miércoles, 31 de agosto de 2011

INCENTIVADOS A ENGAÑAR EN LAS PRUEBAS

Por: León Trahtemberg
leon@trahtemberg.com
http://www.trahtemberg.com

Las encuestas de evaluación de docentes en colegios o universidades pueden ser usadas para retroalimentar al profesorado sobre las percepciones que tienen los alumnos sobre el trabajo docente, y con esa retroalimentación mejorar su docencia y resolver los desencuentros o dificultades. Pero mal utilizadas, los efectos pueden ser perversos. Por ejemplo si se usan para “tachar” profesores que como consecuencia de ello serán despedidos. Esto ha evidenciado tener varios efectos nocivos. Uno, que los profesores procuren ser más populares y amigables, así sea sacrificando el nivel de exigencia académico o aliviando los requisitos para otorgar buenas notas. Otra, poner en manos de los alumnos una herramienta de chantaje y presión a profesores, ya que si se ponen de acuerdo, pueden deshacerse del profesor que no les gusta, así este sea una mente brillante que está en la vanguardia del conocimiento científico de su especialidad.
Por eso es que las consecuencias de las encuestas nunca deben producir el despido de docentes, porque eso solamente produce el efecto perverso de que en las siguientes encuestas se falseen o manipulen para otros fines.
Vale la pena tener presente lo dicho como antecedente y analogía respecto a lo que está pasando en Estados Unidos a partir de los incentivos económicos o despidos de directores y profesores que se han establecido en varios estados como premio o castigo por el nivel de desempeño de los alumnos en las pruebas escolares estandarizadas.
El informe “Cheating report confirms teacher's suspicions” (informe confirma las sospechas de engaños de maestros) publicado por CNN del 8 de agosto del 2011 comenta los escándalos por fraudes en pruebas estandarizadas que se han estado cometiendo desde el año 2001 a partir de la detección de estos fraudes cometidos en 44 colegios de Atlanta, en los que estuvieron involucrados 178 profesores y directores de escuelas públicas (de los cuales 82 reconocieron su participación).
La investigación empezó a raíz de denuncias de maestros que recibían alumnos con pésimo nivel de lectura o matemáticas que venían de obtener muy altos puntajes en pruebas estandarizadas del año anterior. Encontraron que los profesores incentivaban a los alumnos a copiar en las pruebas, les pasaban las respuestas o las modificaban a la hora de corregirlas. Escándalos similares también han sido reportados por USA Today en marzo 2011, documentando 1610 casos de manipulación de pruebas estandarizadas en 6 estados y el Distrito de Columbia entre el 2009 y 2010.
¿Y todo esto porqué? Porque en Atlanta los colegios que lograban los mejores resultados se hacían acreedores a bonos de 2,000 dólares y además aseguraban la renovación de sus contratos. En cambio los directores y profesores de los colegios que obtenían puntajes bajos eran removidos de sus cargos.
Los economistas y sociólogos hace tiempo que han mostrado que un desmedido énfasis en una sola herramienta de medición de logros –que además ha sido creado para rankear los desempeños de los alumnos y no los de los profesores-, incentiva los engaños en ese campo, cosa que ocurre tanto en el mundo de los negocios como en el mundo de la educación.

(Ocurrió igualmente en el caso peruano cuando muchos profesores que daban pruebas para ingresar a la CPM y con ello mejorar sus sueldos usaban todo tipo de fraudes -robo de pruebas, negociación de claves de respuestas- así como trampas y mañas durante las pruebas para sacar mejores puntajes y lograr el objetivo)
Lo que ocurre es que no existe una herramienta o prueba estandarizada que permita medir por medios informáticos impersonales los aprendizajes de los alumnos, sus habilidades y razonamientos creativos, que van más allá de los conocimientos memorísticos. Es más, hay estudiantes que pueden obtener puntajes bajos en las pruebas estandarizadas pero que son brillantes y tienen talentos que esas pruebas no son capaces de detectar.
La insistencia en usar las pruebas estandarizadas para premiar o castigar a los directores y profesores, lejos de mejorar los aprendizajes de los alumnos corre el riesgo de convertirse en un factor de desincentivación a la buena educación y un constante incentivo al engaño.

lunes, 29 de agosto de 2011

EMPRENDEDORES Y LA TELETÓN

Autor: Nano Guerra García
Fuente: Diario Perú 21

Este 2 y 3 de setiembre se realizará la Teletón. Creo que es una extraordinaria ocasión para los emprendedores de la micro y pequeña empresa, que no tienen grandes disponibilidades financieras para hacer obras, sea de filantropía o de responsabilidad social.
Hablamos mucho de solidaridad y en ocasiones se señala al empresario para tal tarea. Sin embargo, pareciera que esperamos que una vez más sea el Estado él que se ocupe, dejando para la foto posada al ministro, al presidente o la primera dama repartiendo víveres. La solidaridad debemos practicarla desde nuestros hogares y nuestras empresas cada día, lo que no evita escoger uno de estos días para hacerlo públicamente, quizá con el único fin de convocar a otros a que hagan lo mismo.
Los emprendedores muestran una gran responsabilidad social con su actitud, con su esfuerzo diario, que mejora la vida de la sociedad. Pero debemos reconocerlo, hay obras que necesitan una ayuda adicional, sobre todo porque el Estado, en su ineficacia, no satisface. Este sábado 2 y domingo 3 de setiembre pídele a tus colaboradores que apoyen esta causa, acompaña a tu hijo a que aprenda a donar y si puedes organízate en tu galería, en tu mercado, desde tu bodega y demuestra que los emprendedores del Perú no solo mejoramos cada día sino que siempre estamos dispuestos a más.

sábado, 27 de agosto de 2011

NUEVO ESCENARIO INTERNACIONAL

Por Pedro Francke
Fuente:
Bajo La Lupa

La economía internacional muestra fuertes cambios, con problemas de la deuda en Estados Unidos y Europa que han tenido impactos importantes en los países en desarrollo. Al mismo tiempo, las protestas violentas en Inglaterra, y otras pacíficas como en Chile, resaltan los límites de políticas neoliberales que agravan los problemas de desigualdad y exclusión.
A nivel internacional, las respuestas de política económica han sido insuficientes. Es evidente la necesidad de nuevos paquetes de estímulo y de respaldo financiero a los países con dificultades. Pero la dificultad para que la economía internacional se recupere en Estados Unidos y Europa es principalmente política, dado el entrampamiento que en ambos lugares existe para tomar las medidas necesarias. En Europa ello se debe a las relaciones entre los países, la importancia que tiene Alemania como el gran financiador y lo que significarían las medidas necesarias para la unión Europa y la soberanía de los países. En Estados Unidos, la causa es el desgate de Obama, la nueva correlación de fuerzas en el Congreso y la polarización generada desde la ultra-derecha republicana del Tea Party.
Es notoria la crisis de liderazgo en la política económica mundial. Pero ojo que la discusión de Estados Unidos y Europa con quienes señalan un sobreendeudamiento como causa de la crisis, no se aplica al Perú: mientras que para los países del norte se habla de una deuda pública que supera su PBI anual, en el Perú no llega ni a la tercera parte de éste. Tenemos además un fuerte respaldo en reservas Internacionales y en el Fondo de estabilización fiscal, que nos da un margen de maniobra.
En la medida que enfrentemos un choque externo recesivo, éste deberá ser respondido con un paquete de estímulo fiscal. La necesidad de un mayor gasto social que sustente las políticas de inclusión social, coincide tanto con una política económica que debe ser expansiva como con la posibilidad, que se mantiene vigente, de aplicar un impuesto a las sobreganancias.

viernes, 26 de agosto de 2011

BUEN DEBUT

Por Augusto Álvarez Rodrich
Fuente:
Diario La República

La confianza del Congreso al Gabinete Lerner.
Se puede discrepar, advertir ausencias o anotar énfasis que se piensen desenfocados, pero, al margen del punto de vista particular de cada persona o fuerza política, la presentación de ayer del Gabinete Lerner ante el Congreso, el debate que originó y el voto de confianza que consiguió, configuran un muy buen punto de partida para el gobierno del presidente Ollanta Humala.
A diferencia del mensaje más general de fiestas patrias, y de los anuncios dispersos hechos en el último mes en ceremonias y entrevistas periodísticas, la exposición de ayer del premier Salomón Lerner y las intervenciones ministeriales ocurridas en el pleno del Congreso configuran a un gobierno que ha dado pasos importantes en la ruta de asentar sus planteamientos.
Estos se agrupan en cuatro ejes medulares: 1) crecimiento con inclusión social en democracia; 2) igualdad de derechos, oportunidades y metas sociales alineadas con los objetivos del milenio; 3) concertación económica y social en el ámbito nacional, regional y local; 4) reencuentro histórico con el Perú rural.
Estos cuatro ejes –concordantes con la Hoja de Ruta a la que Humala se comprometió en la campaña– se aplicarán a través de diez políticas de Estado que incluyeron la mención de lo que estuvo ausente hasta ayer en el discurso gubernamental: indicadores específicos de lo que se espera conseguir.
Esto perfila mejor el Perú que el gobierno esperar dejar en el año 2016 y establece indicadores para evaluarlo. El premier anunció su deseo de volver al Congreso dentro de 180 días –en febrero del 2012– para rendir cuentas de lo avanzado.
Lo que el gobierno está consiguiendo es empezar a perfilar su propio estilo, sin romper con los esquemas macroeconómicos que han regido al país en las últimas dos décadas, y marcando su diferencia frente al gobierno del presidente Alan García.
El régimen previo, por ejemplo, no quiso apoyar la ley de consulta previa, cuya aprobación esta semana significa la partida de defunción del enfoque absurdo, excluyente y hasta racista del perro del hortelano. O, también, está el hecho de que García solo pudo llegar a conseguir un ‘óbolo’ minero de S/.500 millones, lo cual lo pinta como un total timorato frente al gravamen de S/.3,000 millones anuales negociado por el gobierno de Humala con las empresas del sector.
Más allá de la discrepancia frente al gobierno, este se encuentra en fase de consolidación y de demostración que no significaba el fin del mundo que preveían –y hasta alentaban– algunos sectores políticos.Por último, una mala noticia: el buen desempeño del gabinete Lerner ayer en el Congreso se favoreció por una oposición inexperta, mediocre y sin ideas. La falta de una oposición leal, que fiscalice con inteligencia, es un problema que ojalá se resuelva pronto.

jueves, 25 de agosto de 2011

16 PROPUESTAS PARA LAS SEGURIDAD CIUDADANA

Por: Jaime Salinas López – Torres
prensa.jaimesalinas@yahoo.com
Regidor de Lima Metropolitana

1.Crear una entidad con autonomía total en su administración que responda directamente a la PCM para la lucha contra el crimen organizado. Esta unidad (tipo el Gein que se creó en su momento para acabar con el terrorismo) deberá contar con un director que sea una persona con experiencia en la materia, probada honestidad y reconocido coraje para que a través de él se organice y se equipe correctamente a un grupo de agentes altamente especializados que potencien las unidades de investigación criminal que existen (y las que faltan implementar) para que investiguen, descubran y desarmen las redes de las mafias del crimen organizado que operan en el país.
2. Incorporar a las empresas privadas de seguridad a través de la participación de los casi 80,000 agentes de los que disponen en todo el Perú en un sistema unificado de comunicación con la PNP como informantes de la misma. Esta iniciativa ya ha sido aceptada por la asociación de empresas de seguridad del país y sus directivos ya han manifestado su intención de colaborar gratuitamente con la incorporación de sus agentes a esta red de inteligencia informativa. Ciento sesenta mil ojos y oídos que se sumarían a la vigilancia en las calles de todo el Perú a un costo cero para la PNP.
3. Ampliar investigación por patrimonio no justificado del cónyuge del investigado por secuestro o del robo con homicidio calificado. La finalidad es atacar “el móvil”, incluso es admitido como “parte de su recorrido como delincuente” el tener prisión temporal, dado que el fruto de su actividad delictiva es ya “protegido” a nombre de terceros, siendo el entorno familiar el de mayor incidencia.
4. Instalar un único Centro de Emergencias por provincia con tecnología geo-referencial que permita precisar los días, horas, lugares y tipos de delitos y faltas que se suscitan. Esto permitirá identificar los puntos críticos o focos de riesgo y consecuentemente levantar el mapa del delito; el Centro de Emergencias nacional deberá unificar los dispersos sistemas actuales. Ej. para Lima Metropolitana existen: sistemas de cámaras de vigilancia por municipalidades distritales, por Lima Metropolitana y por la PNP (cada uno con diferente central de emergencias – incluido números telefónicos de emergencia diferentes). Todo esto debe ser reunificado bajo una sola central de emergencia con tecnología de punta.
5. Diseño de Observatorios de la Seguridad (provinciales) que permitan contar con información estadística oportuna para el monitoreo de estrategias de seguridad, definición de zonas de riesgo por tipo de delitos, así como definir patrones delictivos. El Observatorio de la Seguridad permitirá disponer un despliegue táctico operativo con policías y serenos para neutralizar y erradicar a la delincuencia común u organizada. Asimismo, permitirá contar con información pormenorizada de bandas delincuenciales.
6. Instalación de Juzgados de Paz en Comisarías (seleccionadas por zonas de riesgo) para el juzgamiento de delitos menores y faltas que además puedan sentenciar dichas faltas con carácter penal y efectivo.

7. Obligatoriedad de otorgar una numeración a cada denuncia ciudadana por parte de la Central de Emergencias para el seguimiento civil de la atención recibida mientras dura la investigación hasta su conclusión.
8. Redefinición de las condiciones para uso de lunas polarizadas en automóviles debido a su indiscriminada utilización lo cual dificulta a las fuerzas policiales detectar conductas sospechosas.
9. Convocar a la empresa privada para la adquisición y mantenimiento de cámaras de vigilancia de monitoreo a través de la Central de Emergencias única. Costo cero para el vecino. Asimismo, convocar su apoyo para la adquisición de GPS a ser instalados en unidades vehiculares policiales.
10. Incorporar sistemas de control civil del patrullaje policial a través del patrullaje conjunto: policía – sereno (en algunos casos, mediante la participación vecinal en puntos estratégicos del patrullaje), así como mediante la adquisición de GPS para unidades vehiculares; estas acciones permitirán complementar la eficiencia a la eliminación del servicio policial 1×1.
11. Al haberse eliminado el servicio policial de 1×1, se debe canalizar el recorrido actual del personal policial, inicialmente, movilizándolos en puntos de aglomeración de transeúntes (como paraderos principales) en “horas punta” y en zonas de alto riesgo.
12. Monitoreo distrital de la “recuperación de espacios públicos” por los municipios y difusión de resultados a la opinión pública
13. Incorporar el sistema del “serenazgo civil”, principalmente en zonas de eventos públicos y en zonas de aglomeración de transeúntes, con conexión radial a unidades policiales/serenazgo cercanas.
14. Incorporar el criterio de economías de escala para la compra de pertrechos del servicio de serenazgo mediante compras conjuntas interdistritales que permitan reducciones de precios, homologación de uniformes, sistemas de comunicación, etc., debido a que la seguridad debe ser tratada de manera Inter distrital. Considerar la adquisición de unidades motorizadas antes que vehiculares permitiendo mayor número de unidades que permitirán cubrir mayores coberturas zonales.
15. Estandarización de sistemas de comunicación y bases de datos del personal de serenazgo distrital de cada provincia del país (permitiendo entre otros, trabajos interdistritales, información sobre méritos y deméritos de los serenos, etc.). Asimismo, uniformizar sistemas de capacitación al sereno.
16. Proyectar una legislación adecuada que justifique y precise el accionar del servicio de serenazgo a nivel nacional.

Datos:
- Desde 1998 ha habido casi un Ministro del Interior por año (en algunas ocasiones dos por año), así como Directores de la PNP (16 ministros y 14 directores), lo cual no hace posible llevar una estrategia de seguridad ciudadana consistente.
- Actualmente existe el CONASEC (Comisión Nacional de Seguridad Ciudadana) que agrupa los diferentes sistemas de Seguridad Ciudadana (comités regionales, provinciales y distritales) y que depende del Ministerio del Interior. Sin embargo existe una propuesta de Ley presentada por el Congresista Renzo Reggiardo de reemplazarlo por el “Instituto Nacional de Seguridad Ciudadana” que dependería de la Presidencia del Concejo de Ministros para que trate la seguridad como un problema que involucra a varios sectores de la sociedad, porque las conclusiones de una comisión carecen de efectos jurídicos frente a terceros, lo cual no sucede con un instituto nacional, que incluso estaría facultado para realizar denuncias ante el Ministerio Público.

Consultores:
Cnel. PNP (r) José Ríos Sánchez
Cmdte. PNP (r) Alfredo Hurtado Urquizo
CdeN. (r) Luis Gómez Morante

miércoles, 24 de agosto de 2011

NO PUEDEN CON SU GENIO

Autor: Fritz Du Bois
Fuente:
Diario Perú 21

No se ha cumplido ni un mes desde que juramentaron en el cargo y el Congreso ya está desprestigiado.
Así tenemos que la mayoría de los parlamentarios no pudo con su genio y simplemente pescaron el cheque que les estaban ofreciendo sin siquiera meditarlo. Es como si tuvieran el instinto de un depredador que, cuando se encuentra frente a apetitosos fondos del Estado, pierde el control y en una muestra de desenfreno se los embolsa en el acto.
Más aun, no parece que los congresistas hayan reflexionado si era adecuado lo que estaban cobrando. Ello a pesar de que los gastos de instalación son, como su nombre claramente lo indica, para alguien que ha tenido que instalarse en Lima para poder cumplir con su mandato.
Es ridículo que quienes no han realizado ese gasto, al vivir en la capital antes de presentarse ante el electorado, reciban el monto y luego digan que pensaban que era para comprar un terno o arreglar el carro.
Incluso, bajo el increíble argumento de que sí podían hacerlo, 'bueno, porqué no tomarlo’, mañana se levantan en peso todo a su paso.
Por otro lado, la culpa siempre la tiene el mensajero y no quienes han pecado. Por lo que después del escándalo que se ha generado estamos seguros de que el presidente del Congreso saldrá nuevamente a atacar a los medios diciendo que si la prensa no rondara el Parlamento, este no estaría tan desprestigiado.
Sin embargo, fue la bancada limeña del gobierno la que preparó una emboscada al resto del Congreso, renunciando en bloque y de antemano al 'derecho’ a recibir el bono por ese concepto de gasto para luego circular la lista de los que sí habían aceptado. No está claro si se ha tratado solamente de una travesura política o es que hay gato encerrado.
En todo caso, lo más lamentable es que este nuevo episodio de voracidad de nuestros parlamentarios ocurre antes de que siquiera se haya efectuado el primer Pleno del nuevo Congreso. Aún no han arrancado y ya estamos desilusionados.
Peor aún, tenemos al frente a un grupo de legisladores que ni siquiera ha pensado si era correcto y ético recibir ese pago. Es aterrador imaginar que, con esa misma ligereza e improvisación, esas personas estarán legislando. Por ello, la renovación por tercios del Congreso debería ser un derecho; no podemos estar condenados a tener que vivir durante cinco largos años con esos parlamentarios.

lunes, 22 de agosto de 2011

LOS TRES AÑOS DE TRUJILLO DI?

Por: Marcela García Guerrero
Directora


Agradecemos de todo corazón a los amigos que el día de hoy 22 de Agosto, via facebook y de manera muy creativa nos han felicitado por nuestro tercer aniversario. De verdad MUCHISIMAS GRACIAS.
Esto nos llena de emoción y entusiasmo porque vemos que al igual que las aguas claras de un riachuelo, nuestro diario ciudadano en su empeño de informar y recoger el sentir de los ciudadanos de a pie, de los que aún están en otras tierras, o de los que tienen tanto que aportar pero que no pueden llegar a los grandes medios de comunicación, día a día, al igual que las aguas claras, deja correr libremente la información, la opinión sin tintes partidarios, con respeto y siempre tratando de construir porque nuestra región y nuestro país requieren de nosotros, y nuestros seguidores así lo demuestran con sus felicitaciones.
Iniciamos otro año, los transcurridos han sido de aprendizaje permanente. Sigamos juntos, no ha sido fácil, pero si, muy gratificante. Acompáñennos a no desmayar y seguir construyendo ciudadanía.
Nos despedimos con algunos de los saludos recibidos, por ejemplo el del siguiente video.
Un saludo cordial

sábado, 20 de agosto de 2011

APRENDÍ TANTO SILENCIO

Por: Raúl Tola
Fuente
: Diario La República

Luego de una campaña electoral tan polarizada y violenta como la que vivimos, y de la que recién nos estamos recuperando, las cifras de aprobación recibidas por la gestión del Presidente Ollanta Humala son una excelente noticia. Según la encuestadora Datum, Humala cuenta con el 62% de respaldo, y según Ipsos-Apoyo con el 55%.
¿Qué factores han permitido que quien hasta el mismísimo día de la segunda vuelta era poco menos que como un anticristo para casi la mitad del país, haya obtenido esta primera importante aceptación? Sin duda la asunción de un discurso moderado, distinto al de la primera vuelta y opuesto por completo al del 2006, ha sido clave. Lo mismo que los acertados nombramientos en puestos vitales como el ministerio de Economía y el BCR, que han permitido algún sosiego al empresariado y los mercados. También la promesa de encargarse personalmente de los problemas críticos del país, como el combate a la inseguridad en las calles, para el que se ha creado el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana (Conasec), con el propio Presidente a la cabeza.
Pero quizá es otro rasgo el que más ha contribuido a esta primera impresión tan favorable del nuevo Primer Mandatario: su silencio. Hasta ahora, salvo por un par de declaraciones bastante concretas y uno que otro mensaje salpicado en su cuenta de Twitter, en la estrategia de comunicación de Palacio ha primado la discreción, y hasta el misterio. «Estamos haciendo un gobierno que sea efectivo, que se ponga a ‘chambear’ de una vez: menos palabras y más acción», ha dicho Humala, definiendo un estilo más parecido al de Odría y Fujimori que al de Alan García y Hugo Chávez, que tanto desprestigiaron la oratoria en la política.
Está claro que para nuestra población las autoridades silenciosas generan más confianza: es preferible que estén reunidas o inaugurando obras, en lugar de perder el tiempo confrontando inútilmente a la prensa o llenándose la boca en público con inútiles florituras. La reciente experiencia de Luis Castañeda, cuya gestión municipal rozaba el 80% de aprobación a pesar de su fama de «Mudo» –con sus impertinentes declaraciones, en la campaña electoral supimos por qué callaba tanto–, debió pesar mucho a la hora de construir esta imagen de un Humala dinámico, más que elocuente.
A menos de tres semanas de haber asumido el cargo es evidente que las cifras de aprobación presidencial son prematuras, pero dicen mucho de los gustos de nuestra ciudadanía. En el tiempo por venir, Ollanta Humala deberá mostrar un raro talento: saber combinar ese estratégico perfil bajo, que tantos resultados da, con la necesaria transparencia en una gestión pública. Quizá para ello tenga que resignar unos puntos de aprobación, pero estará cumpliendo plenamente sus obligaciones como presidente democrático.

viernes, 19 de agosto de 2011

PREMIOS A LOS PROFESORES CUYOS ALUMNOS HACEN TRAMPAS

Por: León Trahtemberg
leon@trahtemberg.com
http://www.trahtemberg.com

Las encuestas de evaluación de docentes en colegios o universidades pueden ser usadas para retroalimentar positivamente al profesorado, pero también para “tachar” profesores que luego serán despedidos. Esto tiene varios efectos nocivos. Los profesores procuran ser más populares, sacrificando el nivel de exigencia académico o aliviando los requisitos para otorgar buenas notas. A la vez, se poner en manos de los alumnos una herramienta de chantaje y presión a los profesores.
Otra dimensión del uso inadecuado de las evaluaciones lo constituyen los incentivos económicos o despidos de directores y profesores que se han establecido en Estados Unidos dependiendo del nivel de desempeño de los alumnos en las pruebas escolares estandarizadas.
La intención de evaluar aprendizajes de los alumnos es loable y puede ser útil como retroalimentación. Pero usado como indicador del buen trabajo docente se convierte en un incentivo perverso, tal como lo revela la CNN en su informe “Cheating report confirms teacher's suspicions” (8/8/2011). Comenta los escándalos por fraudes en pruebas estandarizadas que se han estado cometiendo desde el año 2001 y que ya ha judicializado a 178 profesores y directores de 44 escuelas públicas.
La investigación empezó a raíz de denuncias de maestros que recibían alumnos con pésimo nivel de lectura o matemáticas que venían de obtener muy altos puntajes en pruebas estandarizadas del año anterior. Encontraron que los profesores incentivaban a los alumnos a copiar en las pruebas, les pasaban las respuestas o las modificaban a la hora de corregirlas. Todo esto porque en Atlanta todos los trabajadores de los colegios que lograban los mejores resultados recibían bonos de 2,000 dólares y además aseguraban la renovación de sus contratos. En cambio los directores y profesores de los colegios que obtenían puntajes bajos frecuentemente eran despedidos.
A falta de una fórmula sencilla (inexistente aún) que permita medir el efecto de los docentes en los aprendizajes de los alumnos, el uso de estas pruebas estandarizadas para premiar o castigar a los directores y profesores, lejos de mejorar los aprendizajes de los alumnos, conlleva el riesgo de desincentivar la buena educación y alentar el engaño y fraudes en las pruebas.

jueves, 18 de agosto de 2011

REFORMA POLICIAL

Por: Hugo Müller Solón (*)
mullerabogados@hotmail.com

Hay que reconocer que es indudable que el actual gobierno nacionalista, como ninguno otro anterior, viene demostrando una verdadera voluntad de cambio para revertir y modificar el estado de cosas que mantienen al Perú liderando negativamente las encuestas internacionales y los primeros lugares en percepción de inseguridad, victimización y corrupción.
La decisión del primer mandatario de presidir el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana, cambiar el sistema de turnos del servicio policial, entre otras medidas inmediatas que permitirán contar con mayores recursos para la Policía Nacional son adecuadas y constituyen indicadores de la voluntad política de ubicar el tema de la seguridad como uno de los factores mas importantes de la agenda pública, pero hay que tener presente que para obtener el éxito y resultados esperados no es suficiente con tener más Policías y más recursos, sino que es necesario transformar la manera de pensar y proceder de los que ya tenemos, seleccionar adecuadamente a los nuevos Policías antes de ser admitidos y formar adecuadamente a los ingresantes. Para lograrlo y conforme se ha observado en la experiencia internacional, se requiere la voluntad política y el liderazgo necesario por parte del Supremo Gobierno que felizmente ya lo tenemos para iniciar ese gran cambio que se llama Reforma Policial.
La seguridad es una necesidad humana y la Policía tiene la responsabilidad de crear las condiciones para cubrir esa necesidad. La institución policial debe proveer un servicio de calidad y eso no se puede lograr si no se tiene personal de calidad. En los últimos años, la Policía no ha hecho ningún esfuerzo para conseguir ese objetivo, salvo el truncado intento de reforma de mediados del 2001 a inicios del Gobierno de Alejandro Toledo y dirigido desde el Sector Interior. En ese entonces se trató de tener una policía más democrática, más respetada, más cercana al ciudadano, menos militarizada, pero lamentablemente el esfuerzo inicial fue abandonado posteriormente por el propio Gobierno, no obstante los importantes avances que ya se venían dando, la creación de la Defensoría del Policía, un Reglamento de Régimen Disciplinario menos castrense, un tratamiento menos militarizado entre policías reemplazando el "Mi" por el "Señor". Ollanta Humala es un nuevo intento de lograr esta vez sí una autentica reforma policial.

(*) Coronel PNP ® – Abogado – Docente Universitario
Responsable del Proyecto Piloto “Policía Comunitaria” de Trujillo (2003-2005)
Defensor del Policía (2005-2006)
Investigador Asociado del Taller de Asuntos Públicos – TAP/PERÚ
Asociado Fundador de la Asociación Profesional de Policías del Perú – APROPOL/PERÚ

miércoles, 17 de agosto de 2011

NI SIQUIERA UNA RAMA DE OLIVO

Autor: Fritz Du Bois
Fuente:
Diario Perú 21

En la antigua Grecia, a los triunfadores olímpicos les daban una rama de olivo y un eterno reconocimiento. En el Perú moderno, a los campeones –contados con los dedos de una mano– solo les damos desprecio burocrático.
Más aún, ya no es solo la falta de apoyo del Estado o el desperdicio del presupuesto deportivo en gasto administrativo. Ahora tenemos que cuando un deportista es exitoso, debido a su dedicación, un comité de burócratas actúa con mezquindad pese a que ha triunfado.
Así tenemos que Deysi Cori se ha coronado campeona mundial de Ajedrez en la categoría sub 20, pero quienes deciden sobre los Laureles Deportivos no parecen muy inclinados a otorgárselos, prefiriendo guardarlos para cuando se jubile el siguiente dirigente cansado de viajar sin haber aportado. No tenemos duda de que los reconocimientos tienen que ser para los deportistas que han ganado, y el ser mezquinos en otorgarlos únicamente logra que los jóvenes sean desalentados.
Por otro lado, Deysi Cori, al igual que Kina Malpartida y Sofía Mulanovich antes que ella, ha llegado a la cima gracias a su tenacidad y a su esfuerzo. No habiendo recibido ninguna ayuda estatal y dependiendo del aporte de empresas privadas para financiar su participación en cualquier evento internacional.
Incluso, no es sorprendente que sean mujeres quienes dominan los laureles ya que, con un Estado tan ineficiente como el peruano, el deportista siempre estará abandonado. Así que el obstáculo para el éxito en nuestro país es bien alto, requiriéndose de la constancia y perseverancia femenina para lograr remontarlo.
Obviamente, este abandono no se limita al deporte. También se da en la cultura y el arte, por ejemplo. Es por ello que hace tiempo se aprobó una ley de mecenazgo para facilitar el apoyo del sector privado. Sin embargo, esta norma aún no se ha reglamentado. No queda sino esperar que se promulgue rápidamente para que pueda aplicarse en el Impuesto a la Renta del próximo año.
En todo caso, esta nueva hazaña individual de una joven nos debe llevar a considerar el facilitar también el apoyo del sector privado para el deporte. Pensar que algún día a los deportistas les llegará ayuda estatal es engañarnos, y es preferible dirigir, aunque sea una mínima parte de los tributos que pagamos los ciudadanos, a esfuerzos concretos e identificados, antes que arrojarlos íntegramente a la oscura e insaciable boca del Estado.

martes, 16 de agosto de 2011

FOTOCHECK POLÍTICO DE AGOSTO

Por Mirko Lauer
Fuente: Diario La República


Miguel Castilla. En la trampa clásica de las crisis mundiales: anunciar medidas de emergencia crea nerviosismo, y no anunciarlas da una impresión de incuria. Esperando la conformación del nuevo directorio del BCR, que se presenta bastante movida. Todo esto mientras va tanteando un territorio que aún no le es familiar.
Keiko Fujimori. Casi todas sus pelotas están en canchas ajenas: ¿Cómo se manejará el albertismo ahora que esa excarcelación se va alejando? ¿Puede aparecer aún una actitud conciliadora en la mayoría oficialista del Congreso? ¿Hacia dónde se terminará moviendo la derecha no fujimorista? Lo que sí depende de ella es si dar su confianza al nuevo gabinete.
Alan García. No hace declaraciones, ni parece estar moviéndose en dirección del Apra. Instalado en Lima y remozando sus oficinas en el Instituto de Gobierno de la USMP, que vuelve a dirigir. Seguramente también preparando sus papeles para defenderse de la creciente cola de legisladores que quieren investigarlo.
Ollanta Humala. Empieza a perfilar la presidencia gerencial que busca como imagen: reconstruir Pisco y encabezar la lucha contra la delincuencia. Aumento del SMV a S/.675 es su primera promesa electoral cumplida. Viene resistiendo bien el áspero zumbido de las declaraciones de algunos familiares, pero tarde o temprano va a tener que hacer algo al respecto.
Salomón Lerner. El premier mantiene un perfil bajo, todavía dedicado a la tarea de los nombramientos y preparándose para la próxima temporada de conflictos. Los nombramientos en viceministerios muestran que se está consolidando en el cargo. Todo esto mientras avanza con la redacción de su presentación ante el Congreso.
Alejandro Toledo. Sigue en el culebrón de su traspié en la primera vuelta. Tiene un papel de primera importancia que jugar en el actual gobierno, pero todavía no se convence. Todo por no haber podido colocar a un par de amigos en sendos ministerios. Pero su futuro no está en el Ejecutivo, sino en su relación con la bancada que llevó al Congreso.
Oscar Valdés. Al ministro del Interior le ha tocado el peor cargo del Ejecutivo. Está haciendo importantes anuncios, y eso significa que el público prontito esperará grandes resultados. Parece difícil lograr mucho aumentando recursos sin una reforma policial, y esto último ya es harina de otro costal político. ¿Quiere hacerla? ¿Tendría apoyo?
Susana Villarán. Sus proyectos avanzan perceptiblemente, pero ella en lo personal sigue bajo fuego de algunos sectores y medios, que quieren hacer de ella una suerte de flanco débil del Ejecutivo. Su equipo viene planeando una suerte de relanzamiento de la alcaldesa. Lo cual seguramente exigirá unos ajustes en el estilo político.

lunes, 15 de agosto de 2011

GRAN CRUZADA CONTRA LA DELINCUENCIA COMÚN

Fuente: Diario El Comercio

El presidente Ollanta Humala ha asumido un compromiso, ante y en representación de la nación, de luchar contra la delincuencia común que amenaza a nuestro país.
La situación es sumamente preocupante y se revela en algunas estadísticas de horror: en los últimos dos años los delitos cometidos por bandas organizadas se triplicaron y el número de denuncias por delitos graves se incrementó en un 50%. Solo en el 2010 ingresaron 1.300 denuncias por día (60% de ellas por robo, homicidio o secuestro) y se investigaron 500 mil delitos, que no incluyen los casos que no se dieron a conocer por víctimas incrédulas respecto de la sanción a los delincuentes.
Y es que lo peor es la impunidad. Los delincuentes que la policía logra capturar son liberados en los tribunales (700 en los últimos ocho meses), incluso a pesar de su reincidencia; mientras que el Poder Judicial considera que hay deficiencia y corrupción en la elaboración del atestado policial. El resultado es calamitoso: solo el 15% de las denuncias que llegan a la Dirincri se resuelve. ¡Qué decir de los penales! Verdaderas coladeras donde se planifica el delito.
En este escenario, enfrentar la inseguridad ciudadana exige una cruzada que deberá ser librada por el Gobierno, la policía, la justicia y la población en pleno. Por ello, es positivo que el presidente Humala haya iniciado coordinaciones con los ministerios del Interior y de Justicia, el Poder Judicial, la fiscalía, el Congreso y la contraloría, para trabajar en diferentes frentes. Cada una de estas instancias tiene una función ineludible que cumplir: prevención del delito (patrullaje, investigación, etc.), efectividad en las sanciones (incrementarlas o endurecerlas), eficiencia (de policías, fiscales y jueces en la tipificación del delito) y transparencia (sin corrupción que facilite que los facinerosos eludan la acción de la justicia, vuelvan a las calles y sigan delinquiendo).
Esta lucha contra la delincuencia debe ser una política de Estado, multisectorial y con continuidad. Lo sucedido en el último lustro es vergonzante: de manera rimbombante se formularon 12 planes contra la inseguridad que fueron inútiles porque, de otra manera, no tendríamos la penosa estadística descrita.
El Gobierno deberá empezar por evaluar paso a paso la efectividad del plan piloto de eliminación del 1 × 1, por el cual unos 13 mil policías descansaban por cada día trabajado en alguna comisaría para dedicarse a la custodia de establecimientos públicos o privados. Ahora habrá menos efectivos en bancos, locales comerciales y de servicios, pero una óptima distribución tendrá que garantizar vigilancia y patrullaje constante. El éxito de esta estrategia dependerá también de cuánto se involucre a los gobiernos locales en la solución del problema, toda vez que se ha prometido a los alcaldes que sus informes sobre la labor de los comisarios serán medulares para mantenerlos en sus puestos.
Coincidimos con el presidente Ollanta Humala en que la población aprueba estas primeras medidas porque el problema los afecta directamente.

sábado, 13 de agosto de 2011

PATRICIA SALAS O`BRIEN: “EL RETO ES LA EDUCACIÓN DE CALIDAD”

Fuente: Diario La Primera

La ministra de Educación, Patricia Salas O’Brien, confía en que tanto el presidente Ollanta Humala, como el ministro de Economía Miguel Castilla, cumplirán con llevar a cabo la inclusión social, que considera será crucial para superar las deficiencias educativas y la diferencia entre la zona urbana y rural. Hacer de la enseñanza media un ambiente atractivo para los jóvenes es uno de los retos que se ha trazado su gestión, así como implementar políticas articuladas que recomienda el Plan Educativo Nacional. Considera que la Carrera Pública Magisterial está solo en sus inicios, y seguirán con ella.

-En el tema de comprensión lectora y razonamiento matemático varios estudios a nivel internacional han situado al Perú en el penúltimo lugar. ¿Cuáles son los planes que van a implementar para revertir esta situación?
-A pesar de lo que sale en la prueba Pisa, que es con los chicos de 15 años, en los niños de segundo grado ha habido algunos avances importantes en el tema de comprensión lectora. El problema más grande es la brecha: la comprensión lectora en los niños urbanos es mucho mayor que los de zonas rurales.
Una de las prioridades es hacer que todos mejoren, pero también reducir la brecha. Eso implica que estamos trabajando en cómo ampliar el presupuesto para las zonas rurales, que viven en contexto intercultural-bilingüe, para tener políticas específicas de la reducción de la brecha.

-¿Cuán amplia es la brecha? ¿Es la única solución darle presupuesto, o hay otros planes para reducirla?
-Bueno, en la última evaluación censal nos da que más o menos 35% de los menores urbanos alcanzan los niveles suficientes de comprensión lectora, mientras que en la zona rural solo el 7% alcanza este nivel.
En términos de cómo modificamos los procesos, el presupuesto no es suficiente, se necesita decir qué vamos hacer con ese presupuesto. Un tema importante es el de sistemas de formación docente, pertinente, y focalizados en las zonas rurales, con acompañamiento pedagógico. Ver que los niños tengan sus maestros en el aula, pues en áreas rurales este problema es mayor. Y ver cuáles son los énfasis que se debe tener en lo curricular.
Todo el tema de atención a las áreas rurales debe ser coordinado con los gobiernos regionales, pues tienen responsabilidad en sus ámbitos y nos dan la posibilidad de hacer acciones más potentes que si las hiciéramos solos, como ministerio.

-¿La brecha es una consecuencia de una mala aplicación de políticas de Estado o responsabilidad del magisterio?
-No, ese es un problema del Estado. No ha tenido una focalización en áreas rurales. No se ha producido estrategias específicas. No se puede aplicar las mismas estrategias para áreas rurales y urbanas. En zonas rurales hay un abandono y un retraso histórico. Hay que tener estrategias que me permiten igualar en el partidor. Hay que hacer más esfuerzos en las áreas rurales para que pueda haber una mejor Educación. Lo que hay que hacer es combinar estrategias y espero que podamos combinar las estrategias de inclusión social que ha planteado este gobierno, con Juntos, con Pensión 65, con Cuna Más, y también con las ferias productivas a nivel agrícola. De tal manera que eso sea un escenario propicio para que los menores vayan en mejores condiciones a la escuela y la escuela puede cumplir mejor su rol.

-Uno de los factores para reducir la brecha es la Educación intercultural. ¿Hay algún lineamiento por implementarla y aplicarla?
-En nada estamos en cero. En Educación intercultural-bilingüe hay tres cosas por hacer: una buena ubicación de cuáles son las áreas que tienen entorno intercultural, para ver cuáles son las escuelas que requieren ser interculturales. Necesitamos un registro de qué escuelas deben ser organizadas en materia de interculturalidad lingüística. Segundo, necesitamos ver cuáles son las lenguas que necesitan ser normalizadas para poder ver la enseñanza en esas lenguas. Hay que ver cómo se trabajan a nivel escrito, porque todas nuestras lenguas han sido orales, sin escritura. Y tercero, cuáles es la agenda y modelo pedagógico con que se hace esta adecuación. En modelo pedagógico hay algunos avances, hay que recoger eso. Sistematizarlo y luego trabajar en función de eso los materiales educativos.

-Durante su mensaje del 28 de julio, el presidente Humala habló de ampliar la jornada escolar. ¿Cómo van hacerlo? ¿Qué medidas van a tomar si el sindicato se opone?
-La ampliación de la jornada es una especie de símbolo de cómo va ser la reforma de la Educación. Para llegar a una jornada completa. Tenemos que ver cuál es el estado de la infraestructura educativa. Tenemos que ver la situación de la disponibilidad docente, y cuántas horas/docentes más necesitamos. Tenemos que ver la oferta curricular o extracurricular con la cual vamos a ocupar esas horas. Tenemos que ver los materiales educativos que se van a necesitar. El anuncio del presidente es un mandato para diseñar un programa completo que tendrá sus implicaciones presupuestales de cómo vamos a llegar a eso.

-Muchos de los escolares llegan mal nutridos, lo cual los hace caer en un déficit de atención. ¿Ponerlos ocho horas implica darles alimento?
-Entre los anuncios del presidente, la alimentación escolar está prevista. Igual que el programa completo de cómo vamos a ir diseñando el programa de alimentación escolar. La gradualidad es para nosotros es un elemento que implica responsabilidad y sostenibilidad.

-Actualmente el presupuesto de su sector es 3% del PBI. ¿Ha conversado con el presidente para ver la posibilidad que el 2012 incrementen esta partida?
-Tiene que ser gradual. Hablar del 2012 un presupuesto de 6% del PBI sería irresponsable. No tiene sentido. Va a ser gradual. Yo tengo la mayor la mayor confianza en que tanto el presidente Humala como el ministro de Economía van a ser consecuentes con las cosas que estamos haciendo. El mandato de inclusión de este gobierno ha sido muy claro y yo confío en que eso será así. Eso implica que los esfuerzos educativos tienen que asociarse a los esfuerzos de inclusión social, al programa Juntos, a Cuna Más. Si enganchamos lo educativo, con la inclusión, la inclusión en general mejora y con esta la Educación.

-¿Entonces, existe posibilidad que para el próximo año haya un incremento para su sector?
-En estos momentos estamos haciendo los cálculos presupuestales.

-¿Mejorar la secundaria puede implicar enseñar a investigar?
-La currícula escolar peruana dice que formamos investigadores desde inicial. Lo tenemos como mandato, tenemos que seguir desarrollando las capacidades. Enseñar a investigar no es solo mandar al joven a buscar en libros. También tiene que ver con otros aspectos que no se nota. En la Educación inicial uno puede ver cómo se está desarrollando la competencia de los niños. El hecho que les digan que ordenen las cosas, que les pidan que cuenten cosas. Cuando uno le pide al niño que cuente lo que vio, está fomentando su capacidad de observación y su capacidad de reporte. Dos tareas fundamentales de un investigador. Formar investigadores viene desde ese punto.

-Pero en la práctica la Educación es memorista…
-Eso es lo que le pido a los medios, que me ayuden a desterrar la imagen de memorista de laEducación. Eso implica también tener tolerancia con métodos innovadores. A veces los maestros se ven cohibidos por los padres. Hay que fomentar la curiosidad de los niños, y lo primero que matamos los adultos en los menores es la curiosidad.

-¿Y cómo entra a tallar el uso de la Internet ?
-Es un insumo más, un recurso. Cuando uno iba a una biblioteca, buscaba en función a palabras claves y se iba a los ficheros y sacaba los libros que necesitaba. Lo mismo pasa con el uso de Internet.
Pero el acceso en escuelas públicas a Internet es limitado.
Estamos viendo la ampliación de esto. Pero tenemos que ver que eso no solo debe ser usado por la escuela, sino por la comunidad.
Actual gestión continuará con la CPM

-¿En cuanto a la Carrera Pública Magisterial (CPM), cree que el Estado la aplicó de manera correcta? ¿Van a seguir con ella?
-Nosotros creemos que la CPM sirve, pero en realidad la implementación apenas había empezado. Lo único que se había hecho en la implementación de la CPM es abrir la base para nombramientos o para incorporación de profesores en ejercicio. Está pendiente de desarrollar todos los instrumentos que tiene, como asociados a formación docente, a incentivos para maestros.
Un tema crítico en la carrera es cómo diseñamos un sistema de evaluación de desempeño, que sea legítimo.

-¿Van a cambiar la forma de evaluar?
La vamos a completar. Las pruebas de conocimiento son solo una parte. Hay que ver el desempeño docente en el aula, cómo se comporta con el niño, qué tipo de trato tiene con él, cómo organiza su trabajo para las clases del día. Qué tipo de vínculo tiene lo que enseña con el entorno.

-¿Cómo evalúa el papel del Sutep en las evaluaciones para la CPM ?
-La forma en que se aplicaron a los docentes, en su momento, fue algo que yo también critiqué. También hice un conjunto de recomendaciones. El principal problema de estas evaluaciones es que los maestros no creen en la eva-luación. La tarea es diseñar un sistema de evaluación en que el maestro confíe, que sea creíble.
Hay que articular políticas

-En el gobierno anterior se habló del Proyecto Educativo Nacional (PEN). ¿Puede explicarnos en qué consiste y cuál será la forma en que van a implementarlo?
-El PEN implica un mandato de equidad con calidad. Por eso la preocupación por las áreas rurales. Luego pasamos al entorno intercultural bilingüe. Otro mandato es que la visión empieza: todos desde el inicio. Es decir, la atención a la Educación en primera infancia. Las formas de diseñar las políticas.
En el anterior gobierno se hizo muchas cosas que estaban en el PEN, pero no estaba en su conjunto. Y este Plan demanda una fuerte articulación de políticas en su conjunto.

-¿Cuánto es lo que se ha avanzado en los últimos dos gobiernos, y cuánto es lo que esperan avanzar en materia de interculturalidad bilingüe?
-Hasta donde yo sé se ha producido material en diferentes lenguas. Hay cinco o siete lenguas que ya podrían ser trabajadas. Hay maestros en varias lenguas, quechua, aymara y varias amazónicas. Lo que está pendiente es delimitar el sistema en su conjunto. Hay escuelas interculturales bilingües, que no han tenido un apoyo para ser lo suficientemente potentes. Hasta el año pasado, en todas las escuelas medían la comprensión lectora a alumnos de segundo grado, pero en las escuelas interculturales bilingües lo medían desde cuarto grado. Esto refleja que no están yendo al mismo ritmo. Eso es lo que queremos cambiar.

-¿Y van a continuar con la municipalización?
-La municipalización va a quedar en evaluación en función de eso se tomará medidas.
En el caso de Lima, es un municipio con un régimen especial, con competencias de gobierno regional. En ese caso sí estamos trabajando el proceso de trasferencia a la municipalidad de Lima Metropolitana.

Omar Olivares
Editor Actualidad

viernes, 12 de agosto de 2011

MIDIENDO FUERZAS: LOS MEDIOS Y EL PRESIDENTE

Autor: Santiago Pedraglio
Fuente:
Perú 21

La falta de comunicación directa del presidente Ollanta Humala con los medios de comunicación se ha convertido de pronto en el principal tema de la agenda política. A dos semanas de haber asumido el gobierno, el presidente debe de estar sintiendo sobre el cuello la respiración ansiosa de periodistas y editores.
Sería muy bueno que las preguntas que crean la ansiedad fueran algunas como por qué se ha escogido ese asesor jurídico presidencial o cuál será el papel específico del coronel en retiro Adrián Villafuerte. Igualmente, qué criterio ha primado para designar a la nueva jefa de la Sunat. Asimismo, qué medidas se tomarán para reajustar el gasto presupuestal e iniciar el cumplimiento de la promesa de inclusión social y qué medidas “contracíclicas” se adoptarán ante una posible recesión mundial.
Sin embargo, la cantidad de tinta y tiempo dedicados en estas dos semanas a los trajes de Nadine, al saludo a la Constitución de 1979 en el juramento presidencial, así como a recoger declaraciones de Antauro y a entrevistar a don Isaac Humala, hacen pensar que las “preguntas claves” que movilizan a buena parte de periodistas y “creadores de opinión” no tienen otro propósito que “toledizar” la figura del actual presidente.
No cuesta imaginar el cargamontón detrás de los micrófonos: ¿Qué le parecen los trajes que usó su esposa el 28 de julio? ¿Comparte la idea de su padre de que su hermano Antauro es un precursor? ¿Está de acuerdo con cambiarle el tipo jurídico de acusación para rebajarle la pena? ¿En qué quedó la investigación contra su hermano Alexis? ¿Insiste en que la Constitución en la que usted cree es la de 1979? ¿La cambiará como lo hizo Hugo Chávez? ¿Modificará el capítulo económico? ¿Repetirá el trato del presidente ecuatoriano Rafael Correa a la prensa de su país?
Queda claro que los medios de comunicación que se portaron mansamente con el presidente Alan García hoy quieren imponerle la agenda al primer mandatario, quitarle la iniciativa y horadar sus posibilidades de emprender reformas importantes, como el impuesto a las sobreganancias mineras, la modificación de los contratos de Camisea o el mayor protagonismo de algunas empresas del Estado en el mercado nacional.
El objetivo es limarlo políticamente e irlo ubicando en un pedestal cada vez más estrecho. La gran mayoría de los medios sigue sin extraer lecciones de su fracaso en las elecciones municipales del año pasado y en las recientes presidenciales. A falta de partidos políticos sólidos, se siguen sintiendo los dominadores del escenario.

jueves, 11 de agosto de 2011

PERÚ ¿DEMOCRACIA Y PERIODISMO?

Fuente: Bajo La Lupa




l profesor Juan Gargurevich, decano de la Facultad de Ciencias y Artes de las Comunicaciones de la PUPC, nos habla de que significa ser periodista en el Perú. Los periodistas cuando expresan opiniones distintas a la de los dueños de los medios de comunicación sufren represalias, son despedidos como han sido los casos de Cesar Hildebrandt o Rosa María Palacios.
Nos comenta también sobre una de las últimas maniobras de la administración aprista sobre la asignación de las licencias de las nuevas frecuencias digitales.
Propone el desarrollo de la televisión pública que debería ser una alternativa para lograr una efectiva democracia en los medios de comunicación. Eso incluye los canales de televisión universitario, que podrán dar una visión distinta a la que los grandes medios privados de televisión.
Si no se tiene una información democrática no se podrá tener una efectiva democracia política. Sin una información adecuada no tendremos libertad de prensa. Por eso, para el "establishment" los periodistas independientes y críticos son siempre una amenaza, son siempre incómodos.

martes, 9 de agosto de 2011

INSEGURIDAD Y SOCIEDAD

Por Javier Diez Canseco
Fuente:
Diario La República

El cobarde abaleamiento a la hija y al vehículo del congresista Renzo Reggiardo ha vuelto a poner sobre el tapete el tema de la inseguridad ciudadana que asola a la población. El presidente Humala acertó en colocar la seguridad ciudadana como un tema central de su mensaje de instalación y en asegurar la firme voluntad política de encararlo. Deberá ser una política central –integral y de fondo– del mensaje del gabinete Lerner al presentar su plan de gobierno al Congreso y al país.
Hay que partir de la prevención del delito. Sancionar con energía, pero, por delante, prevenir. Comencemos por construir una sociedad con valores distintos al neoliberalismo del individualismo salvaje y el dinero como sea; asentada en oportunidades para todos, trabajo digno en remuneraciones y derechos, familias con una vida decente y sin las brutales inequidades y exclusiones de hoy. Necesitamos un horizonte con futuro, un Estado garante de servicios esenciales y derechos fundamentales que evite que a muchos jóvenes o niños los tiente el delito. Recuperar valores de responsabilidad social y solidaridad, respeto a los demás, dejar de lado el individualismo extremo y el “todo vale” para tener éxito es tarea en la que deben jugar un papel fundamental los medios que, en no pocos casos, difunden reiteradamente la violencia y el sensacionalismo. Sacar del profundo hoyo en el que se ha colocado la educación peruana, promover el deporte, áreas verdes y espacios de recreación sana es vital. Operar para disolver las pandillas organizadas y ofrecerles alternativas, junto a mecanismos de efectivo control, evitará “criaderos” de delincuentes de alta peligrosidad. El trabajo vecinal, municipal y estatal coordinado es clave.
Pero la labor de inteligencia policial y penetración en los núcleos delincuenciales es otro eje estratégico. Ello previene y frustra su accionar y, en este período, debe fortalecerse y quizás ampliarse que instituciones de inteligencia de las FFAA dediquen unidades especiales al efecto. La inteligencia dedicada a perseguir, agredir y chantajear a la oposición política y grupos económicos que impuso el montesinismo con Fujimori dio rienda libre a la delincuencia y hasta operó con ella disfrazando sus atentados. La generalización de la corrupción, el debilitamiento institucional de la PNP, el MP y el PJ, así como la creciente privatización de la seguridad que –en no pocas ocasiones, como lo revela BTR– trabajan por su cuenta y son agentes del delito, son elementos importantes.
Es general la apreciación de que la policía, el MP y el PJ, órganos de persecución y sanción, no funcionan. Falta de formación, de presupuesto policial, de reacción rápida y personal suficiente en las calles, de solidez institucional, así como la corrupción extendida e impune (sin sanción efectiva a los cómplices de liberar a los delincuentes) en estas instituciones son temas a encarar en una reforma profunda. Deberían acumularse penas para delitos graves y delincuentes avezados, y endurecer los beneficios penitenciarios en esos casos. Imposible dejar de mencionar los problemas carcelarios del INPE y la absoluta falta de disciplina interna, de control de las comunicaciones y el impune funcionamiento de las bandas a su interior, sin que un organismo de supervisión constate cotidianamente que ello cambie y sancione a los responsables. Recuperar a estas instituciones implica políticas decididas, pero, sobre todo, voluntad política desde el Gobierno, el Congreso y la cabeza del PJ.

Es muy importante que en este proceso intervengan los gobiernos municipales, que se articulen los diferentes factores e instituciones que deben operar, pero, sobre todo, canales efectivos de participación y vigilancia vecinal y ciudadana en esta lucha contra el delito. Las rondas se han mostrado eficaces, y la extensión de teléfonos con máquinas de fotos puede facilitar registrar casos y rostros del delito. Pero, por encima de todo, hay que promover una vida de barrio sana, una relación familiar integrada y un manejo coordinado de instituciones, en un país que quiere inclusión y justicia social como base de la paz y de valores solidarios de convivencia social.

lunes, 8 de agosto de 2011

CONSTITUCIÓN 93 O ESTATUTO DEL GOLPE

Por Eduardo González Viaña
egonzalezviana@gmail.com
http://www.elcorreodesalem.com/

Entre 1881 y 1884, con 13 mil soldados marchando por Lima y apuntando contra los civiles, el ocupante chileno dictó una serie de decretos para gobernar el país vencido. Iban aquellos desde la imposición de millonarios cupos mensuales a la población hasta la elaboración de un reglamento penal - cárcel, tortura y muerte- contra quienes osaran infringir el nuevo orden, o como lo llamarían en nuestros tiempos, contra los “antisistema”.
Era el estatuto del invasor. En toda la historia peruana, lo único que se le parece es la llamada Constitución del 93 o, con más propiedad, el Estatuto del Golpe.
Es normal que quien rompe el orden constitucional de una república, estatuya en su reemplazo una carta de preceptos para normar la vida pública y hacer más eficaz la sujeción de los ciudadanos. De esa forma, se establece una lógica jurídica que justifica y hace congruentes los actos de los que gobiernan.
Instalado en el palacio de gobierno, el almirante chileno Patricio Lynch – a quien llamaban “el último virrey peruano”- dictó una serie de providencias que iban desde el conjunto de penas hasta el propio ordenamiento económico que evitara el desastre de la hacienda peruana. Esto era indispensable toda vez de la hacienda peruana vivía el ocupante y, por su parte, había que proteger la moneda nacional con que se pagaba a los miles de soldados ocupantes.
¿En qué se parece el estatuto del invasor al del golpe?
1) En primer lugar, la llamada Constitución del 93 también fue firmada por un extranjero.
2) Además, al igual que en 1881, en lo político, el Estatuto del 93 confería legalidad al propio golpista. Sin embargo, por su endeblez jurídica, ese instrumento, a veces dejaba de servir y, por ello, era necesario modificarlo o sencillamente “interpretarlo”. Así se hizo para legalizar las sucesivas reelecciones del dictador en los llamados procesos de “interpretación auténtica”.
3) En cuanto a sus metas, los mandatos chilenos apuntaban a crear una suerte de protectorado independiente en recursos, pero sujeto a Santiago. Es decir, tenían fin último –una alianza binacional en condición de dependencia- que iba más allá de la simple supervivencia del régimen del criminal de guerra, Patricio Lynch.
De igual forma, el Estatuto del golpe –además de dar consistencia legal a Fujimori-tenía por fin la completa reestructuración del Estado para convertirlo en el esclavo feliz de una dependencia frente al capital y a las grandes corporaciones extranjeras. Lo llaman “neoliberalismo”.
En base a ese fin último, se despojó al Estado de la mayor parte de sus funciones empresariales. Se le permitió solamente gerenciar aquellos sectores que los inversionistas extranjeros consideraban improductivos. Es decir, se le adjudicó una actividad residual.

De ello deriva la ola de las privatizaciones en sectores y empresas que ofrecían gran rentabilidad al Perú y que fueron rematadas en procesos muy difíciles de reconocer como legales. La lucha contra la corrupción tendría que investigar esa rifa o quiniela. De otra forma, lo harán los historiadores mañana para encontrar allí el origen de algunas súbitas fortunas de nuestro tiempo.
A partir de la privatización, los millares de peruanos desplazados de las antiguas empresas estatales pocas veces pudieron “rehacer sus vidas”. Conducen ahora taxis pintados de negro y amarillo que superan varias veces el número de los vehículos particulares. Como el barquero mítico, son esclavos del timón. Si deciden descansar el domingo, tienen que saber que ese día no van a llevar dinero al hogar.
Los menos afortunados- al igual que los asiáticos menesterosos- conducen una suerte de rickshaw, cochecito tirado por un hombre, el bicitaxi o mototaxi en las barriadas de Lima, Trujillo o Arequipa y en las calles principales de las otras ciudades peruanas. Algunos turistas se preguntan si ese es el aporte asiático del dictador de entonces.
En este sistema tiene lógica la supresión de la estabilidad laboral. Con ella, se pudo abaratar las empresas, eliminar a los trabajadores disidentes y vender el paquete de la suerte a los “inversionistas” extranjeros.
También tiene sentido en el sistema “neoliberal” suprimir la bicameralidad del congreso, y establecer una sola sala en la que es más fácil dictar leyes entre gallos y medianoche, manejar con un celular desde Palacio a los “padres de la patria” e incluso comprar la lealtad de estos y convertirlos en tránsfugas.
Hasta en eso se parecen los dos estatutos. Aunque habían proclamado el restablecimiento de la administración de justicia, a partir del 9 de febrero de 1881, todos los delitos y faltas quedaron sujetos a los tribunales militares chilenos cuya máxima cabeza era un almirante. Al igual, un almirante comandó el Palacio de Justicia en el Perú de Fujimori.
Cerrado “El Peruano”, se usó de su imprenta para editar “La Actualidad”, para justificar la legalidad chilena. El 21 de enero de 1881, ese diario editorializaba que el Perú no era capaz de fundar un gobierno fuerte “con la pauta constitucional vigente” Por eso, armaron su estatuto.
Hoy es tiempo de derogar el estatuto espurio que desde 1993 nos rige.
En el año 2011, todavía hay quienes lanzan chillidos porque alguien denuncie el esperpento. En el futuro, nuestros hijos y nuestros nietos se asombrarán de que no lo hiciéramos más a tiempo.

CAMBIO DE FECHA. NO EL 16 sino el 17:
Amigos del Foro: El 17 de agosto a las 7pm en el MALI voy a presentar mi libro EL VENENO DE LA LIBERTAD. Juan Gargurevich, Alberto Borea Odría y María del Pilar Tello serán los presentadores. Todos ustedes están invitados al acto. EDUARDO

sábado, 6 de agosto de 2011

HUMALA: LA CLAVE DEL APOYO SOCIAL

Autor: Santiago Pedraglio
Fuente:
Diario Perú 21

El gobierno del presidente Ollanta Humala tiene muchos desafíos, pero uno es el más importante y urgente: construir una base social, un apoyo popular que le permita mantenerse los próximos seis meses por encima del 40% de aprobación. Es el mínimo que requiere para emprender las reformas a las que se comprometió en su 'hoja de ruta’. No hablemos del plan original con el que ganó la primera vuelta, que exigiría una fuerza superior.
Es verdad que Alan García gobernó con solo 30% o menos de aprobación, pero el detalle es que lo hizo de la mano de quienes no solo valen un voto en las urnas, como cualquier ciudadano, sino de aquellos que representan los principales poderes fácticos: empresariales, financieros, mediáticos y religiosos. El caso de Alejandro Toledo fue parecido: navegó democráticamente, pero sin pretender reformas sustantivas, excepto el inicio del proceso de descentralización.
¿Cómo conseguir esa difícil meta sin desbarrancarse por la vía del autoritarismo ni perder el rumbo concertador y centroizquierdista que el presidente Humala está imprimiendo a su gobierno? Lo primero es ejercer a plenitud la voluntad de gobernar y demostrar que se está haciendo. Aunque parezca una tautología, la mayoría de peruanos quiere un gobierno que gobierne.
Lo segundo es cumplir con las promesas de la 'hoja de ruta’, ni más ni menos. Pésimo sería que los gobernantes se perdieran en batallas distractivas, como la reforma de la Constitución. Esto sobre todo cuando, vía Petroperú, Electroperú y otras, se puede lograr una mayor presencia del Estado en negocios rentables sin tener que abrir debates parlamentarios interminables. Muchos peruanos verían esa discusión como una “pelea de blancos” en la que, además, difícilmente los pro reforma alcanzarán la mayoría calificada. Parte de gobernar bien es poner orden en sus filas: está bien que sea un frente y que existan tendencias, pero estas no se pueden convertir en una oposición de hecho.
Es urgente para el Gobierno, igualmente, no solo anticiparse a los conflictos sino cambiar inmediatamente algunos parámetros del esquema de producción extractiva impuesto en los últimos veinte años: se requiere subir el estándar medioambiental, y el Estado debe cumplir su doble papel de promotor de la inversión y protector de los derechos ciudadanos.
Otras prioridades son tolerancia cero a la corrupción, presencia directa y constante del presidente en las regiones, programas sociales bien ejecutados –Juntos, Pensión 65 y Cuna Más– y ampliación de la cobertura del seguro de salud.

viernes, 5 de agosto de 2011

EL PROBLEMA DE LA INSEGURIDAD CIUDADANA EN EL PERÚ

Fuente: Diario La República

El aparente intento de asalto sufrido la noche de ayer por el congresista Renzo Reggiardo es solo una muestra de que Ollanta Humala asumió la presidencia de un país en donde la inseguridad ciudadana es tema de todos los días. ¿Qué realidad recibe y qué acciones deberá tomar? Aquí una entrevista que ayuda a confirmar qué tan mal vamos en este aspecto.
José Miguel Silva @jomisilvamerino


LaRepublica.pe conversó con Lucía Dammert, Directora Ejecutiva del Consorcio Global para la Transformación de la Seguridad, quien graficó de manera precisa el panorama que recibe Ollanta Humala en relación a la seguridad ciudadana.
Será el ministro Oscar Valdés Dancuart quien maneje las riendas de un Ministerio en crisis. ¿Podrá cumplir su tarea? Será cuestión de tiempo el saber la respuesta.
¿Tienes idea de cuantos ministros del Interior hubo en los últimos años?
18 en diez 10 años

¿Crees que se han ejecutado reformas sustanciales en el sector en el pasado gobierno?
No, ninguna. El área de seguridad ciudadana es una de las más abandonadas en términos de reformas de verdad. Lo que hubo son algunos intentos modernización de la gestión policial, la vinculación con algunos alcaldes, pero en realidad el Ministerio del Interior como tal, merece de un proceso de modernización más relevante de acuerdo a los problemas que enfrenta el país en relación a la seguridad ciudadana.

Alan García hizo anuncios importantes en cuanto al aumento de policías… ¿por qué esto no ha ayudado a disminuir la inseguridad ciudadana?
Creer que la solución al problema de la delincuencia es el aumento de policías, es entender solo parte del problema. Existe un problema de distribución y de calidad de la dotación policial en el país. Eso tiene que ver con bajos niveles de salarios y de formación y entrenamientos de los oficiales, que muchas veces genera que su presencia finalmente no logre disuadir. Resolver el déficit de policías ayuda, pero no limita los problemas graves de inseguridad porque eso está vinculado con problemas sociales graves y con una definición de una estrategia efectiva de patrullaje policial.

Hubo una serie de planes implementados por los sucesivos ministros del Interior, como el Plan Telaraña, ¿hubo una característica común en todos estos?
Hay una necesidad de cada uno de los ministros y del gobierno en general, de establecer una respuesta a una presión ciudadana evidente que es aumentar los niveles de seguridad. Muchas veces se trató de responder con iniciativas que quizás fueron exitosas en otros países pero lamentablemente estos programas fueron, en primer lugar, esporádicos; además no cuentan con el financiamiento necesario para mantenerse en el tiempo. Por otro lado, no son arraigados en la institución policial y finalmente, se enmarcan en una discusión que está más que todo en el ámbito de la política electoral que en el de la política pública.

¿De qué manera se puede medir el éxito del Ministerio del interior?
Hay múltiples tareas que este ente desarrolla, desde el área de conflictividad social, participar en problemas sin que estos sean llevados a la violencia, pasando al tema de la investigación criminal, en donde los resultados son de otro tipo, hasta finalmente los temas de prevención del delito, uno de los indicadores más eficientes sería la disminución de los casos que aumentan la percepción de inseguridad de la población. Un espacio mal vigilado abre la posibilidad de que ocurran más delitos.

¿Es recomendable que las Fuerzas Armadas tomen parte en un conflicto social cuando supuestamente la policía no puede solucionar las cosas?
Los conflictos sociales son políticos que deben ser resueltos por el debate político. Tratar de resolver conflictos sociales con la policía es ya incluso peligroso porque genera espirales de violencia y no resuelve problemas de fondo. Peor es aún tratar de resolver conflictos sociales usando las fuerzas armadas. Debe establecerse una clara diferencia entre cuando se trata de un conflicto más político que de aquellos de corte delictual (delictivo) o criminal.

Se dieron casos de nombramientos como los de Mercedes Cabanillas o Luis Alva Castro que son civiles sin experiencia en temas de seguridad ciudadana, ¿por qué hubo esta necesidad de nombrar gente como ellos en el Ministerio del Interior?
La arquitectura institucional del Ministerio del Interior limita mucho las capacidades de desarrollo profesional porque es un ministerio eminentemente político, al estar muy centrado en temas de conflictividad social de mantenimiento de ciertos niveles de relaciones entre la política y las comunidades, y es por eso que en algunos países se ha creado ministerios especializados de seguridad pública o seguridad ciudadana, que son ministerios en donde el tema de la seguridad pasa a ser un tema de política pública. Mientras la seguridad esté en un ministerio en donde esencialmente se discuten temas políticos, la discusión no será entre técnicos sino que se basará en la coyuntura política y en la búsqueda de cada uno de los personajes a cargo.

¿Por eso nombran políticos no?
Quizás por eso se explica que el presidente elija a estas personas en el cargo. A nadie se le ocurriría utilizar el Ministerio de educación como una tribuna política, en cambio en el del Interior lo que ocurre es que se criminaliza el conflicto social y se quita profesionalismo a la actividad contra la inseguridad.
¿Rescatas algo bueno en el plan de seguridad ciudadana del presidente Humala?
La pregunta es cómo se pasa de la retórica a la práctica, hay muchas expectativas, no puedo decir que los dos planes de gobierno que pasaron a la segunda vuelta eran deficitarios, al contrario eran acordes a lo que esperaba, pero sí faltó una estrategia nacional de mediano plazo en donde el tema de seguridad sea tocado integralmente. Se encontraba un muy buen diagnóstico y respuestas específicas, pero carecen de soluciones más estructurales.

Primeras medidas urgentes
¿Qué medidas deben tomarse de inmediato?

En primer lugar con relación al tema de la seguridad ciudadana hay que redefinir la presencia y dotación policial en lugres en donde la violencia es mayor. En segundo lugar debe haber un sistema mejor de protección social de la policía para que los agentes tengan no solo salarios dignos sino acceso a salud y vivienda, además de mejorar los niveles de responsabilidad civil de la población frente a temas de corrupción y uso excesivo de la fuerza. A partir de allí se puede iniciar un cambio.
Pero también hay varias otras cosas pendientes…
Claro. Debe cambiarse los sistemas de entrenamiento, de educación, incrementar los niveles de requerimiento para el ingreso de la fuerza, creo que hay miles de cosas que decir aquí. Debe haber un equipo permanente especializado en las políticas públicas de seguridad.

¿Cómo se puede determinar que la bomba de tiempo de la seguridad ciudadana explotó?
Lo más grave sería dejar que las cosas se queden tal como están y que lleguemos a un momento en donde la penetración de crimen organizado sea mucho más fuerte y las instituciones de control dejen de perseguir su misión y empiecen a funcionar de una forma no vinculada con el Estado de derecho. El incremento de los ajustes de cuentas, de homicidios, el sicariato, las actividades de impunidad al interior de las cárceles, todas esas serían las señales de esta bomba explotando. La principal bomba de tiempo es el abandono permanente de la institución en términos de su control y mejoramiento que podría abrir las puertas a un fenómeno de corrupción masiva.

¿Desde el lado de la sociedad, cómo se puede trabajar para recuperar la confianza de la población en sus entes de seguridad?
Esto es una tarea de largo aliento que requiere de una tremenda voluntad política del Presidente, del ministro del Interior y del ministro de Justicia, para que los tres demuestren que son cambios de verdad. Si se percibe que es un ministerio desmanejado donde hay niveles altos de corrupción, y evidentemente ahí no se le puede pedir a la gente que confíe en instituciones que desde la misma política se dice que están penetradas por el crimen. Entonces por un lado la sociedad deberá esperar señales políticas de sostenibilidad, pero por otro lado, la ciudadanía debe reconocer que el fenómeno del crimen no se resuelve ni con castigos más fuertes ni con mayores cárceles ni con más policías, sino que hay raíces sociales que permiten estos niveles de violencia y criminalidad.

jueves, 4 de agosto de 2011

CÉSAR HILDEBRANDT: GUERRA DECLARADA

Por: César Hildebrandt
Semanario: Hildebrandt En Sus Trece


Ollanta Humala debe haber leído recientemente manuales de guerra, esos que subrayan que la sorpresa es factor clave en el desenlace de las batallas.
Eso de invocar a los manes de 1979 para juramentarse simbólicamente fue el típico ataque que nadie esperaba.
¿Fue legítimo?
Fue una provocación. Y quizá hasta una frivolidad irresponsable. Pero lo cierto es que, por primera vez en muchos años de respirar apenas en el cementerio de lo correcto, sentimos que algo se movía, que algo estaba pasando, que alguien dejaba de hablar a media voz.
Y la verdad es que funcionó. Basta oir, casi de inmediato, a las señoritas y señoritos que aspiran a ser personajes de Proust y sólo llegan a ser empleados de cualquier Crousillat, para entender que Humala había dado en el blanco.
¡Cómo se horrorizaron las señoritas y los señoritos! “No me ha gustado nada de esto”, decía un exlobista de alguna burundanga en los tiempos de Fujimori. “Es preocupante”, remachaba una señora que es la Perry Mason del rivaagüerismo sin naftalina.
¿Y Martha Chávez, ese delicado ser que insultaría a las placeras si placera se la llamara? Pocas veces me he avergonzado tanto. Pero -debo decirlo-, pocas veces he disfrutado tanto asistiendo a una rabieta como la que nos regaló la señora Chávez al mediodía del 28.
Era una escena de Almodóvar ver a ese súcubo (que permanecería en el más estricto estado de virginidad) gritando en nombre de los fueros constitucionales. Ella, que fue secuaz sin límites de quién burló la constitución verdadera, creó un circo de mercenarios para producir la que permitió la dictadura liberal que padecemos y que ayudó a disolver el Tribunal Constitucional cuando fue incómodo, ¿ella hablando de una Constitución herida por omisión?
El discurso de Humala, más allá de la demagogia y las decepciones, fue importante. Tuvo un espíritu de renovación, un aliento de largo plazo, un propósito de enmienda nacional.
No fue en vano que citara a Víctor Andrés Belaúnde, a Haya de la Torre, a Mariátegui y a Basadre: compuso con ellos un relato de lo que no hemos podido ser, de lo que debemos aspirar a ser.
Y lo que avizoramos no fue una utopía siniestra, hecha por caudillos reiterativos y supresión de derechos, sino un país afinado por la concertación.
Esa fue la grandeza y la debilidad del discurso. Porque Humala tiene que entender que la voluntad de armonía a la que él apela y que para su proyecto resulta imprescindible no es algo que le van a regalar sus enemigos.
La derecha ha empezado ayer una guerra santa. Ya tienen a su Sarah Palin, o sea Martha Chávez, su Fox News, es decir todos los canales de TV, y sus innumerables operadores medianos y menores. El objetivo de esa guerra será revocar el mandato de Humala. El plan B es el de hacer imposible la gobernabilidad a partir de un congreso aceitado por la Confiep y la Sociedad de Minería. El C es sembrar tal campaña de terror que Humala, como ya lo ha hecho, retroceda y decida ser el gerente de la Cruz Roja y n el presidente de un país que necesita cambios.

De esa guerra fueron anticipo la conducta del fujimorismo en manada y la virulencia de los comentarios de algunos diarios y casi todas las televisiones.
Lo mejor de las palabras presidenciales se dedicó a las grandes metas: reparar injusticias, restablecer el diálogo, construir una nueva convivencia entre peruanos, sancionar de verdad la corrupción, legitimar la democracia con la inclusión de los más pobres.
Respecto de la economía, se confirmó el respeto por la disciplina fiscal, la conservación de un modelo de economía de mercado abierta al mundo, la creación de un Consejo Económic0 y Social.
Pero también se habló de aquello que horroriza al palco del señoritismo: aumento del salario mínimo en 150 s0les y en dos partes, creación de una línea aérea de bandera, apoyo a lo que queda de Electroperú, renacimiento de Agrobanco y negociación para recuperar el lote 88 y para imponer tasas tributarias nuevas a las sobreganancias de la megaminería.
En el medio quedan los programas sociales, los alivios de urgencia: ancianos, jóvenes y niños que se verán asistidos por la mano de un Estado que Humala definió como “no intervencionista pero tampoco mínimo y débil”.
“Vengo en son de paz”, dijo el nuevo presidente. Los que lo odiaban de antemano y ahora lo odian más que nunca afilaban sus lanzas y secaban sus pólvoras.

miércoles, 3 de agosto de 2011

HERENCIA DE FUJIMORI: PERÚ, PAZ Y CULTURA DE CEMENTERIOS

Por Eduardo González Viaña
egonzalezviana@gmail.com
http://www.elcorreodesalem.com/

Las semanas previas a las Fiestas Patrias desbordaron de noticias. La designación de los nuevos ministros, las especulaciones sobre el nuevo porvenir del país, la lucha por la Copa América al igual que la esperada extradición de un bestial criminal de guerra y el descubrimiento de otro en Canadá fueron algunas de ellas.
Sin embargo, pese a su trascendencia, ninguno de estos hechos alcanzó tanto rating, horas de televisión y centenares de párrafos como los obtenidos por un joven argentino que llegó a Lima para expresar a gritos una queja destemplada contra su antiguo novio, un animador de televisión, quien lo había abandonado.
El público colmó las instalaciones de la Feria del Libro de Lima para escuchar, palpar, abrazar, vivar y vibrar, y por fin conseguir un autógrafo de Luis Corbacho. Su libro- de sugestivo título, “Morir maquillado”- no tuvo la misma suerte. Poca gente lo compró.
-¡Para qué necesito leer el libro… si por fin he conocido al autor!- declaró a la prensa uno de sus “fans”.
En la rueda de preguntas, nadie estaba interesado en los posibles valores literarios del libro. Más bien querían ser informados sobre las connotaciones sexuales y los morbosos detalles de la relación entre Luis y su ex novio. Por dos días, el gran suceso cultural dejó de ser una feria de libros para convertirse en una suerte de reinado de la primavera.
Sin entrar a valorar la infortunada decisión de los organizadores de ese evento, creo que la “entronización” de Corbacho es expresión de una quiebra de valores en la cultura peruana, de una conspiración permanente de la mayoría de los medios de prensa y de una carencia de voluntad política para acabar las herencias de la dictadura de Fujimori.
La televisión y las hojas de la prensa amarilla han sido las anfitrionas y las damas de honor del engendro. Con meses de anticipación y una bien sintonizada víspera, el despechado fue convertido en autor, en estrella y por fin en victorioso competidor de los mayores nombres de la literatura latinoamericana presentes en la feria. Para él, incluso, se reservó la sala que lleva el nombre de nuestro José María Arguedas.
Aquello es buena prueba de que estos medios pueden poner de cabeza los valores de nuestra cultura y nuestra nacionalidad. Y no se trata de cualquier medio. Los programas televisivos aludidos son los de mayor sintonía. Por su parte, la llamada prensa chicha es la que “alimenta el espíritu” de 9 de cada 10 peruanos.
Por publicidad de estos medios y según algunas encuestas burlonas, gigantescos segmentos de nuestra población creen que César Vallejo es un gran jugador de fútbol, que Ricardo “Richy” Palma fue una estrella del rock, que San Martín es un santo argentino y que Macchu Picchu fue fundado hace cien años. Y, por supuesto, estarán listos a creer y a festejar cualquiera de estos días el primer milenio del pisco souer, supuestamente inventado por los incas en los tiempos de Jesucristo.
Son esos mismos peruanos los que sostienen acerca de sus hombres públicos: “No importa que robe. Lo importante es que trabaje.” “Eludió los impuestos porque no era un caído del guabo”. “Hizo quemar vivos a los estudiantes de La Cantuta, pero está justificado porque ellos tenían ideas izquierdistas.”… Son los mismos que aceptaron y la supresión de la libertad en nombre de la seguridad… y al final el Perú salió perdiendo tanto la seguridad como la libertad.

Esas multitudes olvidan pronto los actos de corrupción del mandón de turno cuando éste los convence – a través de los medios- de que cualquier país vecino nos quiere hacer la guerra. No es raro por eso que el chofer de taxi que me condujo a la feria sea lector de uno de esos periódicos. No es raro que me haya preguntado si no creo que debamos comprar barcos y aviones de guerra. No es raro que me haya rogado por fin: “Consígame una foto firmada del señor Corbacho.”
La historia es real. Asistí a la feria como participante. Había allí tres salas. En una se situó al autor de “Morir maquillado”. Su audiencia –contada en miles de personas- desbordaba la sala y la propia feria. En la otra sala, el catedrático Roberto Hernández, de la Academia de la Lengua de Venezuela, sólo era escuchado por siete personas.
En la tercera sala, presentaba yo mi novela más reciente. Algunos amigos me habían aconsejado que no fuera al evento a efecto de librarme de un posible desaire. Creo que hay que tomar al toro por las astas, y por eso acudí de todas formas. Gracias a mi cuenta de Facebook y al hecho de que tengo amigos muy queridos, llenamos la sala. Ahora, los estoy invitando a la presentación de mi otro libro-“El veneno de la libertad” en el Museo de Arte de Lima el 16 de agosto a las 7pm., y les rogaré en Facebook que pasen la voz de que este tipo de medios no nos hará rendirnos.
En la nueva historia peruana que se inicia, creo que es urgente e inmediato que se legisle una regulación de los medios de comunicación. La dictadura justificó sus métodos criminales con la paz que supuestamente traería. Es verdad que, ayudada por la prensa chicha, la dictadura trajo la paz. La paz y la cultura de los cementerios.
La prensa chicha fue creada y/o subvencionada para adormecer conciencias, para crear ciudadanos dóciles, zombies o perversos. Ahora esa prensa es una amenaza- sin regulación ni control ni contrapeso.- contra el poder del Estado y contra la marcha de la propia historia. Es preciso tomar al toro por las astas.

Con este mensaje, va también la invitación a visitar mi página web:
www.elcorreodesalem.com

martes, 2 de agosto de 2011

EL DIFICIL EQUILIBRIO DE OLLANTA

Por Pedro Francke
Fuente:
Bajo La Lupa

Tras el nombramiento de su gabinete, nuestro nuevo presidente Ollanta Humala debe anunciar las líneas maestras de su gobierno en el discurso inaugural de 28 de julio. Enfrentará, en esta ocasión, un problema central, que radica en la conexión entre la política económica y la inclusión social.
Correctamente, el presidente Humala ha insistido, una y otra vez, que la inclusión social es el reto central que enfrentará su gobierno. Es alrededor de esta idea central que logró mantenerse vigente entre el 2006 y el 2011 y que pudo agrupar fuerzas sociales, morales e intelectuales. Esta línea la mantuvo firme durante la etapa electoral contra todos los embates y en medio de todos los cambios y concesiones que tuvo que hacer, y es esta idea la que ha concitado el entusiasmo de millones de peruanos.
La inclusión social, además de ser una bandera políticamente exitosa, es una necesidad nacional. Tirios y troyanos lo reconocieron en sus discursos electorales. Nuestro país no puede abrirse a un camino de progreso, sino resuelve las gigantescas brechas y diferencias que hay entre peruanos.
La cuestión es que esa inclusión requiere de políticas inclusivas, que requieren un estado mucho más activo. Requiere que la salud, la educación y la protección social dupliquen su presupuesto, y con eso apenas se acerquen al bajo promedio latinoamericano de gasto social. Requiere que los trabajadores dejen de ser el lado más débil por el cual la pita siempre se rompe, y se pase a defender el salario, los derechos laborales y la salud y seguridad de los trabajadores. Requiere que el agro deje de ser el sector que es el patito feo y que las comunidades campesinas y nativas sean vistas como un lastre que no tiene potencialidades. Requiere que una política de pensiones tenga como prioridad el bienestar de los jubilados antes que las ganancias de las AFPs. Requiere que los pueblos sean consultados y el medio ambiente protegido, antes de dar paso a la minería y el petróleo.
En todos estos aspectos, la inclusión social requiere de cambios en la política económica. No se puede tener más gasto social si no se recaudan más impuestos, y por eso la necesidad de establecer un impuesto a las sobreganancias mineras, que es además de estricta justicia.
El balance es difícil, desde luego, porque no pueden establecerse impuestos que quiebren a las empresas. Tampoco se puede subir el salario mínimo hasta un punto que se genere problemas a las pymes y medianas empresas. Requerimos redistribución y políticas sociales reforzadas, pero desde luego sin atentar contra el crecimiento económico.
Hasta ahora, todos los gobiernos han fallado en lograr este equilibrio; todos ellos, por darle poca importancia a la inclusión social. Fujimori, Toledo y García, han privilegiado las ganancias de las grandes empresas, las trasnacionales y monopolios, al punto de sacrificar las políticas sociales y de inclusión social.
Cambiar eso fue la gran promesa de Ollanta Humala. Ahora le toca cumplirla, con la ayuda de todos los peruanos.

Análisis y propuestas para el paísGrupo Bajo La Lupa

lunes, 1 de agosto de 2011

¿PODRÁ EL CONGRESO FRENAR LA CORRUPCIÓN?

Fuente: Diario El Comercio

El presidente Ollanta Humala ha lanzado un duro reto al nuevo Congreso de la República: impedir que la corrupción siga impune en el Perú y que tanto corruptos como corruptores continúen usufructuando del aparato del Estado.
La propuesta del mandatario, sin embargo, exige de los congresistas una cuota de voluntad política y otra de consenso para aprobar las leyes que se requieren a fin de endurecer las actuales sanciones.
Humala expresó en su discurso por 28 de julio que, siendo la corrupción un problema de seguridad que debilita al Estado y afecta su desarrollo, es necesario establecer la imprescriptibilidad de los delitos en agravio del Estado y, del mismo modo, la inhabilitación a perpetuidad contra sus autores o cómplices para ejercer cualquier función pública. También propuso la supresión de las penas condicionales en las condenas por corrupción, para que la prisión se cumpla de manera efectiva, y de los beneficios penitenciarios.
Para eso, como han señalado los especialistas, es necesario modificar el Código Penal y cumplir con las promesas que ya se han anunciado, como la reforma constitucional que permita levantar la inmunidad parlamentaria en casos de corrupción y sancionar el transfuguismo.
Sin duda, estos delitos no se frenarán con leyes. Se requiere con urgencia una reforma integral que vaya desde la acción efectiva de la contraloría, ahora con poderes sancionadores, hasta garantizar una política de transparencia en la función pública, empezando por actualizar los portales de los organismos estatales que en el gobierno aprista no funcionaron.
Pero también se necesita que este Congreso, a diferencia de los anteriores, se comprometa con la lucha anticorrupción. Estamos sin duda ante un flagelo de larga data en el país. ¿Qué harán para desarticular la mafia que en la administración pública ha institucionalizado la coima y que en los últimos cinco años salpicó a los más altos estamentos del poder?
En reciente encuesta de El Comercio, realizada el mes pasado por Ipsos Apoyo S.A., 74% de los consultados afirmó que el Parlamento anterior no había cumplido con aprobar las leyes que el país requería y un revelador 88% que no había cumplido con la lucha contra la corrupción. ¿Qué esperan para actuar?