jueves, 19 de enero de 2012

¿CRISIS? NO, GRACIAS

Por: Mirko Lauer
Fuente:
Diario La República

La idea de que los países emergentes, y en particular el Perú, estamos blindados frente a la crisis ha empezado a chocar contra la realidad. El Banco Mundial acaba de emitir un grito de angustia para que los países en vías de desarrollo asuman la posibilidad de ser tocados por una nada descartable debacle en la Eurozona.
Por lo pronto los pronósticos de crecimiento del BM para el 2012 ya muestran a países como Brasil o la India en franca desaceleración. También es el caso de la economía peruana, que está viendo reducirse las exportaciones y las inversiones. Seguimos muy por encima de la línea de flotación, pero las vacas más gordas ya están pasando.
La vez pasada (2008/2009) aquí el antídoto contra la crisis fue imitar el plan de estímulo de los EE.UU., mediante inyecciones de inversión pública en la economía, y funcionó. Pero la vez pasada había lugar para chanchitos prácticos reforzando su casa. Ahora la situación, dice el BM, es del tipo cuando llueve todos se mojan.
Hasta el momento hay un obvio desencuentro entre un gobierno que afirma estar preparándose para la eventualidad de un tsunami recesivo (quizás la anunciada visita de Ollanta Humala al foro de Davos sea parte de esto) y unos gremios empresariales que van soltando cifras que ya empiezan a ser asustadoras.
¿Podemos imaginar un aterrizaje de la crisis en Perú? El escenario más elocuente sería una caída de la demanda de minerales en el mundo, y en consecuencia su precio. Ya hemos estado allí en otros decenios. Es decir proyectos interrumpidos, minas cerradas, proveedores afectados, y por supuesto un dólar menos abundante.
En el otro extremo están quienes, como Alan García en su reciente libro Contra el temor económico, casi no reconocen que haya una crisis, ni aquí ni en el mundo. En el mejor de los casos se trataría, en la descripción del libro que hace Augusto Townsend, de un bache insignificante en un camino de indudable progreso.
Desde hace unos 20 años los engranajes de la política en el Perú están diseñados para no tomar muy en cuenta la posibilidad de un retroceso económico. A pesar de que la pobreza subsiste al 34%+ esos pobres no son los protestadores más dinámicos, sino los seguidores del ambientalismo.
La idea de nuevos pobres o de antiguos pobres que vuelven a serlo (pues a eso equivaldría una crisis en serio) todavía es difícil de imaginar. Pero la expresión nuevos pobres viene de Argentina, y apareció cuando terminaron los decenios de bonanza y los problemas económicos capturaron las primeras planas.

0 comentarios: