miércoles, 2 de mayo de 2012

ARROGANCIA E IMPERICIA

Humala avanza en Conga a su primer gran fracaso.

Por: Augusto Álvarez Rodrich
Fuente:
Diario La República

Crece la posibilidad de que Conga le reviente al gobierno por donde menos lo esperaba: que la empresa diga no a las nuevas condiciones fijadas por el presidente.
Luego de que el gabinete presentara el informe de los peritos con una coreografía confusa que denotaba improvisación, y cuando los actores vinculados al proyecto –el propio gobierno, empresa, autoridades regionales y analistas– aún no lo habían procesado ni debatido, el presidente lanzó un mensaje con nuevas condiciones para Conga.
Unos creen que quiso tapar las revelaciones que hacían trastabillar ‘la victoria impecable’ que proclamaba en el secuestro de Camisea. Otros creen que fue pura impericia.
En el mejor de los casos, quiso avanzar hacia el crecimiento con inclusión, que en Cajamarca significa ‘agua y oro’, pero, dos semanas después, no se ha conseguido nada.
Para empezar, no en cuanto al ‘ablandamiento’ de las autoridades regionales quienes –salvo los quince minutos iniciales de ‘confusión’ de Gregorio Santos– ahora evalúan la radicalización contra el proyecto aunque en medio de un respaldo social decreciente a su posición.
Pero si el esfuerzo de ‘ablandamiento’ de las autoridades regionales no funcionó, lo inverso ocurriría con Yanacocha, para la cual las nuevas condiciones fijadas por el presidente habrían ‘endurecido’ la viabilidad del proyecto.
Un indicio se filtró el viernes pasado cuando Newmont reveló que las nuevas condiciones fijadas por el gobierno significan un cambio relevante en el proyecto, lo cual fue interpretado por el mercado como la posibilidad creciente de que desista de continuarlo bajo el nuevo escenario. Seguramente ello implicaría una demanda al estado peruano pues el proyecto ya tenía todas las autorizaciones legales pertinentes.
¿Por qué la nueva movida del gobierno no consiguió ablandar a las autoridades regionales y sí, en cambio, endurecer la posibilidad de la empresa de concretar el proyecto?
La clave: la incapacidad del gobierno de ‘hacer política’. Esto significa conversar con las partes involucradas. El presidente se lanzó, otra vez, a una piscina sin saber cuán llena estaba porque no dialogó, antes, ni con Yanacocha para evaluar el impacto económico de las nuevas condiciones, ni con las autoridades regionales para conocer su reacción.
En los días siguientes explicaré en esta columna cómo todas las partes del proceso saldrían perdiendo si se concreta dicho escenario, pero lo cierto es que, por una mezcla de arrogancia con impericia, y salvo alguna medida inteligente de última hora para modificar el rumbo de colisión, el presidente Ollanta Humala se dirige, en Conga, hacia el primer gran fracaso de su gobierno.

0 comentarios: