se constituye en un mediador entre el Policía, los trabajadores del Sector Interior y la Administración, el nombramiento del nuevo(a) Defensor(a) del Policía, debe recaer en una persona conocedor de la problemática de los trabajadores del Sector Interior y que esté en condiciones de identificarse con los intereses, sentimientos y experiencias de los civiles y uniformados que lo conforman, comunicarse con las partes en conflicto, establecer condiciones comprensibles y buscar conciliar entendimientos, acuerdos y soluciones a los problemas existentes. Pero además, el nuevo líder defensorial tiene que tener un perfil idóneo para el cargo que ocupa; debe ser una persona muy dinámica, conocedor, defensor, promotor y garante de los derechos fundamentales y con predisposición y vocación de servicio, que no espere que la Institución que dirige se movilice sólo al amparo de las quejas y peticiones formuladas por el personal policial y civil en sus diferentes categorías y jerarquías, grados y niveles en la situación de actividad o disponibilidad, retiro o cesantía, pensionista o sobreviviente que denuncien la vulneración o violación de sus derechos humanos al interior de la administración del Sector por situaciones de abuso, discriminación o dilación injustificada de procedimientos. La Defensoría del Policía también debe actuar de oficio e ir en búsqueda de problemas, vulneraciones y abusos a los derechos individuales, particularmente en agravio de personas que sufren alguna disminución (jurídica, física o psíquica) y que por esa razón se constituyen en grupos vulnerables; por ejemplo: Policías en retiro, viudas, deudos, familiares, discapacitados, aquellos que se encuentran internados en los pabellones neuropsiquiátricos, los policías retirados que por su ancianidad se encuentran alojados en establecimientos geriátricos, etc.
El decalaje descendente que ha venido sufriendo la Defensoría del Policía en estos nueve años no puede continuar con el nuevo Gobierno. La Defensoría del Policía en el Perú debe entrar urgentemente en un proceso de reorganización de personal y de auditoría administrativa con respecto a sus procesos y procedimientos a nivel nacional, con la finalidad de analizar detalladamente sus objetivos y metas, puesto que además los números alcanzados como logros no reflejan la importancia ni relación con las metas de trabajo supuestamente alcanzadas. Lo cierto, lo real y objetivo es que actualmente la Defensoría del Policía no defiende derechos del personal civil y policial que laboran en el Sector Interior, solamente justifica su existencia, en base a los intereses personales de quienes en el caso de los civiles tienen en ese organismo un medio de trabajo y en el caso de los policías que también trabajan en la Defensoría del Policía, una forma de vacacionar y sustraerse del servicio policial. La Defensoría del Policía es un “elefante blanco”. Finalmente, recordar que “el prestigio y el valor de las instituciones, se fundamenta en su noble trabajo, pero más noble, más valorada y más prestigiosa la harán, los hombres y mujeres que desarrollan su labor y función cotidiana. Porque el prestigio de las instituciones lo forjan los que trabajan en ellas”.

(*)Coronel PNP ® - Abogado
Defensor del Policía (2005 – 2006)
Fundador Asociado de la Asociación Profesional de Policías del Perú – APROPOL/PERU
Investigador Asociado del Taller de Asuntos Públicos – TAP/PERU
Docente Universitario

lunes, 18 de julio de 2011

EL TANGO DEL INDULTO

“¡Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor!...¡Ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador!”

Por Eduardo González Viaña
egonzalezviana@gmail.com
http://www.elcorreodesalem.com

Pocas veces el clásico tango de Discepolo tuvo tanta vigencia en Argentina como cuando doscientos asesinos, torturadores y secuestradores de niños recibieron el indulto y salieron a recibir el caliente sol de Buenos Aires.
Entre el 17 de octubre de 1989 y el 30 de diciembre de 1990, el entonces presidente de ese país Carlos Menem emitió una serie de diez decretos para perdonar a los culpables del más sangriento terrorismo de Estado que ese país ha conocido.
Entre ellos se encontraban los jefes de estado que habían ordenado el genocidio, los torturadores que disfrutaban alargando los suplicios contra disidentes y rebeldes, los que arrojaban presos al mar desde los helicópteros, los que arrancaban recién nacidos del cordón umbilical y dejaban a las gestantes desangrándose, y por fin los que, luego de estas cobardes “hazañas”, habían vendido los niños al mejor postor. En resumen, los culpables de 30 mil muertes durante la espantable guerra sucia.
Para contrapesar, se liberó también a algunas de sus víctimas. El presidente Menem –quien también había sido un preso político, una víctima de quienes perdonaba, declaró que había ordenado los indultos “para reconciliar al país y terminar de cerrar definitivamente las viejas heridas, como se hizo en otras partes del mundo.” No sabemos a qué partes del mundo se refería pues hasta entonces el único antecedente de un hecho similar era el de los juicios de Nuremberg tras de los cuales los criminales nazis fueron colgados.
Según un fiscal que había participado en el juicio contra las juntas militares, se trató de algo gratuito que hizo Menem para congraciarse no sólo con los reos, sino con ciertos sectores de poder que apoyaron a los golpistas, aplaudieron sus crímenes e hicieron grandes negocios a costa de la desgracia argentina.
El cálculo político de Carlos Menem no pudo ser más desdichado para él mismo. Poco tiempo después de dejar la Casa Rosada, sus indultos fueron declarados inconstitucionales y después derogados. Se investigaron sus cuentas en los bancos suizos. Se le descubrió una ilegal venta de armas al Ecuador pese a que Argentina era garante de los acuerdos entre ese país y el Perú. La Siemens, una de las empresas extranjeras favoritas durante su régimen confesó haberle pagado sobornos para obtener un contrato multimillonario.
El dos veces ungido presidente de Argentina se hundió en el descrédito y el ostracismo. Fue postergado y ninguneado. Tuvo que abandonar las reuniones sociales porque los antiguos amigos le huían como si oliera mal. Su reciente esposa, la bella modelo Cecilia Borocco, fue fotografiada luciéndose toppless en una playa de Miami junto a un amante italiano.
Tangos aparte, en la jurisprudencia quedó ratificado el principio de que los crímenes contra la humanidad son aberraciones no susceptibles de indulto.

Así lo declaró la Cámara Criminal Federal argentina sobre la base de la obligación estatal de garantizar la dignidad humana toda vez que estos crímenes no sólo hieren a las víctimas y a sus familiares. Son un ataque generalizado y sistemático contra la democracia, la civilización y la propia historia. Tal lo refrenda la Convención Americana sobre Derechos Humanos que todos los países de la región reconocen como parte de su ordenamiento jurídico, en un rango superior a las disposiciones legales internas.
“Que fuimos crueles, nadie lo dude… pero no fuimos sádicos.” La autoría de estas palabras corresponde al ex dictador Jorge Rafael Videla, y se parece muchísimo a otras que hemos escuchado en el Perú durante la reciente campaña electoral como “nosotros matamos menos” enunciada por un dirigente fujimorista.
Bajo pretexto de una guerra interna, en Argentina como en el Perú, las dictaduras institucionalizaron la tortura más salvaje contra hombres, mujeres y niños detenidos bajo simple sospecha o secuestrados para escarmiento de sus familiares. Lo peor de todo es que, de tanto ocurrir, el crimen fue banalizado por los periódicos más baratos e incluso justificados por las clases altas a las que benefició económicamente. Aquellas ya han iniciado su acercamiento al nuevo régimen.
Una dictadura criminal despoja al país de su memoria y a la gente de la conciencia de sus derechos. El mismo pueblo que aceptó como normal la ejecución sin ley y sin juicio de los supuestos terroristas no tardará en pedir a gritos la tortura y la muerte contra los opositores, los sospechosos e incluso contra los pecadores envueltos en costumbres contra la moral y las buenas costumbres.
Se ha dicho que el indulto de Fujimori será dispuesto en breve por cualquiera de los presidentes, el saliente y el nuevo. En base a la reconciliación de los peruanos, borrón y cuenta nueva, cierra ese libro y comienza otro. Pero no lo creemos porque para pasar la página, hay que haberla leído antes.
Todavía el Perú no ha iniciado una necesaria etapa de la memoria como ha ocurrido en Alemania, España y en países más próximos. No es la hora de pensar en el indulto, ese vestigio de la monarquía autoritaria, que daría impunidad a los criminales. En Argentina todavía resuena el bandoneón, los malevos envejecen en la cárcel y Menem se da de cornadas contra una puerta cerrada.

sábado, 16 de julio de 2011

CONSULTA PREVIA: ¿CÓMO Y CUÁNDO SE DEBE DAR?

Fuente: Otra Mirada

Una de las “papas calientes” que deberá enfrentar el presidente electo, Ollanta Humala, será promulgar una Ley de derecho a la consulta previa de los pueblos indígenas reconocido por el Convenio 169 de la OIT.
Recordemos que un proyecto de ley consensuado sobre esta materia fue aprobado por el Congreso en mayo del año pasado, sin embargo, un mes después, este fue observado por el presidente Alan García y su Consejo de Ministros y hasta el momento no se ha dado luz verde a su promulgación.
Una primera discusión que se ha abierto en torno a la consulta previa es sobre si este proceso tendría capacidad de veto sobre los proyectos que se pondrían en ejecución. En segundo lugar, se ha puesto en cuestión cuándo debiera darse este proceso de consulta, si antes o después de entregarse la concesión.
Sobre el primer punto, si bien el Convenio 169 no da derecho a veto a los pueblos indígenas, tal como señala el antropólogo Alberto Chirif, la consulta no es una mera formalidad sino un ejercicio democrático que debe realizarse antes de la toma de decisiones o de la aprobación de normas, y debe hacerse con la finalidad de llegar a un acuerdo o lograr el consentimiento acerca de las medidas propuestas. Sin embargo, tomando en cuenta la postergación y maduración de los conflictos sociales, los indígenas estarían buscando con este proceso cerrarle el paso a las actividades extractivas. En ese sentido, el gobierno entrante deberá buscar el mejor momento para realizar el proceso de consulta, buscando diluir el rechazo que se ha extendido sobre estas actividades.
De otro lado, para un sector del empresariado extractivo, como la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), sería imposible que el proceso de consulta se realice durante el proceso de concesión, ya que aún se desconocería la rentabilidad del proyecto. Entonces, ¿cuál es la propuesta de este gremio? ¿Que la consulta se realice una vez otorgada la concesión? En opinión de César Gamboa, experto de la ONG Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR), el proceso de consulta debiera darse antes de la concesión, para que las recomendaciones de las comunidades indígenas se incluyan en el mismo diseño del proyecto. De esta manera, también se reduciría los riesgos de la inversión privada porque disminuiría la probabilidad de que se desarrollen conflictos.
Finalmente, si el presidente Humala promulgara la ley de consulta previa este 28 de julio, ¿se resolverían gran parte de los conflictos socio-ambientales del país? La ley de consulta no es una varita mágica. Este proceso debe ir de la mano con un plan de ordenamiento territorial, que señale dónde puede haber actividad extractiva y dónde no.
Pero hay varias bombas de tiempo que no darán tregua. El gobierno entrante deberá mostrar su nueva estrategia para resolver estos conflictos, donde el diálogo y la información oportuna serán las mejores herramientas para vencer el descontento y la desconfianza ciudadana.

viernes, 15 de julio de 2011

CÓDIGO PROCESAL PENAL Y LA INSEGURIDAD CIUDADANA

Por: Hugo Muller (*)
mullerabogados@hotmail.comm

Es frecuente oír decir a algunas autoridades del Gobierno y en particular a los altos mandos policiales, cuando tratan de justificar las inútiles acciones gubernamentales y la ineficacia de la gestión policial, frente al mayor incremento de la inseguridad ciudadana, que el nuevo Código Procesal Penal (CPP) es la causa principal del aumento de la criminalidad. Algunos expresan su preocupación de que el CPP no permita que durante el proceso penal, todas las denuncias lleguen a la etapa de juzgamiento, por ser resueltas mediante salidas alternativas con beneficios de reducción de la pena a favor del imputado; otros consideran que el CPP ha limitado el ejercicio de la función policial frente al delito y que las personas detenidas de acuerdo a la ley son muchas veces puestas en libertad iniciado el proceso penal. Es realmente preocupante el desconocimiento que en estos altos niveles de Gobierno y de la administración policial se tiene, por decirlo de alguna manera, en lo referente a la reforma procesal penal y el nuevo sistema de administración de justicia, pero más aún en lo concerniente al rol de la Policía en la Investigación Criminal conforme a las reglas del CPP.
Es necesario comprender que por el hecho que una persona quede en libertad durante el proceso, no necesariamente implica que no será juzgado y condenado si existe la convicción y la prueba suficiente para ello. También podría darse el caso que esta libertad se de cómo consecuencia de una detención no llevada a cabo legalmente. Por otro lado las salidas alternativas no significan que el imputado no sea objeto de una condena y/o el pago de una reparación civil a favor de la víctima como en el caso de la aplicación del Principio de Oportunidad o del Proceso de Terminación Anticipada, mas aun en todos los casos, estas salidas alternativas cuentan con la aprobación y aceptación del agraviado.
Claro si queremos seguir viendo la administración de justicia con mentalidad inquisidora como al parecer lo desean ver algunas autoridades, para no verse abrumados por el problema sin resolver de la inseguridad ciudadana, todas las personas imputadas debieran estar presas y confinadas en las cárceles sin salir de por vida, para asi liberarse del clamor popular que demanda a sus autoridades mayor seguridad; pero de ser así se olvidan en primer lugar que vivimos en democracia y en estado de derecho, y que existe un nuevo sistema penal cuyo fin último es alcanzar la justicia pero con pleno respeto por los derechos humanos de victimas e imputados y tenemos que cumplirlo; en segundo lugar encarcelar a los que delinquen no resuelve el problema, porque detrás del que ingresa a la cárcel, otro ser humano esta en las calles iniciándose en la delincuencia; las cárceles no resuelven el problema de mayor criminalidad, otros son los factores que lo motivan, en particular de índole social, familiar y económico.
Decir que el nuevo CPP, limita a la Policía en su labor de prevenir o investigar el delito es una imperdonable falacia mal intencionada que le hace mucho daño a la Institución Policial, mas por el contrario, la norma procesal penal le otorga una serie de nuevas herramientas de trabajo que si se utilizaran conforme lo establece la ley, la harían mucho más eficaz frente al delito. Lo realmente cierto, es que en la Policía Nacional del Perú predomina increíblemente una cómoda cultura conservadora de resistencia al cambio en todo orden de cosas y quizás sea este el motivo por el cual se viene demostrando hasta la fecha, falta de interés por capacitar a los policías o por desarrollar una reingeniería policial que adecue a la Institución Policial al nuevo sistema penal. La estructura organizacional, sus estrategias, sus técnicas, sus procedimientos, sus procesos, todo se mantiene inalterable, a la espera probablemente que el nuevo CPP se derogue o se modifique, como se suele expresar.

Cuando hace 22 años se produjo la unificación de las Fuerzas Policiales para dar paso a la creación de la Policía Nacional, cada Institución (Policía de Investigaciones del Perú, Guardia Civil del Perú, Guardia Republicana del Perú) se incorporó en la nueva organización policial con su misma forma de trabajo y estructura; finalmente la nueva Institución Policial se adaptó a la estructura organizacional de la Guardia Civil vigente desde 1922 y esa es la que sigue manteniendo hasta la fecha, con algunas mínimas modificaciones, que más que nada obedecen a cambios de nombre. Se siguen utilizando los mismos procedimientos para prevenir el delito que en su momento y oportunidad fueron muy eficaces, pero ya no en escenarios y problemas distintos como es ahora, por ese motivo las acciones de prevención que utiliza la Policía no dan resultados. Sus métodos y procedimientos, lamentablemente cuesta decirlo, pero son obsoletos. La Policía no se ha modernizado.
Por otro lado, no obstante que la modernidad en la Investigación Criminal si ha llegado para la Policía Nacional con el nuevo CPP, este ha sido inmediatamente rechazada por las altas autoridades policiales quienes no conciben aperturar el “secreto y la reserva” con la que se ha mantenido el sistema policial de la Investigación Criminal que ha regido durante los últimos 80 años, mucho menos dar paso a una cultura de reconocimiento del Fiscal como director de la Investigación y a quien le corresponde coordinar e impartir disposiciones a la Policía Nacional, verificando los resultados logrados por esta en materia de Investigación Criminal. Además, tampoco conciben que sea el Policía, en el caso que se llegue a la etapa procesal del enjuiciamiento, el testigo en juicio de la fiscalía.
Específicamente en los lugares donde ya se viene aplicando el CPP se ha observado que la Policía aún no se acostumbra a investigar de acuerdo a lo que pide el Fiscal sino que tienden a seguir actuando “según su criterio", calificando jurídicamente los hechos y estableciendo responsabilidades penales en los investigados, no obstante prohibiciones al respecto; si bien en algunos lugares se ha dado la conformación de lo que debería ser un equipo de trabajo y el desarrollo del programa metodológico o estrategias de Investigación, los Policías aún no han comprendido la dinámica propia de un sistema penal acusatorio y siguen pensando que el Fiscal los limita, los restringe, les quita iniciativa; ellos aprendieron que con el Atestado Policial son los protagonistas de las decisiones judiciales y en lugares como en Lima, aún tienen ese reconocimiento con sentencias fundamentadas en dicho documento policial. El cambio de mentalidad no se ha producido, porque no ha existido ni existe hasta la fecha una autentica y decidida capacitación a los Policías dirigida desde su propio comando.
El problema real desde mi punto de vista, es que a nivel del Ministerio del Interior y de la propia Policía Nacional no se quiere enfrentar el nuevo Paradigma de la Investigación Criminal, unos por no saber como hacerlo, otros porque les resulta más cómodo seguir siendo conservadores y por supuesto un tercer grupo porque no quieren perder uno de los principales instrumentos de la corrupción policial denominado Atestado Policial, con lo cual muchas veces se le ha puesto precio a la honra, la dignidad y a la libertad de las personas. Pero lamentablemente para los corruptos, ese retroceso esperado es imposible que llegue porque el nuevo sistema penal ya ha cambiado. Las actividades investigativas que realizan la Fiscalía y la Policía e igualmente la obtención de los elementos materiales o evidencias físicas, no se vislumbran ahora con documentos como el Atestado Policial ni con aparentes pruebas que por si solas no lo son, mientras no sean presentadas y debatidas en un juicio público y oral, en donde serán sometidas a la apreciación critica de un Juez o un colegiado. Esto es todo un campo problemático difícil de entender para los propios Policías que no son entendidos en la materia, si es que no se cuenta con una base de conocimientos doctrinarios e ideológicos que solo se puede obtener a través de la capacitación. Y es que de primera intención es común pensar que en nuestra Policía Nacional hay especialización en Investigación Criminal, es decir, Policías profesionales formados, capacitados, entrenados y especializados, sin embargo desde hace 22 años no existe tal especialización y solo la concepción errónea (teórica y práctica) en el sentido que todos los Policías al egresar de las Escuelas de Formación de la Policía están capacitados para efectuar una investigación sobre la comisión de un delito. La realidad nos demuestra lo contrario y ello genera la materialización de deficientes investigaciones que realiza la Policía Nacional, con los problemas éticos y de falta de honestidad antes mencionados. Hoy en día son muy pocos los ya veteranos Policías procedentes de la Policía de Investigaciones del Perú (PIP) que aún permanecen en el servicio activo, ellos si fueron formados como investigadores del delito aunque bajo una concepción ideológica del formato inquisitivo, pero con la personalidad y la vivencia del autentico investigador policial que ya no existe en la Policía Nacional lamentablemente por decisión política. En la realidad internacional cercana a nuestro país, tenemos que en Chile, la Policía de Investigaciones de Chile se ha adaptado perfectamente al nuevo sistema procesal penal y trabaja de manera coordinada con los Fiscales en la Investigación del Delito. Al crearse la Policía Nacional hace 22 años, desapareció la PIP y con ella la especialidad de la Investigación Criminal en la Policía Nacional del Perú.
Finalmente opino, no es el Código Procesal Penal el que origina el problema de inseguridad ciudadana en nuestro país: La seguridad ciudadana es un problema de Gobernabilidad. Es un compromiso de todos los peruanos pero es responsabilidad del Estado representado por el Presidente de la República, el mismo que hasta la fecha ha venido demostrando ausencia de capacidad para diseñar políticas públicas contra la criminalidad. No existe una Política Criminal contra el Delito que defina la estrategia del Estado para prevenir los hechos violatorios de la legislación penal en nuestro país, mucho menos una Política contra la Criminalidad que determine las competencias encaminadas a librar a la población del incremento de la delincuencia, el temor y la inseguridad. En resumen, el problema está en las altas autoridades del Gobierno y de la Policía Nacional que no saben en el primer caso como detener el incremento de la criminalidad, y en el caso de la Policía como investigar y prevenir el delito. Espero con mucha confianza que en el próximo y muy cercano nuevo Gobierno se revierta la situación existente.

(*) Hugo Muller Solón
Coronel PNP (R)
Abogado penalista
Socio Fundador de la Asociación Profesional de Policías del Perú - APROPOL
Investigador Asociado del Taller de Asuntos Públicos - TAP/PERU
Docente Facultad de Derecho Cesar Vallejo - Trujillo

jueves, 14 de julio de 2011

LA CRUZ DE MOTUPE

Por Antonio Zapata
Fuente: La República

El robo sacrílego de la Cruz de Motupe ha sacado a relucir antiguas tensiones entre la Iglesia y la religiosidad popular. Esas desavenencias tenían historia y han saltado a la palestra a raíz de este robo, que conmovió al país y cuyas repercusiones no han terminado.
La famosa Cruz está en posesión de una Hermandad integrada por laicos, que no pertenecen a ninguna congregación ni son sacerdotes católicos. Desde que la imagen fue encontrada en los años 1860, la organización de sus ritos y su misma custodia nunca han sido ejercidas por la Iglesia propiamente dicha. En este sentido, la Cruz de Motupe es una devoción popular, que más se asemeja a Sarita Colonia que a Santa Rosa de Lima.
Cuenta la tradición que un ermitaño visitaba Motupe anunciando que había escondido tres cruces en cerros vecinos. Un buen día desapareció, dejando intrigados a los pueblerinos, quienes organizaron expediciones buscando las cruces ocultas. El 5 de agosto de 1868, el joven José Anteparra encontró una cruz en un cerro vecino llamado Chalpón. La misma montaña era considerada encantada y su poder sobrenatural creció considerablemente al ser hallada la imagen que comenzó a realizar milagros. Anteparra organizó los ritos y fue su mayordomo por más de 50 años, hasta 1922 cuando falleció. Fue sucedido por su esposa y luego empezaron los problemas.
Durante los años cuarenta, una señora chiclayana de clase alta, Juana Cuglievan de Plenge, presidía una comisión que tenía a su cargo la fiesta. Ella recibía el apoyo del obispo de Chiclayo y por muchos años estuvo encargada de la devoción, trasladando a la diócesis lo recaudado. Durante los 15 días de fiesta, los fieles donan dinero en efectivo, además de toneladas de metales preciosos contenidos en los “milagros”, que dejan en la Cruz y que han sido objeto del robo sacrílego. También se vende una inmensa cantidad de cera y se acumulan cientos de mantos con preciosos bordados, porque la Cruz necesita ser “vestida” y los devotos le entregan finos textiles.
En la década de 1970 comenzaron los conflictos entre el pueblo de Motupe y el obispo de Chiclayo. Los pobladores querían conservar el dinero recaudado para adecuarse a las condiciones de la fiesta religiosa. Ella consiste en un inmenso peregrinaje. Un pueblo de 40.000 habitantes es visitado por un cuarto de millón de devotos durante 15 días. Es un inmenso desborde con miles de personas durmiendo a la intemperie en petates. En el afán de independencia, para decidir libremente las obras urbanas que consideraba necesarias, el municipio desconoció a la comisión nombrada por el obispo y empezó un gran pleito que duró hasta los noventa. Incluso, durante un lapso, Motupe carecía de párroco, porque el obispo lo había “castigado”.
A partir de 1990, las contradicciones se atemperaron, pero sin desaparecer. Los motupanos organizaron la Hermandad que hasta hoy controla la Cruz y sus riquezas. Por su parte, el obispo ha nombrado párrocos que mantienen buenas relaciones con la devoción. Pero, siguen siendo laicos quienes controlan los bienes, precisamente los que han sido robados.
Resulta que los ladrones han ingresado utilizando una llave, haciendo evidente que han tenido cómplices dentro. Ello ha sido establecido en forma muy clara por la Policía, que ha capturado a un presunto responsable. La Cruz ha sido recuperada, rota en cinco pedazos y sin joyas; inmediatamente está siendo refaccionada para que luzca espléndida este 5 de agosto, pero lo cierto es que la Hermandad está en problemas.
Los fieles están inquietos y su ánimo es reparador. Si la jerarquía procede con habilidad, podríamos estar ante la recentralización de un culto popular, que nació espontáneo y se volvió rico. No sería el único caso.

miércoles, 13 de julio de 2011

NO AL CONSUMO DE DROGAS ENTRE ESCOLARES

Fuente: Diario El Comercio

Como sociedad es nuestra obligación encarar y erradicar el creciente uso de drogas entre los escolares. El Tercer Estudio Nacional: Prevención y Consumo de Drogas en Estudiantes de Secundaria, presentado por Devida el lunes, debe llamar a reflexión a las autoridades del Estado sobre su incapacidad para frenar el avance del flagelo de las drogas, entre los más jóvenes. En esta lucha frontal, las familias y los maestros tienen también un importante papel por jugar.
La investigación, realizada con información del 2009, ha confirmado que el consumo de drogas entre los escolares de secundaria se ha incrementado 19% y que en algunos departamentos se ha disparado de manera alarmante. Solo en Lima el consumo de éxtasis se ha duplicado, mientras que en Amazonas, Junín, Madre de Dios y Tumbes el de cocaína ha aumentado hasta en 400%. Así, las mentes que deberían estar frescas y ser terreno fértil para el aprendizaje de las destrezas y habilidades necesarias para alcanzar el éxito en el competitivo siglo XXI están embotadas y los espíritus debilitados moralmente por esta lacra.
Lamentablemente, el problema no es exclusivo del ámbito educativo, sino una consecuencia de lo que sucede en el Perú en materia de drogas. La Oficina de las Naciones Unidas sobre Drogas y Crimen (UNODC) confirmó hace algunas semanas que en nuestro país el cultivo de hoja de coca y la producción de drogas han ido en aumento. Ello, evidentemente, genera mayor comercialización y oferta, así como disminución en el precio. Las drogas pues se hacen así más accesibles a los miembros más jóvenes de nuestra sociedad.
Pero, ¿qué está haciendo el sistema educativo para enfrentar este flagelo? ¿Cómo se ha llegado a esta grave situación? ¿Los padres de familia están preparados para realizar una labor de prevención en el hogar y dar el ejemplo con sus propias conductas?
Ya lo hemos dicho: es urgente que el Perú replantee integralmente su política contra las drogas y una de sus principales estrategias debe comprometer al sistema educativo. Así como se involucró a las familias y a la sociedad civil en políticas de educación sexual y contra el abuso de los menores, la prevención y la lucha contra las drogas debe motivar la participación de todos estos grupos, con el respaldo del Estado en sus tres ámbitos de gobierno: nacional, regional y local. No se puede esperar, pues está en riesgo el futuro de los jóvenes y con ello el de nuestra patria.

martes, 12 de julio de 2011

REFORMA DEL ESTADO ¿CUALES SON LOS PRINCIPALES PROBLEMAS?

Fuente: Bajo La Lupa
Entrevista con Juan Arroyo, Coordinador del Doctorado en Salud Pública de la UPCH, nos habla de los principales problemas que tendrá que afrontar el nuevo gobierno de GANA PERÚ para llevar adelante la reforma del Estado peruano. Sus dificultades, considerando que tendrá que recuperar su papel conductor y regulador en un contexto donde hay un gobierno nacional, gobiernos regionales y gobiernos locales, que tienen que aprender a desarrollar lógicas multisectoriales. Un tema poco discutido durante la campaña electoral, pero que es fundamental para lograr un desarrollo con equidad.


lunes, 11 de julio de 2011

PAZ Y JUSTICIA: RECOMENDACIONES INCUMPLIDAS

Por Salomón Lerner Febres
Fuente:
Diario La República

Hace casi ocho años la Comisión de la Verdad y Reconciliación formuló un conjunto de recomendaciones para afrontar el legado de la violencia. Esas recomendaciones fueron el resultado de una investigación amplia y profunda sobre los orígenes del conflicto padecido, los factores que lo hicieron posible, los crímenes cometidos, los daños ocasionados a las víctimas y los efectos producidos sobre la realidad política y moral del país.
La Comisión consideró que un pasado de tal naturaleza no se podía superar mediante el simple paso del tiempo y, menos aún, por medio de una ignorancia deliberada de los hechos y de las responsabilidades a las que ellos daban lugar. La superación de la violencia demandaba un aprendizaje colectivo: conocer y asumir lo sucedido para, a partir de ahí, tomar decisiones y desarrollar políticas públicas dirigidas a la reforma de nuestras instituciones y a la atención de los derechos de las víctimas.
Las recomendaciones sobre justicia, reparaciones y reformas institucionales tuvieron en su centro de interés, en efecto, a las víctimas y sus derechos vulnerados. Y ello se explica, pues una sociedad no se puede afirmar como democrática mientras ignore la condición de ciudadanos de todo un sector de su población.
Al mismo tiempo, las recomendaciones de la Comisión encerraban un sentido de futuro. Se trataba de actuar frente al pasado para afirmar el camino hacia una paz sostenible. Ello significaba desactivar los factores de exclusión y de autoritarismo que han acompañado a nuestra sociedad durante toda su etapa republicana. Para la Comisión, ello implicaba corregir, mejorar o perfeccionar el trato entre Estado y sociedad, así como el trato que los peruanos, en cuanto seres humanos y ciudadanos, se dispensan mutuamente. Desmontar una cultura autoritaria y construir una verdadera sociedad de ciudadanos, tal era, es, el sentido más amplio de aquellas recomendaciones.
Resulta forzoso reconocer que las propuestas de justicia, reparaciones y reformas han sido muy poco tenidas en cuenta por este gobierno, así como fueron también mayormente ignoradas por el anterior. Es cierto que el ejercicio de la justicia penal es competencia del PJ. Sin embargo, el Ejecutivo tiene muchas tareas que debe cumplir para franquear el camino a la justicia de los tribunales, comenzando por la de proporcionar toda la información necesaria que permita esclarecer los casos de violaciones de DDHH que involucran a personal militar. Al mismo tiempo, posee la capacidad de presentar iniciativas legislativas y facilitar los recursos financieros y materiales para que la tarea de la justicia resulte más efectiva. Nada de eso ha sido realizado en los últimos cinco años. Y ello habla elocuentemente sobre el puesto que la justicia ocupa entre las prioridades del gobierno que ahora termina.
Del mismo modo, las reparaciones han sido manejadas en este quinquenio con un escaso ánimo para cumplirlas bajo la forma de una política efectiva, abarcadora y respetuosa de los derechos de las víctimas. Lo realizado a título de reparaciones colectivas no es solamente insuficiente; es, además, poco ordenado y no cumple con los criterios básicos de coherencia necesarios para hablar de un programa justo, pues no es la pobreza la que debiera determinar las poblaciones a resarcir, sino más bien la intensidad del daño sufrido. Por otro lado, el trabajo de empadronamiento de las víctimas, a cargo del Consejo de Reparaciones, fue durante algún tiempo entorpecido por la falta de recursos. Y en las últimas semanas un decreto que establece de manera unilateral y arbitraria fechas límite para inscribirse como víctima, así como topes muy bajos para las reparaciones económicas, ha reconfirmado la poca seriedad con que esta tarea ha sido asumida por el gobierno.

Finalmente, resulta evidente que las reformas institucionales siguen siendo el aspecto más desdeñado por el Estado. Es como si, obnubilados por el crecimiento económico, se hubiera caído en la tentación de creer que eso es únicamente lo que nuestro país necesita para asegurar el bienestar de sus ciudadanos. Los conflictos locales de los últimos tiempos son clara muestra de lo poco avanzado en materia de corregir las relaciones entre Estado y sociedad.
Es deber del próximo gobierno tomar en serio recomendaciones que son vitales para nuestra democracia. Es responsabilidad, también, de la sociedad organizada redoblar su atención, sus demandas y propuestas para el cumplimiento de tareas que conciernen a todos los peruanos que crean en la democracia.

sábado, 9 de julio de 2011

RECUPERAR EL ESTADO, RECUPERAR EL SERVICIO PÚBLICO

Por Nelson F. Nuñez
Fuente:
Bajo La Lupa

Uno de los aspectos mas evidentes del tipo de gobierno que hemos tenido en el país – excepto en cortos periodos, ha sido que el Estado ha funcionado para servir a los intereses de los diferentes grupos económicos afectando los derechos ciudadanos. La acción del Estado estuvo organizada y se desarrolló para beneficiar a los negocios que estos grupos de poder llevaban adelante. Las tareas por el bienestar y desarrollo de los ciudadanos que no han estado articuladas a estos negocios, ha sido poco atendidas, ignoradas o incluso afectadas.
El "Establishment " político actual dice que el nuevo gobierno de GANA PERU acepta continuar con el modelo que ha estado vigente en los últimos veinte años, tanto durante la dictadura como en los gobiernos democráticos. Buscan mezclar (Y confundir) aspectos claves de una responsable gestión económica con lo que Sinesio Lopez ha venido a llamar un Estado "clepto-patrimonialista" secuestrando el gobierno para saquear el país y para robar... Ese es uno de los aspectos medulares que tiene que cambiar y es lo que espera la mayoría de los ciudadanos, en especial aquellos que votaron por Ollanta Humala. El diseño e implementación de políticas públicas requiere un nuevo tipo de gobierno, que piense en el mediano y largo plazo (además de responder a las urgencias sociales que existen) en beneficio de los ciudadanos.
Un segundo aspecto clave que deberá enfrentar la nueva administración es desarrollar una cultura de servicio público. Hablamos del cambio de una visión y una actitud para afrontar la administración gubernamental y la actividad privada de prestación de servicios públicos que empieza con los políticos electos, los cuadros técnicos del sector estatal y llega hasta las compañías privadas que prestan servicios como telecomunicaciones, electricidad, y otros financiados o concesionados por el Estado (Por ejemplo a través de COFIDE). El cambios debe ir desde la decisión y planeación, hasta el servicio personal que se le presta a los ciudadanos en el día a día.
En el Perú no existe en general esa cultura porque desde su origen mismo como república, el Estado fue excluyente y estuvo de espaldas a la mayoria. Pero también es cierto que se han dado valiosas experiencias de políticos, funcionarios y empresas del sector privado que han tratado de afirmar este concepto de servicio público. Hemos tenido casos importantes en la historia reciente durante la gestión de presidente Valetin Paniagua, en sectores como Salud, o la Defensoria del Pueblo y en algunos gobiernos regionales y locales, pero que se han encontrado con políticos, funcionarios y empresas privadas corruptas que en la mayoría de los casos los han expulsado y arrinconado.
Con cada gobierno, salen los cargos de confianza y los que no pudieron "asegurar su nombramiento de ultimo minuto". Cada administración que se va, deja decenas de miles de "nuevos" empleados públicos, que en muchos casos aportan muy poco y mas bien son un lastre para el Estado. Pero tambien varios de los que buscan ingresar con la nueva administración lo hacen motivados porque consideran que "tienen derecho a ese puesto" porque "contribuyeron al triunfo", peleándose por "salir en la foto" o llevar la mejor "torta de cumpleaños". Sus primeras preocupaciones son qué puesto logran para resolver sus problemas existenciales como un empleo bien remunerado, poder personal, o para ejecutar sus agendas activistas desde sus convicciones ideológicas (Y no necesariamente servir a los ciudadanos). Todo eso es natural, el punto esta en la capacidad de Partido Nacionalista y el presidente electo Ollanta Humala, de lograr que las personas con estas motivaciones sean las menos. Los informes de las comisiones de transferencia sobre la situación de los diferentes sectores y las propuestas para acciones durante los primeros 100 días, serán las base para el mensaje presidencial del 28 de julio y deben fortalecer las discusiones sobre las políticas gubernamentales, sus aspectos operativos y los equipos técnicos que se requieren.

Mientras tanto los "lobbies" de empresas privadas ya están actuando. Las mafias (Y eso es literal) en el sector publico, ya están recomponiéndose. Poniendo sus nuevas camisetas y enrolando a nuevos integrantes, para seguir saqueando el Estado y robando al país. Es crítico que la nueva administración implemente un plan anticorrupción, que debe ser transversal a todo el gobierno. La tarea es harto compleja y creemos que los cambios serán graduales y sectoriales, dependiendo mucho no solo de los planes en el papel, sino sobre todo de la ética y la capacidad de los políticos y cuadros técnicos responsables en cada sector.
Un tercer aspecto en la eficiencia y la eficacia en la gestión pública. Un funcionario honesto es un primer aspecto innegociable, pero no lo es todo. Para reformar este Estado se requieren que los políticos y cuadros técnicos sean capaces. Las administraciones de los gobiernos regionales y locales, donde sectores de izquierda y progresistas (en sus distintas denominaciones) tienen la principal responsabilidad están mostrando importantes debilidades. Como ha señalado Gustavo Guerra Garcia, la ausencia de objetivos definidos, las decisiones de la alta dirección, la ausencia de una carrera de funcionario público, la coordinación y el control de programas, proyectos y actividades, la falta de información estadística y otros, son algunos de los problemas más graves que tienen que afrontarse para reformar el Estado. Son sus capacidades y sus practicas las que podrán o no convertir las políticas en acciones cotidianas que benefician a todos los ciudadanos.
Que estos cambios se logren, no es una preocupación solo del PNP y los grupos que le apoyan, sino debiera ser de todos los ciudadanos que quieren que el país tenga un desarrollo con inclusión y una democracia con justicia para lograr un país para todas y todos los peruanos.

Análisis y propuestas para el país
Grupo Bajo La Lupa

viernes, 8 de julio de 2011

GARCÍA Y EL POSIBLE INGRESO DE TRANSGÉNICOS

Fuente: Diario EL Comercio

Diversos sectores preocupados por la conservación ambiental y la biodiversidad nativa han empezado a pronunciarse sobre la decepcionante postura del presidente Alan García frente a la autógrafa de ley del Congreso que proponía una moratoria de diez años para el ingreso de semillas transgénicas. El gobierno aprista –y en especial el presidente García– ha perdido una valiosa oportunidad para demostrar su independencia de los poderosos lobbies pro transgénicos que operan en el país.
El ministro de Agricultura, Jorge Villasante, ha sostenido que solo se requieren cinco años para abrir las puertas a los alimentos modificados y que la ley observada tiene deficiencias y puede generar problemas en actividades relacionadas con la biotecnología y la medicina. Todo esto podía ser corregido tras aprobar la norma y cerrarle la puerta a los transgénicos, hasta que sus efectos sobre la salud humana y el ambiente sean evaluados con precisión científica. Una muestra de falta de voluntad política y de fortísimos intereses distintos a los de la población.
En estos cinco años, el gobierno aprista no ha querido crear los mecanismos para que la población esté informada sobre si lo que consume contiene organismos vivos modificados (OVM) –transgénicos–, ni pueda identificar si una semilla ha sido modificada genéticamente. Tampoco ha impulsado la investigación para garantizar la inocuidad de estos productos de laboratorio.
Villasante sostiene que la norma protectora de nuestros recursos y ecosistemas atenta contra la Organización Mundial de Comercio. Esto sería perfectamente manejable si hubiese la intención de declarar al Perú territorio libre de transgénicos, al menos por diez años, como han hecho varios países desarrollados.
¿Por qué tenemos que ser permisivos con productos manejados por un puñado de laboratorios internacionales? Países con menos germoplasma nativo han rechazado los transgénicos. La ventaja comparativa del Perú está justamente en la capacidad de proveer una amplísima gama de productos orgánicos, no manipulados genéticamente, y purísimas variedades nativas que vienen siendo comercializadas y premiadas internacionalmente, con el consecuente beneficio económico a las comunidades altoandinas involucradas. Más allá de los devaneos presidenciales, diversas regiones se han declarado libres de transgénicos. El problema queda ahora en la cancha del presidente electo Ollanta Humala.

jueves, 7 de julio de 2011

MACHU PICCHU: 550 AÑOS

Por Antonio Zapata
Fuente:
Diario La República

Ahora que los medios celebran los primeros 100 años de Hiram Bin-gham, conviene recordar que la construcción de Machu Picchu data de 1450-1480. El soberano reinante era Pachacútec, quien venía de obtener la victoria sobre los chancas que permitió construir el Tawantinsuyu. A continuación, el inca conquistó a los collas y extendió su dominio al altiplano. Se detuvo y asoció a uno de sus hijos como corregente. Como el incanato requería un guerrero que termine el ciclo de conquistas, Pachacútec escogió al joven Túpac Yupanqui, quien condujo la gran expansión imperial como jefe militar.
Una vez aprobado este nombramiento, Pachacútec se autoimpuso otra misión. El inca viejo entendió que fundar un imperio implica una obra de renovación espiritual de la elite. Pachacútec quiso conectar el dominio político con una transformación ideológica que le conceda fuerza anímica a la aristocracia inca. Por ello, fue el promotor de la divinidad solar. Elevó su importancia en el panteón andino, especializando a su familia en el culto. Los suyos fueron los sacerdotes y guerreros por excelencia.
Durante su reinado, Pachacútec fue un esforzado arquitecto y urbanista. La misma capital cusqueña fue objeto de una profunda reconstrucción. Al terminar el nuevo Cusco y definir sus elementos característicos: plaza, barrios, caminos y templos, Pachacútec construyó su propia hacienda real. Ese fue el momento de Machu Picchu.
Los soberanos imperiales dispusieron de este tipo de propiedades que la etnohistoria ha llamado “haciendas reales”. Por ellas se entiende tierras y servidores que pertenecían a la familia ampliada del soberano, llamada “panaca”. Este grupo conservaba la momia y el culto del inca una vez fallecido y se encargaba de su eterno culto.
Como parte de su propia hacienda, Pachacútec construyó un gran complejo, que incluía varias estaciones preparatorias que se hallan a lo largo del llamado Camino Inca. La más importante es una serie de fuentes y andenes en un lugar encantado llamado Wiñay Huaina.
Más adelante, en la cima de Machu Picchu se halla una cantera de granito blanco, muy dúctil y elegante, apropiado para la construcción. Además, el cerro asociado, el Huayna Picchu, termina una línea de montañas que empieza en el gran nevado llamado Salcantay, uno de los Apus mayores del Cusco.
Por lo tanto, Machu Picchu culmina un circuito sagrado. La muralla exterior lo aísla de la zona profana y adentro es una reproducción a escala del mismo Cusco. La plaza separa dos barrios, arriba y abajo, los templos se hallan a cada lado y los andenes también. El centro religioso llamado “torreón” es una reproducción en miniatura del Coricancha del Cusco, donde hoy se levanta la iglesia de Santo Domingo. Esas paredes semicirculares de piedra finamente encajada constituían el mayor de los orgullos de los arquitectos incas y se las reservaban a sus centros ceremoniales principales.
Pachacútec construyó Machu Picchu para visitarlo periódicamente, desarrollar ceremonias y cálculos astronómicos. Durante sus ausencias, el sitio estaba al cuidado de un conjunto de servidores, cuyos restos y ajuares funerarios acaban de ser devueltos por la Universidad de Yale. Entre otros, destacan pequeñas campanitas, de uso personal, y también sahumerios muy gastados. Ambos objetos nos permiten imaginar las fiestas rituales de los incas, marcadas por inciensos, olores aromáticos y ritmos musicales.
A 100 años de Hiram Bingham, el público conoce poco de la historia de Machu Picchu. Bien valdría la pena esta celebración para difundir su conocimiento científico, que obviamente contradice las absurdas leyendas que esparció, desde el primer momento, su supuesto descubridor científico.